sábado, 27 de julio de 2013

Marcha de recicladores



por el Centro, General Flores, Ciudad Vieja y el Palacio Legislativo
Hurgadores marchan contra la IMM
Miles de carritos tirados por caballos tienen las horas contadas en Montevideo. Esa "amenaza" motivó ayer una protesta que, durante casi tres horas, afectó el tránsito en las zonas del Palacio Legislativo, de 18 de Julio, la Ciudad Vieja y la Intendencia. 


 Lucha a caballo
Decenas de recicladores se manifestaron para reclamar a la intendencia libertad en su trabajo ante posibles medidas restrictivas.

La fila de caballos apareció por la avenida Agraciada y tapó, en pocos minutos, el ruido de los autos. Los motores se desvanecieron y dieron lugar al sonido de las herraduras, a las campanas, y a los gritos de los manifestantes. El olor a caballo inundó la avenida de las Leyes. Liderando la fila viene Lluvia, una yegua que soporta el peso de María Mónica Magallanes y sus 12 hijos. En el carrito también viene a manifestar Luca, de 2 meses, quien arriba del carro luce mucho mayor. “Hace 20 años que reciclo. Todos los gurises míos nacieron para remolcar. Yo nací con carro y a caballo. Me gusta y vivo de esto”, dice Magallanes, mientras se prepara para continuar la marcha.

Poco menos de 100 carros de recicladores, la mayoría tirados por caballo, se nuclearon frente al Palacio Legislativo en la tarde del viernes para pedir que los dejen seguir trabajando. “La marcha es para frenar el decreto del edil (Jorge) Buriani para que los carros no vayan a la zona de riqueza. Esto va en contra de las fuentes de trabajo de los clasificadores. La IMM está privatizando (la recolección). Todas (las empresas) tienen que llevar la basura que no sea domiciliaria a partir del 31 de diciembre. Les cobrarán $ 640 por metro cuadrado para levantarla. Justo en las fiestas cuando la gente sale a la calle para hacerse su peso”, dijo a El Observador el concejal de Marconi y vocero de Ucrus, Juan Carlos Silva.

El edil socialista Jorge Buriani presentó un proyecto en la Junta Departamental que consiste en prohibir la presencia de recolectores en las zonas Ciudad Vieja, Centro y Cordón. El decreto, que comenzaría a regir en los primeros días del próximo año, permite además que particulares “debidamente autorizados” levanten los residuos de empresas y comercios.

En la manifestación, Silva hizo hincapié en que con esta medida solo se beneficia a las grandes empresas y damnifica a “quienes más lo necesitan. Sabemos que el negocio de la basura mueve muchos millones de dólares, los grandes depósitos nos los dicen. (Somos) varios miles que salimos todos los días, con frío, con calor, con el viento en contra, con la lluvia, a intentar rescatar la riqueza de lo que otros tiran y poder con eso mantener a nuestra familia”, expresó el vocero de Ucrus.

Alberto Fernández tiene 21 años y no sabe leer ni escribir. Al igual que Magallanes, obtiene $ 1.000 por semana de los contenedores. Si bien no es mucho, aseguró que, con eso, comen sus tres hijos.

“Los más infelices sean los más privilegiados. Muchas veces utilizada esta frase, pero pocas veces refrendada con los hechos”, termina diciendo Silva, y todos emprenden la marcha hacia la IMM. El sonido de campanas y herraduras vuelve a hacerse presente. Algunos se suman a los cánticos, otros prefieren silbar. A paso lento, pero apurados por las bocinas, los caballos desaparecen por avenida del Libertador, en fila india, como lo pidió el vocero.














.

1 comentario:

  1. Humanos reciclemos nuestra basura... pero no torturando caballos QUE MUEREN AGOBIADOS EN LAS CALLES animales que nada tienen que ver con la basura ni con la injusticias sociales generadas POR HUMANOS NO POR LOS MISEROS CABALLOS. BASTA DE T.A.S!

    ResponderEliminar