sábado, 9 de agosto de 2014

Dispuestos a morir ahogados



Hicieron del "abrazarse con culebras" una teoría político-electoral. Era la garantía de "juntar votos a lo bobo". La militancia del MPP aullaba de entusiasmo por la astucia del Pepe. ​Fernández aportó la teoría de la conciliación de clases: "el concepto de pueblo abarca a los burgueses perjudicados por el neoliberalismo" y, empleando conceptos extraídos de maoísmo, convenció al Comité Central del MLN y al Congreso del MPP en 1998.
 
Antes de asumir el gobierno, López Mena le organizó un cónclave en el Conrad y Mujica firmó el pacto con el empresariado transnacional, principalmente argentino...
Ahora las culebras lo muerden, al parecer los burgueses no estaban tan perjudicados por el neoliberalismo y el pacto del Conrad solamente trajo el despilfarro de millones de dólares y un fraude  moral y ético mayúsculo.
 
Lo notable que hay cientos de militantes dispuestos a morir ahogados con el Titanic y que, con el verso de que no gane la derecha, van a apoyar al trío  de la muerte (Astori, Mujica y Vázquez). Está claro que muchos lo hacen en defensa de su fuente de trabajo, pero también hay mucha gente honesta, que se deja arrear, cabrestendo un poco, pero obedeciendo la  rienda en definitiva.
 

saludos fraternos
Jorge Zabalza


. .

Ver:

http://elmuertoquehabla.blogspot.nl/2012/10/los-zatrapas.html





sáb ago 9 2014
El gobierno cambió de estrategia y luego de tres días de silencio y declaraciones evasivas pasó al ataque en un nuevo capítulo del escándalo de Pluna que lo involucra como responsable de presionar al empresario Juan Carlos López Mena para que pagara el aval que el Banco República había entregado a Cosmo.
Los términos de la demanda del abogado Daniel Rocca contra López Mena en un juicio civil por cobro de honorarios se conocieron el pasado lunes.
En su relato de los hechos que precedieron la fallida subasta de los aviones de Pluna, Rocca involucró al presidente José Mujica y a trece jerarcas de su gobierno (que solicita a la Justicia sean citados) en un ejercicio de presiones contra su exempleador y demandado para que asumiera el pago del aval por US$ 13,6 millones.
La versión de Rocca coincide al pie de la letra con la que oportunamente dio López Mena a la Justicia. Describió que junto a López Mena participó de "tensas" y "crispadas" reuniones con varios jerarcas, entre ellos Guerrero y Mujica.
El martes, el presidente se limitó a decir que la irrupción de Rocca en el escándalo de Pluna se limitaba a una "pelea" con "su patrón" por US$ 2 millones, y evitó responder a las preguntas sobre las presuntas presiones al empresario.
Sin embargo, ayer el gobierno pasó a la ofensiva y a través de Guerrero, señalado por Rocca en las reuniones, deslegitimó tanto al abogado demandante como a su versión de los hechos, además de adjudicarle intenciones políticas.
"Esto es una demanda civil de quien fuera abogado de López Mena. Demanda civil por cobro de honorarios impagos de la que surge claramente, la he leído, que más que apuntar a demostrar el trabajo de quien fuera profesional de López Mena lo que se hace es un relato político. Esto es una demanda civil armada con intenciones políticas, no tengo dudas", disparó Guerrero en entrevista con Subrayado.
"No sé quién la armó", dijo Guerrero, aunque consideró "obvio" que hay "connivencias tanto de sectores políticos como comerciales", sin identificarlos ni profundizar en la acusación. Horas antes, en entrevista publicada en la web de El País, Héctor Di Giacomo, abogado de Rocca, había dicho que la demanda de su cliente no tenía intenciones políticas (ver nota aparte).

No hubo presión.

Rocca cuenta en su demanda que a última hora del 5 de octubre de 2012, cinco días después de la subasta en la que Cosmo se quedó con el boleto por los aviones y prometió pagar por ellos US$ 137 millones, fue convocado junto a López Mena por el asesor presidencial Julio Baráibar, acompañó a López Mena a una reunión en la Torre Ejecutiva donde se le exigió a su cliente que "firmara documentación como garante de Cosmo ante el BROU".
Según relata Rocca, "López Mena ratificó su decisión de no firmar (...) por lo que la tensión era manifiesta ya que las autoridades del gobierno pretendían (que) lo hiciere basados en que a su criterio existía un vínculo con la citada Cosmo".
De esa reunión participaron el presidente Mujica; el entonces ministro de Economía, Fernando Lorenzo; el director de secretaría del Ministerio de Economía, Pedro Apezteguía; el secretario de la Presidencia en ese momento, Alberto Breccia y el entonces titular del Banco República, Fernando Calloia.
También estuvieron presentes el asesor del MEF (y actual subsecretario) Jorge Polgar; el director de secretaría del Ministerio de Transporte, Pablo Ferrer y el actual ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker.
"En nuestra presencia hasta se comentó respecto a la posible discontinuidad funcional de algunos de los jerarcas presentes en sala, y sobre la futura relación de López Mena con el Estado, lo que denota la gravedad de la situación del empresario por la que estaba abogando en condiciones límite, cuyos negocios dependen casi en forma absoluta de la administración pública para su normal desempeño", dice Rocca.
Guerrero dio otra versión de los mismos hechos. "Es muy claro que el relato que se hace en esta demanda de reuniones con el presidente como con otros jerarcas de gobierno, así como la solicitud de testimonios, no apuntan a demostrar el dinero que debe López Mena a Rocca sino que apunta claramante a decir que hubo presión a López Mena involucrando al gobierno. López Mena es una persona grande. Me he reunido con él y no es una persona a la que se le puede presionar", dijo Guerrero.
Rocca involucra al secretario de Presidencia en un capítulo clave del proceso Pluna. A fines de octubre de 2012, López Mena y Rocca recibieron en las oficinas de Buquebus del puerto de Montevideo a Calloia y a Guerrero, quien por ese entonces asumía como nuevo secretario de la Presidencia, en sustitución de Breccia.
Según cuenta Rocca en la demanda, en la reunión Guerrero comunicó telefónicamente a López Mena con Mujica y el presidente "le anunció que el fideicomiso, ante el no pago en tiempo por Cosmo del precio de los aviones, habría de ejecutar la garantía de mantenimiento de oferta otorgada por el BROU a dicha empresa y consecuentemente dicho banco ejecutaría la contragarantía constituida por la aseguradora (argentina) Boston". Finalmente López Mena aceptó pagar el aval que correspondía a Cosmo.
Guerrero abundó en la defensa del gobierno. "He tenido muchas reuniones, incluso políticos de la oposición me pidieron que me reuniera con abogados, con empresarios, lo hemos hecho y es algo transparente. Efectivamente yo, el presidente (Mujica) y algunos jerarcas nos reunimos con López Mena y sus abogados. Hubo conversaciones con López Mena en el entendido de que era uno de los posibles candidatos más seguros a quedarse con los aviones. Pero fueron conversaciones, incluso promovidas por López Mena, pero no se puede decir que son presiones", sostuvo. Además, calificó como "poco ético" revelar el contenido de las reuniones, como lo hizo Rocca.
"No hubo presión, pero el contenido de las reuniones yo no lo puedo revelar, está mal hacerlo", afirmó.




1 comentario:

  1. El Gran estafador, sin dudas, fue Mujica.
    El organizo toda la joda y los platos rotos los pagará Lopez Mena. como ya pagaron Lorenzo y Calloia.
    Las órdenes fueron de Mujica que pretendio sacar a Pluna de la troya, cagando a todos los acreedores y si para ello tenía que favorecer a Lopez Mena lo haría. El problema es que le fallo la estrategia y salieron todos embarrados, menos él. Ojalá actue la justicia y vaya preso el Sr. Presidente Jose, Pepe, Mujica, El Tupamaro!!!!!!

    ResponderEliminar