lunes, 14 de diciembre de 2015

El introductor de Monsanto en Uruguay

George Soros mayor accionista de la multinacional Monsanto:  "Uruguay servirá como laboratorio para todo el mundo"



Monsanto es una organización genocida, pero existe una multitud de gobiernos que han permitido el genocidio.
La pregunta es: ¿cual es la responsabilidad de "nuestro" gobierno en la contaminación (terrible envenenamiento de nuestro territorio) ambiental que el Uruguay sufre?







>>>La disponibilidad de agua potable en el país está llegando al límite

El gobierno realizó un informe al respecto y halló que la calidad en los cursos de agua principales ha descendido de manera notoria.






>>> Criminales de Monsanto a juicio
La transnacional Monsanto irá a juicio por crímenes de lesa humanidad y ecocidio por desarrollar, producir y distribuir el glifosato, un herbicida altamente contaminante y que actualmente se utiliza en el mundo y el cual,según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es potencialmente cancerígeno.



>>> Monsanto será llevada a juicio.
Aunque se presenten como los abanderados de la "agricultura sustentable", la multinacional estadounidense Monsanto se ha hecho conocida en el mundo entero por su producción y comercialización de semillas transgénicas y otros productos que prometen cuidar los cultivos, pero dañan la salud y el medio ambiente.

Si bien señalan en su sitio web que: "Miles de millones de personas dependen de lo que hacen los agricultores. Y miles de millones más lo harán en el futuro", se han encargado a lo largo de sus más de 100 años de existencia de destruir y alterar los alimentos y suelos del mundo entero.

Sin embargo, la acción de millones de activistas ambientales ha hecho que lo que parecía imposible se hiciera realidad: Monsanto será llevado a juicio en el Tribunal Internacional de La Haya durante el 2016. Y no solamente eso, sino que será acusada de haber cometido crímenes de lesa humanidad.

La noticia fue publicada en el portal internacional de noticias agrarias "Sustainable Pulse" luego de una conferencia de prensa organizada durante la Cumbre Mundial sobre Cambio Climático COP21 en París.

Las organizaciones impulsoras de este fallo fueron: la Asociación de Consumidores Orgánica (OCA), la Federación internacional IFOAM, Navdanya, Regeneration International (RI), y Millones contra Monsanto, junto a otras organizaciones y grupos socioambientales, de alimentación y de productores.
Sin duda, éste es un avance muy importante, ya que el reclamo de los activistas ha llegado al principal órgano judicial de las Naciones Unidas, lo cual implica reconocer que la alimentación y el medio ambiente son cuestiones que no pueden dejarse libradas a las empresas.

Desde "Sustainable Pulse" se informó que dentro de los daños que ha generado la multinacional Monsanto a lo largo de su existencia, se encuentra la elaboración de productos tóxicos, así como también las muertes, enfermedades y perjuicios provocados al medio ambiente a partir de su uso.
Muchos de los productos que Monsanto comercializa incluyen sustancias como el PCBs (bifenil-polyclorinato), uno de los llamados "contaminadores orgánicos persistentes" (POP) dentro de los que se encuentran los pesticidas, insecticidas y herbicidas; y que afectan a los animales y la fertilidad.

Del mismo modo, sus productos incluyen 2,4,5 T (2,4,5-ácido triclorophenoxyacetico), un componente que fue utilizado por el ejército de los Estados Unidos en Vietnam; y continúa causando defectos y cáncer.

Por otro lado, Monsanto es el responsable de producir y comercializar el herbicida "Round-up", señalado como probable agente cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud al contener glifosato. Este producto se utiliza conjuntamente con las semillas modificadas genéticamente, sobre todo en grandes monocultivos, como el de la soja.
Además de esto, Monsanto contamina el medio ambiente, emite gases de efecto invernadero, agota los suelos, acelera la pérdida de biodiversidad, desplaza pequeños agricultores, y pone en peligro la soberanía alimentaria de los pueblos al vender y patentar semillas.

En la conferencia de prensa donde se informó el fallo, Andre Leu, presidente de IFOAM y miembro del Comité Directivo de RI, señaló que: "Monsanto es capaz de ignorar el daño humano y ambiental causados ​​por sus productos, y mantener sus actividades devastadoras a través de una estrategia de ocultamiento sistémica".  Además, agregó que: "La historia de Monsanto se lee como un caso de libro de texto de la impunidad, en beneficio de las empresas transnacionales y sus ejecutivos, cuyas actividades contribuyen la crisis del clima y la biosfera, y ponen en peligro la seguridad del planeta ".
El tribunal popular sesionará entre el 12 y 16 de octubre de 2016, fecha en que se celebra el Día Mundial de la Alimentación, y tendrá como objetivo: “evaluar los hechos que se le imputan y juzgar los daños ocasionados” en base a “los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos, adoptados por la ONU en 2011”. También evaluará la responsabilidad criminal en potencia, y tendrá en cuenta si es necesaria una reforma del derecho penal internacional para incluir los delitos contra el medio ambiente, o el ecocidio.

Este reconocimiento es el signo de un gran avance que marca un horizonte de posibilidad y de esperanza en el reconocimiento de nuestros derechos. Solo la unión hará que logremos, como en el caso de Famatina, hacer valer nuestra vida por sobre el dinero.
Fuentes:

http://www.elpais.com.uy/informacion/empresa-israeli-quiere-producir-marihuana-uruguay.html

https://www.veoverde.com/2014/01/el-anunciado-negocio-de-marihuana-de-monsanto-en-uruguay/

Monsanto, responsable de desarrollar, producir y comercializar glifosato, el herbicida más usado en el mundo, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es potencialmente cancerígeno, deberá comparecer en octubre de 2016 ante el tribunal internacional de La Haya.
La demanda contra la multinacional, por crímenes de lesa humanidad y ecocidio, la presentaron decenas de organizaciones sociales y activistas de derechos humanos.
El anuncio fue realizado en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático – COP21, en París.
Según se indicó, la demanda la han presentado la Asociación de Consumidores Orgánica (OCA), IFOAM Organics Internacional, Navdanya, la Regeneración Internacional (RI), y Millones Contra Monsanto, además de unas docenas de activistas y grupos de justicia ambientales. Tales organizaciones denuncian que Monsanto ha desarrollado desde comienzos del siglo XX sustancias tóxicas perjudiciales para los seres vivos.
Un tribunal internacional de abogados y jueces deberá evaluar la responsabilidad penal de Monsanto por “daños infligidos a la salud humana y el medio ambiente” con base a los “Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos”, adoptados por la Organización de Naciones Unidas en 2011.
El tribunal también se apoyará en el Estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional en La Haya en 2002.
Asimismo, se estudiará la posibilidad de reformar el derecho penal internacional para incluir los delitos contra el medio ambiente, o el ecocidio.
La Corte Penal Internacional en La Haya, ha determinado que la tipificación y persecución del “ecocidio” como delito, “es la única manera de garantizar los derechos de los seres humanos a un ambiente sano y el derecho de proteger a la naturaleza”.

Enjuiciar a Monsanto

En el marco de una conferencia de prensa, Ronnie Cummins, director internacional de la OCA (EE.UU) y Vía Orgánica (México), y miembro del Comité Directivo de RI, expresó que “es tiempo para enjuiciar a Monsanto por crímenes contra la humanidad y el medio ambiente”.
“Estamos en París este mes para hacer frente a la amenaza más grave contra los humanos. ¿Por qué hay tanto dióxido de carbono, metano y óxido nitroso en la atmósfera y no la suficiente materia orgánica de carbono en el suelo? La agroindustria corporativa, la industria forestal, la industria de la basura, las aguas residuales y la biotecnología agrícola han matado literalmente, la capacidad de estabilizar el suelo vivo de la Tierra”, sentenció.
Por su parte, Andre Leu, presidente de IFOAM y miembro del Comité Directivo de RI, manifestó que “Monsanto es capaz de ignorar el daño humano y ambiental causados ​​por sus productos, y mantener sus actividades devastadoras a través de una estrategia de ocultamiento sistémica: presionando a las agencias reguladoras y gobiernos, recurriendo a la mentira y la corrupción, mediante la financiación de estudios científicos fraudulentos, presionar a los científicos independientes, y mediante la manipulación de la prensa y medios de comunicación”.
La historia de Monsanto “se lee como un caso de libro de texto de la impunidad, en beneficio de las empresas transnacionales y sus ejecutivos, cuyas actividades contribuyen a la crisis del clima y la biosfera, poniendo en peligro la seguridad del planeta”, dijo Leu.

Productos de Monsanto

Según los grupos y activistas sociales, desde principios del siglo XX Monsanto ha desarrollado productos “altamente tóxicos que han dañado de forma permanente el medio ambiente y causado enfermedades o muerte de miles de personas”.
Los productos incluyen: “PCB (bifenilos policlorados), uno de los 12 contaminantes orgánicos persistentes (POP) que afectan la fertilidad humana y animal, 2,4,5 T (ácido 2,4,5-triclorofenoxiacético), un componente del defoliante ‘Agente Naranja’, que fue utilizado por el Ejército de Estados Unidos durante la guerra de Vietnam y sigue causando defectos de nacimiento y cáncer que contiene dioxina”.
También se incluye en la lista: “Lasso, un herbicida, hoy prohibido en Europa; y RoundUp, a base de glifosato, el herbicida más utilizado en el mundo, considerado como un probable carcinógeno humano por la Organización Mundial de la Salud. Se utiliza en combinación con semillas (GM) Roundup Ready, genéticamente modificados en los monocultivos a gran escala, principalmente para producir soja, maíz y colza para la alimentación animal y los biocombustibles”.

Dueños de Monsanto

Según un informe que publicó ALAI, sobre un estudio de la periodista de NaturalSociety, Christina Sarich, “los verdaderos dueños de Monsanto son las instituciones y personas que se esconden detrás de instituciones, no individuos como Bill Gates y Hugh Grant.
Según varias fuentes, cinco fondos de inversión son los principales accionistas de Monsanto.
La periodista indica que The Vanguard Group es propietaria de más de 3 billones de dólares en diferentes inversiones, y en su mayoría “empresas odiadas”, Monsanto.
También las empresas más grandes del mundo, tales como: Bank of America, JP Morgan, Citigroup, Wells Fargo, Goldman Sachs y Morgan Stanley, State Street Corporation, Vanguard Group, Capital Research Global Investors, y FMR (Fidelity) son todos los propietarios claves en el mundo. Y esto incluye a Monsanto.
“Se podría decir que sólo cuatro compañías controlan todos los grandes bancos y las principales empresas en el planeta”, se asegura en el informe.
Entre todas ellas “el 96% de los accionistas, votaron en contra del etiquetado de los transgénicos”.














0 comentarios:

Publicar un comentario