lunes, 29 de julio de 2013

El candidato de la derecha


Domingo 28 de julio de 2013

 La Dirección Nacional del MPP. recientermente electa,  se reunió la  con el propósito de analizar las candidaturas para las elecciones internas, tema que será abordado en los próximos meses por el Frente Amplio.
El organismo de dirección del MPP resolvió “impulsar la candidatura” a la presidencia de la República, del ex mandatario, Tabaré Vázquez.
Asimismo, el sector que lidera el presidente José Mujica, expresó que concibe la fórmula que se presente en las próximas elecciones nacionales “como una expresión que refleje la unidad frenteamplista”.
Por otro lado el MPP resolvió “habilitar en el Plenario Nacional del Frente Amplio las candidaturas que presenten distintos sectores políticos o grupos” de la coalición de izquierda.
El MPP también apeló a la necesidad de “fortalecer las alianzas políticas, en base al desarrollo programático que se realizará durante el proceso congresal”.

Fórmula

Por otro lado, a través de la red social Fecebook se impulsa la candidatura de la senadora Constanza Moreira.
El perfil creado se denomina: “Constanza Moreira Presidenta 2014”, y se aclara que no es la una página oficial de la legisladora
En ese marco, días pasados Moreira dijo que si el candidato único del Frente Amplio es el ex presidente, Tabaré Vázquez, la izquierda “estaría teniendo un retroceso con respecto a 2009”.
Agregó  que Vázquez “no representa adecuadamente” a un sector con predominio de jóvenes y con electores “más modernos”.
Moreira también dijo que ella “ni loca” será precandidata presidencial en la interna del Frente Amplio.

 Con carnet del PS



.

El candidato de Búsqueda 

NO ESTÁ DICHA LA ÚLTIMA PALABRA
por Tomás Linn / Búsqueda Nº 1723- 25/7

Lo que hace seis meses parecía resuelto, hoy se ve como una realidad indefinida, turbia y compleja. Aquella elección nacional de 2014 cuyos resultados todos anticipaban con tanta claridad, ya no será tan así.

Primero fue el lento pero constante crecimiento de Luis Lacalle Pou, intentando horadar una verdad instalada:
la posibilidad de que Jorge Larrañaga dispute la Presidencia con Tabaré Vázquez.

Otra candidatura evidente en sí misma era la de Vázquez y muchos lo anunciaban como el próximo presidente.
Hoy, sin embargo, surgen dudas. No por la capacidad del ex presidente para lograrlo, sino por la creciente hostilidad de un núcleo duro de militantes frentistas que lo resiste.

Había una oferta que nadie ponía en duda, con un Vázquez tal vez triunfante, con Larrañaga, Pedro Bordaberry y Pablo Mieres. Hoy eso ya no parece tan seguro y las elecciones retoman interés gracias a su cambiante y saludable dinamismo.

Desde que Vázquez dejó la Presidencia hace tres años y medio, ha estado diciendo que volvería a ser candidato si así lo quería el Frente y si "la biología" (en referencia a su edad) lo permitía.

Si es por la biología, todo indica que está en buenas condiciones para volver. Tendrá 75 años cuando asuma y 80 cuando termine su período.
En caso de ganar, llegaría a presidente siendo aún mayor que Jorge Batlle y José Mujica en su momento, por mencionar a dos con edad avanzada respecto a los primeros presidentes desde la dictadura, que tenían apenas 49 años al asumir.

Las dudas aparecen ante la enconada ofensiva de sectores radicales del Frente Amplio. Lisa y llanamente no lo quieren. Prefieren a cualquier otro candidato y alegan que Vázquez se alejó mucho de la visión clásica de la izquierda.

La ofensiva puede ser eficaz, pese a que no parece modificar la opinión mayoritaria de los uruguayos. Según Ignacio Zuasnábar, director de Opinión Pública de la empresa encuestadora Equipos Mori, las cuestionadas actitudes de Vázquez "no generaron consecuencias negativas sobre su imagen y tiene los mismos niveles de aprecio, tanto en la izquierda y centroizquierda como en el centro del electorado".

Vázquez ha venido asumiendo posiciones que rechinan a estos sectores duros, que olvidan que no todo lo hecho durante su período fue "moderado".
El peor lastre de su gobierno es una horrible ley de educación que favoreció los intereses menores de los burocráticos sindicatos del sector. Un daño que se sigue pagando hasta hoy.

Ahora importan sus dichos más recientes.

A fines de 2011 el ex presidente declaró que ante el conflicto fronterizo con Argentina, había procurado de George W. Bush una suerte de apoyo disuasivo. Hace apenas unas semanas, defendió la necesidad de mantener buenas relaciones con Estados Unidos al entender que había un nuevo contexto internacional.
Ambas posturas generaron revuelo en una izquierda que sigue viendo al "imperialismo" como el demonio mismo.

Asimismo, Vázquez defendió su derecho a expresar su posición personal y discrepante con la ley de aborto.
Lo curioso es que es una posición conocida desde antes de que fuera presidente, cuando anunció que en caso de serlo, si se aprobaba una ley que despenalizaba el aborto, la vetaría. Pese a ello, igual fue votado y ganó en primera vuelta. La ley se votó y siendo presidente la vetó.

¿Por qué todo este lío ahora?

Los sectores radicales del Frente Amplio siguen creyendo que les llegó su hora, la de "profundizar los cambios" y controlar la política económica del próximo gobierno.
Olvidan que si el Frente Amplio alcanzó el gobierno es porque predomina su discurso más moderado.

Vázquez no es el único que expresa a la vertiente moderada, aunque sí quien genera más entusiasmo. En las elecciones internas del Frente Amplio, el sector del vicepresidente Danilo Astori, aliado al Partido Socialista, le ganó con cómodo margen a un MPP que desde el gobierno juega el desagradable rol de ser un "comisario político" e ideológico.
En la medida que los votantes perciben que el MPP no es lo mismo que Mujica, prefieren tomar distancia y eso se vio en la mencionada elección.

Los grupos hostiles a Vázquez, al decir que es hora de proponer nuevos nombres e incluso promover candidatas mujeres, siempre hablan de la gente volcada hacia el MPP. Basta ver las redes sociales para corroborarlo.

Sólo salta el nombre de Constanza Moreira, legisladora con cierta aureola "académica" y muy promovida por el MPP.
Es que detrás del cuestionamiento a Vázquez, hay un claro intento de fortalecer a dicho sector. Sin embargo, si hubiera que mencionar a una mujer ducha en política y con experiencia en el terreno, el primer nombre que se les ocurre a muchos votantes por fuera del cerrado circuito militante es el de Mónica Xavier.

Vázquez está armando un grupo propio para elaborar un programa de gobierno con figuras que algunos observadores califican de "interesantes".
El Frente Amplio, empero, tiene su propia comisión de programa donde se da una puja entre los sectores moderados y radicales.
Por lo tanto el resultado será un programa poco útil, transado y volcado a favor de quien sea más eficaz en la negociación.


¿Querrá Vázquez gobernar bajo tales pautas? Es dudoso.

El politólogo Adolfo Garcé, consultado la semana pasada, cuestionó la estrategia de Vázquez. Entiende, sí, que ella importa por ser el ex presidente favorito para el votante centrista pero sugirió que "cada tanto se peine un poco el jopo hacia la izquierda".

El razonamiento de Garcé responde a la vieja lógica frentista de equilibrar a los diferentes grupos.
El propio Vázquez ejerció su liderazgo como presidente, laudando en las disputas internas.

El problema es que Vázquez no parece interesado en seguir jugando ese rol. Quiere ser aceptado así como se muestra.

Esta es la novedad

Da la impresión de que Vázquez quiere llegar a presidente según sus términos

Lo cual cambia las reglas de juego. También da la impresión de que desde la visión de Vázquez, si al Frente Amplio no le sirve, que se busque otro candidato.
Él está interesado pero no desesperado por su reelección. No parece, a su edad, querer ejercer el cargo obligado a un cotidiano ejercicio de toma y daca. De ser esto cierto, es muy probable que Vázquez sea candidato, pero de modo alguno es una certeza absoluta.

El Frente Amplio sin Vázquez sería otra cosa y determinar quién puede ser presidente implicaría una interna difícil con incierta perspectiva.
Habrá que ver hasta dónde un electorado que le ha sido fiel seguirá al Frente Amplio si éste decide darle más poder a los "comisarios" del MPP.

El paquete electoral, como señalé al principio, no está tan bien atado como parecía hace algunos meses. Habrá que ver cómo evolucionan los hechos y si se confirman los pálpitos



"No es lo mismo escuchar de los demás lo que uno sabe de uno mismo".- Jorge Rossi Rebufello


A nosotros los uruguayos,nos encanta hacernos trampas al solitario.- Antes, hace 1/2 siglo,cuando yo era joven,los culpables eran los colorados; había que cambiarlos X los blancos...y así se han ido sucediendo los culpables,que siempre son los "otros"; nunca nosotros.- El que los dueños del mundo y del país permitieran que la izquierda fuera al timón, (pero pará! que el rumbo lo marco yo...) reveló una verdad inesperada: no era un problema de lemas: es un problema de ser coherentes con los principios enunciados.-
Hay que distinguir entre los partidos tradicionales y los de izquierda: mientras aquellos tienen el poderoso aglutinante de los intereses de clase, éstos no pasan de una asociación de gropúsculos con un discurso colectivista pero con accionar netamente individualista. Lo de la ideología es verso pa' engrupir la gilada, en la práctica estamos profundamente impregnados de la ideología egoísta, materialista y consumista pequeño/burguesa.-
Como éste es un país chiquito dónde nos conocemos todos,los disfraces se mantienen gracias a otro de esos pactos no escritos del país de la cola de paja. Si le quitamos la joda al Uruguay se derrumba la economía y así lo entendió el tribunal que le concedió el retiro a nuestro ex-ministro chileno de la salud que debe tener hijos o nietos para criar. Molesta a mi haraganería ilustrar con ejemplos mis afirmaciones que generalmente son conclusiones muy masticadas. Por eso no participo de polémicas que es un uruguayísimo procedimiento parte del juego hipócrita de decir "las 2 cosas".-
Si el 72% apoya la candidatura del Pluma Blanca las cosas no andan tan mal y el equivocado soy yo que estoy en el 28% restante.- Nuestra responsabilidad en el hundimiento del país tiene la misma duración que la revolución cubana; no empezó ayer y la culpa está repartida. También son actores los cómplices X omisión. No hay inocentes entre los uruguayos, nos encanta vendernos versos a nosotros mismos y X eso aceptamos una historia mentirosa pasada y reciente. Sabemos que la patria la bandera y el prócer son yutos pero una mentira X unanimidad deja de serlo y se convierte en verdad. Deberíamos imitar el ejemplo de honestidad del Tino Piriz Budes que ahora está en el Partido Colorado.-
                                                          MAU-MAU  (La flor es para el Bebe).-     



1 comentario:

  1. El lema que reza "Por la liberación nacional y el socialismo" ya lo podrían ir sacando, no ? Al menos que sean honestos en eso.

    ResponderEliminar