sábado, 9 de mayo de 2015

Peor que la cárcel


CON PINTAR PABELLONES Y FILMAR SPOT DE TV NO RESOLVEMOS EL PROBLEMA NI CAMBIAMOS EL MODELO, SOLO LIMPIAMOS UN POCO
Valmaggia: Etchepare y Santín Carlos Rossi "son peor que la cárcel"
Publicado el viernes 3 de abril del 2015
El promedio de tiempo de internación en las colonias es de 20 años. El doctor Ángel Valmaggia dijo que los pacientes entran y se quedan hasta su muerte. Contó que en 2004 hubo cinco altas de pacientes en la Santín Carlos Rossi y 49 fallecimientos debido a la avanzada edad de los internos.
Ángel Valmaggia fue presidente de la Sociedad de Psiquiatría del Uruguay entre 1995 y 1999 y entre 2001 y 2005. Además, fue director de las colonias Etchepare y Santín Carlos Rossi durante 9 meses en 2005 y renunció por falta de apoyo político para llevar adelante los cambios que creía necesarios.

Ángel Valmaggia en 810 VIVO


 

Según el experto, solo 20 pacientes de los más de 800 deberían estar internados.
En diálogo con el programa 810 VIVO, recalcó que ambos centros deberían cerrar por violación a los derechos humanos y dijo que los pacientes deberían incorporarse al Sistema Integrado de Cuidados porque deben estar insertos en la sociedad y no internados.
Puso como ejemplo  lo que sucede en Italia, donde desde 1978 estos lugares están directamente prohibidos.
Además, indicó que conviven personas con todo tipo de patologías, lo que hace que en ocasiones los que están en mejor estado abusen de los más débiles y agregó que la existencia de perros en este tipo de instituciones no debe existir.

 

 



Vivir en una Colonia psiquiátrica 
Vidas rotas dentro de la Etchepare 

Tres mujeres llegan a la Colonia Etchepare el viernes 3 de mañana. El portón está abierto. Recibe a las visitas un guardia. "¿A quién quieren ver?", pregunta. "A Lourdes Etelvina Espiga", responde Delia Almeida, una de las tres mujeres, que es su madre.
 Delia con su hija Etelvina, que tiene esquizofrenia. Foto: Paula Barquet.


PAULA BARQUET05 abr 2015
El hombre no entiende bien el nombre pero no le importa. "¿A qué pabellón quieren ir?", continúa. "Al 26", contesta ella, y le extiende su cédula de identidad. Las otras dos mujeres hacen lo mismo pero el guardia dice que "con una sola alcanza".
Una calle interna con jardines a los costados conduce a los pabellones. Algunos efectivos militares están cortando el pasto. A un lado aparece una casa con un cartel de Antel.
Del otro, otra construcción vieja donde ha estacionado una ambulancia. El primer pabellón al que se llega, después de haber caminado unos 100 metros, es el 26. En el frente hay algunos internos apoyados sobre la pared o sentados en el zócalo. Rossana, de camisón y chancletas pero con la cartera puesta, da una bienvenida efusiva, con abrazo y beso. Otras residentes del pabellón se apuran para conversar con las visitantes. En eso aparece Etelvina, como le llama su mamá. Camina como si le costara pisar el suelo, dando pequeños saltos.
Para ir al patio y sentarse a conversar hay que atravesar el comedor. Allí una mujer está tirada en el piso, agarrada de un banco con una mano, como queriendo levantarse pero sin hacer movimientos. Otros toman mate y miran la televisión. Alguien se orinó encima y dejó un charco en el piso. Una enfermera pregunta quiénes son las visitantes y se conforma con la respuesta "familiares y amigas".
Afuera, el sol está fuerte pero corre aire. Etelvina y sus visitantes buscan sombra debajo de una malla negra. El patio luce casi nuevo. Hay mesas y bancos de ladrillo y hormigón, todos pintados de blanco, y también un parrillero sin estrenar. El 26 es uno de los cuatro pabellones que ASSE logró refaccionar en los últimos años. Allí duermen 40 mujeres. En total son 15 los pabellones en uso, pero el fallo judicial que se precipitó por la muerte de un paciente determinó el cierre de tres pabellones por las malas condiciones edilicias y "vulneración de los derechos humanos" de los allí residentes (ver aparte) .
Cuando se sienta y ve a su mamá frente a frente, Etelvina se vuelve a poner de pie, se acerca a ella y en silencio, en un gesto de amor, le acomoda el pelo por unos segundos. Se lo corre para atrás de los hombros, se lo acaricia e intenta alisarlo. Delia no dice nada, permanece seria.
Hace poco más de un año que Etelvina, de 32 años, entró a la Colonia Etchepare. Cuenta su mamá que fue un martes de Carnaval en el que su hija había ido a buscar bizcochos para el mate como todas las mañanas. En la panadería la interceptó un policía y le dijo que tenía orden de un juez de llevársela. Y se la llevó.
Durante los primeros tres meses Delia no pudo ir a visitarla porque no tenía dinero para viajar desde Nueva Palmira, donde vive, a San José, donde internaron a su hija. Hace 20 años cantaba y tocaba la guitarra en shows callejeros y ferias, pero luego enviudó y todo se complicó. Ahora se gana la vida lavando ropa ajena, aunque a veces tiene muy pocos pedidos.
Cuando por fin juntó los pesos y la vio en la colonia por primera vez, se sentaron en un banco como en el que conversan ahora, Etelvina se le acurrucó en la falda y ambas lloraron por un rato largo.

Pimienta blanca.

La vida de Etelvina contada por su madre es una tragedia que empieza a sus nueve años de edad. Un día, al salir de la escuela con moña, cartera y todo, la secuestró un hombre joven. La tuvo 17 días encadenada en un garaje. Cuando la encontraron no contó nada, pero unos años después reveló que esta persona la había violado varias veces. Después de ese episodio Etelvina no volvió a ser la niña de conducta y rendimiento perfectos que era. Dejó la escuela y también dejó de dormir en su casa.
En cambio, siguió viendo a ese hombre que, según su madre, "le arruinó la vida para siempre". Andaba en bandita con él y otros amigos, se drogaba y llegaron incluso a copar la casa de Delia, que tuvo que denunciarlos a la Policía.
A los 18 años nació el primer hijo de ambos. Cuatro años después quedó embarazada otra vez, pero él estaba seguro de que no era suyo, entonces le pegó duro y la revoleó contra el piso. Etelvina estuvo en CTI, casi se muere pero se salvó, y la niña que llevaba en el vientre también.
La historia solo empeora porque en un momento a Etelvina se le despertó una esquizofrenia. Salía a caminar de noche sola y con frecuencia dormía en las calles del centro de Nueva Palmira. A veces Delia salía a buscarla por ahí con esperanzas de rescatarla. Dice que el padre de sus nietos se abusaba de la debilidad de Etelvina y la obligaba a vender pasta base haciéndole creer que era pimienta blanca. Dice, también, que ese hombre al que llama "psicópata" (pero que hoy tiene la tenencia de los niños) estuvo preso más de una vez.
Etelvina empezó a frecuentar el hospital. Tenía internaciones cortas, de dos o tres días, y le daban el alta después de compensarla. Hasta que un día un juez entendió que la solución era la internación permanente. "Me dijeron que es una enfermedad que no tiene cura. Entonces, ¿para qué la tienen encerrada?", se pregunta esta señora de 70 años con una mezcla de ingenuidad y sentido común.
Delia intenta visitarla los lunes porque es el día que va el psiquiatra tratante pero, aun así, no tiene información sobre el avance o retroceso de la enfermedad. A veces hace el esfuerzo de ir un lunes y le dicen que el médico faltó.
Lo que sí ve es que a su hija se le empezó a hinchar la panza. Nunca nadie del personal de la Etchepare le informó nada, pero ella sospecha está segura que su niña, la menor de siete, está embarazada y que es fruto de una violación. A diferencia de otras pacientes, ella no tiene novio ahí adentro. Y no salió ni una vez de la colonia desde que la ingresaron.
El embarazo es evidente, pero Etelvina no parece verlo. Dice que como engordó tuvieron que darle ropa nueva. Cuenta que hace un tiempo le duele "la boca del estómago" y por eso se saltea algunas comidas. Rossana, la que anda de camisón y cartera, en un arranque de astucia le dice a su amiga Etelvina que se le metió un bicho por adentro de la camisa holgada y así logra levantársela. Por unos segundos, la innegable panza de embarazo queda a la vista. Parece de cinco o seis meses.
Cuenta Etelvina que hace un tiempo los internos del pabellón 29 donde hay "gente brava y violadores" entraron al dormitorio del 26 y "violaron gurisas". "A mí no me pasó nada, me salvé. No me tocaron", asegura Etelvina a El País. "Pero a Albita sí, se la llevaron al campo". Albita, que está a su lado haciendo como que le cambia los pañales a un bebé de plástico, tiene una parálisis facial severa pero se hace entender: "Me taparon la boca. Me bajaron la bombacha".
Ahora Delia, impulsada por una vecina que la aconseja, planea pedirle a uno de sus hijos, que vive en Argentina pero está de paso en Uruguay, que vaya a la colonia y que exija saber si Etelvina está embarazada. Por ahora no le da el alma para pensar en la criatura.

Yo soy libre.

"Me quiero ir. Extraño a los gurises. Quiero estar con mi familia. No quiero que ellos vengan porque acá hay mucho degenerado. Ese comentario de que yo ando con drogas es mentira, no me gusta. El médico me dice andate cuando quieras pero sola no puedo porque tengo una valija. ¿Qué pasa que no me sueltan? Yo soy libre. ¿Por qué no me dan el alta? ¿Por qué, si viene mi mamá, no me puede llevar? ¡Es mi madre!".
Etelvina está desesperada por hablar con el médico y concretar su salida de la colonia. Cuenta que Margarita, una de sus hermanas, fue a verla y le dijo que podría llevársela a su casa. Delia asiente con la cabeza dando por buena la versión.
En la Etchepare solo come, duerme, toma mate y fuma. A veces sale a caminar pero poco. La comida es buena pero es siempre la misma, dice. Asegura que hay una enfermera que es "atrevida", que la "maltrata" y que le tira baldes de agua para obligarla a bañarse.
"Sáquenme de acá. El médico me quiere dar una inyección para matarme. No sé por qué me quiere matar, si yo no he hecho nada", dice Etelvina, e insiste: "Me quiero ir, sáquenme de acá".

Embarazos, noviazgos, denuncias de abuso y fugas.

Carlos Grecco tenía 72 años y estaba desde los 18 en la Colonia Etchepare. Murió el miércoles 25 por las mordeduras que sufrió de una jauría de perros. Otros dos pacientes resultaron heridos ese día. Esto tiene un único antecedente en 2001, cuando también falleció un hombre en condiciones similares. Lo que sí es frecuente son las fugas. Una funcionaria cuyo nombre pidió preservar dijo a El País que el único control que se ejerce sobre los pacientes consiste en contarlos cada algunas horas. La mayoría del tiempo se los deja caminar por los campos de las colonias, que tienen un tejido perimetral fácilmente evitable. "Ha pasado que se fugan y aparezcan muertos. Se lleva un registro de las muertes, pero no lo conozco", afirmó. La funcionaria dijo que es común que los pacientes se ennovien y tengan relaciones sexuales durante el día, pero afirmó que de noche cada uno duerme en su cama. Así es que hubo internas embarazadas. También hubo denuncias de abuso sexual de parte de funcionarios a internas, aunque nunca se pudo corroborar. El País intentó comunicarse con autoridades de ASSE pero desde ese organismo dijeron que recién la semana que viene se habilitarán entrevistas y recorridas.

Cambio del modelo asilar: cuestión de derechos.

En 1984 se anunció la creaciónde un Plan de Salud Mental. Sus objetivos eran la "potenciación del primer nivel de atención", la "creación y desarrollo de unidades de salud mental en hospitales generales" y la "inclusión de los nuevos modelos de asistencia", con la "voluntad de superar el modelo asilar".
En 2012 se cumplieron 100 años de las colonias. Si bien hay voces a favor de cerrarlas, aún no hay unanimidad entre autoridades y especialistas.
Para el psiquiatra Ricardo Acuña,que estudió la historia de la salud mental en Uruguay, la gravedad de que no se haya concretado el cambio reside en los derechos humanos de los pacientes. Acuña se pregunta: "¿Qué tanto se ha afectado a los cerca de 1.000 residentes en todos estos años? ¿Cuántos de ellos sufrieron un proceso regresivo provocado por la propia institucionalización que profundiza los déficits de la patología? ¿Qué habría pasado si hubieran sido sometidos a tratamientos de recuperación, estímulo e inclusión social, como se hace en algunas partes del mundo con programas especiales? ¿Cuánto pesa el estigma de la enfermedad mental?
Para la jueza Viviana Granese, que el sábado 28 intimó a ASSE a retirar todos los perros de las colonias, los pacientes de ciertos pabellones "se encuentran en grave estado de vulnerabilidad, en el entendido de que se encuentran gravemente afectados y desprotegidos sus derechos humanos fundamentales, como ser: su vida, su integridad física, su salud, su higiene y su bienestar in totum".










MSP plantea utilizar pensiones de pacientes de la Etchepare fallecidos
Se trata de dinero que los internos nunca cobraron porque murieron durante su internación. SMU pide no atender en policlínicas en la colonia. 

El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, propuso a las nuevas autoridades de ASSE, la posibilidad de utilizar el dinero de las pensiones por incapacidad de pacientes de las colonias psquiátricas que ya fallecieron y que nunca llegaron a cobrar, publica El País.
Esos recursos serían empleados en las reformas necesarias en las Colonia Etchepare y Santín Rossi y en el Hospital Vilardebó. Si bien no está estimado el monto, sería suficiente para reconvertir el sistema de atención psiquiátrica en el país.
En la Colonia Etchepare hay alrededor de 850 pacientes, muchos de los cuales no tienen familiares, si son dados de alta cobran ese dinero, si fallecen durante su internación los recursos quedan retenidos en el Banco República.
ASSE. La ex ministra de Salud Pública, Susana Muñiz, asumió como presidenta de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE).
Muñiz nombró a la ex directora general de la Salud, Marlene Sica, como gerenta general de ASSE.
La primera tarea de Sica será la elaboración de un detallado informe sobre la situación de los pacientes en la Etchepare luego que la Justicia de San José determinara el retiro de los perros que provocaron la muerte a un paciente y el traslado de los internos de los pabellones más críticos, el 24, 29 y 30.
SMU. El Sindicato Médico del Uruguay (SMU) pidió a las autoridades de ASSE que no se atienda en la policlínica que funciona en el predio de la Etchepare, publica La República.
El secretario del SMU, Gustavo Grecco, recorrió las instalaciones y por falta de condiciones básicas para que médicos y personal de la salud cumplan sus funciones. Por lo tanto, “sería mejor que los vecinos se atiendan en otros centros de salud de la zona y no en la policlínica de las colonias”, aseguró.


Haciendo memoria 2009
http://www.visionciudadana.com.uy/index.php?option=com_content&view=article&id=267%3Amaria-julia-munoz-propuso-a-tabare-vazquez-utilizar-la-colonia-etchepare-para-alojar-presos&Itemid=41



Mayo 8 – 2015
Queridas y queridos compañeros del “Movimiento la Salud para Todos”:
Participar en estos tiempos en una reunión de más de 40 personas por espacio de 2 horas y media y en un marco de armonía, alegría, propuestas, ideas inteligentes y por sobre todo poder escuchar y APRENDER, no es común, no es fácil.
Anoche en la Facultad de Psicología sentimos eso. Éramos tres compañeros del Movimiento y cuando salimos, estábamos contentos.
Participaron: la Asamblea Instituyente, la Sociedad de Psicólogos de la Salud Publica del Uruguay, Nuestro Propio Horizonte, Puertas Abiertas Vilardebo, Asumir, Grupo La Esperanza, Ielsur, Cainfo, Familiares, Usuarios del Vilardebo, Estudiantes de Ciencias de la Comunicación, de Psicología, Abogados, Psicólogos y puedo olvidarme de alguien.
Se analizo el ultimo Plenario en el MSP del 28 de Abril. Se repartieron los distintos compañeros que por las distintas organizaciones participaran de los 6 sub grupos que el MSP estableció para trabajar en función de la redacción del Anteproyecto de la Ley de Salud Mental.
Se propondrá al MSP la realización de un Plenario para el martes 12 de Mayo a la hora 12.30, previo a la constitución de los 6 sub grupos.
Se propondrá discutir: 1) el cronograma de cierre de las Colonias, Hospital Vilardebo, Clínicas Psiquiátricas y monovalentes.2) La utilización de terapias invasivas (electroshock, psicofármacos, etc.) y 3) El Órgano de Revisión (Derechos Humanos).
En 15 días se reunirá el Plenario de la Institución de Derechos Humanos y será muy importante que todas las organizaciones designen representantes.
Se analizo el posicionamiento de la Sociedad de Psiquiatria en cuanto a no aceptar el Órgano de Revisión (Derechos Humanos).
Se confirmo por parte del Directorio de ASSE en cuanto a la continuidad del Dr. Do Campo como Director de las Colonias Etchepare y Santin Carlos Rossi.
Entre otras cosas se dijo que si estas cosas hubieran ocurrido en la época de la Dictadura Militar, seguramente el Director hubiera sido destituido. Sin embargo en el gobierno del Frente Amplio y con todos los elementos que responsabilizan al Dr. Do Campo de una serie enorme de irregularidades, muertes, fugas y que hoy se denomine campos de concentración a las Colonias, aun así, se le deposito nuevamente la confianza para que siga adelante con su tarea.
Hoy a las 18 horas me harán una entrevista en CX36 Radio Centenario.


Ruben Bouvier




UN URUGUAY LLENO DE MANCOS Y CALLES LLENAS DE SANGRE
A pedido del Ministro Jorge Basso
lasaludparatodos <lasaludparatodos@gmail.com>
18:47 (hace 0 minutos)
para ministro
Sr. Jorge Basso.
Por la presente nos dirigimos a usted ante el pedido realizado por su secretaria, referente a a la solicitud de entrevista que entregáramos en su Despacho el día Lunes 27 de Abril pasado.
Habiendo hablado con su secretaria en el día de ayer y con sorpresa comprobar que nuestro pedido urgente de entrevista con usted se había traspapelado o perdido momentáneamente, nuevamente en el día de hoy nos comunicamos con su secretaria y nos provoco mucha alegría el comprobar que el pedido del " Movimiento La Salud Para Todos" de una entrevista urgente con su persona había aparecido.
Usted nos pide que agreguemos a ese pedido un detalle de los motivos por los cuales solicitamos dicha entrevista.
Lo haremos como corresponde pues no es de oficio pedir una entrevista en términos vagos y superficiales ya que sus tiempos no son los nuestros dada la excepcionalidad de la investidura que usted preside.
En primer termino desearíamos contarle como un grupo que se podría catalogar de "militar" y perteneciente al Partido Comunista nos agredió de palabra e invitándonos a la pelea a puños dentro o fuera de SU Ministerio. El Señor Pedro Risotto avalado por la ex Ministra Susana Muniz y su secretario Seibal Carvajales llevaron adelante este "operativo" dirigido desde la ciudad de Paysandu por una Señora que tenia mucho interés en quedarse de alguna manera con el "Movimiento La Salud Para Todos".
La irregularidad y anticonstitucionalidad fue tremenda.
Le informo Señor Basso ( que en lo personal este tipo de cosas no me sorprenden). Soy muy consciente de como funciona la "carnicería" del reparto del poder en ese Ministerio y en todo el Estado.
Nos retiramos con mi compañero del Movimiento porque el Señor Carvajales se lavo las manos en este tema y radicamos la denuncia en la Comisaria Quinta por amenazas verbales y físicas hacia mi persona por el señor Pedro Risotto (Edil del Frente Amplio en ese momento).
Como la irregularidad parecía pequeña se agrego el hecho de que el Señor Risotto entro en representación del Movimiento sin estar registrado en el Padrón y no habiendo participado jamas en reunión alguna del Movimiento. Fue elegido con la presencia del Señor Luis Gallo (Presidente de la Junasa) y accionista principal de la Mutualista Comeca de Canelones y la Emergencia Móvil de la misma ciudad. La extensa nota y fundamentacion de nuestro abogado llevaron a que el Sr. Gallo tuviera que rever su decisión pues atentaba contra su cargo e imagen de hombre probo y cristalino.
Desde ese momento se nos comunico desde otra oficina que el "Movimiento la Salud para Todos " no recibiría mas dinero como los demás Movimientos para atender situaciones urgentes de usuarios del Interior. Quedamos por fuera e ilegalmente,, violando Leyes que usted bien conoce. De alguna manera esa fue la muerte del "Movimiento la Salud para Todos".
Hoy hemos resurgido en base a la indignación que en el mundo entero se conoce, sobre la existencia en Uruguay de verdaderos Campos de Concentración donde se tiran como en "volquetas" de basura a miles de pacientes psiquiátricos.
Otro punto a desarrollar y explicitado en una extensa carta que entregue en mano al Señor Seibal Carvajales en Agosto del 2013 y que según sus palabras entregaría a la Ministra Muniz y al Señor Gallo, explica con lujo de detalles la voluminosa corrupción dentro del MSP por parte de un Movimiento de Usuarios.
Tenemos en nuestro poder la numeración de vales de nafta, Estación de Servicio donde fueron canjeados (Ejido y la Rambla). Estos vales se pedían para realizar viajes al Interior que luego no se realizaban. Asambleas en Montevideo donde participaban 30 Usuarios que venían del Interior y se facturaban desayunos, almuerzos y bebida por la participación de 70 u 80 usuarios.La panadería que adulteraba estas boletas esta ubicada en Barrios Amorin 1385
Fotocopiado de cientos de librillos y elementos informativos para repartir entre los usuarios y que se arreglaba con Imprentas para subir las cantidades en forma abusiva. Realización de fletes para transporte de equipos de audio que en realidad se hacían en autos de los mismos integrantes del movimiento.
Desayunos, almuerzos y cenas que se realizaban en cientos de viajes al interior y se pedía al Mozo del lugar que aumentara el importe de la boleta.
Todas estas irregularidades Señor Basso eran muy fácil de llevar adelante porque SU Ministerio no realizaba ningún tipo de controles.
El sistema funcionaba así: PASA POR LA VENTANILLA Y COBRA.
Personalmente y siendo integrante de la Dirección de ese Movimiento de Usuarios presente el 8 de Diciembre de 2010 una enérgica solicitud de entrevista con la Comisión de Ética de dicho Movimiento (cosa que me fue negada y ante lo cual presente mi renuncia indeclinable) Usted Sr, Ministro pertenece al mismo grupo político del excelentísimo Señor Presidente Tabare Vazquez que en aquellos lejanos años del 2004 hablo con firmeza de "cortarle la mano" a los que metieran " la mano en la lata". No quiero ni imaginarme si esa voluntad se hubiera cumplido a "rajatabla". Hoy tendríamos un Uruguay lleno de "mancos" y un rió de sangre corriendo por nuestras calles.
En función de no querer aburrirlo con extensas historias que nos animan para tener una amena conversación con usted, dejamos por aquí su pedido de "ver cuales eran los motivos que nos movían a pedir una entrevista con usted" En el caso de que necesite mas datos puede volver a llamarnos que se los haremos llegar, ya sea por nuestro Abogado Grado Cinco y Docente de la Facultad de Derecho o por nosotros mismos.
Consideramos oportuno que nuestro abogado pueda participar en esa entrevista que estamos seguros usted nos habrá de otorgar.
PD: Debo informarle Sr. Ministro que disponemos de toda la documentación de lo arriba expuesto y que fue consejo de uno de los Directores de la División de Delitos Complejos de la Jefatura de Policia de Montevideo de que habláramos previamente con usted estos temas para ver la posibilidad de un "entendimiento" y que esto no saliera a la opinión publica.
Sin otro particular lo saludamos atte y esperando una pronta respuesta a nuestro pedido de entrevista.
Por el "Movimiento La Salud para Todos"
Ruben Bouvier



0 comentarios:

Publicar un comentario