domingo, 8 de marzo de 2020

Operativos Larrañaga




Policía realiza operativos de control en diferentes horarios y lugares

Se están desarrollando operativos de control en diferentes horarios y lugares , dirigidos al control de vehículos y la identificación de personas.


>>> Abrí las piernas 

Fotos  Leonardo Albano



>>> Servido en bandeja

"Es necesario decir en voz alta que esta forma de policiamiento la reforzó el Frente Amplio, dejándole a la derecha un aparato represivo inmenso, dotado y capacitado. La derecha fascista pudo desplegar sus operativos desde el primer día de gobierno porque no tuvo que contratar ni a un funcionario policial más. Señalar esto no es capricho u onanismo intelectual. A la policía ya se le había “soltado la mano” para que actúe. Basta mirar los números récord en población carcelaria, en casos de gatillo fácil, asesinatos en comisarías, y abusos varios (y anónimos). No puede haber ninguna explicación ni denuncia política coherente sobre lo que vivimos en estos días que no tenga en cuenta esto"

Lacalle Pou: "Larrañaga y la Policía tienen todo mi respaldo"

El mandatario indicó que "está de acuerdo" y "estimula" los operativos policiales de los últimos días para disuadir acciones delictivas. 





Se vienen años de recrudecimiento represivo, en todos los sentidos del término. Quiero empezar con esta afirmación por si alguien tiene ganas de, con alguna intención, hacerle decir a estas líneas que la derecha y el progresismo «son lo mismo”. No lo son. Sin embargo, urge salir de los análisis maniqueos y las falsas oposiciones, para ver dónde hay líneas de continuidad entre los gobiernos, cuáles son las lógicas inherentes de un estado capitalista, y cuáles son los márgenes que tienen los gobiernos puramente antipopulares para oprimir un poco más a las clases no propietarias.
Muchas cosas han repercutido en esta primera semana del gobierno de derecha en materia policial.

 Videos, testimonios, denuncias en redes sociales, y también las presentadas ante la INDDHH. El caso de los malabaristas, del cuidacoche, distintos relatos de conocidxs y conocidxs de conocidxs. Empezaron pisando fuerte y con todo, eso está clarísimo. Se pautó muy claramente cuál va a ser la impronta del gobierno de la coalición multicolor, tal como venían avisando en campaña electoral y antes. La sed de violencia que tienen es importante y preocupante.

Esta política represiva que nos muestra el nuevo gobierno tiene mucho que ver con una profundización de la que se viene desplegando, en nuestro país, hace al menos diez años. La ley de procedimientos policiales, del 2008, es la base de las detenciones callejeras por “hechos de apariencia delictiva”, que después el PADO y la Republicana (una vez que dejó de ser exclusivamente una fuerza de choque y empezó a patrullar, no sabemos exactamente cuándo) llevaron a cabo, con decenas de hechos violentos. En setiembre del año pasado denunciamos, desde Reactiva, dos casos distintos de represión a estudiantes liceales, uno en Bella Italia1 y otro en Solymar2. Lxs compañerxs que trabajan en instituciones educativas, UTU y Secundaria, comentan que el hostigamiento en algunos barrios de la periferia es cotidiano.

Es necesario decir en voz alta que esta forma de policiamiento la reforzó el Frente Amplio, dejándole a la derecha un aparato represivo inmenso, dotado y capacitado. La derecha fascista pudo desplegar sus operativos desde el primer día de gobierno porque no tuvo que contratar ni a un funcionario policial más. Señalar esto no es capricho u onanismo intelectual. A la policía ya se le había “soltado la mano” para que actúe. Basta mirar los números récord en población carcelaria, en casos de gatillo fácil, asesinatos en comisarías, y abusos varios (y anónimos). No puede haber ninguna explicación ni denuncia política coherente sobre lo que vivimos en estos días que no tenga en cuenta esto.

No obstante, es claro que las nuevas autoridades salieron a reprimir con toda la fuerza que pudieron. Se les soltó la mano aún más, se les dio vía libre de acción y todo el respaldo para actuar con total arbitrariedad. Creo que pasaron dos cosas: la primera, es que extendieron los operativos, a modo de vidriera; es decir, los generalizaron, los llevaron a las plazas del centro, a 18 de julio. Yo diría que son los mismos operativos que se vienen haciendo hace al menos un lustro, pero ahora a la vista de las clases medias y lxs oficinistas de la Ciudad Vieja. Toda una señal política. Por otro lado, aumentó notoriamente la violencia policial, entendida en su sentido más literal: las patotas, los abusos de todo tipo, las detenciones arbitrarias, las acciones completamente desmedidas para con gurises y gurisas que están fumando un tabaco, y largos etcéteras. En cierto sentido lo que se generalizó, también, es la población víctima de esos tratos. Ahora, de una u otra forma, todxs somos el enemigo de esta policía. Ambas cosas son muy peligrosas.

“Ni un paso atrás” dijo hace pocas horas Larrañaga, dando claras señales del rumbo que se inició, y de que la violencia institucional no va a estar contenida por las autoridades, sino más bien liberada. Se vienen años jodidos, de verdad. Las feministas populares lograron instalar la frase “me cuidan mis amigas, no la policía”. Yo creo que como praxis política es un ejemplo inmejorable de organización independiente de un estado que reprime por su propia naturaleza. Algunas organizaciones sociales sostenemos que hay que salir de la lógica estadocéntrica, de una vez por todas. Las denuncias a la INDDHH está bien hacerlas, pero es importante tener presente que estamos denunciando al Estado ante el Estado. Si bien las garantías son mayores que las denuncias que se realizan ante la misma policía, no podemos hablar de una independencia total. Juan Faroppa, que pasó a integrar la Institución directamente desde el Ministerio del Interior, estuvo presente en el desalojo del Codicen y recibió múltiples denuncias por represiones en movilizaciones no progresistas. Digamos que no es la panacea del garantismo. Pero repito, acudir a ella está bien, y si puede estar presente de acá en más en las distintas movilizaciones, de cierto modo es un aporte. No tengo muy claro quién nos cuida de la policía, pero no creo que sea el Estado.

Los perros del aparato represivo salen, rabiosos, con toda esa sed de violencia que tienen. Están enajenados. Quizás habría que tomar, de las revueltas chilenas, la frase “ninguna agresión sin respuesta”. Tenemos el deber de ensanchar el frente popular para enfrentar el avance represivo y fascista (junto a todxs lxs militantes que esta semana también se indignaron con los abusos policiales). Una murga dice que hay que juntar a toda la izquierda. Sí. Y que hay que ir a la plaza para dar batalla. También.

Rafael Dighiero

1http://www.reactiva.com.uy/un-grupo-de-policias-reprime-sin-justificacion-alguna-a-estudiantes-del-liceo-45/
2http://www.reactiva.com.uy/secuestro-policial/


http://www.reactiva.com.uy/un-aparato-represivo-servido-en-bandeja-para-la-violencia-policial/?fbclid=IwAR0Mvfh4mIuu9sNJLpe6S6gC1rBVAPXSo4yha9eJ8C9FZi5J7sY8mKaDcB8

>>> Campaña de Larrañaga de "Vivir sin miedo" derrotada en las urnas














0 comentarios:

Publicar un comentario