martes, 16 de diciembre de 2014

Mato sigue haciendo la plancha

Lisolett, la hermana del coronel Wellington Sarli Pose, es la Cónsul uruguaya en Santana do Livramento

Nombrada por Almagro y Mujica, da "fe de vida" para que prófugo cobre jubilación

HERMANA DE UNO DE LOS ASESINOS DE BERRÍOS,
ES LA CÓNSUL EN LIVRAMENTO DONDE FUGÓ MATO

 La Dra. Liselott Sarli Pose, hermana del coronel (r) Wellington Sarli Pose (uno de los militares uruguayos presos en Chile por el secuestro de Eugenio Berríos), fue designada hace un año, en diciembre de 2013, como Cónsul de Uruguay en Santana de Livramento, Brasil... Al día siguiente, a esa localidad se fugó el coronel (r) Pedro Mato (denunciado como homicida de Zelmar Michelini) para evadir una citación judicial en la causa que indaga el asesinato de Luis Batalla, muerto por torturas cuando él lo interrogaba en 1972. Liselott es quien debe dar la "fe de vida" para que el militar prófugo pueda seguir cobrando su jubilación del otro lado de la frontera.

Por Roger Rodríguez

 


Un 24 de setiembre de 1941, hace 73 años, doña Argelia Narbondo de Mato dió a luz, sin saber que paría una sombra. Aquella brasilera casada con el uruguayo don Francisco Mato, radicados en la frontera, no pudo sospechar que su hijo, Pedro Antonio, terminaría siendo el primer asesino de la tortura en la represión de Uruguay, remataría de un balazo en la cabeza al senador Zelmar Michelini en Buenos Aires y finalmente, prófugo de la justicia uruguaya e italiana, se escondería tras la empalizada de una casa en Santana do Livramento, a ochocientos metros de la frontera uruguaya.

Mato y De Sarro fugaron al otro lado de la frontera, a la calle Concesso Cassales 232, del barrio Jardín, a ochocientos metros de Rivera


A fines de los ochenta, luego de pasar a retiro, el coronel Pedro Mato se radicó en la materna ciudad de Rivera, pero en diciembre de 2013 se mudó al otro lado de la frontera, a una casa del barrio Jardín, en la calle Concesso Cassales 232, frente a una plazoleta y una cancha de fútbol. Allí vive, detrás de una reja y un largo frente de césped, donde solo hay un abeto que decoró junto a su esposa, Juliana de Sarro, en la pasada Navidad. Ambos huyeron de Uruguay en desacato a una citación de la jueza penal de 9º turno, Blanca Rieiro Fernández, quien lo indaga por la muerte de Luis Batalla en 1972.

EL PRIMER MUERTO
Luis Carlos Batalla Piedrabuena era un albañil y militante del Partido Demócrata Cristiano que murió por las torturas a que lo sometieron en el Batallón de Infantería Nº 10 de Treinta y Tres, el 25 de mayo de 1972, cuando Juan María Bordaberry todavía era presidente constitucional. La primera muerte por torturas desde la declaración del Estado de Guerra Interno generó un escándalo: era hijo de un subcomisario olimareño y le habían provocado “rotura de hígado”. El “interrogador” había sido el capitán Pedro Mato, alias “el burro”, enviado por el Servicio de Información y Defensa (SID).

En mayo de 1972 el albañil Luis Batalla fue asesinado en el Batallón 10º de Treinta y Tres. Mato era el interrogador.

El asesinato por torturas de Luis Batalla provocó la renuncia del entonces ministro de Defensa, general Enrique Magnani, quien no pudo dar explicaciones al Parlamento porque las Fuerzas Armadas se negaron a reconocer lo ocurrido. Aquel primer homicidio confirmado de la represión, sobre un hombre casado, que tenía dos hijas, al que mantuvieron cuatro días en “la máquina” y devolvieron en un cajón, confirmó los métodos que estaban utilizando las Fuerzas Conjuntas. La impunidad se ha mantenido en los años de la dictadura, en los tiempos de caducidad y en el presente.

EL “BURRO” MATO
“El burro” Mato entró al Ejército en marzo de 1958 y, a pesar (o por causa) de su apodo, fue uno de los capitanes elegidos para realizar en noviembre de 1970 el “Curso o-7” de contrainsurgencia en la norteamericana Escuela de las Américas (School of Americas) en Panamá. Sus compañeros de clase fueron los capitanes Víctor Manuel Balbi Arigón, Crispín González Pereira, Carlos Melo Olivera y el teniente de navío Julio César Daners. Todos terminarían en el SID, en la Oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA) o en los “servicios” de sus respectivas armas.

El coronel Pedro Mato Narbondo fue entrenado en la School of Américas. Fue citado por el homicidio de Luis Batalla en 1972 y lo requería el fiscal Capaldo en Italia


Pedro Mato actuó en el centro de torturas “300 Carlos” de la OCOA a los fondos del Batallón de Infantería Nº 13, cuando en 1975 se realizó la Operación Morgan contra el Partido Comunista del Uruguay (PCU) y se produjo la desaparición de decenas de militantes. Volvió al SID en 1976 cuando se trajo a uruguayos del exterior; estuvo en la División de Ejército IV en 1978; pasó al Regimiento de Caballería 5 de Paso de los Toros en 1980; y protagonizó un estratégico escándalo paralamentario en 1986, para que Julio María Sanguinetti lo ascendiera al grado de coronel en 1987.

LA INVESTIGADORA
En 1986, el Parlamento uruguayo volvió a hablar del oficial Pedro Mato cuando la enfermera Haydeé Trías dió su testimonio ante la Comisión Investigadora sobre las muertes en Buenos Aires de Zelmar Michelini y “el Toba” Héctor Gutiérrez Ruiz. Trías, quien trabajaba en el Hospital de Clínicas, contó que su amiga Juliana la llamó a fines de mayo de 1976 para pedirle calmantes y “compensar” a su amante, un militar que veía en Pocitos. Fue al lugar y encontró al capitán Pedro Mato, quien -“desequilabrado” y con un arma en la mano- le confesó haber asesinado a Michelini.

Mato fue denunciado en el Parlamento como el homicida de Zelmar Michelini. 

Haydeé Trías narró ante la investigadora que Mato le dijo sentirse mal por matar a su “amigo” Zelmar, que había recibido dinero para hacerlo, que con esos dólares le compró una casa a su madre en Garibaldi 2991, que viajó a Argentina junto a oficial Manuel Cordero, que fueron donde lo tenían secuestrado, que lo sacaron y que lo “remató” de un balazo en la cabeza dentro de un automóvil luego de decirle que lo dejaban libre. Mato le mostró un cuadro de dos armas de fuego cruzadas sobre un terciopelo negro con la leyenda “En honor al mérito” y una fecha: “20 de mayo de 1976”.

JULIANA DE SARRO
Juliana de Sarro, era madrina de bautizo de la hija menor de Haydeé Trías, estuvo casada con un militar, pero era amante del teniente coronel Manuel Cordero, aunque también salía con Pedro Mato a quien veía en Pocitos... Juliana “se enteró” que Haydeé había sido citada por la “secreta” Comisión Investigadora Parlamentaria y, luego de cuatro años sin verse, la visitó en su casa para preguntarle qué iba a declarar y le sugirió dar su propio testimonio. Los diputados citaron a Juliana, pero se sorprendieron cuando terminó descalificando a su amiga.

Juliana de Sarro, la mujer que desalificó el testimonio de la enfermera Haydeé Trías terminó siendo la esposa de Pedro Mato 


Las versiones encontradas de las dos “amigas” nunca pudieron aclararse. El testimonio de ambas también se “filtró” de la comisión secreta y apareció publicado en la columna del Duende de la Trastienda que escribía Daniel Herrera Lussich en el diario El País. El gobierno puso el grito en el cielo y el oficialismo, en vez de aclarar lo ocurrido (qué diputado o funcionario sacó copia de las actas) consideró que no había garantías para seguir indagando y terminaron clausurando las comisiones investigadoras del Parlamento. La impunidad se consagró luego con la Ley de Caducidad.

PERTO DA FRONTEIRA
Por años Pedro Mato se perdió en la frontera. Se supo de él en los noventa, cuando periodistas de Posdata lo ubicaron en la Zona Franca de Rivera y publicaron su foto, captada de una nota que la televisión local le hizo a su camuflaje de asesor agropecuario. Sus víctimas lo reconocieron como torturador. En marzo de 2009 fue citado por el juez penal de 11º turno Roberto Timbal y la fiscal Mirtha Guianze, como testigo en la causa sobre la muerte de Zelmar y “el Toba”, donde sólo estaban siendo implicados el dictador Juan María Bordaberry y su canciller Juan Carlos Blanco.


Recién entonces se supo que Pedro Mato se había casado con Juliana de Sarro, la testigo de descargo, la mujer que había descalificado el testimonio de la enfermera Haydeé Trías, quien luego sufrió múltiples presiones y hasta atentados. Pedro y Juliana habían vivido felices en sus domicilios de Fernando Segarra 434 y Leandro Gómez 678 en la ciudad de Rivera. En 2003, cuando se vislumbró que el Frente Amplio podía ganar las elecciones, Mato tramitó la nacionalidad brasileña que rápidamente le otorgó ese 16 de junio la jueza federal Marila da Costa Pérez Coccaro.

HERMANDAD “CÓNDOR”
Mato dejó un pie en Rivera y tuvo el otro listo para saltar a Brasil. Supo qué hacer desde 2004 cuando, solidario con la hermandad Cóndor, dio cobijo a su amigo “Manucho”, el ex amante de su esposa. El coronel Manuel Cordero debió fugar de Uruguay en 2004, acusado de un delito de apología de la tortura, y permaneció en el país norteño durante seis años, cuando fue extraditado a pedido de la justicia Argentina en el marco de la causa Plan Cóndor. “El burro” fue quien desde las sombras conectó a Cordero con el abogado Julio Favero, quien ahora es su propio defensor legal.

Juliana De Sarro se convirtio en activa militante del Foro Libertad y Concordia que defiende a los militares presos

Juliana, en cambio, mantuvo en estos años un mayor protagonismo, participando de las reuniones sociales y conspirativas que en las fuerzas armadas comenzaron en 2006, cuando fue encarcelado el primer grupo de represores de la dictadura. De Sarro es hoy una activa militante de las páginas que reivindican la dictadura desde las redes sociales o atacan al "populismo" o a los miembros izquierdistas del Foro de San Pablo. Se ha constituido en una firma destacada del Foro Libertad y Concordia, que surgió en 2010 como vocero de los militares imputables por muertes en prisión de dictadura.

EL PLAN DE FUGA
Doña Argelia Narbondo de Mato falleció el 11 de noviembre de 2003 y fue enterrada en el cementerio de Rivera. Hubo un aviso fúnebre de la Promoción Ventura Fernández de la Escuela Militar. Dos días después, 13 de noviembre, Pedro Mato sacó un certificado sobre su opción por la nacionalidad brasileña. Sabía lo que tenía que hacer y lo que le faltaba lo terminaría de aprender acompañando a su compadre Cordero, o a través de la peripecia del capitán de navío Jorge Troccoli, quien tramitó la nacionalidad italiana en los noventa y recién se fugó en 2007.

En 2003 Mato tramitó su ciudadanía brasileña preparando el plan de fuga.

a alarma sonó diez años después, el 19 de abril de 2013, cuando el Observatorio Luz Ibarburu logró que se reanudara la investigación del homicidio de Luis Batalla. El expediente pudo ser desarchivado gracias a la resolución que a mediados de 2011 el presidente José Mujica firmó para anular los 88 actos administrativos con los que el Poder Ejecutivo había implementado la Ley de Caducidad durante los gobiernos anteriores. Mato supo que sería citado y que podía ser procesado junto a sus camaradas Héctor Rombys, Washington Perdomo y Uber Jara Larrosa.

PINZA” JUDICIAL
Para colmo, dos meses después, en junio de 2013, Mato confirmó que (a instancias del activista brasileño Jair Krischke) su nombre estaba en la lista de uruguayos requeridos por el fiscal Gianncarlo Capaldo para enjuciarlo en la causa sobre el Plan Cóndor que doce años antes había comenzado a investigar en el Tribunal de Roma. Incluso, sabía que otro camarada, el coronel Antranig Ohannessian, ya había sido detenido por Interpool en Buenos Aires debido a la orden de captura internacional emitida por Italia. La justicia comenzaba a hacerle un cerco.

El activista brasileño por los derechos humanos Jair Krischke denunció la fuga de Mato al fiscal Gianncarlo Capaldo en Italia.

La fuga se aceleró por la citación del Juzgado Penal de 9º Turno en la indagatoria del homicidio Batalla. Mato y De Sarro prepararon entonces sus maletas para mudarse al otro lado de la frontera. El militar no acató una citación judicial y se mudó en vísperas de Navidad, antes que la jueza Riero Fernández ordenara su conducción por la fuerza policial. El 23 de diciembre de 2013, el abogado Favero presentó en Brasilia un Habeas Corpus ante el ministro Joaquim Barbosa, presidente del Supremo Tribunal Federal brasileño, para que Mato, brasileño, no pueda ser detenido por Interpool.

El abogado Luis Favero presentó un recurso de Habeas Corpus en Brasilia para que Interpool no lo detuviera.

CONSTANCIA DE VIDA Cuando hace un año se denunció la fuga de Pedro Mato, algunos medios recordaron la situación generada con el coronel Manuel Cordero, que era buscado internacionalmente por el juzgado penal que lo acusaba de apología de la tortura, pero su paradero había estado siempre en conocimiento del Ministerio de Relaciones Exteriores. Todos los meses el canciller Didier Opertti, había estado autorizando el trámite consular por el que se certificaba que el prófugo, mayor de 70 años, estaba vivo y se permitía el pago de sus haberes jubilatorios. Hasta un préstamo del BROU pudo sacar.

Como ocurrió con el coronel Manuel Cordero, la cancillería sabe dónde están los prófugos por las "constancias de vida"


En enero de 2014 el corresponsal de Canal 12 en la ciudad de Rivera informó que “en el consulado uruguayo de Santana do Livramento, Mato no ha realizado ningún trámite como la fe de vida, documento que prueba que el coronel está vivo, y de esa manera un apoderado puede cobrar su jubilación (...) Este fue el documento que el también retirado Manuel Cordero tramitó en el consulado y de esa manera su apoderado cobraba su jubilación militar en Uruguay”, recordó el periodista de Teledoce, según publicó en su web la televisora.

FIRMAN: LUIS Y PEPE
La persona responsable de dar trimestralmente la "fe de vida" ("revista de existencia" le denominan en el Servicio de Retiros y Pensiones Militares de las Fuerzas Armadas) para que Mato pueda cobrar sus haberes, fue confirmada como Cónsul de Livramento el 23 de diciembre de 2013, según el Asunto Nº 750/2013 que luce las firmas del Ministro de Relaciones Exteriores Luis Almagro y del Presidente de la República José Mujica. El mandatario y el canciller aceptaron la recomendación de la "Comisión de Destinos" de esa Secretaría de Estado y designaron en el cargo a la Dra. Liselott Sarli Pose.

La resolución firmada por el canciller Luis Almagro y el presidente José Mujica, designa a Lisolett Sarli como Cònsul en Livramento.

Liselott es la hermana del coronel Wellington Sarli Pose, quien junto a sus camaradas de Ejército Tomás Casella y Eduardo Radaelli, fueron procesados en Santiago de Chile, culpables del secuestro del científico chileno, cuyo cuerpo fue encontrado en las dunas de El Pinar en 1995, tres años después de que intentara fugar de su secuestro en la propiedad que los hermanos Sarli tenían en Parque del Plata. Un un incidente que derivó en escándalo parlamentario: el canciller Sergio Abreu mostró entonces una falsa foto del chileno con un diario de la fecha, supuestamente en Roma.

RECUERDOS DE CUBA
La diplomática Sarli Pose es recordada por su desempeño como consejera y agregada cultural de la embajada uruguaya en La Habana a principios de los años noventa, cuando acompañaba en sus tareas al Embajador Alberto Voss Rubio, recordado a su vez por haber sido el autor del texto codificado "C194/24 Z" por el que la cancillería uruguaya aprobaba lo actuado por la embajada y el consulado de Buenos Aires en el marco del secuestro y asesinato de Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruíz en mayo de 1976.


A la consejera Sarli Pose también la recuerdan integrantes de una delegación de estudiantes de la Asociación Social y Cultural de Estudiantes de la Enseñanza Pública (ASCEEP) que a fines de los ochenta viajaron sin visa a Cuba en un contacto de intercambio. Cuentan que en una actividad organizada por el Departamento América cubano, la diplomática llegó a exigir a los gritos el nombre de los estudiantes uruguayos que se encontraban en la reunión. Miembros del Ejecutivo cubano se vieron en la necesidad de advertirle que no tenía poderes fuera del territorio del Embajada...

DESDE MIAMI A RÍO
Luego de sus servicios desde la misión en la Cuba comunista, Liselott fue recompensada al recibir una asignación al otro lado de la balsa: el consulado uruguayo en Miami, Estado de Flórida, United States of América (USA), bajo el mando del cónsul general Jorge M. Carvalho Santini. Amigos y enemigos le recuerdan de las actividades sociales y comerciales que la diplomática impulsó desde el Bulevar Ponce De León Nº 1077, en la localidad de Coral Gables, en el condado de Miami-Dade, al sur del área metropolitana.


Desde Livramento la pareja prófuga mantiene un lobby político y social que los apoya y cubre en su fuga.   Ante la prisión de su hermano, Liselott quedó a cargo de su madre, María Rosa Pose Vecino, quien falleció en octubre de 2010 en Río de Janeiro, donde su diplomática hija estaba asignada en misión. Permaneció allí (Resolución Nº 896 del 14 de junio de 2011) hasta el 31 de enero de 2012. Finalmente, la doctora Sarli Pose pasó a residir en la ciudad de Santana do Livramento, fronteriza con Rivera, departamento en la que el líder del Partido Colorado, Pedro Bordaberry postulará a la intendencia a Ximena Piqué Machado... una amiga facebook de Juliana De Sarro.






1 comentario:

  1. Y esto todo en que resultó?.. me interese en el caso.. saludos.

    ResponderEliminar