viernes, 28 de septiembre de 2018

Las sorpresas de UPM2




El 51% de la inversión total de la planta… estará a cargo de Uruguay

26 septiembre 2018

Entrevistado en Rompkbzas, el doctor William Yohai explicó los detalles de su análisis sobre todas las variables económicas del proyecto. “Cuanto más se sabe de este negocio, más claro resulta que será ruinoso para el interés nacional”.




El gobierno afirmó hace algunas semanas haber culminado la "segunda fase" de las negociaciones previstas en el acuerdo firmado con UPM para la eventual instalación de una nueva planta de pasta de celulosa en el Uruguay.

Pero, cuando parecía que estaba todo dicho en torno al tema, las sorpresas continúan. Un completo análisis de todas las variables económicas del acuerdo demostró algo muy llamativo: el 51% de la inversión total prevista para que la planta pueda hacerse realidad........ estará a cargo del Estado uruguayo.

Así se desprende de un trabajo realizado por el doctor William Yohai. Ex integrante de la Red de Economistas de Izquierda, está vinculado hoy al Movimiento Uruguay Sustentable.

Entrevistado en Rompkbzas, explicó los detalles de su estudio.

El informe comienza puntalizando que contrato eléctrico le significa a UPM un subsidio por 1450 millones de dólares, dado que UTE se compromete a pagar 72,5 millones anuales por una energía que no va a necesitar. El ente utilizó en 2017 apenas el 4% de su capacidad de generación técnica. La demanda de energía eléctrica entre 2000 y 2017 creció, punta a punta un 20%. Es esperable, por tanto, que para 2037 haya crecido otro tanto.

Faltan, entonces, bastantes años para que UTE realmente necesite nuevas fuentes de energía, apunta Yohai. Sin embargo, la eventual instalación de UPM2 puede adelantar ese proceso. La cláusula del contrato que obliga a ROU a garantizar un flujo mínimo del Río Negro provocará una caída de la capacidad generadora de las represas sobre el mismo. Según expresó el senador Luis Lacalle en llamado a sala de noviembre del año pasado los servicios técnicos de UTE cuantifican esa pérdida entre 45 y 160 millones de dólares anuales. Lacalle afirmó también que el dragado del puerto de Montevideo costaría 30 millones de dólares. El viaducto sobre el acceso ferroviario al puerto, más el traslado del puerto pesquero a Capurro costarían otros 250 millones.

Según manifestaban un día sí y el otro también jerarcas oficiales el ferrocarril costaría 700 millones de dólares.

Basándose en el costo a valor actual más una tasa de interés del 4.5% del contrato eléctrico (943 millones), el viaducto y traslado del puerto pesquero y el ferrocarril, el doctor estimó que la inversión de Uruguay será de 1900 millones de dólares.

Si se agrega lo informado por Lacalle habría que agregar otros 45 a 160 millones por pérdida de generación de UTE y 30 millones anuales por el dragado.

Por otra parte, este mes se abrió el sobre de la única oferta en carrera para construir la obra ferroviaria. Los medios de prensa siguen informando que la obra tendrá un costo de 800 millones. Lo que no se aclara en forma suficiente es que ese sería el costo para la empresa contratista. Al Estado uruguayo la obra le costaría más de 2000 millones.

En efecto, como indicio valga el dato de que Diego Pini, representante de la empresa española ACCIONA que fue dejada fuera del proceso licitatorio, afirmó que su propuesta es 8.3% más barata que la del grupo ganador, liderado por SACEEM, y que ello representa unos 168 millones de dólares menos. Una sencilla regla de tres, dice Yohai, da que el costo para Uruguay sería de 2.024 millones.

A fin de hacer una cuenta lo más objetiva posible con la información disponible, Yohai descontó los pagos que, incluyendo el peso estimado de los trenes vacíos, UPM debería hacer a ROU por el uso de las vías a razón de 0,05 dólares por tonelada bruta kilómetro.

Esta cifra, alrededor de 2545 millones de dólares, representa más que los 2.000 millones de euros que promete invertir UPM.

De acuerdo a estos datos Uruguay estaría invirtiendo un 51% del de los 4948 millones de dólares que, se calcula, constará la inversión total.

Si los precios actuales de la celulosa se mantuvieran, la planta UPM2 generaría ganancias anuales por alrededor de 1.000 millones de dólares. La recuperación de la inversión tendría lugar en algo más de 2 años. Todo un récord a nivel internacional.

Uruguay, dice Yohai, recibiría una cifra ínfima de impuestos. Trabajarían unas 2.500 personas durante 2 años. Quedarían unos 500 puestos de trabajo permanentes.

“En suma: cuanto más se sabe de este negocio más clara resulta su condición de ruinoso para el interés nacional. Entiendo que hasta que no se firme el contrato con el consorcio para la construcción del ferrocarril hay tiempo para revertir todo esto. Después, probablemente será demasiado tarde”, concluyó Yohai en su trabajo.

>>>  Cuando parecía que todo estaba dicho

Autor: William Yohai
22 de setiembre 2018
Hace varias semanas parecía que nada nuevo iba a aparecer en torno al negocio que surge del contrato ROU-UPM.
Decíamos que el contrato eléctrico significaba un subsidio por 1,450 millones de dólares (mmdd) dado que UTE se comprometía a pagar 72.5 mmdd anuales por una energía que no iba a necesitar. Recordemos que durante 2017 UTE utilizó apenas un 4% de su capacidad de generación térmica.
La demanda de energía eléctrica entre 2000 y 2017 creció, punta a punta un 20%. Es esperable, por tanto, que para 2037 haya crecido otro tanto. Faltan, entonces, bastantes años para que UTE realmente necesite nuevas fuentes de energía. Sin embargo, la eventual instalación de UPM2 puede adelantar ese proceso. La cláusula del contrato que obliga a ROU a garantizar un flujo mínimo del Río Negro provocará una caída de la capacidad generadora de las represas sobre el mismo. Según expresó el senador Luis Lacalle en llamado a sala de noviembre del año pasado[1] los servicios técnicos de UTE cuantifican esa pérdida entre 45 y 160 millones de dólares anuales. Lacalle afirmó también que el dragado del puerto de Montevideo costaría 30 mmdd. El viaducto sobre el acceso ferroviario al puerto, más el traslado del puerto pesquero a Capurro costarían unos 250 mmdd.
Según manifestaban un día sí y el otro también jerarcas oficiales el ferrocarril costaría 700 mmdd.
Basándonos en el costo (a valor actual tasa de interés 4.5%) del contrato eléctrico (943 mmdd.), el viaducto y traslado del puerto pesquero y el ferrocarril estimábamos la inversión de Uruguay en el orden de 1900 mmdd.
Si agregamos lo informado por Lacalle habría que agregar otros 45-160 mmdd (perdida generación UTE) y 30 anuales por el dragado.
Faltan en esta cuenta obras viales, interconexión eléctrica, fortalecimiento de DINAMA, reforma educativa ad-hoc, etc.
El 4 del corriente se abrió el sobre de la única oferta en carrera para construir la obra ferroviaria. Los medios de prensa[2] siguen informando que la obra tendrá un costo de 800 mmdd. Lo que no aclaran  es que ese sería el costo para la empresa contratista. Al estado uruguayo la obra le costaría más de 2.000 mmdd. En efecto, como indicio valga  el dato de que Diego Pini, representante de la empresa española ACCIONA que fue dejada fuera del proceso licitatorio, afirmó que su propuesta es 8.3% más barata que la del grupo ganador, liderado por SACEEM, y que ello representa 168 mmdd. menos. Una sencilla regla de tres da que el costo para nosotros sería de 2.024 mmdd. Por lo que hemos podido investigar el plazo de pago de esta suma sería de 15 años, a razón de 134,940 mmdd. anuales. El valor actual a una tasa de 4.25% (utilizada como base en los informes que figuran en página del MEF al respecto) da 1.583 mmdd.
Una suma provisoria, con los elementos anteriores daría[3]:
INVERSION ROU PLANTA UPM2 (PARCIAL) MMDD
FERROCARRIL
1583
PAGOS UPM A ROU USO VIAS
-553
CONTRATO ELECTRICO
943
VIADUCTO P. PESQUERO
250
DRAGADO

322
TOTAL
2545
Como se observa, a fin de hacer una cuenta lo más objetiva posible con la información disponible, hemos descontado los pagos que, incluyendo el peso estimado de los trenes vacíos, UPM debería hacer a ROU por el uso de las vías a razón de 0,05 dólares por tonelada bruta kilómetro.
Esta cifra, alrededor de 2.545  mmdd. representa  más que los 2.000 millones de euros que promete invertir UPM. A título  ilustrativo damos  a conocer el cuadro de la inversión ROU sin descontar, o sea, sumando simplemente los desembolsos anuales.
INVERSION ROU (parcial) sin descontar
Ferrocarril
2024
Pagos UPM a ROU uso vías
-772
Contrato eléctrico
1450
Viaducto p. pesquero
250
Dragado

450
Total
3402
De acuerdo a estos datos Uruguay estaría invirtiendo un 51% del total (4.945) de la inversión.
Como frutilla de la torta:    utilizando los datos de[4] que informa las ventas de celulosa durante el primer semestre, elaboramos el cuadro de más abajo:
PRIMER SEMESTRE 2018
837,000,000
VOLUMEN

1,150,000
PRECIO IMPLICITO (tonelada)
728
COSTO

300
GANANCIA POR TONELADA
428
GANANCIA SEMESTRE
492,200,000
GANANCIA ANUAL (proyección)
984,400,000
UPM
492,200,000
Los números representan dólares de EEUU.
Si estos precios se mantuvieran la planta UPM2 generaría ganancias anuales por alrededor de 1.000 millones de dólares. La recuperación de la inversión tendría lugar en algo más de 2 años. Todo un récord a nivel internacional.
Uruguay recibiría una cifra ínfima de impuestos. Trabajarían unas 2.500 personas durante 2 años. Quedarían unos 500 puestos de trabajo permanentes[5]
La propaganda oficial trata de convencernos de que el ferrocarril que se planea a) estaba ya en los planes del gobierno, no se hace a exigencia y medida de UPM. b) Servirá para transportar la producción de grandes zonas del país al puerto de Montevideo.
Respecto al primer punto diremos que es una falsedad. Cuando el gobierno, al principio, mencionó sus planes inversión en infraestructura no lo mencionó. Respecto al segundo: si bien no se conocen públicamente los planos (hasta donde sabemos) de la construcción, no parece haberse previsto las obras complementarias para viabilizar ese transporte, nos referimos por ejemplo a ramales hasta las estaciones desde las plantas de silos. Además, el contrato es claro: UPM dispondrá del uso de las vías las 24 horas de los 365 días del año. No se puede descartar que las nuevas infraestructuras transporten algo más que la celulosa y los insumos que necesita UPM, además de los trenes vacíos. Es muy dudosa la entidad que alcance dicha utilización.
En suma: cuanto más se sabe de este negocio más clara resulta su condición de ruinoso para el interés nacional. Entiendo que hasta que no se firme el contrato con el consorcio para la construcción del ferrocarril hay tiempo para revertir todo esto. Después, probablemente será demasiado tarde.


[1]     https://www.youtube.com/watch?v=ncKy6yOaux4
[2]     Por ejeemplo: https://www.elobservador.com.uy/nota/se-abrio-la-oferta-para-el-ferrocarril-central-y-acciona-presento-recurso-contra-el-gobierno-201894135435
[3]     Se asume: a)La pérdida para UTE por flujo mínimo del Río Negro, promedio de las cifras manejadas por Lacalle daría entre 45 y 160 millones de dólares anuales. No la consideramos dado que mayoritariamente sería absorbida por la energía que la planta entregaría a UTE en el marco del contrato eléctrico.  b)Dragado: misma fuente.  c) viaducto y traslado puerto pesquero declaraciones del presidente del puerto de Montevideo.
[4]     Revista ARU Nº 193-Forestación Nº 3 /2018 página 14
[5]     Ver al respecto www.resonandoenfenix.blogspot.com UPM2 EL EMPLEO: Anatomía de la mentira.


>>> Charlas de ayer y lo que se viene



Por Marcelo Marchese

Gracias a los expositores y a todos los que fueron a nuestra primera charla en Montevideo. No quedó espacio para la intervención del público, pero su atención fue reconcentrada. Cada cual se habrá ido a su casa, presumo, con la certeza de que nos enfrentamos a un contrato al mismo tiempo, macabro, ridículo y funesto. Hay que felicitar a nuestro superior gobierno, y a sus jefes de UPM, por haber unido estas tres palabras en un sólo haz. Sea de esto lo que fuere, para evitar un nuevo desembarco, nos encontramos de nuevo el 11 de octubre a la hora 11 en Presidencia, presentando una nueva tanda peticiones. En la primera, entregamos 5000, ahora, debemos llegar a las 10000, reeditando la historia del creador del ajedrez. Cuando el inventor se lo presentó al rey, el rey le preguntó qué quería a cambio: “Un grano de arena en el primer casillero, pero duplicado en el segundo y así sucesivamente” El rey aceptó y a la postre, hubo de entregarle el reino y en ese asunto estamos nosotros, vamos a por el reino.

¡ARRIBA UPM2 NO!



>>> OTRO APORTE DE JOSE LUIS PERERA A LA REFLEXIÓN

y les seguimos cambiando oro por cuentas de vidrio y damos nuestra riqueza por sus espejos con brillo (Gabino Palomares)

La nueva planta de UPM (UPM2) en Uruguay, pasará sin dudas a la historia como una de las acciones más cipayas de gobierno alguno de este bendito país. De las iniciativas más vergonzosas e indignantes, tal vez solo comparable a aquella del primer gobierno del hoy presidente Vázquez, la búsqueda afanosa de un TLC con los Estados Unidos.
Es un negocio en el cual perdemos en un montón de rubros: en soberanía alimentaria (miles de hectáreas que dejan de producir alimentos para producir árboles que producirán pasta de celulosa); la empresa generará leyes laborales aplicables en todo el territorio; la empresa decidirá sobre temas de educación (hasta preparará los educadores que educarán según sus parámetros a nuestros hijos); en calidad ambiental (deterioro del ecosistema), en pérdida cultural y social (gente que sigue abandonando el campo y sus saberes para vivir en la capital), seguimos extranjerizando la tierra, principal medio de producción (hoy medio Uruguay pertenece a extranjeros, y los mayores latifundios pertenecen a empresas papeleras), modificamos el río para abastecer de agua a la empresa, que consumirá más agua que todos los uruguayos juntos.
Un acuerdo que por si fuera poco es tan transparente como un vidrio esmerilado. Por fuera de los controles del Parlamento y de la ciudadanía, con informes que divulga el gobierno pero que provienen de empresas privadas que trabajan para UPM, con licitaciones que comienzan turbias como la del ferrocarril de UPM (es un ferrocarril para uso privado que pagamos todos nosotros), con cifras que hoy son unas y mañana otras (se anunció con bombos y platillos que UPM invertiría 4 mil millones que al final resultaron 2.400), etc.
Aún aquellas cosas que suponen una ganancia para el país, para los uruguayos (pongamos por caso la generación de empleo), se pueden relativizar apenas uno las mira desde otra óptica, desde una más sensata. Digamos por ejemplo que hoy Río Negro (lugar en donde está instalada UPM) es el departamento con mayor desocupación, más allá de todos los versos. Digamos también que la mano de obra en la extracción (en los bosques) ha ido disminuyendo en los últimos diez años (sí, disminuyendo, a pesar de las pasteras). Nos queda el ferrocarril, nos dirán; sí, un ferrocarril que estará a disposición de UPM las 24 hs los 360 días del año (eso figura en el acuerdo firmado) durante 20 años. Se generarían por este emprendimiento unos 1.500 empleos permanentes en 20 años, nos dirán. Pero si los 2.600 millones de dólares que invertimos los uruguayos en esta obra, los invirtiéramos en vivienda, por ejemplo, se generarían 3.000 (el doble de empleos), más los inducidos (los que ya sabemos que mueve la construcción), a la vez que estaríamos solucionando un problema social.
En definitiva entonces, estamos ante un negocio fantástico y brutal (solo que no precisamente para los uruguayos):
- Nos hacemos socios de UPM
- ellos invierten el 49% y nosotros el 51%
- ellos recuperan la inversión en menos de dos años (record planetario en empresas de este porte), nosotros tal vez dentro de 20 años nos quedaremos con un ferrocarril.
- ellos obtienen una ganancia de 31mil millones de dólares en 20 años, nosotros...nada...cero peso. Tal vez tengamos pérdidas, si les compramos energía a un precio mayor del que nos cuesta producirla a nosotros mismos.
Pero si todo esto no fuese ya de por sí tremendamente ridículo y vergonzoso, hay algo todavía peor. Sí, peor que todo lo ya dicho: la empresa no vino a nuestro país a pedir para invertir, no, la fuimos a buscar, prácticamente a rogarles que vinieran a hacer dinero a costillas nuestra. Hace exactamente cuatro años, la prensa anunciaba: “El presidente de Uruguay, José Mujica, viaja hoy a Finlandia para una visita oficial que tiene como objetivos impulsar la instalación de una nueva gran papelera en el país”. Aquello que canta la canción maldición de Malinche: “nos siguen llegando rubios y les abrimos la puerta”, en este caso sería: ahora vamos a buscar a los rubios y los esperamos con la puerta abierta de par en par.







0 comentarios:

Publicar un comentario