lunes, 8 de julio de 2013

Sospechoso de ser sospechoso

En estas últimas movilizaciones  hemos constatado la presencia permanente, descarada e impune de los servicios de inteligencia  de la policía fotografiando las manifestaciones .


Hugo Bruschi

 En los últimos tiempos, hemos asistido a una práctica que creimos desterrada para siempre, por lo menos durante los períodos de gobierno progresista. Porque "progresar" también implica una Mayor Libertad de expresión, a la hora de hacer valer nuestros derechos, al instante de llevar adelante nuestros reclamos, tanto sean del orden salarial, como de otra índole. Y esa práctica que en otras épocas, era catalogada como propia de estados policiales, hoy se va instalando de modo paulatino, sin mayores sobresaltos. Se trata del fichaje que se lleva adelante contra todos aquellos que se lancen a las calles, para sensibilizar al gobierno y también a la opinión pública. Hecho natural de una Sociedad civilizada, medida que cuenta con el permiso policial correspondiente y por consiguiente un legítimo derecho de la ciudadanía a ocupar un espacio público. Sin embargo, estas medidas llevadas adelante por los gremios, son objeto de una provocación innecesaria, al tomar registros fotográficos de la gente, como si se tratara de potenciales infractores o simples delincuentes. A partir de entonces todo el mundo pasa a ser sospechado. Esto me recuerda una figura jurídica que estuvo muy de moda, durante el período pre-dictatorial y también durante éste. Se trataba de la "casi semi-plena prueba". Es decir no existía prueba, tampoco la semi prueba, era apenas "casi", pero por ese rótulo uno podía terminar procesado. Lo que dicho de otro modo, el individuo era sospechoso de serlo.



Por suerte ese período Negro de la historia del país, ha quedado atrás y hoy la justicia seguramente ya no emplea estas figuras nacidas del miedo al Pueblo, de la necesidad de reprimir cualquier acto de discrepancia. Pero lo curioso de toda esta nueva cacería, contra quienes de algún modo alteran la tranquilidad ejecutiva y parlamentaria, es que se lleva adelante por un gobierno progresista. Por quienes antes fueron víctimas de estas prácticas intimidatorias. La pregunta que surge, es porqué ? Si son los representantes del Pueblo, los que asumirían la defensa de los postergados y oprimidos. Por lo menos eso fue lo que nos dijeron antes de las elecciones y nos dirán seguramente en la próxima. Como se entiende todo esto? Porqué esas provocaciones innecesarias con policías mezclados entre la gente, como si nadie se diera cuenta? Porqué entreverar la baraja adjudicándole a "radicales y extremistas" la responsabilidad de algunos desmanes, cometidos por gente que nada tiene que ver con las organizaciones de derechos humanos, que por otra parte no son "radicales ni extremistas", sino víctimas del extremismo estatal aún no saldado y siempre impune. No será que en definitiva, los verdaderos peligrosos son quienes reclaman justicia y no los que rompen vidrios y saquean algún local comercial? Algo anda mal, Cuando quienes piden fortalecer la justicia que deberá ser igual para todos, son acusados de asonada y vandalismo. Estos no son síntomas de Fortaleza estatal, sino más bien de debilidad. Cuando un gobierno comienza a temer a su Pueblo, ha perdido toda legitimidad y sólo le queda el camino represivo.



Aún no sabemos quien ha instalado este clima de alertas, de despliegues anti-motines e infiltraciones en marchas pacíficas, pero lamentablemente sí sabemos quienes alientan tales comportamientos. Y también sabemos que los epítetos y las etiquetas no siempre proceden del Ministerio del Interior. Para nuestro asombro, esta conducta anti-obrera procede de la misma Central de Trabajadores Cuando se refieren a los docentes, en términos agraviantes. No se está enviando muy Buenos mensajes a padres y alumnos. Dejaría Ud. la educación de sus hijos en manos de "patoreros y patoteras? Pretenden acaso acabar con la escuela pública, en favor de la privada? Y si mañana esa maestra de barrio a quien Ud. bien conoce, a esa docente que muchas veces debe dejar la docencia de lado, para dar el amor que le falta al niño por las causas que sean, a quien muchas veces se les exige tareas inherentes a la Patria de potestad, por gente que no ha entendido que la primera escuela es el hogar, a esa maestra que fue obligada a lanzarce a las calles a reclamar un salario digno. Si en en esa lucha por la dignidad de su profesión fuera atacada, lastimada o tal vez muerta, talvez lo tuviera merecido, pues por "patorera" habría que Darle con el "caño". Y seguramente el hecho pasaría a la página roja, como uno más de la vida cotidiana.





Quien ha introducido este idioma en las relaciones laborales? Seguramente alguien o algunos que creyeron que la actividad sindical, era el trampolín imprescindible a la hora del salto, y que vé con cierta preocupación que el negocio amenaza con el concordato. No perciben que con estas actitudes, están contribuyendo al colapso de las buenas costumbres en el ámbito laboral y dando paso a un autoritarismo que amenaza la reglas de convivencia. Pretenden acaso enfrentar trabajadores contra otros trabajadores? Que en nombre de la izquierda y del movimiento obrero, no se vuelvan a cometer actos aberrantes que le criticamos a la derecha más reaccionaria. Un poco de sensatez, no estaría demás.....





1 comentario:

  1. Bajo la dictadura nos cansamos de pedir a gritos que "habia que desmantelar el aparato represivo",con tantos años de gobierno delFa eso jamass se toco...el aparato de represion sigue en pie,y estoy segura que funciona mejor que nunca

    ResponderEliminar