lunes, 13 de octubre de 2014

La “izquierda caviar” se desinfla en America Latina



.
Rousseff perdió muchos Legisladores y a Bachelet no le alcanzan. En Uruguay el Frente Amplio va por el mismo camino. Las elecciones en Uruguay son el 26; pero el Frente Amplio ya no tiene mayorías y hasta puede perder, igual que Rousseff. 


Congreso de Brasil se fragmentó aún más tras elecciones; PT perdió escaños. Bachelet está quedando mal con propios y ajenos; los votos no le alcanzan nunca.

El Partido de los Trabajadores (PT, “izquierda” entre comillas) de la presidenta Dilma Rousseff conquistó el mayor número de diputados en las elecciones del domingo, aunque perdió representación al igual que su principal aliado, el PMDB (centro), en un Congreso que quedó aún más fragmentado que antes.

El PT alcanzó 70 diputados, 18 menos que los que tiene actualmente en su peor resultado desde 2002, cuando llegó a la presidencia y alcanzó 91 diputados.
El gigantesco Partido del Movimiento Democrático (PMDB) llega a 66 y pierde cinco, según datos de la Cámara de Diputados.
Entre los opositores, el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), de Aecio Neves, que disputará el balotaje el 26 de octubre con Rousseff, consiguió 54 diputados, 10 más de los que tenía.
El Partido Socialista Brasileño (PSB), que lanzó la candidatura de la popular ecologista Marina Silva, tercera en las encuestas y que resolvió hoy dar su apoyo a Neves, consiguió 34 diputados, 10 más de los que tenía.
La gran novedad para la Cámara de Diputados que asumirá con el nuevo gobierno en 2015 es que tendrá una representación mucho más pulverizada, con 513 diputados de 28 partidos, contra 22 en la actualidad.
"El aumento del número de partidos torna las negociaciones políticas más complejas, principalmente para el presidente que resulte electo en el balotaje del 26 de octubre", señala la agencia oficial de la Cámara en una nota.
Ya en el Senado, que renovó 27 de los 81 escaños, el líder sigue siendo el PMDB, con 18 senadores, seguido del PT, con 12; ambos perdieron un escaño.
El PSDB perdió dos senadores y alcanzó 10, y el Partido Socialista avanzó como ninguno, de 4 a 7, entre estos el exastro del fútbol Romario.
El PMDB puede cambiar de lado

La suma de votos de los 10 partidos que apoyan a Rousseff en el Congreso garantizan la mayoría a la mandataria.
Pero el PMDB, actualmente aliado del PT, nunca fue oposición y siempre apoyó a los partidos en el comando del país, a cambio de poder y cargos.
"Si Neves gana, el PMDB se le juntará, siempre lo ha hecho", evaluó el analista André César, de la consultora Prospectiva.
De todos modos, "el apoyo del próximo presidente en el Congreso será diferente, más fragmentado, con bancadas menores", dijo César.
Los números del Congreso todavía pueden variar: algunos senadores que habían dejado su cargo para ser ministros o disputar por ejemplo una gobernación pueden regresar a sus funciones, y especialmente en la Cámara de Diputados, por tratarse de un sistema proporcional de votación, algunos resultados pueden ser impugnados en la justicia.
Existe también el caso de diputados que disputaron los comicios incluso después de que la justicia electoral los considerara no aptos por no tener su "ficha limpia", es decir, por haber sido condenados en la justicia.
Es el caso del ex gobernador de Sao Paulo, Paulo Maluf, cuyo nombre aparecía en la lista de personas buscadas por Interpol, acusado de desvío de recursos de obras públicas, que recibió más de 250 mil votos y ahora espera un fallo de la Corte Suprema que decidirá su futuro político.
Entre los diputados que integrarán el nuevo Congreso figura el payaso Tiririca, reelecto con un millón de votos y el segundo diputado federal más votado del país, en una clara protesta contra las denuncias de desvíos de dinero público y corrupción en el parlamento, sus elevados salarios y tiempo reducido de trabajo.

A Bachelet no le alcanzan los votos y está quedando mal con todo el mundo

El holgado primer lugar que obtuvo Michelle Bachelet, que alcanzó un 46% en las presidenciales chilenas, han tenido un sabor un poco amargo.
No solamente porque la candidata de “centroizquierda” (las comillas son de Insurgente, porque es más de centro que de izquierda)) no logró vencer en primera vuelta, como la propia postulante esperaba, sino porque la fuerza de su coalición en el Parlamento no es suficiente para aprobar algunas reformas clave de su programa sin el acuerdo de la derecha
Una de las propuestas emblemáticas pasa por un profundo cambio a la Constitución de 1980, aprobada por Augusto Pinochet en un cuestionado plebiscito.
Para llevar adelante esa iniciativa, requiere de dos tercios del Congreso, es decir, 80 diputados y 25 senadores.
La Nueva Mayoría, sin embargo, logró 68 representantes en la Cámara Baja y 21 en la Alta. La candidata socialista quiere establecer un Estado laico, asegurar derechos sexuales y garantizar “la igualdad social”, entre otras cosas.
Bachelet pretende que las reformas constitucionales se acuerden en el Congreso, entre todos los sectores políticos, pero no ha descartado el mecanismo de llamar a una Asamblea Constituyente.
La “socialista” es reticente a esa fórmula, ya que produciría una polarización política y dificultaría la puesta en marcha de su programa.
En las elecciones pasadas, un 8% de los electores escribió las letras “AC” en su voto para pedir la participación social en el cambio constitucional, después de una fuerte campaña de un movimiento llamado Marca tu Voto.
La socialista obtuvo 21% de ventaja sobre la candidata de derecha, Evelyn Matthei, que celebró como una victoria su 25% de respaldo y su paso a la segunda vuelta del 15 de diciembre. La diferencia dejó a Bachelet a un paso de la Moneda, pero antes debió sobrellevar un mes de campaña con ciertas dificultades.
La expresidenta se ha comprometido a cambiar el sistema electoral vigente, binominal. Instalado en últimos meses de la dictadura con el objeto de garantizar estabilidad entre las dos grandes fuerzas políticas, su reforma ha sido uno de los emblemas de la campaña de Bachelet, que busca un modelo de mayor proporcionalidad.
Para esta reforma necesita tres quintos en el Senado y la coalición Nueva Mayoría tampoco los tiene.
El escenario es menos complejo en las reformas que buscan la gratuidad universal en la educación y el fin del lucro en todo el sistema educativo que use recursos del Estado.
Para llevar adelante esta iniciativa, Bachelet necesita de cuatro séptimos en la Cámara de Diputados y en el Senado, un apoyo que podría alcanzar sumando a independientes.
El conglomerado opositor ganó 11 diputados en la Cámara: de 57 pasó a 68. En el Senado ganó un representante y, de los 20 que tenía, llegó a los 22.
Esta fuerza le permitirá aprobar las medidas que requieren de una mayoría simple, como la reforma tributaria y las laborales. También logrará llevar adelante cambios a los sistemas de pensiones.
Las altas expectativas de dar un golpe de efecto en la presidencial y conseguir un triunfo arrollador en la parlamentaria, terminaron por convertirse en una trampa para la candidata socialista.
La confianza del centroizquierda convirtió su holgado triunfo en un interrogante respecto de la fuerza que tendrá para llevar a cabo las profundas reformas que contiene su programa de Gobierno. Sobre todo considerando que la participación con un sistema de voto voluntario fue del 56%, la cifra más baja desde el regreso a la democracia en 1990.
Bachelet obtuvo una votación similar a la que alcanzó en la primera vuelta electoral en 2005, cuando logró un 45,96% de los sufragios.
Para algunos analistas, la sociedad no está completamente en sintonía con los cambios de la socialista, sino con posturas vinculadas con los beneficios del modelo de mercado. En 2012, poco después de las protestas de los estudiantes, una encuesta del Centro de Estudios Públicos mostró que buena parte de los chilenos valora la sociedad capitalista e ideas como la distribución de la riqueza en base al esfuerzo.
Una de las incógnitas es cómo se comportará el electorado que no acudió a votar o votó por el exsocialista Marco Enríquez-Ominami, que obtuvo el tercer lugar con el 10,98%, y del empresario Franco Parisi, que logró el 10,11%.
Los ya excandidatos no endosaron su apoyo a Bachelet ni a Matthei, pero ambas candidatas apelaron a ganarlos pero quedó muy difuso.
Pese a que la derecha transita por uno de sus momentos más complejos, con la campaña presidencial más accidentada de los últimos años, evitó una debacle en el Parlamento e impidió que se rompiera una cierta correlación de fuerzas que ha estado vigente en Chile durante los últimos 23 años.
Mantuvieron su número de senadores en 16, aunque perdieron seis representantes en la Cámara de Diputados, bajando de 55 a 49.

EL FRENTE AMPLIO DE URUGUAY ESTÁ IGUAL QUE ROUSSEFF

En Uruguay el Frente Amplio es en éste momento la minoría mayor. Lo único que se puede asegurar hoy por hoy es que ninguno de los tres partidos con posibilidades de acceder a la Administración del país tienen mayorías. Por lo tanto habrá una segunda vuelta.
Y en esa segunda vuelta los votos de la vieja derecha (Partidos Colorado y Nacional) tienen más votos que la nueva derecha (Frente Amplio). Si el otro Partido de Derecha (Partido Independiente) decide apoyar a la vieja Derecha, le otorgaría una ventaja nada despreciable al Partido Colorado y Nacional.
Los únicos Partidos de Izquierda que se presentan en Uruguay no tienen posibilidades. La Unidad Popular que encabeza el maestro Gonzalo Abella tiene 1% (según encuestas) y Rafael Fernández del PT, no marca.
El Partido Ecologista Radical Intransigente que lidera el Ingeniero Agrónomo Cesar Vega; es Impresentable.

2 comentarios:

  1. Estás queriendo decir que festejarán si el partido nacional gana bajo el pseudo mando del vacio de Lacalle pou?

    ResponderEliminar
  2. gonzalo abella no es izquierda es un esquizoide infantil ocupado de criticar como niño y sin propuestas para la geopolitica, así es! tabaré es el menos peor, pero aun así él es una mierda colaborasionista de la elite! esperemos que siga el programa del FA diseñado con mas perspectiva que la del doctor y que deje de lamer suelas a los sionistas (por dignidad propia tambien)

    ResponderEliminar