lunes, 16 de mayo de 2016

Los Panamá Papers de Bordaberry

Pedro en el paraíso


>>> Ya se sabía
La simulación del arrendamiento, fue denunciada por el Instituto Nacional de Colonización ante el juzgado de sexto turno a cargo del juez Dr. Jorge Catenaccio Alonso, quien lleva a cabo la investigación respectiva.
La maniobra, en torno a las fundidas tierras de Rausa, en la que participó como representante de dos sociedades, el Dr. Pedro Bordaberry y el Dr. Héctor Viana Martorell, intentaban acceder a tierras valiosas a precios muy inferiores.
Para ello, una sociedad anónima panameña, compró el crédito de la deuda de Rausa con el Banco República (BROU), accediendo a tierras muy valoradas por un precio muy inferior. Simuló un alquiler ficticio de los campos para depreciar su valor y así poder blanquear las tierras en un remate, sacándolas de la órbita del BROU. El Instituto Nacional de Colonización (INC) advirtió la maniobra y adquirió buena parte de las tierras. El caso está en la Justicia, en el Juzgado Civil de 6º Turno a cargo del Dr. Jorge Catenaccio Alonso, que investiga la simulación de arrendamiento.
Con la participación del Dr. Héctor A. Viana Martorell, integrante del estudio jurídico del que el Dr. Pedro Bordaberry formaba parte hasta hace poco tiempo, Jiménez de Aréchaga, Viana & Brause, se verificó este negocio que ahora está en manos de la Justicia por simulación de arrendamiento.
Desde el 24 de marzo de 1983, el BROU era acreedor de la fundida empresa Rausa por US$ 19:500.000. Como garantías hipotecarias el Banco contaba con 5.500 hectáreas de campo ­3.900 has. en Estación “La Sierra” en Maldonado y 1.600 hás. en la Estación Montes en Canelones­.
El 29 de marzo de 2004, ante el escribano Felipe Stirling, el BROU cede parcialmente el crédito de Rausa a la empresa Levsey SA, hasta el monto de US$ 3.400.000, correspondiente a los padrones rurales ubicados en la 5ª Sección Judicial del departamento de Maldonado, recibiendo la suma de US$ 2:250.300. Levsey SA, se presentaba a sí misma como integrada por diversos inversores, con el fin de adquirir diversos inmuebles en Colonia, Montevideo, Canelones y Maldonado, siendo sus representantes los Dres. Luis y Guzmán Vargas, pero también los doctores Héctor A. Viana Martorell y Pedro Bordaberry.

Alquiler barato

El 1º de mayo de 2005, Rausa, representada por Gregorio Aznárez, firmó un contrato de arrendamiento de los padrones de su propiedad, en la 5ª Sección Judicial de Maldonado, por 15 años a un precio de US$ 0,85 la hectárea anual, para hacer bajar el valor del posterior remate de las tierras y que nadie intervenga. Sí, no hay error contrató por quince años a ochenta y cinco centavos de dólar la hectárea por año, inimaginable.
Durante el gobierno del Dr. Batlle, Pedro Bordaberry fue ministro de Turismo hasta el 1º de marzo de 2005, siendo proclamado como candidato a la Intendencia de Montevideo el 21 de febrero de ese año. La sociedad panameña Portmar, arrendataria de los campos de Rausa, otorga poder general a los Dres. Pedro Bordaberry y Diego Rafael Viana Martorell el 29 de junio de 2005. Al día siguiente, ante el escribano Felipe Stirling, la sociedad Levsey SA cede a la panameña, Portmar, el crédito hipotecario de los campos de Rausa en Maldonado, por la suma de US$ 2:250.300. Aparentemente, la sociedad Levsey SA no saca ganancia, puesto que vende el crédito al mismo precio que lo compró.
La sociedad panameña de Bordaberry remata esas tierras en dos tandas. Primero las 3.900 hás. de Maldonado en US$ 1.020 la hectárea, precio muy por debajo de lo que indicaba el mercado. El INC se interpone y adquiere esas tierras rematadas, según la potestad que le otorga el artículo 35 de la ley que creó el Instituto (ver recuadro). Un segundo remate se lleva a cabo de las 1.600 hás que poseía Rausa en Canelones, a un valor de US$ 5:000.000 por el total, lo que resulta entonces un precio elevado de acuerdo a los informes técnicos del INC.

En la timba de la vida

El pasado lunes 21 de setiembre, el candidato del Partido Colorado, Juan Pedro Bordaberry, afirmó en Durazno, que el Instituto Nacional de Colonización (INC) “se dedica a especular con el precio de las tierras” y que “juega a la timba” con la compra venta de los terrenos. El candidato llamó a instrumentar “medidas valientes” para atender la situación del campo. “Ahora, Colonización también es un inversor que juega a la timba de la compra y de la venta de tierras”, especulando con los precios de las mismas, “en vez de colocar colonos”, dijo.
El líder de Vamos Uruguay, calificó como “muy mala” la Ley de Colonización.
Consultado por LA REPUBLICA, el presidente del INC, Ing. Agr. Gonzalo Gaggero, dijo: “Lo primero que tengo que decirle a Bordaberry es que demuestre lo que está afirmando; lo segundo es que lea el plan político que se elaboró al inicio de esta gestión”.
Gaggero dijo que “evidentemente Bordaberry, de ninguna manera puede tener el concepto de tierra social, que sean destinadas a los pobres y los humildes del campo, porque, como abogado de un banco, se dedicó a embargar productores en la época que era ministro de Turismo”. Gaggero recordó que denunció esta situación en aquel momento, lo que derivó en que Bordaberry inmediatamente presentara renuncia como abogado de esa institución bancaria privada.



Bordaberry involucrado en los “Panama papers”


El senador Pedro Bordaberry apareció involucrado en el escándalo “Panama papers” por la venta de unos campos en Maldonado



El escándalo desatado por el denominado “Panama papers” alcanzó a la política uruguaya en la persona del senador colorado Pedro Bordaberry, el que aparece involucrado por haber usado una empresa fantasma del estudio panameño Mossack Fonseca para esconder el arrendamiento de un terreno. Así lo reveló el diario argentino Clarín, que recuerda que en Montevideo, una de las representantes de Mossack es Odile Frederik.
La situación de Bordaberry se remonta 1999 cuando el excandidato presidencial colorado simuló el arrendamiento de las tierras de Rausa, “pagando” 85 centavos de dólar la hectárea, durante 15 años, al mismo tiempo que compraba un crédito del BROU contra Rausa, de U$S 3.400.000 en U$S 2.250.300.
Según publicó en esa ocasión Caras y Caretas Bordaberry, le elevó una carta al intendente fernandino, Camilo Tortorella. En ella le aclaró que la sociedad anónima que representa “se encuentra integrada por diversos inversores que se reunieron con el fin de adquirir los inmuebles que se dirán”. Se trataba de las tierras de la ex Rausa, cuyos padrones tenían una deuda de valor significativo de contribución inmobiliaria y que Bordaberry se ofreció a pagar.
Cuatro años y medio más tarde, el 29 de marzo de 2004, recuerda el artículo, el BROU cedió el crédito de Rausa a la empresa Levsey S.A., representada por Bordaberry. El crédito estaba valuado en 3.500.000 dólares, pero la sociedad lo obtuvo por 2.250.300 dólares.
Agrega Caras y Caretas que el 29 de junio, la empresa Portmar Investment Group SA, con sede en Panamá, le otorgó un poder general a Bordaberry, para hacerse cargo de unos campos en Maldonado, en la localidad de Gregorio Aznárez, donde se ubicaba Rausa. Estos le habían sido cedidos por la empresa Levsey SA, la misma en la que Bordaberry era asesor legal y representante.
Levsey SA vendió la cesión de derechos por 2.250.300 dólares.
Enterado del fraude, el Instituto Nacional de Colonización (INC) los llevó a juicio civil por daños y perjuicios y acción simulatoria. Luego de seis años, en diciembre de 2012, se llegó a un acuerdo extraoficial: el INC se quedaría con los campos de Gregorio Aznárez más la suma de 250.000 dólares por concepto de indemnización.



El senador del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, aparece vinculado a la empresa Portmar Invest Group SA, que años atrás fue centro de notas periodísticas que denunciaron irregularidades en la compra de un campo a través de esa sociedad. Los documentos de MF dicen que Bordaberry y su entonces socio Diego Viana tenían un poder general de la sociedad. Luego de que fuera mencionado el vínculo por las publicaciones sobre los “Panama Papers”, Bordaberry emitió un comunicado el martes 5 afirmando que “nunca” fue propietario de “sociedad alguna constituida en Panamá”, ni utilizó una “sociedad de ese tipo”. Aclaró que antes de candidatearse a cargos electivos trabajó como abogado en un estudio que tuvo como cliente a una sociedad panameña que había otorgado, “como es de estilo, un poder de representación a nombre de varios abogados” del estudio. Añadió que solicitó a “un especialista un informe independiente de auditoría” sobre el tema y que una vez finalizado lo dará a conocer.



Los gráficos de "Saracho"







1 comentario:

  1. HABRIA QUE TRIANGULAR LOS DATOS CON PARAGUAY Y LOS PEIRANO EN PARAGUAY, JUAN PEDRO COMPRO MUCHA TIERRA BARATA EN ESE PAIS...

    ResponderEliminar