jueves, 30 de diciembre de 2010

Anónimo dejó otro mensaje



El día del golpe de estado, martes 11 de Sept. de 1973, en Arica, asumió como máxima autoridad militar y representanta de la Junta Militar Golpista, el coronel ODLANIER MENA SALINAS, de quien el capitán RICARDO GAETE era su secretario ayudanta y el capitán PATRICIO VARELA, encargado de Relaciones Públicas.
En esa fecha se constituyó un "Tribunal Militar en tiempo de Guerra". Sus integrantes eran el coronel ODLANIER MENA SALINAS, el Juéz civil del segundo juzgado HUMBERTO RETAMAL A. y el teniente coronel MARIO CARRASCO GONZALEZ, en calidad de "fiscal". También, este mismo día, se constituyó el "Consejo de Guerra", estaba compuesto por los teniente coronel de ejército EDUARDO OYARZUN SEPULVEDA y WALTER LUTHER MELCHER
los mayores de ejército JULIO SALAZAR LANTERI, HUGO SEPULVEDA FUENTES y LUIS AGUAYO BENARD.
Por orden de la máxima autoridad militar, coronel MENA SALINAS, la rama del ejército conocida como "Servicio de Inteligencia Militar" (SIM) sería el ente u órgano responsable de los detenidos políticos (vigilancia, interrogación).
El teniente coronel EDUARDO OYARZUN SEPULVEDA, oficial de seguridad y segundo comandante del regimiento Rancagua, formó dos grupos con personal del SIM: comando uno,operativo, al mando del mayor JULIO SALAZAR LANTERI y comando dos, inteligencia, al mando del mayor LUIS AGUAYO BENARD. Estos dos últimos tenían comunicación directa con el coronel MENA SALINAS.
Entre los detenidos se corría la voz que el grupo encabezado por AGUAYO BENARD, secundado por el capitán PATRICIO PADILLA y los sub-oficiales JUAN CERECEDA LAWSON, JOSE LUIS CATALAN, LUIS CARRERA BRAVO, PEDRO FUENTES CARRASCO, SERGIO MERCADO VALENZUELA, JOSE MENDOSA MONSALVE y RENE BRAVO LLANOS, eran los encargados del trabajo más brutal de la represión (tortura, violación sexual
asesinato).
Estando detenido en el regimiento, conocí a Rubén, trabajador de la municipalidad, él me contó que el día 12 de Sept. había sido arrestado junto a otros funcionarios algunos de los cuales, días antes, fueron trasladados a la cárcel pública
en ese grupo hiba Mónica Benaroyo.
En el mes de Julio, por un asunto netamente laboral, conocí a Mónica, traté con ella en dos oportunidades, no más de cinco minutos cada vez; la última ocación en que a la distancia la divicé, fue cuando la traian a la fiscalía militar que funcionaba al interior del regimiento.
Entiendo que todos los militares involucrados en estos hechos aún viven, varios de ellos en la misma ciudad de Arica. También sé que tres de ellos cumplen condena por otros crimenes cometidos en aquel entonces: Odlanier Mena S.
Luis Carrera Bravo y René Bravo Llanos, están en la prisión "Punta Peuco".



Era afiliada al PCU. La historia de Mónica Benaroyo, la uruguaya desaparecida en Chile en 1973
Un baúl de sueños asesinado en Arica
El cuerpo de la ciudadana uruguaya Mónica Benaroyo fue encontrado decapitado y momificado en el desierto de Arica. Todavía tenía ropas y una caja de cigarrillos. La Comisión para la Paz no pudo confirmar su desaparición. Era afiliada al PCU, según el prontuario de Inteligencia policial.


ROGER RODRIGUEZ

Mónica Cristina Benaroyo Pecu había nacido en Bucarest, Rumania, en abril de 1925.Tiene una hermana, Fernanda, un año mayor. Eran hijas del embajador de Irán (Persia) en la capital rumana, pero debieron emigrar cuando, luego de la segunda guerra mundial, rusos y británicos derrocaron al Sha Reza Khan. "Monique", como le decían sus amigos y conocidos, era ciudadana legal uruguaya desde 1954 y se destacaba por haber conocido el mundo gracias a ser hija de diplomáticos. Dominaba siete idiomas. Además del persa paterno y el rumano materno, sabía inglés, italiano, francés, alemán y español. Su conocimiento en idiomas fue lo que le permitió conseguir trabajo en el telégrafo Italcable de Montevideo, donde trabajó hasta 1973. En los años sesenta comenzó a estudiar en la Facultad de Humanidades, donde obtuvo su título de Licenciada en Filosofía, en la cátedra del profesor Emilio Oribe. "Je suis persianne", se presentaba aquella mujer pequeña, de pelo enrulado, que vestía diferente a los universitarios de la época. No tardaron en bautizarla cariñosamente "la persiana". Su soledad es lo que recuerdan sus compañeros. Tenía una triste melancolía, aunque era vivaz y con buen sentido de humor. Aquella Universidad de los años sesenta terminó por convertir a aquella mujer (mayor que sus compañeros de estudio) proveniente de una clase alta, en una intelectual de izquierda. Un prontuario en la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII) dice que se afilió al Partido Comunista en octubre de 1971.


Soñar Cuba, morir en Arica

Ganó un concurso de monografías sobre la vida del Ché Guevara y terminó becada unos meses en la Universidad de La Habana. Aquella realidad terminó de afirmar sus ideas y fue al intentar volver a Cuba, según algunas fuentes, que viajó a Chile, que mantenía sus relaciones diplomáticas, para tomar un avión. La situación política en Uruguay y un distanciamiento con su hermana, casada con un diplomático, terminaron por llevarla al exterior, según otras versiones. Vendió todos sus muebles del apartamento que habitaba en 25 de mayo y con poco dinero y un baúl repleto de sueños cruzó la cordillera de los Andes. Pero en Santiago su sueño se frustró. Hubo desentendimientos y terminó viviendo en la Casa del Maestro de la capital chilena esperando confirmación de una invitación desde La Habana. Tuvo que conseguir empleo en una firma de Arica, donde se radicó. Terminó trabajando en cultura para la municipalidad. Mónica Benaroyo también tenía un hermano de crianza, Enrique Colman, hoy de 85 años, que es el único familiar que denunció su caso a la Comisión para la Paz durante el gobierno de Jorge Batlle. Enrique había perdido contacto con Mónica luego del golpe de Estado del 11 de setiembre de 1973. Una vez recibió un llamado telefónico de alguien que le dijo haber visto a Mónica en el Estadio de Santiago. Le pidieron dinero y ropas para ella. Se los dio, pero nunca más supo de su paradero. También el embajador uruguayo Roberto González Casal dio esa versión, que ahora se confirma era mentira

ver además:

Anónimo dejó un mensaje

1 comentario:

  1. Pedro Fuentes Carrasco., era un milico Sargento 1ro. de Inteligencia que lo nombran ahí., oriundo de la Ciudad de Quilquen del Ramal de Renaico a Traiguén.,ahí aun quedan famiiares de ese Criminal.

    ResponderEliminar