lunes, 18 de noviembre de 2013

Las "negras" de la naranja



Política 18.11.13
Más paye que ley para las olvidadas de la tierra 
Cuando te dicen “trabajador rural”, ¿en qué imagen pensás? Si tu respuesta es peón de estancia, tractorero, motosierrista, tambero y resulta que todos estos son hombres, tu imagen del campo uruguayo coincide con la de la mayoría que respondieron a esta pregunta. Cuando en cambio te dicen “mujeres rurales” ¿cuáles son las imágenes? Una ordeñando, otra en la cocina elaborando quesos, mermeladas, licores. Ésas son las respuestas más frecuentes. ¿Por qué casi nunca aparecen mujeres entre “los olvidados de la tierra”? ¿Por qué a las mujeres rurales no las visualizamos en el trabajo asalariado?
Los asalariados rurales junto a las trabajadoras remuneradas del hogar (más conocidas como “domésticas”) enfrentan desigualdades de género. Clase, género y residencia (rural o en barrios estigmatizados de las ciudades) determinan el trabajo precario, reproducen la marginalidad, la discriminación y la exclusión social de las mujeres que trabajan en “la naranja”.

Las "negras" de la naranja

Muchas de las mujeres que trabajan en la citricultura uruguaya escuchan en la calle, en la parada del ómnibus, en la escuela o en el liceo al que van sus gurises, referirse a ellas como “las negras de la naranja”.
Cuenta Celeste: “A nosotros nos ven como que somos unos vagos, como que no queremos trabajar. Porque somos naranjeros nos ven así. Porque somos rurales”. Llegan a escuchar de quienes trabajan en el empaque de frutas (en la industria), referirse a ellas como “¡esas negras de la chacra!”, e incluso amenazas desde el juzgado a menores infractores “¿por qué no te ponés a estudiar? ¿qué? ¿querés ser naranjero?”.
La discriminación que perciben por el trabajo que desempeñan tiene un fuerte impacto en las posibilidades que creen tener ellas mismas y sus hijos: “¿Qué querés hacer cuando seas grande?”, le preguntaron al hijo de una de ellas. “Naranjero” contestó él, “porque ya sabía que por más que estudiara no iba a ser otra cosa”, explica su madre.
El sector empresarial citrícola se aprovecha de las escasas posibilidades de empleo para las mujeres y la demanda de mano de obra “no calificada”, “flexible” y “responsable”. “No calificada” porque, por más capacitación a la que hayan podido acceder, ciertas tareas se reservan sólo para los hombres. “Flexible” porque tienen que atender las “tareas del hogar”, obligación que el sector empresarial conoce muy bien y por lo tanto aprovecha. Lo de “responsable” es en realidad el efecto de la política del miedo, el miedo a reclamar y ser despedidas, a las listas negras, a perder la única fuente de ingreso segura, cuando muchas de ellas son las únicas proveedoras de sus hogares.
¿Qué papel juega la educación? Lía empezó el liceo nocturno pero tuvo que dejarlo, ya que le quedaba muy lejos y tenía que ir en bici por la noche. Cuando no tenía empleo dejó su curriculum en tiendas del centro de Paysandú, pero “como que no te dan la posibilidad. Una porque no tenés estudio, otra porque tenés que tener buena presencia, y a veces por el barrio tampoco te toman”. Estuvo trabajando como empleada doméstica.
Cuando su patrona se enteró del barrio en el que vivía, la despidió. En el caso de Natalia, que tiene hasta tercero de liceo aprobado, el barrio donde vive parece incidir más que los años de educación formal: “Tenemos que inventar otra dirección, porque si ponés en cualquier lado la dirección de Río Uruguay, no te van a llamar. Si vos ponés otra dirección inventada, por lo menos te llaman para la entrevista”. En Salto la discriminación de barrios como La Tablada, también incide en la discriminación en el mercado laboral. Una referente territorial salteña comentó que a veces pesa más "la fama que tiene el barrio que lo que realmente pasa adentro del mismo. La gente tiene que mentir para conseguir un trabajo que no sea la zafra, dan otras direcciones. Porque si dicen que viven en La Tablada no los contratan (…) siempre te dicen, ‘no, no vayas para allá porque ahí están los minchos de La Tablada. Mincho es como un ser inferior. Es muy difícil para la gente que vive ahí relacionarse con los demás barrios”.

¿Un problema de oferta o de demanda?

Hay mecanismos de discriminación que no siempre son visibles, como los estereotipos de género y criterios sexistas detrás de la definición de escalafones, categorías y tareas consideradas típicamente femeninas o masculinas.
El jefe de personal de una de las empresas citrícolas explica que la división de trabajos -que realizan predominantemente varones o mujeres- es el resultado de la idiosincrasia de la sociedad uruguaya y de la rural en particular. ¿Lo es?
Para la inspección de cancro, tarea minuciosa que implica detectar una enfermedad en la fruta, al parecer las mujeres serían las más eficientes porque son más detallistas. ¿Más detallistas y eficientes, o menos exigentes porque “es lo que hay” para ellas? Otras tareas como riego, poda y manejo de maquinaria son, en su mayoría, realizadas por hombres. ¿Por qué? Porque las mujeres “tradicionalmente” no trabajan fuera de su hogar o no les interesan estas tareas, según el jefe de personal de la empresa.
Sin embargo, desde la perspectiva de una de las trabajadoras capacitada en el manejo de maquinaria agrícola por el programa del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) para trabajadores rurales, se trataría en realidad de un problema de demanda. “Nos dijeron que eso a nosotros nos va a servir en el tema de conseguir trabajo y eso. Es sólo animarse. Pero acá no te dan oportunidad”, cuenta Florencia, a quien le negaron la posibilidad de realizar la tarea para la que estaba capacitada. Al ser mujer “iba a tener problemas con los otros tractoreros. Porque se iban a poner celosos” fue la respuesta de la empresa. La mayoría de los tractoreros no tiene libreta, cuenta Florencia, y ellos sí tienen la posibilidad de hacer horas extras, una oportunidad que ellas no tienen. La historia se repite con mujeres capacitadas por el Inefop en cursos de poda para trabajar en los arándanos y el citrus.
Golpean puertas, pero ninguna se abre.
Por supuesto que estos estereotipos de género se trasladan al lado de la oferta, es decir, a las expectativas laborales que tienen las mujeres, pero porque conocen perfectamente la discriminación desde el sector empresarial. La “calificación” de la mano de obra responde a criterios sexistas y las mujeres predominan en las categorías inferiores, sin o con poca posibilidad de ascenso en la citricultura, lo que determina a su vez un mayor o menor salario.

Por revoltosas

El problema comenzó porque Azucitrus, empresa citrícola en Pueblo Gallinal (departamento de Paysandu´), pensaba tardar más de los cinco días hábiles que tiene para pagar a los trabajadores. No era la primera vez que sucedía y había llegado a tardar quincenas sin pagarles. Ante esta situación, un grupo de mujeres convocó a una reunión en el pueblo para discutir ésta y otras irregularidades. Trabajaron una semana con normalidad hasta que les informaron de su despido. ¿La excusa? “Reducción de personal”. Notaron la coincidencia de sus cinco nombres entre las despedidas, y notaron además que mientras ellas cobraban la liquidación estaba ingresando personal nuevo. Con algunas de ellas nos conocimos en Montevideo, en la Dinatra, -Ministerio de Trabajo y Seguridad Social- cuando denunciaron su despido en medio de una reunión en la que participaron distintos actores interesados en discutir la “crisis” del sector citrícola uruguayo (sector empresarial y exportador, trabajadores del agro y del packing, dirigentes del PIT-CNT). ¿Qué compartían estas mujeres? Haber sido despedidas “por revoltosas”, es decir, por conocer y haber exigido sus derechos en un pueblo rural dedicado a la citricultura.
Ante tan vergonzosa denuncia en Montevideo, la empresa se vio en la obligación de retomarlas, aludiendo a un “error”. Pero cambiaron las reglas de juego: ya no trabajarían todas juntas en la inspección de cancro, como lo habían hecho hasta ahora, sino en la cosecha. Trabajarían además en cuadrillas separadas, una mujer por cada cuadrilla acompañada por veinticinco hombres, prohibiendo la presencia de otras mujeres. La sanción de la empresa incomoda a muchas mujeres por la falta de baños (que en realidad son los propios árboles frutales) y la exposición a potenciales situaciones de acoso en un ambiente a veces complicado: “Tenemos que mirar para qué lado están las otras cuadrillas para ver para qué lado salís.
Y cuando no, el capataz te controla. Porque en mi cuadrilla el capataz da asco. Si éramos poquitas, antes nos mandaban a todas juntas a trabajar mujeres con mujeres. Nunca trabajamos así, una sola con hombres.” Además, para estas mujeres las amenazas de despido son constantes: “que estamos bien marcaditas, y que la primera falta que tengamos vamos para afuera”. ¿Persecución sindical? En la reunión en el MTSS, el gerente agrícola de Azucitrus argumentó en contra de esta posible acusación, e incluso explicó que tampoco se trataba de reducción de personal. ¿Y entonces? Las habían despedido por las faltas. Pero como explican las mujeres: “un día antes se saca permiso y se avisa que vas a faltar. A veces una está enferma, o como todas tenemos hijos y no tenemos niñera (…) una tiene que faltar. Siempre avisamos. Pedimos permiso siempre”.
Estas cinco mujeres tienen clarísimo que se trata de persecución sindical. Fue porque llegaron a Montevideo en el momento preciso que su acción tuvo frutos, pero la impunidad frente a las represalias de la empresa continúa. “Ellos se apretaron y nos tomaron. Pusieron la excusa de que nos sacaron por faltar porque no les quedaba otra. No tenían otro argumento de dónde agarrarse (…). Y no fue válida la excusa ésa. Yo no tenía faltas.
Nosotras presentamos los recibos, habíamos pedido un certificado.”

¿Ley o paye?

Ésta es una pequeña parte de la historia de un grupo de mujeres “naranjeras” organizadas, que al intentar transformar su situación se encuentran con que a pesar del reconocimiento y promoción reciente de los derechos de los trabajadores rurales asalariados por parte del Estado, las mujeres continúan siendo discriminadas en el mercado de trabajo por el sector empresarial, y muchas veces dentro de los propios sindicatos. Si bien podemos hoy hablar de la revitalización de algunos sindicatos rurales y de la superación de ciertos límites a la ciudadanía del “trabajador rural”, las mujeres que han intentado hacer valer sus derechos encuentran obstáculos a su acción colectiva e individual. El grupo de mujeres en Pueblo Gallinal es un claro caso de persecución sindical. Sin embargo, la única sanción que ha recibido la empresa -tras la denuncia en Montevideo- fue verse obligada a retomarlas, aunque no sin represalias. Recordemos que más de año y medio ha pasado del despido de los 101 trabajadores y trabajadoras afiliadas al sindicato OSDOR por la empresa Forbel en Paysandú, con un primer fallo de la Justicia sanducera a favor de quienes sólo pedían que se respetara el convenio de 2011, y un segundo fallo desde Montevideo a favor de la empresa.
En este caso, también hay una “lección” del sector empresarial a los trabajadores rurales sobre las consecuencias de intentar hacer valer sus derechos. Cabe preguntarse entonces si para la Justicia en Uruguay los derechos de los trabajadores rurales asalariados, ¿son ley o son paye?
Lorena Rodríguez

Julissa Reynoso anuncia la habilitación del mercado estadounidense a la importación de cítricos de Uruguay. 
Estados Unidos confirmó hoy la apertura del mercado estadounidense para los cítricos uruguayos.
La Embajadora Reynoso calificó esta decisión como “un alto impacto en la economía uruguaya y un paso más en la relación comercial entre Uruguay y EEUU, dos países hermanos que disfruta una estrecha relación bilateral.”
Esta medida permitirá a Uruguay exportar cerca de 20 millones de dólares anuales, beneficiando además a cerca de 15.000 trabajadores de esta industria, así como un importante número de puestos de trabajo relacionados en forma indirecta con este sector.
Una vez que se cumplan ciertas tareas de coordinación y logísticas entre ambos países, desde el próximo 9 de agosto, toda variedad de cítricos uruguayos llegarán al mercado estadounidense.
El anuncio fue realizado en la jornada de hoy durante una conferencia de prensa en la que participaron la Embajadora de los Estados Unidos, Julissa Reynoso, el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre y el Ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro.
En la oportunidad, la Embajadora Reynoso destacó además que “este es un paso importantísimo en la relación comercial entre ambos países” agregando además que “este logro es un excelente ejemplo de lo que podemos conseguir si trabajamos conjuntamente y si estamos comprometidos en expandir nuestra relación comercial”.
Como se recordará el pasado 5 de febrero, el Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas (APHIS) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos había propuesto modificar las normas para permitir la importación de citrus de Uruguay.
Esa resolución fue publicada en el Registro Federal durante un período de tiempo y estuvo abierta para comentarios de productores y público en general de ambos países.
Después de muchos años de diálogo, este paso es un resultado significativo y positivo que beneficia a ambas naciones.  Esta importante acción se ha logrado en el marco de una relación de amplia y excelente cooperación entre los Estados Unidos y Uruguay.
Cabe recordar que el pasado mes de noviembre la Embajadora Reynoso fue invitada por el Ministro Aguerre a visitar el departamento de Salto, donde se reunió con productores analizando este tema cuyo  resultado final se concreta en el día de hoy.
La apertura del mercado se realiza en base a las evaluaciones científicas del riesgo asociado a la introducción de posibles plagas en las importaciones de cítricos uruguayos a de los Estados Unidos.
Ante ello los embarques de cítricos a los Estados Unidos deberán tener un tratamiento previo para mitigar dicho riesgo.
La resolución por la cual queda abierto el mercado estadounidense para los cítricos uruguayos está a disposición de los interesados en el Diario Oficial del gobierno federal de los EEUU.

Los beneficios 
El infierno de los naranjales

Dirigente del Sindicato Único de Obreros Rurales y Agroindustriales de Salto (SUDORA) en el litoral norte uruguayo, Núñez denuncia graves lesiones en trabajadores de la industria citrícola que se deberían al contacto con agrotóxicos.

 La apertura de mercados de cítricos y cordero con EE.UU. es prioridad para el Gobierno 



Economía 14.11.13
Cordero a la naranja 
 Uruguay y Estados Unidos anunciaron el ingreso de carne ovina al país del norte. 

Uruguay y Estados Unidos firmaron ayer la protocolización de la comercialización bilateral de cítricos, en tanto se anunció el próximo ingreso de la carne ovina desosada y madurada al país del norte y se inició el trámite para habilitar la carne ovina con hueso.
Los ministros de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, y de Relaciones Exteriores, Luis Almagro, el viceministro de Agricultura de Estados Unidos, Edward Ávalos, y los embajadores Julissa Reynoso y Carlos Pita firmaron al acuerdo que oficializa la participación de los cítricos uruguayos en el mercado estadounidense.
La firma, que se “hace en el mismo momento en que van navegando hacia el puerto de Philadelphia los primeros cuatro contenedores de productos cítricos uruguayos”, según comentó Aguerre, cierra una larga negociación que buscó reinsertar a los cítricos nacionales en el mercado estadounidense, tras 19 años de estar ausentes.
Las 6.000 cajas de naranjas que fueron embarcadas en octubre llegarán a destino el 15 de noviembre, según estimó Ávalos. El funcionario del gobierno de Barack Obama expresó que espera a su regreso a Washington acudir a la tienda que frecuenta y encontrar en la góndola de frutas la frase “producto de Uruguay”.

La ruta de la lana

La exportación de carne ovina al mercado estadounidense planteará desafíos para el sector, según explicó Gianni Bianchi, docente de la Estación Experimental Mario Alberto Cassinoni, en entrevista con el suplemento de la diaria “La Ruta de la Lana”. En la entrevista publicada en agosto, Bianchi explica que el mercado de Estados Unidos capta corderos con 24 kilos de carne -para lo que tienen que pesar más de 50 kilos vivos-, de países como Australia y Nueva Zelanda; en tanto en Uruguay el peso de estos animales oscila entre 34 y 36 kilos (vivos). La raza de los ovinos es determinante para el peso, según explicó el experto.
Por su parte Aguerre manifestó que Uruguay tiene intenciones de quedarse con “un segmento” del mercado estadounidense de cítricos, un país que importa unos 600 millones de dólares al año de naranjas, limones y mandarinas.

Lobo suelto, cordero atado

La habilitación del ingreso de carne ovina sin hueso a Estados Unidos “es una etapa más en un proceso que tiene que terminar en el acceso de la carne ovina con hueso”, manifestó Aguerre. El mercado estadounidense es importante “por su tamaño” y “por su hábito de consumo” de carne ovina, amplió el secretario de Estado.
Estados Unidos “importa algo así como 600 millones de dólares de carne ovina, de los cuales 100 millones de dólares son de carne ovina sin hueso y la enorme mayoría es de carne ovina con hueso”, consignó el ministro. En tanto, es en la carne ovina con hueso “donde radica la capacidad productiva y la mejor forma de valorizar” el producto uruguayo, aseguró.
La finalización de las negociaciones para el ingreso de la carne ovina desosada y madurada -Ávalos estimó que en 15 días las normas de habilitación estarán ya publicadas- dio luz verde a la delegación uruguaya para comenzar el trámite por la carne ovina con hueso. Incluso ayer en la misma conferencia, Aguerre entregó el documento que comienza el trámite para realizar el análisis de riesgo.
La negociación de la carne ovina comenzó en junio de 2005, cuando el actual presidente de la República, José Mujica, estaba a cargo de la cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca, y el canciller Almagro de la Unidad de Relaciones Internacionales de dicha secretaría. El actual canciller destacó que “en este tiempo” la gestión de mercados internacionales fue fructífera. “Llevamos nueve habilitaciones de productos de origen animal y la décima está por venir”, auguró, refiriéndose a la habilitación de la carne ovina con hueso que comenzó a tramitarse.
Es de esperar que la habilitación de ingreso de la carne ovina con hueso al mercado estadounidense se acelere por la “confianza” que ambos países tienen en los sistemas sanitarios, explicó Aguerre. En tanto, fuentes del MGAP dijeron a la diaria que se trataría de una “ampliación” y no de una habilitación propiamente dicha. Por otra parte, la mayor resistencia de los técnicos estadounidenses se debió a los sucesos de fiebre aftosa que atravesó el país. En este sentido, se señaló desde el MGAP que los ovinos uruguayos están libres, sin vacunación desde 1988.

Todos quieren rancho

El viceministro de Agricultura estadounidense se reunirá el sábado con el presidente Mujica. En el encuentro, Ávalos dijo que estará en el “rancho” del mandatario y que es para él un “honor” celebrar el encuentro. Dijo que su principal intención es que Mujica “entienda que soy una persona de campo”.
Reynoso, por su parte, adjudicó a Ávalos una gestión “consistente” para que ambas habilitaciones -cítricos y ovinos sin hueso- fueran rápidamente avaladas por las instituciones estadounidenses.
La embajadora, que resaltó la labor de los equipos técnicos de ambos países, manifestó la importancia del Acuerdo Marco de Comercio e Inversiones (TIFA, por la sigla en inglés) con el que se consigue un marco para tratar los temas comerciales, pero resaltó “la amistad entre los pueblos” como un valor a destacar en las negociaciones.
Malvina Galván

Miles de trabajadores por aumento (recuperación) del salario real
Miles de trabajadores se movilizaron por nuestra principal avenida en demanda de aumento (recuperación) del salario real y el avance en las condiciones de trabajo. La marcha partió desde la explanada de la IMM y se dirigió hasta la sede de la Asociación rural (ARU). Martes 29 de octubre de 2013. Montevideo, Uruguay










0 comentarios:

Publicar un comentario