jueves, 16 de junio de 2011

Niños que trabajan






Informe de INE 2010 sobre el Trabajo Infantil en Uruguay
María Carnevale



Casi 92.000 niños uruguayos trabajan: uno de cada siete

Estudio. Representan 13,4% de la población de 5 a 17 años
MARÍA EUGENIA LIMA

El 13,4% de los niños y adolescentes de entre 5 a 17 años del país trabaja. Son 91.800 niños en total. Esta realidad repercute en su educación: los ocupados tienen mayores tasas de repetición y ausentismo en los estudios que quienes no trabajan.

Entre los adolescentes en edad de estar en el ciclo básico y que solo trabajan, existe una diferencia sustantiva según el área de residencia: representan un 0,8% en el área urbana frente al 4,6% del área rural.

Dos de cada 3 adolescentes varones de localidades de menos de 5.000 habitantes y en el área rural que trabajan repiten al menos un año en la enseñanza, así como también lo hacen más de 6 de cada 10 adolescentes mujeres. Casi la mitad de los niños varones de 5 a 14 años que trabajan en esa área de residencia han repetido algún año de enseñanza.

Esos datos surgen de la primera Encuesta Nacional Especializada sobre Trabajo Infantil (ENTI) del país, hecha por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y financiada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La encuesta se hizo entre setiembre de 2009 y mayo 2010 en 6.131 hogares del país, lo que implicó la entrevista a 10.209 niños y adolescentes.

En 1999 y 2006 el INE ya había recolectado datos estadísticos sobre trabajo infantil, pero no usó la misma metodología que ahora, por lo que los resultados no se pueden comparar para saber la evolución de la problemática.

El 9,9% (68.100) de los niños y adolescentes de entre 5 a 17 años de Uruguay desarrolla actividades consideradas "productivas": comerciales y no comerciales y que se conside- ran trabajo infantil. En tanto, aumenta a 13,4% (91.800 niños) cuando los niños y adolescentes realizan actividades "productivas" además de trabajo doméstico considerado peligroso (las tareas que les ocupan más de 14 horas semanales).

Alrededor de 9.600 adolescentes -mayoritariamente de 15 a 17 años- buscaron trabajo en la semana anterior (semana de referencia de la Encuesta) (5,6%).

De la encuesta también surge que los varones ganan más que las niñas: $ 33,6 la hora, $ 24, 2 la hora, respectivamente.

Alrededor del 75% de los niños que trabaja y tiene menos de la edad mínima permitida para hacerlo (15 años) lo hace en trabajos peligrosos.

Más del 50% de los niños y adolescentes en condición de trabajo infantil pertenece a los quintiles de ingreso I y II (los más bajos) y, a medida que aumenta el ingreso del hogar, baja la cantidad de niños y adolescentes en trabajo infantil. Además, en Uruguay, 1.300 niños y adolescentes realizan actividades de mendicidad (0,2% de la población de entre 5 y 17 años).

Los niños y adolescentes que trabajan viven en casas construidas con materiales de menor calidad que los que no lo hacen; pero no hay diferencia en la tenencia de vivienda y acceso a los servicios básicos de unos y otros.

Un 8,5% de los niños y adolescentes que trabajan lo hacen en trabajos peligrosos. A nivel nacional, la mayor incidencia de trabajo peligroso se debe a la naturaleza de las tareas económicas (6,4%) seguida por las condiciones en las cuales se desarrollan (5,9%).

Dentro de las condiciones de riesgo tienen mayor incidencia: el manejo de maquinaria o herramientas (2,3%) y las cargas pesadas (2,1%).

En relación a las principales actividades que desarrollan los niños y adolescentes en trabajo peligroso, en las áreas rurales se destaca la participación en las actividades agrícola-ganaderas y el comercio al por menor.

En las áreas urbanas, las principales actividades peligrosas son: las vinculadas al comercio al por menor y a la agricultura y ganadería. Y las principales ocupaciones son como peones de la construcción.
¿CUÁLES SON LOS CONCEPTOS?

La Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) es la primera medición sobre trabajo infantil en el país que se hizo con una metodología validada y comparable entre distintos países. Y es la primera que se hace a partir de una encuesta con entrevista a los niños y adolescentes de 5 a 17 años.

Trabajo infantil: No todos los niños y adolescentes que realizan actividades productivas se encuentran inmersos en trabajo infantil. Éste se refiere a formas de trabajo prohibidas y que es preciso eliminar por ser mental, física, social o moralmente peligrosas para los niños y adolescentes o porque interfieren con su educación. Incluye las siguientes clasificaciones: peores formas de trabajo infantil, empleo por debajo de la edad mínima (15 años), servicios domésticos no remunerados peligrosos.

Trabajo peligroso: Es el trabajo que, por su naturaleza o sus condiciones, es probable que dañe la salud, seguridad o moralidad de los niños y adolescentes.

El País Digital

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada