viernes, 30 de diciembre de 2011

A 34 años del secuestro de María Asunción Artigas

María Asunción Artigas Nilo de Moyano y Alfredo Moyano Santander. Desaparecidos el 30/12/77

QUERIDA NENA, HACE TIEMPO QUE NO TE ESCRIBO Y NO ES QUE ME HAYA OLVIDADO DE TI ESTAS PRESENTE EN CADA SEGUNDO DE MI VIDA
QUIERO QUE SEPAS , QUE ESTE HERMANO ,SE SIENTE MUY ORGULLOSO DE TI.
TENGO TANTAS COSAS PARA CONTARTE,QUE VAS A SER TÍA, ABUELA ,QUE A TU NIETA LE VA MUY BIEN EN LOS ESTUDIOS.
TU HIJA MARÍA VICTORIA PODES ESTAR ORGULLOSA DE LO QUE PROCREASTE ENCIMA DE LA MESA DE LA COCINA DEL CHUPADERO DE BANFILED
YO Y TUS HERMANOS ESTAMOS MAS VIEJOS ,NO COMO TU QUE TE LLEVASTE ESA JUVENTUD QUE SE VE EN TUS FOTOS.
MAMA Y PAPA ESTARÁN CONTIGO CONTÁNDOTE ,TODAS ESAS ANÉCDOTAS DE CUANDO ERAMOS CHICOS , VIVÍAMOS EN LA POBREZA PERO ERAMOS UNA FAMILIA .
HASTA QUE UN DÍA TU ME ENSEÑASTE QUE NUESTRA MISERIA Y POBREZA ERAN UN INVENTO DE UNOS POCOS.
TUS SOBRINOS ESTÁN GRANDES Y SABEN QUE TIENEN UNA TÍA Y UN TÍO QUE DIERON LO MAS PRECIADO Y LO ÚNICO QUE TIENE UN LUCHADOR SOCIAL ,SU VIDA Y LA DIERON.
NOSOTROS ,TUS HERMANOS TE MANDAMOS UN GRAN BESO, ESTAMOS ENVANECIENDO Y TU SERAS ETERNAMENTE JOVEN Y NOS SEGUIRÁS MIRANDO DE ESA FOTO , QUE PARECE QUE NO NOS HABLARAS , PERO NOSOTROS SENTIMOS QUE SI.
VISTES NENA , TENÉS UN HERMANO MUY BOLUDO , CADA VEZ QUE TE ESCRIBE SE PONE A LLORAR POR VOS , SERA PORQUE TE EXTRAÑO TANTO ,Y COMO JUGÁBAMOS CUANDO ERAMOS CHICOS Y ESAS FIESTAS QUE PASABAMOS CON LOS VECINOS DEL BARRIO DESPUÉS DE LAS 12 DE LA NOCHE Y COMO ARMÁBAMOS EL ARBOLITO JUNTOS Y ESPERÁBAMOS LOS REYES .Y TE ACORDAS CUANDO ME ENSEÑASTES A BAILAR, PORQUE YO ERA UN PATA DURA Y QUERÍA CONSEGUIR NOVIA , Y A TI QUE ERAS BASTANTE CELOSA NO TE GUSTABA NI UN CACHITO, BUENO YO TAMBIÉN TE CELABA MUCHO, FUISTES TODO PARA MI.
TE EXTRAÑO MUCHO HERMANA Y AHORA DEJO DE ESCRIBIR , PORQUE TENES UN HERMANO ,QUE SE PUSO A LLORAR Y NO PUEDE VER LO QUE ESCRIBE .
TE MANDO UN BESO PARA TI Y FREDY TU ESPOSO , CUÍDATE Y HACEME UN LUGARCITO ALLÍ ARRIBA JUNTO A TI A PAPA Y A MAMA , PARA QUE ALGÚN DIA ESTEMOS TODOS JUNTOS COMO EN LO VIEJOS TIEMPOS
TE QUIERO MUCHO Y CADA DIA TE EXTRAÑO MAS,TE MANDO UN BESO MUY GRANDE PARA TI Y EL PETIZO FREDY
RUBEN TU HERMANO

A TI HERMANA TE SOBRO LO QUE MUCHOS HOMBRES TIENEN DE ADORNO

MUY PRONTO TE ESCRIBIRÉ DE NUEVO HERMANA MÍA, SI MIS LAGRIMAS ME DEJAN ,TENES UN HERMANO MUY LLORÓN
ES QUE TE EXTRAÑO TANTO

ESTE ARTICULO LO PUBLICO PAGINA 12 EN EL DIA DE HOY,Y ME DEJO MUY CONTENTO EL SABER COMO ENFRENTASTE A TUS ASESINOS EN EL CHUPADERO Y LO SOLIDARIA QUE FUISTES CON TUS COMPAÑERAS , PARA QUE ESTOS MILICOS VERDUGOS NO LAS VIOLARAN.

TE EXTRAÑO Y TE QUIERO MUCHO Y ESTÉS DONDE ESTÉS,SABES QUE ESTAS LAGRIMAS QUE AHORA ESTOY DERRAMANDO POR TI,ESTAS SINTIENDO EL MISMO AMOR CARIÑO POR MI

A 34 AÑOS DEL SECUESTRO DE MARIA ASUNCION ARTIGAS
La lucha constante por la justicia

María Asunción Artigas estaba embarazada de dos meses cuando la secuestraron junto a su marido, Alfredo Moyano, el 30 de diciembre de 1977. Los llevaron al Pozo de Banfield. Por su estado de gravidez, los represores la mantuvieron con vida hasta el nacimiento de su hija. En los meses que pasó en el centro clandestino de detención del llamado Circuito Camps, mientras su embarazo avanzaba, la pusieron a limpiar las celdas y repartir la comida a los otros secuestrados. Esa condición, sumada a su carácter, la convirtieron en una figura clave para los prisioneros que pasaron por aquel centro clandestino.

“La conocí a través de la pared. Estábamos en celdas individuales, tabicadas, y el primer gesto de Mari fue enseñarme a hablar con un código de golpes. Me dijo que me iban a dar un alambrecito para que pudiera abrirme las esposas. Yo tenía miedo, pero ella insistió toda la noche hasta que me convenció que se podía hacer, y así empezamos a comunicarnos con los presos que estaban en la misma parte que nosotras”, recordó Adriana Chamorro, sobreviviente del Pozo de Banfield, en vísperas de que se cumplieran 36 años del secuestro.

Chamorro y su ex marido Eduardo Corro son los únicos sobrevivientes uruguayos del Pozo de Banfield. Desde Canadá, donde hoy reside, Chamorro la recuerda como “vital, peleadora hasta el último día”. “De nuestro lado había un compañero que tenía asma. Un día, con una crisis, lo sacaron de la celda y lo esposaron a los radiadores del pasillo. Quedó tirado, ahogándose. Mari, desde atrás de mi calabozo, empezó a reclamar que no lo dejáramos ahí, que teníamos que hacer algo para que lo viera María Antonia, que era otra presa que era médica, y tuvo la idea de hacer una gran jarreo contra las puertas, hasta que la trajeron a María Antonia para que lo atendiera. Era muy valiente, había pocas cosas que la frenaran si ella creía que era lo justo.”

Eduardo contó cómo María Asunción organizó a las detenidas contra el acoso sexual de los guardias. “Había un clima pesado con las compañeras y ella fue hablando con cada uno de nosotros cuando nos llevó la comida, y todos estuvimos de acuerdo en apoyar que lo denunciaran. El tema llegó a un oficial, y a partir de ahí cesaron las intimidaciones. Para nosotros fue algo muy importante porque en el chupadero éramos nadie, y vimos cómo aun en las condiciones más difíciles se podía mantener la dignidad”.

Tras el nacimiento de su hija Victoria –que fue apropiada por el hermano de Oscar Penna, jefe de la Brigada de San Justo, y recuperaría su identidad diez años más tarde–, la suerte de María Asunción quedó sellada. Todo indica que habría sido parte de un traslado grande, eufemismo con el que se designaban los asesinatos de los detenidos, en octubre de 1978, fecha desde la que permanece desaparecida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada