miércoles, 6 de noviembre de 2019

Zabalza le reclamó por “US$ 150 millones” de regasificadora

Martínez visitó Santa Catalina




>>>   El recuerdo de la regasificadora



>>> Acaparó el Tambero





El candidato frenteamplista se encontró al tupamaro en una recorrida, que le reprochó la frustrada obra

En lo que el Frente Amplio denominó una campaña "voto a voto" para la segunda vuelta, el candidato Daniel Martínez, su compañera de fórmula Graciela Villar, y otros dirigentes oficialistas comenzaron a recorrer distintos puntos de Montevideo con el objetivo de convencer a quienes no votaron a la coalición de izquierdas en primera vuelta de que lo hagan en el balotaje.
En medio de una de esas salidas, Martínez se encontró este miércoles con el tupamaro Jorge Zabalza en una recorrida por el barrio Santa Catalina, en el oeste de Montevideo, y recibió un reclamo del exedil por el frustrado proyecto de la regasificadora que se encuentra justo frente a su casa en esa zona de la capital.
“Yo me levanto todas las mañanas y lo primero que veo es aquello allá”, dijo Zabalza señalando al horizonte. "Qué hermosura", le respondió Martínez en el entendido que el tupamaro hacía referencia al paisaje. Pero enseguida Zabalza completó su frase. “US$150 millones”, dijo en relación al fracasado intento de instalación de una planta regasificadora por medio de una empresa estatal de derecho privado, Gas Sayago.
En ese momento al candidato frenteamplista le cambió el semblante. "Ah sí, eso es verdad. Pero hay que aprender de los aciertos y de los errores. Es verdad. Pero también está viendo esto, qué nos comprometimos e hicimos, ¿verdad?", respondió Martínez en alusión a la obra de pre saneamiento de Punta Yeguas que permitirá (aún está en ejecución, termina el 20 de noviembre) que las aguas servidas no terminen en la playa y que fue impulsada por el líder frenteamplista cuando encabezó la Intendencia de Montevideo.
La charla terminó a las risas luego de que una vecina le gritara a Zabalza para reprocharle por su comentario. "¡Hablá bien Zabalza, eh!", exclamó la mujer. "Me pega, Graciela me pega", comentó el tupamaro señalando a la vecina y la fórmula oficialista se rió.
Uno de los principales impulsores de la regasificadora fue el actual asesor de Martínez, Ramón Méndez, que en la administración de José Mujica (2010-2015) se desempeñó como director nacional de Energía.

Regasificadora


Hace más de un año que el gobierno descartó el controvertido proyecto para la instalación de una planta regasificadora por medio de una empresa estatal que opera bajo derecho privado (Gas Sayago hoy en venta) y que terminó en fracaso.
Luego de varios intentos por reestructurarlo, en abril de 2018 se decidió no extender el memorándum de entendimiento que se había firmado en 2017 con la multinacional Shell para la eventual construcción y explotación de una planta de menor porte que la original en Punta de Sayago.
Pero las dificultades empezaron a inicios de 2015 cuando se paralizaron los trabajos por la delicada situación financiera de la brasileña OAS —principal contratista de la obra civil— que ingresó en default.
El adjudicatario que era el consorcio GNLS (integrado por GDF Suez y la japonesa Marubeni) buscó negociar sin éxito con una nueva constructora hasta que finalmente decidió retirarse. En setiembre de ese año se acordó la recisión del contrato con el Poder Ejecutivo y la firma pagó a Gas Sayago una compensación de US$ 100 millones que se había previsto como garantía.




CUANDO EL ZORRO SALE A CAZAR OVEJAS
Marcelo Marchese
 
Martínez y Villar fueron a buscar votos a Santa Catalina y en plena farra se les acerca Zabalza, que tiene una casita linda y prolija frente a la playa, le pasa el brazo por los hombros a Martínez y le dice: “Yo todo los días, lo primero que hago es mirar para allá”, y señala con los ojos, a su modo tranquilo, el mar.
-Sí, qué hermosura- contesta un atolondrado candidato a futuro gerente de las trasnacionales, que no sabé cómo piensa ese Zorro que le acaba de pasar el brazo por los hombros.
-Ciento cincuenta millones de dólares- y señala la obra de la regasificadora.
Cuando Martínez huye, los periodistas se le arraciman a Zabalza pues huelen el peligro, y de ahí, algo saldrá. Con una cara que recuerda a un pájaro o a una de esas aves rapaces, y desde su altura, les espeta que la Regasificadora es “un regalito que nos hizo el Pepe. Todas las mañanas me levanto y lo primero que veo es la regasificadora, todos esos palos ahí. Sé que hay un caño, porque lo vi instalar, desde la regasificadora hasta Punta Yeguas, y todo eso son US$ 150 millones que están debajo del agua”
Los periodistas quieren saber qué balance hace del gobierno del FA: “La crítica que se le puede hacer no tiene que ver con las obras hechas o las que están mal hechas sino que nosotros cuando votamos al Frente, cuando sacamos intendente a Tabaré Vázquez en el año 1990, creíamos que íbamos a transformar la sociedad, que íbamos a cambiar el modo de producir en el Uruguay, que íbamos a cambiar la desigualdad en el Uruguay, y bueno, la desigualdad sigue existiendo, más allá de que ha habido una distribución del ingreso, la desigualdad sigue existiendo y acá la estamos viendo todos los días. Y el modo de producir no cambió mucho. Capitales extranjeros, empresas extranjeras, UPM 2, favoritismo para esas empresas. Eso no ha cambiado mucho. La deuda externa nos acogota. Acá no hubo ni un solo candidato que hablara de la deuda externa”.
Como sabe que tiene poco tiempo y que los periodistas sólo pondrán algunos fragmentos de lo que diga, trata de hablar poco y meter latigazos, que los periodistas no puedan elegir y se sientan obligados a decir todo lo que dice, sentencia: “el balotaje del 24 de noviembre no será entre dos modelos de país puesto que hay uno solo y se llama “capitalismo”. Ese modelo tiene una versión suave que es el Frente Amplio, con Consejos de Salarios y con el Mides, y tiene una versión dura.
Hasta aquí el relato, de lo que se puede concluir mucho y también preguntarse si quien hace un relato donde incluye a un protagonista, no usa a su protagonista para decir lo que dice. La duda está instalada. Puede que sí, puede que no. El historiador, y te cuento que soy historiador y tengo algunas publicaciones de historia, debe exponer los hechos. Si no lo hiciera, mal historiador sería.
Ahora, conozco a Zabalza y me gusta que cuando habla, te mira a los ojos pero también por momentos habla como mirando a los lejos. Sitúa un sé qué y le habla a eso, o a esos. En otras conversaciones, si estás más cerca, tiene una mirada bondadosa e inquietantemente transparente.

ENTREVISTA A JORGE ZABALZA POR DIEGO CASTRO Y RAÚL ZIBECCHI PARA "ZUR-PUEBLO DE VOCES


Jorge Zabalza presenta el libro “La leyenda insurgente”concebido como un aporte de un viejo luchador social a las rebeldías futuras. Refuta la historia negra y la “celeste” (militarista) del artiguismo a la que le opone su leyenda insurgente. En ella emergen Andresito, Sepé y Encarnación Benítez, para dar fuerza a la conexión entre artiguismo, guaraníes y “escalvos negros”.












1 comentario:

  1. O sea que el Estado recuperó 100 millones de los 150 invertidos. Gasto final, USS 50. No parece mucho y Zabalza debería rectificarse porque se ve que no hizo bien las cuentas. Segundo, comparado con el déficit de la Caja Militar que cada año se lleva 550 millones de dólares, este intento no parece tan descabellado. La regacificadora no fue un mal proyecto, al contrario, en las condiciones que estaba Uruguay, se debía intentarlo. La mató la bancarrota de una empresa constructora multinacional que no pudo cumplir, y las dudas de la Shell, otra multinacional que prefirió pagar la garantía. También nos jodió el cambio de la ecuación sobre el gas de la Argentina de Macri. Yo le hubiera preguntadio a Zabalza, ya que se siente siempre tan rebelde ¿qué opinó él en 1970 cuando Fidel lanzó en Cuba la Zafra de los 10 millones de toneladas de azúcar? Dudo que algún cubano le haya importado la opinión de Zabalza en ese momento. Dudo si acaso la tuvo. Lo que no dudo es de que, afecto a su voluntarismo de siempre, se haya subido al carro y celebrara jubiloso la osadía de los cubanos poniéndose tal objetivo. Todos sabemos que no se llegó a los 10 millones. Que la cosa no pasó de 7. Y vaya si el imperio y más de un alcahuete del capitalismo celebró aquello como un fracaso cuando, más allá de no llegar a la meta propuesta, fue una epopeya del socialismo, sobre todo de los trabajadores que se deslomaron a machete limpio. Bueno, no todo sale bien siempre pero a veces hay que intentarlo. Analizar la regacificadora como lo intenta hacer Zabalza es como casi siempre, la pátina de una posición revolucionaria que no deja de ser una pose, bastante superficial y pobre en su análisis y, sobre todo, en su autoproclamación crítica.

    ResponderEliminar