domingo, 15 de agosto de 2010

La pobreza de nuestra infancia

Algún día los niños uruguayos podrán festejar su día



Seguramente muchos niños uruguayos no podrán celebrar hoy el día del niño, otros ni siguiera se enterarán de que existe, como tampoco muchos no tienen navidad, ni reyes. Para ellos no habrá un juguete para disfrutar y mucho menos aún habrá alimento para calmar el hambre, abrigo para evitar el frío, un techo confortable donde vivir, padres que tengan un trabajo del que puedan hablar y contarles y ellos a su vez cuenten con orgullo a sus amigos, tampoco tendrán cuadernos, lápices, libros… en fin.. Son apenas números de estadísticas frías, manipuladas, disfrazadas por burócratas de gobiernos fraudulentos, mentirosos e inmorales.
Alguien, seguramente en este país subdesarrollado – y de subdesarrollados- donde la pobreza cada día es mayor y los niños son los más pobres de toda la población, algún legislador de esos que duermen en cargos y bancas durante años, “descubra” que nuestros niños, nacen cada día más pequeños, con menor capacidad intelectual, con deficiencias en materia de salud muy grandes, que están llenos de parásitos porque viven en hogares sin saneamiento, en medio de la tierra, sin hábitos de higiene; y seguramente este hombre/mujer que gana un suculento sueldo que pagan el hambre y la miseria de estos niños, se horrorice, se emocione y exclame que esto no puede seguir así. Juntará entonces toda su ira y presente un proyecto de ley para tranquilizar su conciencia. Algún otro buscará las causas de “este fenómeno”, argumentará que es la “herencia maldita”, que recibió del gobierno anterior y que su gobierno “hizo una verdadera revolución” para terminar con las “inequidades” en la infancia, y relate como logró que Uruguay fuera el primer país del mundo en aplicar el programa “Una computadora un niño” . Programa inventado y vendido por el Sr. Negroponte para “los niños pobres del mundo” , para quien como él y tantos otros integrantes del gobierno norteamericano que nos visitaron invitados por el primer gobierno del Frente Amplio -como el ex presidente BUSH, su ex Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, su ministro de Finanzas, H. Paulson; el ministro de Comercio el anticubano Gutiérrez, etc.- lo vean en funcionamiento y relaten con orgullo la experiencia de caminar por las calles de Uruguay y ver a los niños con su computadora en mano, ver el fruto de su invento, y los dólares que les reportó.
Los niños uruguayos sean ricos, pobres o indigentes, todos tienen una computadora, es el reino de la “equidad”, no importa que todos no coman, ni que muchos vivan en la calle o en ranchos y que deban ganarse la vida hurgando en la basura, esos son aspectos menores que no cuentan a la hora de analizar el desarrollo tecnológico de un país que está lleno de zonas francas, donde las multinacionales están exoneradas de cuando impuesto hay; donde cada uruguayo tiene un teléfono celular, aunque conduzca un carro tirado por caballos, donde se terminó con el cigarro, pero el 74% de nuestros jóvenes toman alcohol, donde en cada canto del país hay un aeropuerto, un hotel 5 estrellas y un casino como polo de desarrollo turístico, en el que la prostitución y el narcotráfico son moneda diaria.
Pero el gobierno ya diseñó un presupuesto, en el que habla de vivienda y seguridad como prioridades, pero advirtiendo que “están acotados por los compromisos internacionales”, la deuda, la maldita deuda que han hecho crecer a costa de los salarios y de las jubilaciones; y llegarán a justificar las nuevas privatizaciones con el verso de que necesitan recursos para “mejorar la situación de los más necesitados”.
La educación seguirá contra el piso, no habrá dinero ni para nuevas escuelas o liceos, ni para arreglar los que están en la ruina, ni para comedores, ni para el Hospital de clínicas, ni para nuevos cargos de maestros, porque hay que comprar las computadoras, que ahora se les dará también a los liceales, no importan que no coman, que vivan en ranchos, que abandonen el liceo, que se alcoholicen…una computadora un estudiante es terminar con la “inequidad” y superar la brecha tecnológica, para ponernos camino al primer mundo, como les gusta decir a los gobernantes.

ML

La Juventud, 15 agosto 2010

0 comentarios:

Publicar un comentario