miércoles, 30 de octubre de 2019

PFAS, veneno presente




Información básica sobre PFAS
https://espanol.epa.gov/espanol/informacion-basica-sobre-pfas


¿Qué son las PFAS?

Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS, por sus siglas en inglés) son un grupo de agentes químicos que incluye PFOA, PFOS, GenX, y muchos otros agentes químicos. Las PFAS se han fabricado y utilizado en una variedad de industrias en todo el mundo, como los Estados Unidos desde la década de 1940. De estos agentes químicos, el PFOA y el PFOS han sido los más producidos y estudiados. Ambos son sumamente persistentes en el medio ambiente y en el cuerpo humano; es decir que no se degradan y pueden acumularse con el paso del tiempo. Existe evidencia de que la exposición a las PFAS puede causar efectos perjudiciales a la salud humana.

Estructura 3D del ácido perfluorooctanoico.


Las PFAS pueden encontrarse en:
  • Alimentos envasados en materiales que contienen PFAS, procesados con equipo que utilizó PFAS, o cultivados en tierra o con agua contaminados con PFAS.
  • Productos domésticos comerciales, como telas repelentes de manchas y agua, productos antiadherentes (como Teflon), compuestos para pulir, ceras, pinturas, productos de limpieza y espumas para combatir incendios (una importante fuente de contaminación del agua subterránea en los aeropuertos y bases militares donde se realiza el entrenamiento para combatir incendios).
  • Lugares de trabajo, como plantas de producción o industrias (por ej., cromados, fabricación de productos electrónicos o recuperación de petróleo) que utilizan PFAS.
  • Agua potable, comúnmente localizada y asociada con una planta específica (por ej., fabricante, relleno sanitario, planta de tratamiento de aguas residuales, centro de entrenamiento para bomberos).
  • Organismos vivos, como peces, animales y seres humanos, donde las PFAS pueden acumularse y persistir con el paso del tiempo.

Ciertas PFAS ya no se fabrican en los Estados Unidos debido a planes de eliminación gradual como el Programa de PFOA  (Programa de gestión del ácido perfluorooctanoico) (en inglés) en donde ocho importantes fabricantes químicos acordaron eliminar gradualmente el uso de sustancias relacionadas con PFOA y PFOA en sus productos y como emisiones de sus plantas. Aunque ya no se fabrican PFOA ni PFOS en los Estados Unidos, todavía se producen internacionalmente y pueden importarse a los Estados unidos en productos para los consumidores, como alfombrado, cuero y ropa, textiles, papel y envases, revestimientos, caucho y plásticos.



¿Por qué son importantes las PFAS?


Las PFAS se hallan en una amplia gama de productos para los consumidores que la gente utiliza diariamente como baterías de cocina, cajas de pizza y repelentes de manchas. La mayoría de la gente ha estado expuesta a las PFAS. Ciertas PFAS pueden acumularse y permanecer en el cuerpo humano largo tiempo. Existe evidencia de que la exposición a las PFAS puede causar efectos perjudiciales a la salud humana. Los agentes químicos de PFAS más estudiados son el PFOA y el PFOS (sulfonato de perfluorooctano). Los estudios en animales de laboratorio indican que el PFOA y el PFOS pueden causar efectos adversos en los sistemas reproductivos e inmunitarios, así como en el desarrollo, y en órganos como el hígado y los riñones. Ambos agentes químicos han causado tumores en los animales. Las averiguaciones más constantes son los mayores niveles de colesterol en las personas expuestas, con datos más limitados relacionados con:
  • bajo peso al nacer,
  • efectos en el sistema inmunitario,
  • cáncer (en el caso de PFOA), y
  • perturbación de la hormona tiroides (en el caso de PFOS).

¿Cuál es la diferencia entre PFOA, PFOS y GenX y otras PFAS de reemplazo?
Las sustancias perfluoroalquiladas y sustancias polifluoroalquiladas (PFAS) son un grupo de agentes químicos artificiales que se han estado usando desde la década de 1940, y se encuentran (o se han encontrado) en muchos productos para los consumidores como baterías de cocina, envases de alimentos y repelentes de manchas. Las plantas manufactureras y procesadoras de PFAS, aeropuertos e instalaciones militares que usan espumas para combatir incendios son algunas de las principales fuentes de PFAS. Las PFAS pueden emitirse al aire, la tierra y el agua, incluidas las fuentes de agua potable. Los PFOA y los PFOS son las PFAS más estudiadas y han sido eliminadas gradualmente por voluntad de la industria, aunque siguen persistiendo en el medio ambiente. Existen muchas otras PFAS, como los agentes químicos GenX y los PFBS en uso dentro de nuestra economía.
GenX es una marca comercial de una tecnología utilizada para fabricar fluoropolímeros de alto rendimiento (por ej., algunos revestimientos antiadherentes) sin usar ácido perfluorooctanoico (PFOA). El ácido dímero de óxido de hexafluoropropileno (HFPO) y su sal de amonio son los agentes químicos principales asociados con la tecnología GenX. Los agentes químicos GenX se han encontrado en el agua superficial, el agua subterránea, el agua potable terminada, el agua de lluvia y las emisiones al aire en algunas áreas.
Como parte de la evaluación preliminar de toxicidad de la EPA, la agencia ha desarrollado dosis preliminares de referencia oral (RfDs por sus siglas en inglés) para los agentes químicos GenX y PFBS. Conozca más detalles sobre la evaluación preliminar de toxicidad de la EPA sobre GenX. (en inglés).


¿Cómo se expone la gente a las PFAS?

Hay una variedad de maneras en que la gente puede exponerse a estos agentes químicos y con distintos niveles de exposición. Por ejemplo, la gente puede exponerse a niveles bajos de PFAS a través de alimentos, los cuales pueden contaminarse a través de:
  • Tierra y agua contaminadas que se usan para cultivar alimentos,
  • Envases de alimentos que contienen PFAS, y
  • Equipo que utilizó PFAS durante el procesamiento de alimentos. 
La gente puede exponerse también a las PFAS si son emitidas normalmente durante uso, biodegradación o desecho de productos para los consumidores que contienen PFAS.  La gente puede exponerse a las PFAS utilizadas en productos tratados comercialmente para hacerlos repelentes a las manchas y al agua o darles propiedades antiadherentes. Estos productos incluyen alfombrados, cuero y ropa, textiles, papel y materiales para envasar, así como baterías de cocina antiadherentes.
La gente que trabaja en plantas productoras de PFAS o en plantas manufactureras de productos elaborados con PFAS, puede estar expuesta en ciertos entornos laborales o a través del aire contaminado.
El agua potable puede ser una fuente de exposición en comunidades donde estos agentes químicos han contaminado los suministros de agua. Esta contaminación se halla comúnmente y se relaciona con un centro específico, por ejemplo,
  • una planta industrial donde se elaboraban PFAS o se usaban para fabricar otros productos, o
  • una refinería de petróleo, aeródromo u otro lugar donde se usaban PFAS para combatir incendios. 
Se han encontrado los PFOA, PFOS y GenX en varios sistemas de agua potable debido a la contaminación localizada.  Puede ver más información acerca de la exposición a PFAS a través del agua potable en nuestra página de avisos de salud sobre el PFOA y PFOS en el agua potable (en inglés).



¿Tienen las PFAS efectos en la salud?
Existe evidencia de que la exposición a las PFAS puede causar efectos perjudiciales a la salud humana. Si los seres humanos, o los animales, ingieren PFAS (comiendo alimentos o bebiendo agua que contenga PFAS), las PFAS se absorben y pueden acumularse en el cuerpo. Las PFAS permanecen en el cuerpo humano largo tiempo. Por lo tanto, a medida que la gente se expone a las PFAS de distintas fuentes a lo largo del tiempo, el nivel de PFAS en el cuerpo puede aumentar hasta el punto en que sufran efectos perjudiciales para la salud.
Los estudios en animales de laboratorio indican que el PFOA y el PFOS pueden causar efectos adversos en los sistemas reproductivos e inmunitarios, así como en el desarrollo, y en órganos como el hígado y los riñones. Ambos agentes químicos han causado tumores en estudios de animales. Las averiguaciones más constantes de los estudios de epidemiología humana son los mayores niveles de colesterol en las personas expuestas, con datos más limitados relacionados con:
  • bajo peso al nacer,
  • efectos en el sistema inmunitario,
  • cáncer (en el caso de PFOA), y
  • perturbación de la hormona tiroides (en el caso de PFOS).
https://catalogo.latu.org.uy/opac_css/doc_num.php?explnum_id=2060


https://pfas-1.itrcweb.org/wp-content/uploads/2017/11/PFAS-History-and-Use-Fact-Sheet-SPANISH-11-15-17.pdf

https://www.google.com/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&ved=2ahUKEwiIov-g7MPlAhX9JrkGHSCSBqMQjB16BAgBEAM&url=https%3A%2F%2Fmvotma.gub.uy%2Fcomponent%2Fk2%2Fitem%2Fdownload%2F9519_4deb443c9db11d9bcac6d0742fecb28e&psig=AOvVaw02p03mTKW39yXwbQEC4Ufe&ust=1572520163955352

 El Movimiento Italiano en Defensa del Agua ha desplegado diferentes estrategias de lucha para avanzar en el cuidado de este bien común y enfrentar los procesos de mercantilización y privatización. En 2011 luego de un amplio proceso de base -que implicó una de las mayores instancias de recolección de firmas en la historia del país, con 1 millón y medio de adhesiones- se llevó adelante un referéndum nacional en el cual más de 27 millones de italianos votaron contra la privatización del agua y la remunicipalización de los servicios. A pesar del masivo apoyo que tuvo estas lucha, no se ha logrado aún implementar la ley de remunicipalización de los servicios, por lo que la voluntad popular de las personas de Italia sigue capturada por la lógica del poder.

Esta, que a la vez fue una de las derrotas más contundentes de las propuestas conservadoras de Silvio Berlusconi, abrió las puertas a la consolidación de un Movimiento Europeo del Agua, que articula acciones en todos los países y en el nivel institucional del viejo continente. Por ejemplo se ha promovido una recolección de firmas en toda Europa para su presentación ante el Parlamento Europeo y lograr que los logros a nivel nacional no se vean afectados por el nivel supranacional.

El pasado jueves 2 de mayo, la Comisión Nacional en Defensa del Agua y de la Vida de Uruguay realizó una charla abierta con Renato Di Nicola, integrante del Foro Italiano de Movimientos por el Agua y del Movimiento Europeo del Agua. Durante la actividad, “Las luchas por el agua en Europa: Una mirada del actual contexto en el viejo continente”, Di Nicola planteó alguno de los desafíos actuales que presenta el movimiento europeo.

El primero de ellos, aseguró, es crear condiciones para desplegar una lucha global en defensa del agua, “porque la gestión del agua ya está hecha a nivel mundial, no sólo porque el agua camina, sino porque -para nuestra desgracia- existe un Consejo Mundial del Agua, un organismo privado que integran las multinacionales del agua en conjunto con los gobiernos” que viene orientando sistemáticamente el manejo de los sistemas de agua potable y también las cuencas hidrográficas hacia la lógica de la privatización y la comercialización del agua.

“Esto fue posible en Italia -afirmó Renato Di Nicola- porque conocíamos la experiencia latinoamericana. Sabíamos que las personas, los pueblos pueden cambiar el mundo”. “Conocíamos la lucha de Cochabamba y la lucha de Uruguay”. Ese conocimiento fue el puntapié para el ejercicio de la solidaridad internacional y la  construcción de alternativas. “Ningún poder en el mundo va a cambiar el mundo en favor de nosotros, debemos hacerlo los pueblos organizados” sostuvo Di Nicola.

La campaña por el referéndum de 2011 en Italia incluyó llamados a elementos propios de la cultura popular: una de las banderas incluía una olla vacía y la pregunta ¿como cocinas spaghetti sin agua? Sería como plantear en Uruguay “como tomas mate sin agua” bromeó Di Nicola.

“Estamos en un momento en el que tenemos un problema como el cambio climático y cada vez más estamos ante la certeza de que la naturaleza puede existir sin nosotros” dijo Di Nicola a los asistentes a la charla, desarrollada en la Federación de Funcionarios de OSE, la empresa pública estatal del agua en Uruguay. “El agua -prosiguió- es un elemento fundamental del ecosistema y por eso debemos hacer algo en conjunto y borrar de nuestras cabezas la basura que nos han impuesto desde que nacimos de que somos los gobernadores y dominadores de la naturaleza”

“Tenemos una especial consideración de la urgencia de estas luchas” afirmó Di Nicola, porque “tenemos un capitalismo que es diferente al del pasado. Es un capitalismo extractivo sin ningún miramiento cultural ni siquiera del orden liberal. Por ejemplo, en Europa los primeros servicios hídricos fueron generados por los ricos, ante la preocupación de que se le moría la gente por enfermedades. A este capitalismo contemporáneo no le importa nada, por eso es que tenemos urgencia”.

En Europa esa urgencia se viene demostrando con movilizaciones en muchas partes del viejo continente: en Dublín (Irlanda), en Belgrado (Serbia) y en Londres (Inglaterra). “Todavía no se ha ganado -afirmó Di Nicola- pero se están produciendo cosas”.

Renato Di Nicola también planteó la emergencia de nuevos movimientos, que desbordan la lógica tradicional de las organizaciones sociales. En ese sentido mencionó el surgimiento del movimiento de las “Madres de Vicenza” un colectivo de mujeres organizadas por la grave afectación de salud de sus hijos a partir de la contaminación con sustancias químicas (la más problemática de ellas, el PFAS*). Este movimiento, que ha tomado contacto con la lucha de las Madres de Plaza de Mayo de Argentina, ha marcado un nuevo rumbo en las luchas por el agua desplegadas en Europa. Además de la cuestión vinculada a la gestión del agua, su carácter público y la participación social, ahora se presenta fuertemente la problemática de la contaminación del agua.

“La gestión pública del agua es sólo la pre condición para el gobierno hídrico y de cuenca” sostuvo Di Nicola, asegurando que la emergencia de estos problemas demuestra que “en muchos lugares del mundo tenemos los mismos problemas, aunque vivimos de manera diferente” lo cual es una ventaja para “la convicción de que las madres y los pueblos sabemos cómo cambiar el mundo” e intervenir sobre la verdadera contradicción contemporánea que es “entre la vida o la muerte”.


* Sigla en inglés para sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas.










0 comentarios:

Publicar un comentario