viernes, 13 de mayo de 2011

Del robo de bebes


10 de Mayo de 2011
“allí pasé los peores 100 días de mi vida”, dijo un ex detenidoRatifican que en el Pozo de Banfield se practicaban partos ilegalesPublicado el 10 de Mayo de 2011


http://4.bp.blogspot.com/-IYk0iC5jjUc/TcuLoBzWU1I/AAAAAAAACik/IsWx3OcwXtc/s1600/1.jpgEra un lugar de transición entre la vida y la muerte”. Así calificó Diego Barrera al centro clandestino de detención Pozo de Banfield, donde pasó los 100 peores días de su vida, cuando estuvo detenido desaparecido. En agosto de 1978, Barrera se cruzó en esas mazmorras con la uruguaya María Asunción Artigas Milo, quien permanece desaparecida luego de que diera a luz a la hoy nieta recuperada Victoria Moyano Artigas. El relato de ese encuentro fue parte del testimonio que prestó ante el tribunal que juzga la causa que se conoce como Plan Sistemático de robo de bebés.

En julio de 1978, Barrera trabajaba como albañil porque por su militancia sindical lo habían dejado cesante de los Astilleros Río Santiago, en Ensenada. En julio de ese año, una patota lo secuestró y lo trasladó hacia el CCD Pozo de Banfield. Ante los jueces que integran el Tribunal Oral Federal Nº 6, Barrera confirmó ayer que allí se producían partos ilegales, por lo que se está juzgando a los represores Jorge Rafael Videla, Reynaldo Benito Bignone, Jorge “El Tigre” Acosta, Santiago Omar Riveros, Rubén Franco, Antonio Vañek, Juan Azic, y el médico Jorge Magnacco, a quien se le imputa su intervención profesional en los partos.

Barrera relató su encuentro con María Asunción Artigas Milo, quien había sido secuestrada en diciembre de 1977 junto a su compañero Alfredo Moyano. Ambos eran militantes tupamaros que habían llegado al país huyendo de la dictadura uruguaya y que fueron secuestrados por un operativo conjunto entre el Ejército argentino y uruguayo. En el momento de la detención estaba embarazada de María Victoria, quien a poco de nacer fue entregada a uno de los represores, que la cedió a un hermano, con quien se crió.

Barrera recordó que había escuchado los llantos de la bebé pero que después de ello, los que allí estaban detenidos con él “nunca más” volvieron a ver a la parturienta. Poco antes de que Artigas Milo fuera trasladada, tuvo para con Diego Barrera una actitud que este nunca pudo olvidar. Los represores lo habían dejado desnudo y sufría el intenso frío de esos días. Fue así que Artigas Milo se quitó una manta que tenía, “la rompió por la mitad y con ella me hizo una especie de chaleco”, recordó Barrera ante los jueces. Ese chaleco hoy forma parte del museo de las Madres de Plaza de Mayo de La Plata.

María Victoria recuperó su identidad en 1987. Hasta ese momento había permanecido apropiada por el matrimonio Víctor Penna y María Elena Mauriño. Oscar Penna, el hermano de su apropiador, era comisario de la Brigada de San Justo y les había entregado la bebé poco después de nacer. La recién nacida fue “legalizada” en su partida de nacimiento por el médico de la Policía Bonaerense Héctor Vidal.

La denuncia original ante Abuelas de Plaza de Mayo la hizo su maestra de primer grado, Olga Fernández, quien conocía a la familia y sabía que María Victoria no podía ser su hija biológica como figuraba en el acta de nacimiento. El 31 de diciembre de 1987, el juez Juan Ramos Padilla le comunicó su verdadera identidad y a partir de allí comenzó a reconstruir la historia familiar con sus abuelas, sus familiares y quienes compartieron cautiverio con sus padres, como Adriana Chamorro.

El testimonio de Barrera se dio en la misma jornada en la que la camarista María del Carmen Roqueta comunicó la decisión del tribunal de citar, en calidad de testigo, al cardenal Jorge Bergoglio, quien había sido mencionado por una testigo que dijo haber reclamado su colaboración para encontrar a su hermana y su sobrina desaparecidas.





Ese maldito pozo

Lunes, 9 de mayo de 2011COMO TESTIGO   

Bergoglio fue citado en la causa por robo de bebésEl cardenal deberá presentarse como testigo en el juicio en el que se investiga la existencia de un plan sistemático para la apropiación de bebés nacidos cuando sus madres estaban detenidas durante la última dictadura militar. Por su condición de "alto dignatario de la Iglesia", Bergoglio puede responder por escrito o pedir que los jueces se acerquen a su residencia oficial, como sucedió con su declaración en la megacausa ESMA.



El Tribunal Oral en lo Federal 6 hizo lugar a un pedido formulado por al fiscal Martín Niklison y el abogado Alejo Ramos Padilla, representante de un grupo de Abuelas de Plaza de Mayo, quienes reclamaron el testimonio del prelado en base a los dichos de Estela de la Cuadra, quien narró que lo entrevistó para que intercediese en la búsqueda de su sobrina nacida en un centro clandestino de detención.



Apenas iniciada una nueva audiencia del proceso que se sigue a varios represores, encabezados por los dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Benito Bignone, la presidenta del Tribunal anunció que se le librará oficio a Bergoglio "para que manifieste si se presentará ante el tribunal o declarará en los términos previstos en el artículo 250" del Código Procesal.



Esa norma establece que "no estarán obligados a comparecer" a las audiencias orales y públicas ciertos determinados funcionarios nacionales y provinciales y a los "altos dignatarios de la Iglesia", quienes podrán hacerlo por escrito tras un pliego de preguntas que quieran hacerle las partes. También pueden hacerlo, según la misma norma legal, en su "residencia oficial", tal como ocurrió cuando Bergoglio declaró en la megacausa ESMA cuando los magistrados y las partes concurrieron a su despacho en el Episcopado.



El silencio de los medios hegemónicosLos lectores de “La Nación” y los de “Clarín”en la edición en papel (y  sus medios radiales y televisivos),  no se enteraron ni podrán enterarse  de los conmovedores testimonios de Victoria Montenegro y Victoria  Moyano Artigas (ver “Página 12” del 26 de abril y 4 de mayo y “Tiempo  Argentino” del 26 de abril y  del 6 de mayo) vertidos en el juicio por  el plan sistemático de robo de bebés.



 Treinta y cinco años  después, son los mismos medios que canjearon silencio por negocios y  mezclaron tinta con sangre, los que deciden silenciar el relato de las  víctimas del terrorismo de estado.



Esos mismos medios que fueron  socios en el terror y parteros de los golpes de estado, son los que  intentan articular treinta y cinco años después a una oposición  deshilachada que actúa como expresión de los grupos económicos  concentrados bajo la bendición importante (pero por ahora impotente) de  la iglesia.

0 comentarios:

Publicar un comentario