martes, 26 de noviembre de 2019

Somos semilla genéticamente manipuladas




Por Marcelo Marchese


LAS DOS FOTOS DEL AÑO QUE EXPLICAN LA DERROTA DEL FA (Y NO LA VICTORIA DE LACALLE)

Con ver el mapa de las elecciones alcanza para entender la crisis del campo: salvo Montevideo y Canelones, todo el País le dio la espalda al oficialismo.
Uruguay hace décadas que está dividido al medio. Se han conformado dos bloques y entre los dos hay un pequeño grupo pendular que define las elecciones y los plebiscitos. En el 2004 ese grupo pendular, harto de la crisis, se inclinó por el FA. Hoy, harto de la crisis, apoyó a Lacalle.
Se pueden dibujar numeritos, hacerse el vivo y engañar a la población, pero una granja cerrada por día y un tambo cerrado cada dos días deshacen cualquier paparrucha y si te quedaba alguna duda de la crisis del campo, acá tenés la elección de ayer y la de octubre.
La primera foto no sólo expresa la crisis, sino también la soberbia del gobierno ¿Por qué fue soberbio el gobierno del FA, así como lo será el gobierno de Lacalle? Porque son meros administradores de políticas establecidas hace tiempo en otro lugar, y esas políticas tienen resuelto empujar al abandono de nuestro campo y el apoderase de nuestra tierra.
El gobierno no escuchó (no puede escuchar) al campo y además de ningunearlo, pretendió impedirle manifestar. Aún la ciudad no oye el clamor que nace de lo profundo del Uruguay, pues el País conoce también esta peligrosa división, y aquellos que vean esta elección como algo episódico y se preocupen de lo sustancial, tienen que echarle el ojo a esta fractura cultural harto peligrosa y deliberada.
Por último, la foto expresa la rebeldía de aquel que no acepta perder lo suyo: su forma de vida, sus tradiciones, su tierra, nuestra tierra y no es casual que quien enfrenta el autoritarismo, al mismo tiempo defiende el campo y se enfrenta a UPM y el modelo forestal que desertifica el País.
La segunda fotografía expresa la entrega de nuestros recursos al capital extranjero. En el río quedaron los 150 millones de la Regasificadora que estaba unida al Puerto de Aguas Profundas y a Aratirí, que darían trabajo según la retórica de una izquierda que le abre las puertas a las trasnacionales con el argumento de generar trabajo, evitando decir que lo que hacen las trasnacionales es levantar dinero a paladas mientras se apoderan de lo nuestro.

Los dos miran al mismo lado. Uno ve una maravilla, el otro ve una gran estafa. El que ve más lejos es el que botijea al otro, pues le pasa la mano por el hombro. Los dos son de izquierda, pero uno no es de izquierda. Desde el momento en que un viejo luchador le pasa la mano por el hombro a un candidato a gerente de las trasnacionales, sus chances de vencer empalidecen.
¿Qué es ser de izquierda? ¿Ser rebelde, lo que implica dudar del mundo que se nos pinta? El FA dejó de ser de izquierda, en última instancia, porque el votante del FA dejó de ser de izquierda. Es un proceso ideológico. El corrimiento empezó por la dirigencia, pero la masa votante no tuvo la independencia de criterio como para decir que era una violación abierta de la historia del FA el impulso a la Bancarización forzosa, Aratirí, la Ley de Riego, la Regasificadora, la Reforma Tributaria que desangró a los trabajadores y el inconcebible Contrato ROU UPM.
No triunfó Lacalle. Triunfó, como viene sucediendo, el capital extranjero. Los burros rebuznan, las gallinas cacarean y las cotorras cotorrean, pero la verdad de la milanesa es que en el planeta 26 sujetos tienen tanta riqueza como 3.800 millones de personas, y esos sujetos, a través de los organismos internacionales y a través de la Banca, a través de los grandes medios de comunicación y a través de todo tipo de instrumentos, escriben la Agenda Política Mundial. El resto es paparrucha. El poder del FA, o el poder del PN, es igual al poder que pueda tener una hoja en medio de un huracán.
Esto no significa ser pesimista. El Poder, en realidad, es de siete mil millones de personas, sólo que cedemos el poder a estos atorrantes, a lo más espurio de la condición humana. El día que descubramos que el Poder es nuestro, comenzará en verdad la Historia de la democracia. Debemos abrir los ojos, pues en los últimos años el capital extranjero ha venido por las riquezas de nuestro continente y ahora, en esta nueva fase, diseñará nuestras leyes, nuestra Justicia, nuestros planes de estudio y se adueñará de los recursos del Estado, tal cual lo expresa el Contrato ROU UPM, un experimento del Banco Mundial en este laboratorio llamado Uruguay.
Todo aquel que minimice el poder de los ciudadanos y rebuzne, cacareé y cotorreé, será una aliado de ese plan siniestro. La contradicción de nuestro tiempo no es entre Democracia y Fascismo, como establecen los burros, las gallinas y las cotorras; la contradicción de nuestro tiempo es entre las grandes corporaciones y el poder de los ciudadanos.









5 comentarios:

  1. un excelente análisis de la realidad del uruguay de hoy..corto , concreto, directo y muy real

    ResponderEliminar
  2. Ciudadanos también son los oligarcas

    ResponderEliminar
  3. Los oligarcas, son los gerentes (bien pagos) de este sistema planetario........depredador
    EL sistema capitalista NEOLIBERAL està en la etapa pre.esclavista, con el 30% que estàn comodos y un 50% que corren la liebre todos los dìa y un 20% que la liebre los corre a ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto totamente. Pero el término CIUDADANO, es un término muy amplio y difuso muy manipulado por la pseudoizquierda y la derecha
      para contribuir a la confusión y el despiste general. Como ud. bien señala, los que corren tras la liebre son LA CLASE OBRERA Y TRABAJADORES, una terminología en desuso para beneplácito de la CLASE DOMINANTE. Salud.-

      Eliminar
  4. Excelente comentario. Lo comparto totalmente

    ResponderEliminar