jueves, 28 de noviembre de 2013

El gran desafío



por Hugo Bruschi

Hay instantes en la vida política de los paises, en donde se hace imprescindible una pausa para la reflexión, la discusión del que hacer, en la búsqueda de un camino por el cual transitar. El Uruguay no es ninguna excepción y muchas veces sin percibirlo, nos convertimos en espectadores inoperantes de una realidad que nos aplasta, de un proceso del que sólo atinamos a presenciar y en el mejor de los casos a criticar sus efectos. Hasta cuando permitiremos que otros decidan nuestra suerte? Hasta cuando soportaremos - para hablar en "celeste" - que la cancha siga flechada?

Por ello creo que tendría que ser responsabilidad, de todos aquellos que aún sientan y crean que otro país es posible, darle forma a la protesta, a la indignación de tanta gente que cifró esperanzas en determinadas salidas condenadas al fracaso y en hombres que luego terminaron confirmando, que luchaban por otra cosa, muy lejos de los intereses que antes decían representar. YO NO CREO QUE EL PODER CORROMPE, más bien me inclino a creer que nos revela quien era quien y cuales eran sus propósitos y ambiciones. Y por ello creo con firmeza, que más que responsabilidad, tendría que ser un mandato imperativo de conciencia de los sectores más avanzados, crear la herramienta que tanta gente está esperando para encontrarse codo a codo con sus iguales. La misma gente que durante todos estos años se encontró en las marchas del silencio y en las ruidosas, en las huelgas y en los conflictos, en la Suprema Corte y en la Puerta de los Juzgados, en las marchas por la Tierra y la defensa de los bienes naturales y en las luchas contra las multinacionales depredadoras y contaminantes. Miles y miles de uruguayos que indignados y estafados en sus esperanzas, no saben que hacer ni cuantos son.


Las elecciones chilenas fueron un claro ejemplo, de como también se pueden fijar metas sin participar del circo electoral. De esta gran mosqueta legal montada para robarnos el voto. Por ello creo que resulta de capital importancia, plantear una forma de organizar la protesta, para que la gente no caiga en el desaliento y la resignación que siempre elige por el menos malo. Una forma organizativa que le dispute la espectativa electoral al sistema de fraude. Llamar a una suerte de consulta popular el mismo día de las elecciones, para que la gente participe activamente y para que nadie la acuse de indiferente. En una elección paralela que no aspira a tal o cual sillón, sino que dejará en las urnas montadas en cada barrio, 5 propuestas urgentes que nunca fueron motivo de desvelo del mundo político corrupto. Y luego se elegirá un parlamento paralelo, que tratará e impulsará los temas surgidos de las urnas en una suerte de democracia directa, sin candidatos a 200.000 ni compromisos partidarios. Y nos servirá para saber a partir de ahora cuantos somos y además, para hacerle saber al sistema que ya no somos el rebaño dócil camino al matadero. Pero estos pasos, requieren de la madurez de quienes tienen la experiencia suficiente, para no creer en iluminados ni piquitos de oro, que tanto daño le causaron al movimiento popular y a sus organizaciones de vanguardia. Será la única forma de dejar de lado la crítica, a un juego en el que nada tenemos para ganar, para pasar a la acción. El futuro es ahora, ya!!



miércoles, 27 de noviembre de 2013
¿Y QUÉ ESPERABAN? 
(Publicado esta semana en Semanario VOCES)


El abstencionismo reciente en Chile es una clara señal de las cosas que alguna izquierda vernácula todavía no quiere ver, y que tiene relación con lo que se han denominado por estas tierras “progresismos”, que no son otra cosa que socialdemocracia para países empobrecidos (técnicamente: neodesarrollismos). 
Siempre ha existido un abstencionismo natural y lógico; el de aquellos ciudadanos que les importa un rábano la política (no se ocupan de la política, aunque la política se ocupe de ellos) y solo votan porque es obligatorio. 
Lo nuevo, es un abstencionismo de otro carácter, el que está fundado en el desencanto hacia aquellos que habían prometido transformar la sociedad (hacer temblar las raíces de los árboles), pero que llegados al gobierno no hicieron otra cosa que continuar con las mismas políticas de siempre, embellecidas con algunos cosméticos denominados políticas sociales. El primer abstencionismo es simple desinterés, el nuevo es una actitud militante.
Las socialdemocracias europeas, mientras tuvieron recursos suficientes para proveer un “estado de bienestar”, contaron con el beneplácito de los electorados. El problema es que sus pares vernáculos, para conseguir los recursos para eso, han recurrido a lo que siempre criticaban: al inversor extranjero, han hecho Tratados de Libre Comercio con el imperialismo (o les han protegido sus inversiones), han traído el extractivismo, la megaminería y cuanta industria contaminante ha sido posible, han extranjerizado y concentrado la propiedad de la tierra, desarrollado cultivos transgénicos al máximo, etc., mostrando al desnudo lo que realmente son: el mismo perro con diferente collar.
Y esto, más que enamorar a su antiguo electorado de izquierda, lo ha hecho alejarse cada vez más, asqueado y dolido, buscando otras opciones de cambio, a través de los movimientos sociales. Difícil que alguien de izquierda se enamore de un proyecto de esa naturaleza, con dirigentes que confraternizan con embajadores yanquis y el top ten de la burguesía criolla. No es extraño que Bachelet haya obtenido apenas el 24% y que al oficialismo uruguayo le vengan ciertos sarpullidos por ello. 
El drama de estos progresismos es que en el corto o mediano plazo terminan perdiendo las mayorías parlamentarias, por lo cual ni siquiera pueden aplicar sus modestos planes ya que tienen que negociarlos con la derecha, hundiéndose definitivamente en el descrédito.
¿Es viable un modelo de izquierda? El aplicado por Hugo Chávez en Venezuela es de izquierda; es un modelo que siempre va a más, y que enfrenta al poder y al imperialismo en lugar de confraternizar amigablemente con ellos, y por eso ha entusiasmado a su pueblo. Y el modelo cubano es una muestra clara de que existen otros caminos. Obvio que no son modelos a copiar, pero indican que es posible...siempre que lo que se quiera sea transformar la sociedad.
Menos de la mitad de los chilenos creen en las elecciones; un 24% cree en el progresismo. Como diría Ignacio Copani: “Y qué esperaban?...Que los aplaudan?...Que los alienten con palmaditas sobre la espalda?”


Es X aquí.- (Regalo de cumple pa'l Tambero).-
Por: Jorge Rossi Rebufello





Soy apenas, un individuo como todos los demás que piensa con su propia cabeza. No sé si es mérito o defecto. Sigo los caminos que elijo. No creo haberme equivocado cuando dejé de votar en 1971 e ingresé al MLN.-
Voy a dejar aquí una fórmula sencillita para aquellos que manifiestan en lo que dicen y escriben que es necesario ( y quieren ? ) cambiar el país. Parecen muchos y tienen un enorme potencial latente. Como a lo largo de mi vida (casi 75 años) sólo he visto, comprobado y leído cifras que el país sólo ha empeorado, creo que tengo derecho a creer que el camino no sirve y está equivocado.-
No creo que se pueda discutir que se trata de lucha de clases y que la política se impone X la fuerza de las armas. Digo cómo es, no que esté de acuerdo.-
Hasta que el miedo sea sustituído X la conciencia, la humanidad se rije y se conduce X el terror. (Si no me crees andá a apoyar a la Jueza Mota).-
El sistema sólo se cambia si lo enfrentas. Hay que asaltar el poder para que las armas estén en las manos del pueblo. (La dictadura no te enseñó nada...?).-
Hace 200 años que tenemos democracia "representativa". (El Fraudeamplismo no te enseñó nada...?).-
Si volvés a votar, jodete.-
Colaborando no se cambia, se le hace el juego al sistema. Es colaboración entrar en el juego de las cortinas de humo ocupándose de UPM, de Aratirí, de la regasificadora, del glifosato, de AFE, de PLUNA, de si el Pepe ésto, que si el BIcho asesina un gurí en "Sta. Catarina"....
Ya sé que es tremendo, pero NADA DE ESO IMPORTA, es secundario, terciario o cuaternario. Los problemas se resuelven desde la raiz o no se resuelven. Debemos retomar la senda de ese ensayo infantil y primitivo y a partir de ese rumbo inicial que nos mostró esa magnífica generación de jóvenes pequeño/burgueses que se inmoló, continuar el ÚNICO camino de lucha que la historia universal nos enseña que lleva a alguna parte.-
Hay que enfrentar la oligarquía, perseguirla asfixiarla y expulsarla. Hay que sabotear económicamente al gobierno que está al servicio de los dueños del país y del mundo cortándole los suministros de los impuestos, X que el gobierno sólo produce heridos, presos y muertos. - No importa cuantos sean al principio. Los del GRANMA quedaron 13 y en 18 meses se hicieron del poder. El último cuartel (y el + importante) lo conquistó el Ché conversando.-
Me entristece saber que no lo veré, pero quiero morirme creyendo que en mi pueblo hay reservas de revolucionarios aparte de los arribistas hipócritas y traidores de los que no vale la pena ocuparse.- Para ser (o hacerse) un revolucionario basta con creer en la revolución y ponerse a hacerla.-
MAU-MAU (La flor es para el Bebe).-






2 comentarios:

  1. Apoyo la propuesta de José Luis Perera. Ahora, sea lo que sea lo que se hiciere (lo cual incluye la segunda propuesta) tiene que haber mucha gente coincidiendo y actuando al mismo tiempo. Yo no sé si para todo el mundo las cosas están tan claras como las siente por separado cada uno. Lo peligroso es que mientras la gente es cada vez menos crítica, las formas de dominación son cada vez más sutiles para algunos elegidos que pueden optar por una actitud conformista, mientras son cada vez más brutales para tanta gente cuya opinión no interesa ni al poder, ni a la mayoría de la gente.

    ResponderEliminar
  2. Es un pozo que no tiene fondo. La llamada izquierda actua como neo-liberal en todos los planos.
    La gente no adopta una actitud conformista, la gente esta muy castigada, con la sutilezas de la dominacion.
    Esta descreida de todo. No tenemos lideres del pasado. Hoy tenemos de todos los colores que aunque no se mezclen sus combinaciones hoy son aceptables. No hay motivacion, la escala de valores ya en muchos planos no exiten. Pero eso no significa que empiecen a surgir nuevos lideres, pero no van a salir del FA. Sino de organizaciones independientes, claras en sus ideas y projectos.
    Votar en blanco en mayoria me pregunto si seria una respuesta acertiva?

    ResponderEliminar