domingo, 10 de noviembre de 2019

Golpe de estado fascista en Bolivia

El que no cambia todo, no cambia nada. 
La Policía de La Paz se une al repliegue de uniformados



"Esto es un golpe de Estado y deben llamarlo por su nombre. Gracias a los movimientos sociales del mundo por su solidaridad. Volveremos y seremos millones" expresó desde Cochabamba





Por la paz en Bolivia renuncia Evo Morales a la presidencia
"Si quieren vengan por mí o por Álvaro, no se metan con nuestras familias. Paren de quemar casas de dirigentes, basta de patear a campesinas en Santa Cruz y Cochabamba. Alcaldes están renunciando para salvar las vidas de sus familias porque no sólo le saquean y queman las casas, también amenazan con matar a sus familias. Mesa y Camacho acá tienen lo que querían, renunciamos. Ahora dejen de asesinar a gente humilde a hermanos bolivianos en más calles."

Evo Morales



Las Fuerzas Armadas de Bolivia sugieren al presidente Evo Morales dimitir al cargo con el objetivo de pacificar el país, esto a pesar del llamado que realizara el primer mandatario de nuevas elecciones generales este domingo en horas de la mañana


>>> OEA gestó el golpe de estado en Bolivia


LA "NUEVA VERSIÓN" DEL GOLPE YANQUI EN AMÉRICA LATINA
EL DERROCAMIENTO DE EVO MORALES CON LA ESTRATEGIA DEL "CAOS CONTROLADO"
Utilizando la estrategia TERRORISTA del CAOS CONTROLADO (escrita en 1992 por el experto de la CIA Steven Man) Washington acaba de concretar un NOVEDOSO y exitoso GOLPE DE ESTADO contra el gobierno boliviano. Como corolario y REMATE GOLPISTA de 7 días de DESESTABILIZACIÓN con marchas y ANARQUÍA social en continuado, las Fuerzas Armadas "SUGIRIERON" a Evo Morales que RENUNCIE para permitir la "PACIFICACIÓN" de Bolivia.
Y lo NOVEDOSO consiste en que no es un GOLPE MILITAR convencional (con despliegue de tropas), sino un GOLPE SOCIAL (promovido por grupos fascistas) que culminaron con un PRONUNCIAMIENTO MILITAR y la posterior RENUNCIA Evo Morales.
LA PREPARACIÓN PSICOLÓGICA DEL GOLPE
En solo una SEMANA, sin tanques, sin tropas militares, sin muertos visibles, solo con CAOS y terror social en las calles promovido por TURBAS golpistas de ultraderecha (operadas desde el celu y las redes sociales por la CIA) consiguieron el OBJETIVO BUSCADO. Lo VACIARON DE PODER institucional al presidente progresista de Bolivia.
Lo dejaron SOLO Y DESPROTEGIDO, le retiraron la policía y el Ejército, y presionaron (desde la Embajada y el poder económico) una RENUNCIA en masa de FUNCIONARIOS oficiales bajo control de la Embajada.
Y Evo (después de haber GANADO por 10 puntos la elección) tuvo que HUIR del Palacio presidencial y refugiarse en un bunker con los suyos. Y no tuvo otra ALTERNATIVA que someterse al requerimiento de Washington y sus TÍTERES del Grupo Lima en la OEA: Llamar a NUEVAS ELECCIONES en "paz y en democracia". Con el PODER LICUADO, sin posibilidad de RESISTIR otro Golpe de Estado, y sin chances objetivas para GANAR otra elección en primera vuelta.
Técnicamente, la DEBILIDAD de Evo, su subordinación al planteo GOLPISTA, equivalieron a una RENUNCIA CON RENDICIÓN anticipada.
Washington ACELERÓ el proceso y finalmente el GOLPE PSICOLÓGICO se convirtió en GOLPE EFECTIVO con la abdicación del presidente boliviano.
De esta manera, y sin disparar un solo tiro, la administración TRUMP y el poder imperial LADRÓN (internacional y local) tienen la PUERTA ABIERTA para la IMPLEMENTACIÓN en Bolivia del proyecto de SAQUEO FINANCIERO neoliberal. Sin la presencia MOLESTA de Evo Morales y el "POPULISMO" distributivo social.
En resumen,los yanquis acaban de consumar en Bolivia un GOLPE DE ESTADO sin fusiles y fuera de protocolo. Y la NOTICIA y las REACCIONES de asombro ya CONMOCIONAN a América Latina y al mundo. Las cadenas mediáticas imperiales y sus analistas mercenarios todavía no terminan de ENTENDER lo que está pasando.
Y ahora vienen el VACÍO DE PODER y la RESPUESTA viralizada de los movimientos populares a escala global.
MANUEL FREYTAS / IAR Noticias
-------------------------------------------
LA ESTRATEGIA DEL CAOS CONTROLADO:
NUEVA "SOLUCIÓN" GOLPISTA EN EL PATIO TRASERO
Y con el ESTRENO de la estrategia del CAOS CONTROLADO en Bolivia, queda inaugurado otro experimento NOVEDOSO y sorprendente de GOLPE YANQUI en América Latina.
Su nueva aplicación estratégica consiste en crear el CAOS TERRORISTA con VIOLENCIA social ANARQUIZADA en un país, para luego ofrecer la "SOLUCIÓN PACIFICADORA". Que siempre responde al objetivo de DESESTABILIZAR países, DERROCAR Gobiernos (hostiles o gastados), siguiendo los INTERESES imperiales y las estrategias de dominio geopolítico y militar de EEUU:
La estrategia del CAOS CONTROLADO se aplicó por primera vez en las REVOLUCIONES NARANJA contra Rusia, tras la caída de la URSS. Posteriormente cobró una nueva forma con la GUERRA ANTERRORISTA de Bush hijo (contra Bin Laden y Al Qaeda) para justificar las INVASIONES de Irak y Afganistán. Luego fue utilizada en las INVASIONES TERRORISTAS (de Estado Islámico) en Siria y Medio Oriente.
Ya no se trata del GOLPE MILITAR convencional (jubilado por inoperante) o del GOLPE INSTITUCIONAL (como el que destituyó a Dilma Rouseff en Brasil), o del GOLPE MEDIÁTICO (con el títere Juan Guaidó) FRACASADO en Venezuela. Se trata del GOLPE SOCIAL accionado por TURBAS FASCISTAS operadas por la CIA para crear TERRORISMO desestabilizante orientado a derrocar gobiernos. .
Y en América Latina ls estrategia ya se APLICÓ con éxito en Bolivia. Y está en DESARROLLO operativo en Chile, Ecuador y Brasil para luego extenderse (con distintos disfraces) por TODA LA REGIÓN latinoamericana.
Una oleada CONTAGIOSA de Golpes de Estado seriales, montados y camuflados en ESTALLIDOS SOCIALES, ejecutados y planificados con la estrategia del CAOS CONTROLADO.
Cuyas modalidades operativas y objetivos concretos te voy a describir en un PRÓXIMO análisis.
MANUEL FREYTAS / IAR Noticias




EL FINAL
(Golpe de Estado en #Bolivia y la renuncia de #Evo)
Ahí está. La derecha tiene lo que quiere: violencia en las calles, grupos paramilitares racistas incendiado casas y persiguiendo funcionarios, militares opinando de política, empresarios moviendo fichas, religiosos celebrando. Golpe de Estado en Bolivia, eso logró la derecha. Después llegarán los invictos del pensamiento ajeno a marcar errores en el proceso de Morales, a cuestionar sus decisiones y sus jugadas. Pero la única certeza hoy es que gana la derecha. Y vuelva a manipular el escenario regional. Y transforma a Bolivia en una plataforma para el odio racial y la revancha partidaria: hay miedo y hay terror en las calles, las embajadas de Venezuela y Cuba están asediadas y en peligro, hay vidas en juego. Y ese es el triunfo de la derecha, siempre lo ha sido históricamente. La derecha destruye, asesina, aplasta, aniquila, mata y no deja piedra sobre piedra. A través del poder mediático transforma el sentido común colectivo y establece consensos, a través de los militares y las fuerzas de seguridad presiona y amenaza, a través de milicias del terror impone el miedo en las calles y la cacería de brujas, a través de las iglesias miente y forma a fanáticos que defienden sus negocios, a través del poder empresarial negocia nuevos acuerdos para repartir la torta para los mismos de siempre. Vienen tiempos oscuros para Bolivia: la derecha ganó una batalla. Va contra el pueblo boliviano, contra las cholas y los mineros, contra los trabajadores y los de abajo, contra los nadie, contra los que recuperaron su voz en los últimos años, contra los pueblos originarios. La derecha triunfa, otra vez con su ambición destructiva y su ejército de asesinos y miserables. Acá, como en tantas ocasiones en la historia de América Latina, es cuestión de en qué lugar se posicina cada quien: con la derecha asesina y su golpismo de muerte y destrucción, o con el pueblo.
#NoAlGolpe
#RevistaSudestada




La tragedia boliviana enseña con elocuencia varias lecciones que nuestros pueblos y las fuerzas sociales y políticas populares deben aprender y grabar en sus conciencias para siempre. Aquí, una breve enumeración, sobre la marcha, y como preludio a un tratamiento más detallado en el futuro.
Primero, que por más que se administre de modo ejemplar la economía como lo hizo el gobierno de Evo, se garantice crecimiento, redistribución, flujo de inversiones y se mejoren todos los indicadores macro y microeconómicos la derecha y el imperialismo jamás van a aceptar a un gobierno que no se ponga al servicio de sus intereses.
Segundo, hay que estudiar los manuales publicados por diversas agencias de EE.UU. y sus voceros disfrazados de académicos o periodistas para poder percibir a tiempo las señales de la ofensiva. Esos escritos invariablemente resaltan la necesidad de destrozar la reputación del líder popular, lo que en la jerga especializada se llama asesinato del personaje (“character assasination”) calificándolo de ladrón, corrupto, dictador o ignorante. Esta es la tarea confiada a comunicadores sociales, autoproclamados como “periodistas independientes”, que a favor de su control cuasi monopólico de los medios taladran el cerebro de la población con tales difamaciones, acompañadas, en el caso que nos ocupa, por mensajes de odio dirigidos en contra de los pueblos originarios y los pobres en general.
Tercero, cumplido lo anterior llega el turno de la dirigencia política y las élites económicas reclamando “un cambio”, poner fin a “la dictadura” de Evo que, como escribiera hace pocos días el impresentable Vargas Llosa, aquel es un “demagogo que quiere eternizarse en el poder”. Supongo que estará brindando con champagne en Madrid al ver las imágenes de las hordas fascistas saqueando, incendiando, encadenando periodistas a un poste, rapando a una mujer alcalde y pintándola de rojo y destruyendo las actas de la pasada elección para cumplir con el mandato de don Mario y liberar a Bolivia de un maligno demagogo. Menciono su caso porque ha sido y es el inmoral portaestandarte de este ataque vil, de esta felonía sin límites que crucifica liderazgos populares, destruye una democracia e instala el reinado del terror a cargo de bandas de sicarios contratados para escarmentar a un pueblo digno que tuvo la osadía de querer ser libre.
Cuarto, entran en escena las “fuerzas de seguridad”. En este caso estamos hablando de instituciones controladas por numerosas agencias, militares y civiles, del gobierno de Estados Unidos. Estas las entrenan, las arman, hacen ejercicios conjuntos y las educan políticamente. Tuve ocasión de comprobarlo cuando, por invitación de Evo, inauguré un curso sobre “Antiimperialismo” para oficiales superiores de las tres armas. En esa oportunidad quedé azorado por el grado de penetración de las más reaccionarias consignas norteamericanas heredadas de la época de la Guerra Fría y por la indisimulada irritación causada por el hecho que un indígena  fuese presidente de su país. Lo que hicieron esas “fuerzas de seguridad” fue retirarse de escena y dejar el campo libre para la descontrolada actuación de las hordas fascistas -como las que actuaron en Ucrania, en Libia, en Irak, en Siria para derrocar, o tratar de hacerlo en este último caso, a líderes molestos para el imperio- y de ese modo intimidar a la población, a la militancia y a las propias figuras del gobierno. O sea, una nueva figura sociopolítica: golpismo militar “por omisión”, dejando que las bandas reaccionarias, reclutadas y financiadas por la derecha, impongan su ley. Una vez que reina el terror y ante la indefensión del gobierno el desenlace era inevitable.
Quinto, la seguridad y el orden público no debieron haber sido jamás confiadas en Bolivia a instituciones como la policía y el ejército, colonizadas por el imperialismo y sus lacayos de la  derecha autóctona. Cuándo se lanzó la ofensiva en contra de Evo se optó por una política de apaciguamiento y de no responder a las provocaciones de los fascistas. Esto sirvió para envalentonarlos y acrecentar la apuesta: primero, exigir balotaje; después, fraude y nuevas elecciones; enseguida, elecciones pero sin Evo (como en Brasil, sin Lula); más tarde, renuncia de Evo; finalmente, ante su reluctancia a aceptar el chantaje, sembrar el terror con la complicidad de policías y militares y forzar a Evo a renunciar. De manual, todo de manual. ¿Aprenderemos estas lecciones?


Atilio Borón


0 comentarios:

Publicar un comentario