sábado, 13 de marzo de 2010

Carta a Raúl "Bebe" Sendic



-- Querido Bebe: He elegido una forma diferente de llegar a ti; escribirte. Podrá parecer ridículo, pero si lo piensas bien, no lo es.

La necesidad de comprender, analizar, repasar el pasado para encarar el presente, se hace pesada sin tu palabra, incluidos tus silencios, que por cierto gritaban en nuestros oídos.


"Yo no se si tendrá cielo la eternidad", como dice la canción, pero te imagino en el algún lugar, cercano a un río, debajo de un árbol, cebando mate, compartiéndolo con aquellos que levantaron vuelo detrás de la utopía.


Y, aquí estamos nuevamente un 16 de marzo sin tu presencia física, pero en el corazón de todas y todos aquellos que seguimos el mismo sueño, la misma lucha.

Y hoy, te necesitamos, hoy, quisiéramos tenerte al frente, despejando dudas, hablándonos frente a frente.

Necesitamos de tu voz y tu sonrisa, de tu aliento.

Este marzo tan particular, con un nuevo presidente.


Sí, Bebe, ¡El Pepe, presidente...!

Un presidente a "la Harvard", con menú del Consenso de Washington, y del "capitalismo light".

Un "hombre abierto" a las propuestas del capital, buscando entregar aún más el país al capital extranjero. Con una "reforma agraria", a la inversa. Con un Uruguay con menos territorio y mucho menos conciencia.

Se me ocurre preguntarme en estos momentos, si tus pagos de Chamangá, allá en Flores, aún nos pertenecen, o no. Con tanta zona franca, es cada vez más difícil saber lo que es nuestro.


Aquí no acaba la cosa, Bebe, y te diré francamente, creo recién comienza.

A este hombre, nada tiene que ver con el que conociste, y el que dejaste al irte a París, éste, el presidente, ahora amnistiará a los mélicos, les abrirá las puertas de la cárcel a los pocos que llevó presos, muy a pesar.

Tiene el respaldo de otros, otros que como él, en otras "dimensiones del pasado", llamábamos compañeros.

¿Te lo imaginaste alguna vez? A muchos nos gustaría saber tu respuesta.


Como siempre Bebe, tuviste razón, entrar en el juego electoral de la burguesía no era, ni es el camino.

Pero estabas "loco", y allí te dejaron, con tus sueños de tierra "Pal que Trabaja", con todo aquello que dijiste reiteradamente y afirmaste en el Franzini.

Así nos vemos. Con un Frente Amplio, tan amplio que cabe la milicada, abrazados torturadores y torturados, y una ex defensora de presos políticos, dudando de las torturas, de las muertes, dudando, Bebe, dudando.

Mejor dicho, afirmando que no existieron, sí, Bebe, Azucena Berrutti.

De los jueces, fiscales, del Poder Judicial ni que hablar, Bebe, ni que hablar. Todos (casi) emparentados, por sangre o compromiso, con los represores de la dictadura.


¿Y las cárceles Bebe?, las cárceles a las que condenan al pobre, al que nada tiene, al producto del capitalismo menos light, y el light, progresista frenteamplista.

Peores, Bebe, peores de las que en tiempos de dictadura, por donde pasaron algunos elementos que hoy están sentados a la derecha del dios todo poderoso del imperialismo y ocupando puestos de gobierno.

Todo se archiva en este gobierno "popular y progresista".

Se archiva en la memorias del olvido que quieren imponer, en la falta total de conciencia de un pueblo que protesta puerta adentro, pero que los sigue, los acompaña, los aplaude y espera mansamente alguna dadiva de las que ofrece el Fondo Monetario para "apalear la pobreza".


A groso modo este es el panorama, Bebe, ¿te das cuenta el porque de la carta?


Pasan otras cosas en nuestra América, Bebe. En Honduras por ejemplo se ha dado un golpe militar, pero democrático, así como me oís. Primero dan el golpe, luego llaman a elecciones, a pesar de que la gran mayoría no optó por el voto, (algo a tu gusto, pero aún no llegamos ahí), pero son considerados los nuevos mandatarios como legítimos.

El imperialismo aprende, cosa que la izquierda parece ser, sigue en pañales.

El Pueblo Hondureño se ha levantado en Resistencia. Una resistencia pacífica pero bien encaminada.

Hoy, justamente, vi una entrevista a una de las abuelas de la Resistencia, con sus 80 años Bebe, al Frente, Resistiendo, como lo viene haciendo desde hace más de 60 años, en favor a la lucha de las mujeres, Sufrió cárcel, persecución, pero esta valerosa abuela, sigue el camino emprendido en su juventud.

Otra de las cosas positivas, es que la modernidad, nos ha dado la oportunidad de comunicarnos de alguna manera.

Y algunos "locos y loquitas", solemos plantear la problemática que vivimos por este medio.

Lo positivo, en cuanto a Uruguay se refiere, es que nuevas voces se hacen oír y asimismo se comienza a rescatar historias nada o poco conocidas, que tanta falta nos hacen.

Historias, reales, vividas en los primeros años del surgimiento de la lucha que tú comenzaste en Salto por el 59 fundando junto a otros trabajadores rurales la Unión de Regadores y Destajistas del Espinillar, en la fundación de UTAA en Bella Unión, y las marchas cañeras, las medida prontas de seguridad, tu paso a la clandestinidad.


De ahí Bebe, aún hay compañeros que pueden aportar sus experiencias, la misma convivencia contigo, y que son tan necesarios para escribir poco a poco la verdadera historia de lo que fue el Movimiento de Liberación Tupamaros.

Poco a poco lo vamos rescatando, en lo que llamaría la Columna de la Posta Porteña.

Ahora vamos rescatando la memoria de Lucho Delpino, y junto a ella la de otros compas.

Rescatar la memoria de ellos es rescatar tu memoria.

Tu memoria Viva, Verdadera, para que vuelva a latir en los corazones de los jóvenes de nuestra América.


Por estas razones y muchas más que dejo para otra, te escribo la carta.

Tú día son todos los días de rebeldía, pero este 16 seguirás Presente, como antes, como Siempre.

Te saluda

Pelusa, la flaca de siempre.

0 comentarios:

Publicar un comentario