viernes, 25 de mayo de 2018

La ban-cagar-ización,



>>> Con Lorena Lavecchia de AEBU






  Bancarización: una idea del Banco Mundial, que promueve el gobierno y que beneficia a los privados

La presidenta de la Comisión Representativa del Banco República, Lorena Lavecchia, habló sobre los efectos de la ley de Inclusión Financiera y el retroceso del BROU, que por segundo año consecutivo pierde dinero frente a las entidades privadas. Aseguró que hay cientos de perjudicados por la estafa a través de "phishing", muchos más de lo que admiten las autoridades.

El manejo de dinero a través de medios electrónicos es cada vez más habitual en Uruguay. Por ejemplo, casi todas las pequeñas y medianas empresas utilizan esa vía para sus negocios. A individual, este tipo de operativa se viene extendiendo, muchas veces en forma obligatoria.
Como todo, también implica riesgos. En los últimos días fue detectada una estada a una centenar de cuentas del Banco República a través de giros móviles. Se les retiraba dinero en forma ilícita a través de una maniobra de "phishing".
Más allá de las ventajas resaltadas por el gobierno, la Inclusión Financiera genera una intensa discusión en la sociedad. También a la interna de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU).
La bancarización fue promovida por el Banco Mundial en un cónclave realizado en 2008 para toda América Latina, aseguró este jueves en la Zona Central de Rompkbzas la presidenta de la Comisión Representativa del Banco República, Lorena Lavecchia.
El argumento allí surgido, contó, fue que la inclusión financiera era "una forma de combatir la pobreza en el mundo" a través del acceso de la ciudadanía a este tipo de servicios. Uruguay, citó, sería una especie de "laboratorio" al ser el único país del continente en donde la iniciativa es obligatoria.
Lo que visualiza con este fenómeno, dijo Lavecchia es un aumento en los negocios para los bancos privados, correlativa con un retroceso en la banca estatal. Y eso, dijo, se ve reflejado en los números.
A la interna del sindicato bancario, señaló que el debate comenzó cuando el Banco Central reglamentó la operativa de las corresponsalías. "Allí empezamos a vislumbrar por dónde venía la mano", afirmó.
El problema, señaló, es que frente a un gobierno "progresista", la dirigencia del movimiento sindical, en vez de mostrarse crítica en defensa de los trabajadores, "acolchonaron" este tipo de políticas, que en concreto se tradujo en el cierre de sucursales del Banco República y el cese de servicios.
Vale decir que la mayoría de AEBU apoya la ley de Inclusión Financiera, bajo el argumento de que es un derecho de la ciudadanía y que permite regular de mejor manera la formalización de los trabajadores.
"En realidad acá lo que hay es una gran privatización", en donde los privados se apropian del dinero de los trabajadores. "Lo que antes hacía un empleado bancario con un sueldo de $ 30 mil, hoy lo hace un trabajador de una agencia de quinielas que tiene un salario mínimo de $ 14 mil", dijo.
A su vez, expresó, los corresponsales cobran muchísimo dinero en concepto de comisión. "El Banco República paga más de US$ 1 millón por mes" por este concepto.
Lavecchia marcó un dato puntual. Desde hace dos años, el Banco República gana menos dinero que el conjunto de la bancada privada. Eso no sucedía, recordó, desde 2005, a la salida de la crisis económica.
La presidenta de la Comisión Representativa reconoció que existe un clima muy enrarecido a la interna del sindicato por este tema, frente a los compañeros que se muestran favorables a la bancarización.
"Empieza a haber un accionar más violento para acallar a las minorías", aseguró. Habló de coacciones y presiones en ese sentido.
Lavecchia habló directamente de acciones desde el gobierno para achicar al banco y beneficiar a las instituciones privadas. Una operativa en la que incluyó a integrantes de todo el sistema político.
En ese sentido comentó haber recibido llamadas intimidatorias por parte del ex canciller nacionalista Sergio Abreu, abogado de una de las firmas que operan los POS. También vinculó, como hasta ahora se ha afirmado sin haberse desmentido, al hijo del presidente Tabaré Vázquez con una de estas firmas.
Citó también el riesgo que implica la utilización de internet en este tipo de servicios. "Las cuentas están siendo hackeadas" dijo, señalando que las personas damnificadas por la reciente maniobra de "phishing" son varios cientos, un número mucho mayor al que señalaron las autoridades del BROU.
Agregó que la estafa detectada en los últimos días es parte de un proceso originado en octubre del año pasado.
Lavecchia aseguró haber sido una de las víctimas de este hackeo.
Aquí puede acceder al informe realizado por la Presidencia de la Banca Oficial, aprobado por la asamblea de trabajadores del BROU y ratificado por el consejo del sector financiero oficial.




Declaración del Consejo Central de AEBU
Ante los reclamos del movimiento llamado “Un solo Uruguay” y sobre la estafa a clientes del BROU, el Consejo Central de la Asociación de Bancarios del Uruguay declara:
1) Parece contradictorio que quienes han levantado la bandera de “bajen el costo del estado”, hoy soliciten al Banco de la República, que esta Institución refinancie al barrer sus deudas contraídas con el BROU.
2) Estas refinanciaciones, planteadas en los términos que exige “Un Solo Uruguay”, tendrían un pesado costo para el Banco de la República, costo que recaería sobre todos los uruguayos. Nuevamente se levanta la bandera de “Socialicemos las deudas”, y no se aplica el mismo criterio cuando hay ganancias.
3) Las refinanciaciones al barrer generan un riesgo moral del que existen nefastos antecedentes, y sus consecuencias más crudas se vivieron en la crisis del 2002.
4) Históricamente nuestro Sindicato (AEBU), rechazó este tipo de refinanciaciones generales y ha reivindicado el estudio caso a caso, analizando la capacidad de pago de cada deudor, sobre una base real y no especulativa. Sabemos que hay sectores que están en dificultades, y por ello la atención debe estar focalizada para atender a los mismos, pero evitando trasladarle al resto de la sociedad costos injustificados.
5) Tampoco compartimos las intenciones de que el Banco Central no modifique las categorías de quienes sean asistidos financieramente por los Bancos o directamente refinancien sus deudas.
Es una regla que admite poquísimas excepciones, quién contrae una deuda, al momento de solicitar su refinanciación automáticamente tiene como consecuencia la modificación a la baja de la categoría del deudor. Por lo tanto, esperamos que todos los ciudadanos sean medidos por la misma vara y se consolide la política que se ha aplicado en los últimos años.
6) Rechazamos las recientes campañas en las redes sociales, que buscan desprestigiar el trabajo que realizan los trabajadores del BROU, y que buscan generarle un perjuicio al Banco, difundiendo mentiras o verdades a medias.
7) En función de las resoluciones de la última Asamblea Nacional de Delegados, -que reunieron un amplísimo respaldo de los trabajadores afilados a AEBU y de nuestra central Pit-Cnt-, seguimos reivindicando la Ley de Inclusión financiera que ha democratizado el acceso a servicios financieros, y ha obligado al sector empresarial a transparentar su situación, limitando la especulación y la evasión. Cabe destacar que hasta la aplicación de esta ley, los únicos que declarábamos oficialmente nuestra situación económica eran los trabajadores.
8) Llamamos a todos los compañeros a tener responsabilidad a la hora de hacer declaraciones públicas.
Falsas afirmaciones, que surgen entre otras razones del desconocimiento de la realidad, que afirmaron que miles de clientes del BROU (fueron poco más de 300) fueron hackeados, cuando en realidad se trata de un caso phishing y por lo tanto no es responsabilidad del Banco, ponen en riesgo la confiabilidad de la institución, y además ponen en duda la idoneidad de nuestros compañeros en el correcto desarrollo de su tarea.
28 de mayo de 2018




1 comentario:

  1. Y CUANDO VENGAN LOS CORRALITOS, QUE VAN A HACER, DE DONDE Y POR CUANTO VAS A SACAR PLATA DE LA TARJETA....

    ResponderEliminar