domingo, 3 de noviembre de 2013

Una hora decisiva




Editorial de Noticias Uruguayas
Una hora decisiva en América Latina

Se aproximan momentos decisivos en América Latina. A no confundirse ante los enormes peligros para el movimiento popular. La bestia asesina del fascismo imperial se ha vuelto aún más peligrosa para los pueblos y procesos de cambios que se están viviendo en el Continente latinoamericano.

El imperio está malherido pero lejos de encontrarse moribundo. La brutal crisis que sacude al capitalismo a nivel mundial, y a la ciudadela imperial en particular, golpea en todos los frentes: el económico, el financiero, el social, el político, el moral, el militar, y en alto grado el ideológico. El imperio, que cerró filas en el plano interno después de la desaparición de la Unión Soviética para "ahora sí" -se proclamó entonces- dirigir al mundo en solitario, sin competidores ni amenazas - se dijo también - y por mil años, se agregó como remate, está sumido en una profunda crisis en la actualidad, que ocupa diariamente la atención mundial. El intento de ataque a Siria en el estilo de las agresiones criminales a Afganistán, Irak y Libia les fracasó rotundamente y mostró al mundo las profundas heridas que han debilitado a la bestia imperial, la paralización del gobierno y el aparato del estado yanqui carcomido por la lucha fraticida de las mafias que componen el entramado dirigente del imperio debilitó en grado sumo la confianza en el rol "decidido por la providencia" de unos EEUU "gerente general" del mundo entero, las demoledoras revelaciones sobre el delirante espionaje a amigos, enemigos, aliados, rivales y a su propio pueblo, han venido a golpear duramente la autoproclamada confianza y seguridad que el Imperio ha vendido al mundo entero como la definitiva prueba de la validez de su rol dirigente determinado por Dios - según ellos mismos - bestia qué se encuentra sumida en un caos de tal magnitud que hace preever cualquier tipo de aventura inspirada en la desesperación de sentirse rodeados por el cúmulo de contradicciones que ellos mismos han generado en su afán de conservar su rol dirigente.

Es en este clima que - en principio - puede aparecer cualquier tipo de "huída hacia adelante" de una bestia desesperada, confundida y arrogante. Como siempre ha sido a lo largo de la historia con todos los imperios en crisis la posible "solución" reviste carácter agresivo y militar. Un "repliegue" imperial de otras zonas aumenta el peligro tanto en América Latina como en África. En lo que se refiere a América Latina tienen en marcha planes criminales de agresión particularmente contra Venezuela y Bolivia. Naturalmente - como ha sido con todas las acciones militares imperiales - en el fondo está el saqueo, el "camino fácil" del robo a mano armada, del asesinato para hacerse por la violencia de los bienes ajenos, pero también, tal cual siempre lo han hecho, para "estatuar el ejemplo" ante pueblos en lucha por sus históricas reivindicaciones proceso qué en la actualidad se está viviendo en el Continente irredento. Tal cual lo quisieron hacer con Cuba, la heroica, lo pretenden implementar hoy en día contra Venezuela y Bolivia. Cuentan para ello con las pulidas estrategias aplicadas en Afganistán, Irak, Libia y Siria, que se basan en la colaboración de mafias locales que participarán en la repartija saqueadora. Esas mafias también están presentes hoy en día en Venezuela y Bolivia y están creando el clima para dar el zarpazo cuando el amo les ordene. Todo hace preever que no será un camino de rosas ni para el imperio, ni para los traidores "nacionales" pero el costo - como siempre - lo pagarán los pueblos.

El nivel de esos costos estarán determinados por la firmeza de las organizaciones populares en esos países hermanos y en el grado de solidaridad CONCRETA y COMPROMISO TAMBIÉN CONCRETO que el resto de los pueblos hermanos del Continente le brinden a los agredidos. Se vienen amontonando momentos decisivos no solamente en esos países ya marcados como las próximas víctimas de la bestia imperial enloquecida, sino también en otros que en estas semanas y meses decantarán parte del conflicto social en desarrollo. Colombia, Honduras, Chile son algunos de los ejemplos. El imperio, las mercenarias burguesías locales y aún el reformismo ducho en mirar para otro lado, se encuentran ante un dilema histórico que nadie sabe a ciencia cierta como podrá finalizar una vez que caiga la primera bomba o se materialize el primer disparo.

El fantasma que hoy en día recorre América Latina es el fantasma del guevarismo, el fantasma de la continentalidad de la lucha, que nunca ha perdido ese carácter ya desde las épocas de las guerras de liberación contra los imperios coloniales. Fantasma reactivado a partir de la reacción imperial ante el heroico ejemplo del pueblo cubano decidido a ser ellos mismos los que forjen su destino. Demás está decir que la unidad del pueblo, de sus organizaciones, del movimiento popular y las organizaciones sociales será el factor clave en el enfrentamiento a está agresión que ya está en marcha, y, dentro de ese torrente unitario tan fundamental, la unidad de los revolucionarios deviene un elemento de carácter decisivo. Unidad de los revolucionarios en el seno del movimiento popular, para desde él, aportar la acumulación de la experiencia histórica que debe de volcarse masivamente como la herencia de tantas luchas y sacrificios, para hoy ayudar al combate popular y para batallar por los objetivos históricos. La lección cubana nos indica que la profundización del proceso de transformaciones sociales basado en la movilizacion y lucha de las masas populares ha sido lo que ha hecho posible que hasta hoy en día el ejemplo de la Isla Revolucionaria ilumine el camino a los pueblos hermanos.


COLECTIVO DEL BLOG NOTICIAS URUGUAYAS



Se darán de narices





0 comentarios:

Publicar un comentario