domingo, 10 de noviembre de 2013

Apartheid



 19 muertos en siete meses


El Muerto |||: Gatillo fácil policial en Casavalle

elmuertoquehabla.blogspot.com/.../gatillo-facil-policial-en-casavalle.html
28/07/2010 - A pocas horas otro "error" en plena calle, en la interbalnearia a la altura del El Pinar. Otro policía hiere a una pareja que se detuvo luego de una persecusión y se encontraban abrazados junto a su moto, se salvaron de casualidad. En el Pinar un coche policial persigue a una pareja d e gurises le disparan ...
.

 Justicia por la propia mano causando a la fecha más de 20 asesinatos.
Comisarías y otras fuerzas especiales.
Las comisarías son actualmente son recintos de violaciones de menores, centros de patrullas al estilo dictatorial donde recorren las calles con pistolas 9mm en sus manos.
Bonomi también ha creado otras fuerzas policiales que son verdaderos escuadrones de la muerte inspirado en las dictaduras del cono sur.
El Ministro asesina población desarmada.
Uno de estos cuerpos (Radio Patrulla) fusiló por la espalda a un hombre desarmado que levantaba pacíficamente sus manos, esta policía le realizo 3 disparos causando su muerte fulminante sucedió en el barrio Casavalle

12 presos quemados en la cárcel de Rocha .

Gatillo fácil en el Marconi

.



.



No es la primera vez en Santa Catalina

Historia del Apartheid 
.http://www2.elpais.com.uy/101016/pnacio-522219/nacional/israel-asesorara-a-uruguay-en-seguridad-publica/
.

La visión policial de la historia
La visión policial de la historia ha sido un concepto ampliamente denunciado por el movimiento popular en todos los tiempos. Se refiere al análisis burgués, de derecha, de los acontecimientos sociales, la lucha de clases, las protestas populares y los levantamientos de los explotados, ya que la explicación derechista, así mismo como la fascista, tienden a ubicar la problemática en términos de conspiraciones, líderes o círculos restringidos que planifican desde las sombras masivas protestas de los trabajadores y pueblo en general. Reducen el problema a la existencia de jefes malvados y una masa ignorante y estúpida que cumple las órdenes de la misma forma como lo hacen las fuerzas policiales y militares del estado burgués. Se trata de una historia de malos y buenos, de individuos que operan fuera de las clases sociales y de la confrontación de clases contra de los "justicieros representantes de  la ley y el orden" que los imponen a sangre y fuego para doblegar a la masa estúpida.

Allí se genera el supuesto análisis de los conflictos que se simplifica en grado sumo restringiéndolo a la voluntad y las astucias del malvado manipulador, de la misma forma como se simplifica la "solución" que recorre los mismo parámetros policiales y conspirativos y de eliminación de los malvados. Es la "sencilla solución" del asesinato y las masacres, de los apaleamientos y la prisión, es decir la eterna variante de los propietarios y su poder, desde siempre: la salida represiva.

La Revolución Cubana, para poner un caso, es -según estas visión- el capricho de Fidel, a lo sumo el de "los hermanos Castro", y de allí los centenares de intentos de asesinato de Fidel que darían término - de consumarse con éxito - a la "dictadura comunista". Sencillo, casi como una orden militar-policial y al término poder mostrar las cabezas de los malvados. Con eso -supuestamente- darían solucion a todos los problemas sociales ya que estos no son reales sino inventados por los siniestros conspiradores de la sombras. Sandino fué traicionado y asesinado. El imperio y el viejo Somoza, el "Tacho", dieron por liquidadas las injusticias y las contradicciones sociales. Al cabo de algunos decenios el sandinismo barrió de la faz de la tierra a la criminal dictadura de la dinastía de los Somoza. Ni que hablar del caso del Che Guevara, cobardemente asesinado por la CIA en 1967 en Bolivia. Supuestamente -y se lo creyeron- nunca más se iría a hablar de revolución ni en Bolivia ni en América Latina y el Ché enterrado en lugar secreto no sería el símbolo de nada. El ejemplo y el pensamiento del Che son guía en la actualidad para millones de jóvenes y luchadores sociales de todas las latitudes, un símbolo universal y guía ideológica y para la acción revolucionaria de centenares de miles que componen lo que se ha definido como la corriente guevarista.

Es que la derecha, los fascistas y la burguesía en general se niegan a aceptar la realidad de que la sociedad está dividida en clases que se encuentran en permanente confrontación. Eligen pues la explicación y visión policial. Tal cual muy ilustrativamente acerca de ese pensamiento lo definiera una ministra del actual gobierno derechista chileno, cuando trató de responder al reclamo ciudadano de dar solución a los reclamos estudiantiles. En lugar de proponer medidas que aliviaran las situación económica deplorable del estudiantado preconizó "muerta la perra en celo se termina con la jauría que la sigue". Hablaba de Camila Vallejo la emblemática dirigente estudiantil de las protestas que día tras día sacudían Chile con sus manifestaciones, protestas y ocupaciones llevadas adelante por centenares de miles de jóvenes y posteriormente apoyados por padres, profesores, obreros y ciudadanía en general.

Ese fenómeno (la visión policial) tradicionalmente burgués y derechista ha sido adoptado por la izquierda que se autodenomina progresista. No en todos lados ha sido igual ya qué cuando se dieron las masivas protestas juveniles en Brasil, Lula las consideró algo útil y socialmente sano, y el gobierno propuso una serie de medidas accediendo a parte de los reclamos mas importantes. Los integrantes del gobierno uruguayo como el Ministro de Trabajo Brenta recurrieron a la artillería pesada de la visión policial sosteniendo que la mención de las protestas en Brasil por parte de un dirigente de COFE era prácticamente un llamamiento insurrecional. Hoy en día están sobre el tapete con aguda intensidad ese tipo de "explicaciones" como la usada por Brenta, tanto en referencia a los aplausos a la valerosa Jueza Mariana Mota en un edificio público como lo es la sede de la Suprema Corte de Justicia, como, en estos días, las descargas de inmundicias para tratar de tapar le explosión de indignación de un barrio popular.

La claves policiales de esa mentalidad arrancan de la premisa de que los pobres son ignorantes presa fácil de conspiradores en las sombras que dictan órdenes a su "ejército" de desvalídos con el fin de lograr macabros propósitos políticos que, siempre, invariablemente, tienen como víctima al gobierno "del pueblo" al qué -según se ha dicho- procuran entorpecer, debilitar y aún derribar como fué la prédica masiva de la visión policial acerca de los conflictos sociales llevada adelante por el Presidente Mujica. Por ejemplo en el caso de la huelga de los recolectores municipales que reclamaban mejoras y duchas, o en el caso del Liceo del Cerro cuya protesta fué reprimida hasta con vehículos blindados y con las letales balas de goma tal cual lo hace Israel cuya policía es la asesora de la uruguaya, protestas de alumnos, profesores y padres reclamando gabinetes higiénicos. Los recolectores municipales fueron acusados de ser parte de una conspiración cuyo fin era derrocar (voltear) al gobierno y traer a Hitler (que parece haber resucitado y estar en una buena condición) o, en el caso del Liceo mencionado, que la protesta reclamando gabinetes higiénicos para los alumnos era un pretexto. El motivo real, lo dijo Mujica, era político, atacar al gobierno por parte de agitadores que eran "partidarios de Cuba e Irán" (lo dijo Mujica).

A lo largo de todo este gobierno mujiquista, de manera constante, se ha utilizado la visión policial. Mujica "el astuto" el que "las ve lejos" no se deja confundir por los conspiradores (el cree que conoce lo que son las conspiraciones) y cuando hay una huelga, paro, manifestación o protesta con variados reclamos todo termina canalizándolo a que en realidad eso es apariencia nada más, lo real, lo que no se ve (o que solo Mujica y otros partidarios de la visión policial sí lo ven) es que hay un complot que siempre va dirigido a derribar o al menos desgastar al gobierno. Parece ser que las decenas de miles que en este período han hecho huelgas y han manifestado, son los famosos "cretinos útiles" con lo que la derecha estigmatizaba a los que -según ellos- eran manipulados por el comunismo. Desaparecido ese fantasma se lo ha reemplazodo con la misma prontitud imperial de un Bush, por una variada gama de "terroristas", revoltosos, socavadores de gobiernos "populares" y una larga lista aunque los parámetros son siempre los mismos: una minoría conspiradora que manipula a la masa de "cretinos útiles" que reclaman salarios dignos, o locales adecuados para la educación o la salud. Estas consignas sí que no confunden a los "astutos" ellos ven invariablemente el "móvil político" como lo denominan, atrás de la movilización social. De allí y, en consecuencia, el Presidente se considera con derecho al masivo insulto a los trabajadores que reclaman. E invariablemente también, ha colgado la sombra siniestra de los conspiradores que mueven los hilos de la lucha de clases. Porque para quienes no aceptan ni la existencia de la clases y menos aún de la lucha de clases factor que dejaría sin función al aparato político y gubernamental que pretende -precisamente- validar su rol por estar por encima de la lucha de clases y de las clases, ya que se dice serun aparato "para todos" más allá de pertenencia social.

Cuando se dan sucesos tales como los vistos en Santa Catalina la histeria adquiere características de pensamiento mafioso: los supuestos "rivales" les sacuden "su" territorio. Claro está, como también lo han expresado dirigentes del MPP, ellos parten de la base de que el objetivo es "sacar un diputado" y para eso los "ultras" soliviantan un barrio entero de trabajadores y pueblo humilde para llegar al bendito sillón, desenmascarándose así estos oficialistas, el que ya están tan absorbidos por el rejuego politiquero  qué aún las mas siniestras conspiraciones las miden en ´terminos electorales y de bancas parlamentarias. Los aparatos NO CREEN EN EL PUEBLO, EN SU FUERZA, NO CREEN EN LA CLASE TRABAJADORA Y EN SU CONCIENCIA DE CLASE Y NO CREEN EN EL POTENCIAL TRANSFORMADOR QUE TIENE EL PUEBLO MOVILIZADO. Se olvidan rápido de que si hoy tienen sillones se ha debido a la lucha del pueblo movilizado que arrinconó, desgastó y sacó del gobierno a la mafia militar de la dictadura.

Los aparatos no confían en las masas, los aparatos reciclan su propio rol por encima de la lucha de clases colocándose como los únicos capaces de dar soluciones, en realidad solo son promesas de soluciones, que a la postre se diluyen en el tramiteo, los corredores ministeriales y las maratones verbales inconducentes. Cuando el aparato no tiene el control de todo (por eso son intolerantes y verticalistas) reacciona brutalmente empleando todos los recursos del Estado, tanto los medíaticos como más que nada los represivos dando rienda suelta - de ese modo- a los embriones de escuadrones de la muerte que pululan en el aparato policial. La repugnante comedia a la que han sometido a la ciudadanía toda en estos días pasados es la reacción histérica de quién se siente desafiado y lo interpreta como una amenaza. Una amenaza a su gestión verticalista centrada en los caprichos personales del gran jefe. Visión que la trasplantan a quienes protestan y les cuelgan el sanbenito de sus deformaciones. Los acontecimientos y las reacciones revelan también la debilidad de ese aparato cupular aislado de la gente a la que desmovilizó, así como lo hizo con su propia organización partidaria liquidando la vida política interna y las posibilidades de expresiones de base.

Esa cúpula, con el Presidente a la cabeza, pretendió obligar a los trabajadores a paralizarse y dejar de lado sus reclamos y la defensa de sus intereses para que así los iluminados pudiesen trabajar en paz. Cualquier problema, reclamo o siquiera susurro que viniese de abajo eran los famosos "palos en la rueda" a los que de acuerdo al momento se le adosaban intencionalidades subversivas. Así ha sido con los confictos de los bancarios, de los funcionarios públicos, de la salud, de los maestros, de los profesores y con el conjunto de las luchas reivindicativas. Es lógico que si el punto de partida del aparato político-gubernamental es que sí los trabajadores levantan sus propias banderas reivindicativas les "subvierten" el plan cupular, se deslizan muy rapidamente a la conspiración, el contenido político (como si acaso fuera algo separado el reclamo salarial de lo político, dado que el gobierno tiene una POLITICA digamos con la educación, y sí ella es contradecida por los trabajadores adquiere de inmediato carácter político y por lo tanto debe de ser reprimida. Lo que nos lleva a reflexionar sobre el creciente cercenamiento de las libertades políticas que son parte de los derechos democráticos. Es que política para ellos son sillones, fuera de eso, la "otra política", viene siendo "radical" "ultra" y "subversiva" en suma.

Ya han barrido con el derecho a considerar y a hacer política, de clase por ejemplo, la única forma que vale es la de ellos y quién no lo acepte como regla de juego sufrirá la represión estatal y las andanadas de insultos presidenciales. Se esta verificando un curso acelerado de deterioro de los derechos democráticos y libertades públicas. Se estigmatizan movilizaciones populares como políticas y por lo tanto subversivas. Y aún cuando no sean para pescar votos igualmente se les atribuye la intencionalidad, cerrando de tal manera las puertas a cualquier expresión política que no sea la oficial. La historia política nacional ha conocido diferentes expresiones de hacer política como se le llama o de presentar una política. La formación de una central unitaria de los trabajadores fue altamente política ya que levantó una politica de clase y nuevas formas de hacer política, la derecha siempre condenó a los sindicatos por sus posturas políticas. Se ponían nerviosos cuando se hablaba de programas de soluciones a la crisis, de reforma agraria, de nacionalizaciones, etc. La respuesta invariable de la derecha fué que todo ello era manipulación comunista con fines subversivos utilizando para a los trabajadores, colocados también como masa ignorante facilmante manejable por "agitadores profesionales".

En esto dias los medios y aún dirigentes políticos de la derecha han arreciado su reverdecida propaganda de estos viejos conceptos. Con el fatal agregado que ahora en la misma tranchera se encuentra todo el oficialismo que emplea los mismos argumentos, insultos y "revelaciones sobre la conspiración". No pueden aceptar que el vil asesinato de un joven completamente inocente,  por parte de los matones con carta blanca de la Policía, desate una reacción popular, la explosión de los jovenes maltratados y que un barrio entero repudie a los represores. No lo aceptan ya que no entra en sus autocomplacientes cálculos cupulares. Bonomi dice "tengo la confianza del presidente" y listo, con eso le alcanza a él, no le importa más nada, el vértice de la cúpula le tiene confianza así que el no le debe nada a nadie, ni siquiera a los familiares de las víctimas, sometidos al manoseo de las diferentes versiones que fué dando el Ministro. Es muy expresiva la postura de Bonomi, es el aparato que con arrogancia, aún en momentos luctuosos, le hace saber a la población que para él lo único que tiene importancia es lo que diga "el jefe". Esta regresión ideológica y política, qué se implementa recurriendo a las históricas armas de la derecha, se la hace sazonada con innúmeros ataques a quienes piensan diferente que el oficialismo "le hacen el juego a la derecha" dicen, revelando así la intolerancia burocrático-cupular  de este conmglomerado de EX, que hoy dirigen el oficialismo con una mezcla de poses populistas y práctica gerencial. En el caso de los conflictos sociales lo gerencial deviene policial-militar.
La derecha, desde la "tibia" hasta la ultra aprovecha el momento y el regalo de un gobierno sin rumbo claro, desesperado por plazos dados a los inversores, que enfrenta todo tipo de protestas con brutalidad. Si son barrios pobres con asesinatos como en Santa Catalina.  La izquierda, el movimiento popular, los sindicatos, tienen que proceder a un urgente saneamiento que erradique estas posturas destructivas, paralizantes y que -ellas sí- le hacen el juego a la derecha. Comenzando por la cacería de los malos, los agitadores, los siete rehenes en el caso de la SCJ o la histeria acusatoria contra individuos, capaces - según ellos- de soliviantar barrios enteros. Da asco el ver en lo que se ha caído, da asco la política persecutoria de culpabilizar  individuos para NEGAR EL CONTENIDO SOCIAL DE LAS PROTESTAS, y da asco que nadie levante la voz con dignidad y diga NO VA MAS!.

Todavía el Frente Amplio no ha dicho ni una sola palabra sobre la macabra conspiración contra la Jueza Mota para frenar los juicios a los criminales de lesa humanidad. Todavía el Frente Amplio no ha explicado cuales son los criterios que rigen el fichaje policial de los llamados "antisociales" (es decir los "ultras", es decir los opositores desde el campo del pueblo), no han explicado ni los criterios ni cuando y donde se aprobaron por el poder legislativo. Ese fichaje clandestino ha sido utilizado para reprimir jóvenes que protestaban y también, destacadamente. para elegir a los siete rehenes de la SCJ. Hay reacciones de las organizaciones de los DDHH, de los sindicatos, de asociaciones y organizaciones populares y movimientos sociales, de periodistas y aún de ciertos políticos. Genera una esperanza de que quizás no se imponga la variante totalitaria, no se maten más jovenes acribillándolos por la espalda y no se procesen ciudadanos por el "delito" de rendirle honores democráticos a la Jueza Mota.
Como siempre, lo
que vale, ayer y hoy: SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO!

Colectivo del Blog de Noticias Uruguayas


0 comentarios:

Publicar un comentario