domingo, 15 de marzo de 2009

Investigar los asesinatos de Zelmar y el Toba

Zelmar Michelini y Gutierrez Ruiz



En los archivos adjuntos hay un informe del embajador de USA en Uruguay y el testimonio de Wilson Ferreira Aldunate ante la Comision parlamentaria en 1985
Seguramente el poder Ejecutivo va a dar andamiento a esta solicitud
Todo el espetro democrático tiene una deuda muy grande con Zelmar y es muy clara la responsabilidad del Estado en su asesinato
Wilson señala expresamenta la responsabilidad del Estado uruguayo en su asesinato, desde el presidente de la Republica ,el ministro de RREE y los organismos de Seguridad.

Menciona que el Capitan de Navio Bernardo Piñeyrua y otros altos oficiales de la Armada les advierten de los planes de asesinato, asegurando que es una información y no una opinión.
En ese momento oficiales de la Armada participaban del COSENA, el ESMACO, la Junta de Oficiales Generales, la Junta de Comandantes en Jefe y el SID. A través de esta participacion se filtro la noticia.

En ese momento en BS As operaban muchos oficiales uruguayos persiguiendo a nuestros compatriotas por orden del Estado.
Nosotros no hemos podido acceder aun a la documentación que se encuentra en el MDN porque el Ministro nos manifestó que afectaba a terceras personas
Tal vez la Justicia o los familiares de Michelini tengan más suerte porque Bayardi nos prometió dárselas si así lo solicitaban
Aparte de los delincuentes conocidos alojados en carceles de esparcimiento o en sus casas fueron varios otros militares y civiles, los que participaron

Uno de los personajes siniestros que menciona Wilson actuando en Bs As es el Sicologo de la Muerte Dolcey Britos.
Britos junto con el capitan Warschum viajaban cada 15 dias a Bs As a identificar uruguayos para asesinarlos.
La esposa de Warschun es la escribana que escrituró las casas clandestinas del SID.
Tambien operaba el teniente Sergio Caubarrere (el asesino de Roslik) y el capitan Gustavo Criado (quien participó en la desaparición de Nebio Melo y Winston Mazzuchi en febrero del 76)

La fiscal pidió al Poder Ejecutivo excluir el caso de la Ley de Caducidad. Guianze quiere investigar a militares por los asesinatos de Zelmar y el Toba. La fiscal Mirtha Guianze solicitó remitir un informe al Ejecutivo para determinar si el homicidio de Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, y los militantes del MLN-T Rosario Barredo y William Whitelaw, se encuentra amparado por la Ley de Caducidad.


Guianze tomó su decisión tras escuchar el testimonio de Elisa Michelini. El pedido de la Fiscalía se enmarca en la nueva prueba recabada durante la investigación judicial del homicidio de los ex legisladores en mayo de 1976, y en particular tras el testimonio de tres hijas de Zelmar Michelini en relación a sus recuerdos sobre los días previos al secuestro.
Elisa, Margarita e Isabel Michelini comparecieron ante el
juez Penal de 11º Turno, Roberto Timbal, y narraron sus rememoraciones sobre los hechos previos al secuestro y homicidio del ex legislador. Ese mismo día, también compareció el tupamaro Antonio Viana Acosta, primera víctima de la represión binacional en los años previos a la conformación "oficial" del Plan Cóndor.

El ex senador Zelmar Michelini le manifestó a su familia que era perseguido por militares uruguayos, y se quejaba por su "falta de documentación", luego de que la dictadura uruguaya invalidó su pasaporte para impedirle salir de la República Argentina, declararon sus hijas ante la Justicia.
Zelmar temía "por su integridad física", puesto que era uno de los
principales denunciantes en el exterior de las reiteradas violaciones a los derechos humanos cometidas durante el gobierno dictatorial de Juan María Bordaberry. Sus hijas recordaron ante el juez que su padre les señalaba "autos y personas" responsables de su seguimiento.
El testimonio de las hijas del ex senador "acredita la participación de militares uruguayos en la República Argentina. Los militares uruguayos operaban en Argentina, eso está demostrado por abundante documentación, pero ahora se hizo evidente en este expediente", dijeron fuentes judiciales.
La exclusión del caso del amparo de la Ley de Caducidad permitiría
investigar a los ejecutores "materiales" de la muerte de los ex
legisladores, puesto que el proceso hasta el momento apuntó a la
responsabilidad de los mandos civiles de la época: Bordaberry y el canciller de la dictadura, Juan Carlos Blanco.
Bordaberry y Blanco fueron procesados el 16 de noviembre de 2006 como "coautores de cuatro delitos de homicidio muy especialmente agravado". Más tarde, el Tribunal de Apelaciones Penal de 2º Turno ratificó los procesamientos, porque Bordaberry y Blanco "sabían" de los hechos ocurridos en la Argentina y nada hicieron para evitarlos.
Una resolución favorable del Poder Ejecutivo al pedido de la Fiscalía
implicaría la creación de "un nuevo expediente", puesto que el actual estado de la causa contra Bordaberry y Blanco "hace imposible" instruir el posible proceso contra los represores en forma conjunta.
El testimonio de Elisa Michelini, detenida y torturada por la dictadura como forma de "neutralizar" a su padre, implicó seriamente al coronel (r) Jorge "Pajarito" Silveira y al ex jerarca policial Ricardo "Conejo" Medina, ambos procesados por crímenes de lesa humanidad.
Elisa declaró al juez Timbal que durante las sesiones de "interrogatorio" a las cuales era sometida, ambos represores le hacían constantes alusiones a la situación de su padre en Argentina, y aseguraban viajar a dicho país con asiduidad. Asimismo, el teniente general (r) José Nino Gavazzo también
podría estar implicado, indicaron otras fuentes del caso.
El presidente de la República, Tabaré Vázquez, expresó el 1º de marzo de
2005, durante su discurso de asunción, que el homicidio de Michelini y Gutiérrez Ruiz estaba fuera de la Ley de Caducidad, recordaron las fuentes.
Este argumento también fue utilizado por la Fiscalía.

El proceso contra el ex dictador Juan María Bordaberry y el canciller de la dictadura, Juan Carlos Blanco, se retomará, seguramente, sobre los primeros
días de abril con la comparecencia ante la Sede de dos hijos del ex senador Zelmar Michelini.
Luis Pedro y Zelmar Michelini (h) fueron testigos directos del secuestro de su padre en el Hotel Liberty, el 18 de mayo de 1976, por lo cual podrían aportar datos "relevantes" sobre el operativo de captura. Asimismo, otros testigos podrían ser citados en la causa, expresaron fuentes de la investigación .
En tanto, el juez Penal de 11º Turno, Roberto Timbal, aguarda la remisión desde Estados Unidos de dos medidas de prueba testimonial solicitadas por la defensa del ex dictador Juan María Bordaberry.
El magistrado solicitó vía exhorto el testimonio del entonces secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, y del periodista norteamericano John Dinges.
El magistrado había rechazado, en primera instancia, diligenciar la prueba solicitada por la defensa al considerar "absurdo preguntarle por exhorto a Kissinger, quien no está siendo juzgado, si coordinó el Plan Cóndor", e irrelevante interrogarlo "si habló o no" con Bordaberry sobre el homicidio de los ex legisladores.
Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2º Turno consideró "un hecho notorio la influencia directriz que la política exterior norteamericana ha ejercido (y ejerce) en esta parte del mundo y, obviamente, el papel relevante que en el diseño y ejecución de la misma le compete al
secretario de Estado", por lo cual aceptó el pedido.
En el caso de Dinges, el Tribunal de Apelaciones aceptó el agravio de la defensa porque "es periodista y, después de investigar, sostiene una tesis distinta" a la de otros periodistas que declararon en el expediente. La negativa a recibir su testimonio "supone medir, con varas distintas, situaciones similares", opinó el Tribunal.
Dinges manifestó, en una entrevista con la periodista Sonia Breccia, en 1410 AM Libre, que el responsable del homicidio de los ex legisladores fue el ex comandante en jefe del Ejército y ex dictador, Gregorio "Goyo" Alvarez.


Comisión Memoria Crysol





El asesinato de Zelmar Michelini


El asesinato de Michelini




.

0 comentarios:

Publicar un comentario