jueves, 24 de julio de 2014

Muchas manos en la lata

El juego a la derecha



La corrupción en las estructuras sindicales le hace el juego a la derecha y al enemigo de clase

La corrupción es una de las características de la clase burguesa y de su aparato de estado y de sus partidos ya que su ideología se basa en el robo y la estafa, le roban al trabajador y se le quedan con la mayor parte del producto de su trabajo, así como saquean los fondos públicos, los de su propio Estado pero bienes públicos al fin, dado que su "filosofía" está basada en el egoísmo y por eso son "descuidistas" y roban apenas se les presenta la ocasión. Eso es sabido, son ellos, el bandidaje burgués enriquecido a expensas de otros.
Como bien lo explicó Marx (aunque a muchos "ex" les produzca escozor el solo escuchar su nombre) "la ideología dominante es la de la clase dominante" y es la que determina e impregna los "valores" de la sociedad capitalista. Cuando los representantes de los trabajadores, los "izquierdistas" y los políticos ayer izquierda hoy "progresistas" se corrompen han dado rienda suelta a su "escala de valores" burguesa, la del enemigo de clase. Roban igual que los explotadores, con el agravante de que representan los intereses de los trabajadores y mancillan la confianza depositada por ellos.
En estos momentos estamos presenciando la debacle de la impunidad de la burocracia sindical y política de la "izquierda-progresismo". Que no venga el FA o el mujiquismo a decir que los votos en blanco le dieron paso a un gobierno de la derecha. Los que le "abrieron la puerta" como insultó Mujica a los trabajadores municipales en huelga, ha sido el mismo aparato del progresismo. Estos hechos seguramente van a acrecentar el voto protesta o de repudio, que puede llegar a crecer si esta corrupción continúa tomando estado público como todo indica que así será dado que son tramas con muchos involucrados.
Fiesta para la derecha (que sin duda sabía), desazón entre los trabajadores estafados y crecimiento de un sentimiento en el pueblo de que: "son todos iguales". Pretender minimizar el problema en torno a una o varias personas es continuar dejando vivas las estructuras que han generado a los corruptos. El problema fundamental no es un corrupto (al que se cambia, muchas veces por uno igual) sino los aparatos en los que nacen, crecen y se desarrollan. Todo a expensas del pueblo trabajador.
Es la hora de una profunda revisión de las estructuras y formas de funcionamiento de los sindicatos, deben de haber normas estrictas que permitan el control de todos los afiliados y que establezcan normas para las depuraciones inclementes en caso de violaciones. El Control Obrero está a la orden del día comenzando por reglas claras para el control por parte de los afiliados de sus estructuras sindicales. Se deben de debatir y aprobar reglas claras que impidan la burocratización en los sindicatos, así como decisiones también claras de que no es tarea del movimiento de los trabajadores gerenciar estructuras del Estado. Y, naturalmente, la estricta aplicación del principio de la INDEPENDENCIA DE CLASE, Y DE LA INDEPENDENCIA DE LOS SINDICATOS TANTO DEL ESTADO COMO DE GOBIERNOS Y PARTIDOS. La herramienta de lucha de los trabajadores no puede supeditarse a los mezquinos intereses de camarillas que utilizan al movimiento de los trabajadores para fines propios.

Colectivo del Blog Noticias Uruguayas




jue jul 24 2014
En relación a los procesamientos de funcionarios de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), entre ellos del exdirector Alfredo Silva, la ministra de Salud Pública, Susana Muñiz, dijo que "seguramente van a encontrar muchas más irregularidades en la medida en que Crimen Organizado siga avanzando".

Al respecto la ministra aseguró: "Hay situaciones que vienen de mucho tiempo atrás. ¿La corrupción es nueva? No. Esto es un manejo politiquero".

En una entrevista con el semanario Búsqueda, Muñiz también habló sobre Alfredo Silva, sostuvo que "sin duda Alfredo es una personalidad fuerte, pero hay directores de hospitales que de alguna forma fueron presionables y otros que no".

Al ser consultada si cree que Silva hacía pesar su carácter fuerte para hablar con los directores de los hospitales, la ministra de Salud sostuvo que "seguramente sí. Seguramente por su carácter y porque él decía que era el representante de los trabajadores y por lo tanto el miembro más estable, que los otros eran nombrados por el Ejecutivo y por lo tanto caían. Le hacía notar estas cosas a todo el mundo".

La ministra recibió quejas de presiones de Silva pero aseguró que "no solamente de Silva, porque yo te podría decir que hubo directores que se molestaron porque el director de la oposición, sin pedir autorización, entraba los fines de semana a los hospitales. No lo pueden hacer. Los directores sintieron presión de los representantes de la oposición, del anterior y del actual".

24.07.2014, 

"Pese a la idoneidad de la maniobra pergeñada por la Asociación Civil La Buena Estrella, queda de manifiesto la conducta de la funcionaria que cumplía el cargo de administradora (en el hospital Maciel, Luz Iguini), teniendo por función el contralor de la facturación de la cooperativa, adoptando en el ejercicio de su cargo una conducta negligente, omisa y complaciente, como fue reflejado por la investigación administrativa y de cuya circunstancia se aprovecharon los representantes de Buena Estrella”. Así describió el juez Néstor Valetti el proceder de la exadministradora del Maciel en el auto de procesamiento.

El juez llegó a la conclusión de que la conducta omisa de la administradora permitió a los cuatro directivos de La Buena Estrella sobrefacturar los 2,5 millones de pesos que cobraron sin haberlos trabajado. Los cuatro fueron procesados sin prisión por el delito de estafa.

“Obviamente que estos se valieron del descontrol e inoperancia de los sistemas de control, y principalmente de la negligencia e incapacidad en el cumplimiento de su tarea de la directora administrativa, Luz Iguini”, escribió Valetti.

Los trabajadores de la cooperativa declararon que por indicación de los directivos, los encargados y supervisores marcaban tarjeta como si hubieran trabajado como operarios. Les ordenaban que cuando concurrieran a los cursos de capacitación y realizaran las clases prácticas en el hospital Maciel, también marcaran las tarjetas en el reloj como horas trabajadas. Los pliegos de contratación establecían que el Maciel solo pagaría las horas de los limpiadores, mientras que a los supervisores les debía pagar la empresa. Además, no preveían la exigencia de cursos de capacitación para empleados.

Sin embargo, el hospital no se enteró de esa irregularidad y la administradora pagó esas horas que no eran trabajadas.

La maniobra llevada adelante por La Buena Estrella fue idéntica a la desarrollada por Clanider, la empresa que anteriormente realizaba la limpieza del hospital. Cuando se probó la corrupción en 2010 fueron procesados por estafa el contador de la empresa Gabriel Leindekar y la administradora del hospital, Lucía Zagía.

Zagía apeló y el Tribunal de Apelaciones en lo Penal confirmó su procesamiento. El tribunal indicó que “conformó facturas que el director del nosocomio, doctor (Daniel) Parada, autorizó pagar en favor de la empresa de limpieza Clanider. Dichas facturas incluían el pago por parte de la Administración de sumas que, según el pliego de la licitación vigente al tiempo de la constatación, correspondía que fueran absorbidas por la empresa contratada, no por la Administración”.

“Apartándose del pliego licitatorio, Zagía firmaba las facturas por horas de trabajo y rubros que no correspondían, engañando al ordenador de gastos, doctor Parada, que todo indica, en principio, que confiaba en ella”, señaló el fallo judicial.

Frente a los mismos hechos, realizados por otras personas, la Justicia, midió a los responsables con distinta vara. Consultado Valetti sobre por qué motivo en este caso no se procesó a la administradora del Maciel, el juez dijo a El Observador que si bien fue indagada y estuvo entre las personas detenidas la semana pasada, el fiscal Gilberto Rodríguez, no pidió su procesamiento.

El fiscal, como titular de la acción penal, es quien debe pedir los procesamientos y si no los pide, el juez no puede actuar. Valetti dijo que para el Ministerio Público, “si bien hubo negligencia y omisión, no hubo dolo en la conducta de la administradora”.

El juez agregó que lo que le llamó la atención es que, de la investigación administrativa que hizo ASSE, no hubo sanciones, sino apenas una observación verbal.

ASSE tambien midió con otra vara a la administradora. En el caso de Zagía, antes de que actuara la Justicia y la fiscal del caso Mónica Ferrero pidiera su procesamiento, el directorio de ASSE resolvió destituirla.

En el caso de Iguini, en 2011 fue trasladada por pase en comisión al Pereira Rossell. Ahora se sabe  que fue amonestada verbalmente como única sanción.

En octubre de 2013, cuando se conoció que la investigación judicial avanzaba y probaba los hechos de corrupción, El Observador consultó a la gerenta de ASSE, Alicia Ferreira, quien no quiso informar si había habido investigación administrativa. Ferreira dijo que para la Administración, el responsable y el ordenador del gasto de cualquier unidad u hospital público es el director.

Ferreira agregó que el administrador del hospital es quien tiene a su cargo a las empresas tercerizadas y quien debe liquidar las horas trabajadas por el personal. Luego, el gerente es quien autoriza el pago, de acuerdo lo que le dice el administrador, explicó entonces.

Ayer, ASSE informó que se le iniciará sumario al exdirector de ASSE, Alfredo Silva, y a Heber Tejeira, procesados por los hechos de corrupción en los hospitales. Por medio de un comunicado, ASSE señaló que “en conocimiento de lo actuado por la Justicia Penal ha dispuesto la instrucción de los sumarios correspondientes”.

Añadir leyenda
jue jul 24 2014
El Plan de Vivienda Sindical del Pit-Cnt, pese a los esfuerzos del Secretariado para encaminarlo y dotarlo de mayor transparencia, no logra alejarse de la polémica. En diciembre se supo que el plan fue utilizado por privados para negocios que terminaron en la Justicia bajo acusaciones de estafas. Dichos privados se valieron de contratos para negociar miles de viviendas en nombre del Pit-Cnt que el responsable del proyecto, el dirigente del sindicato metalúrgico Eduardo Burgos, otorgó sin informar a la central sindical.
Con la polémica sobre la mesa, el Secretariado resolvió sumar integrantes al Plan de Vivienda, hasta ese momento manejado únicamente por dirigentes de metalúrgicos.
El 13 de mayo de este año el Pit-Cnt informó que el Plan de Vivienda quedaba conformado por siete responsables políticos, entre ellos Burgos, y los integrantes de la Mesa Representativa Carlos Cachón y Ricardo Cajigas. Su presencia tenía como objetivo apuntalar el Plan y recobrar la confianza en él de las 350 cooperativas afiliadas.
Sin embargo, ayer Cajigas, dirigente con una extensa trayectoria en el cooperativismo, dio a conocer una dura carta de renuncia.
"Mi renuncia se debe a la imposibilidad de hacer equipo cuando se oculta o retrasa información, cuando no se actúa con total transparencia, cuando los compañeros que tenemos la responsabilidad de administrar y gestionar el PVS nos enteramos de muchas cosas por la prensa, o por el Ministerio de Vivienda, o por los cooperativistas, en vez de conocerlo en el organismo que corresponde, el Ejecutivo del PVS", escribió Cajigas.
El dirigente dijo a El País que no fue posible trabajar en esas condiciones, por lo que tras consultar con su sindicato resolvió dar un paso al costado.
"La nueva integración del Ejecutivo del PVS se hace después de constatar el error de ocultar información al Secretariado y yo condicioné la permanencia en el mismo a que los compañeros del Ejecutivo del PVS contáramos con la totalidad de esos documentos. Hasta el día de hoy, a pesar de los reiterados reclamos, sólo se nos han entregado dos, los dos que aparecieron publicados en la prensa. El jueves 17, luego de presentada la renuncia, el compañero Eduardo (Burgos) nos informa que no se guardaron copias de otros documentos, lo que nos parece de una irresponsabilidad y/o ingenuidad mayúsculas", afirmó.
"Además, nos informan cooperativistas del interior de un particular de iniciales W.P., que ofrece modos constructivos y casas a cooperativas en el interior provisto de tarjetas y carpetas con el logotipo del PVS y del Pit-Cnt. Particular al que los integrantes del Ejecutivo del PVS consultados ni conocemos ni autorizamos, pero que el anterior responsable del plan respalda", explicó.
Cajigas dijo a El País que los contratos no implican un intercambio de dinero del Pit-Cnt con los privados y que simplemente fueron otorgados para recibir presupuestos sobre las viviendas a construir. No obstante, consideró que para ese fin no era necesario firmar contratos de ninguna naturaleza a nombre del Pit-Cnt.
También dijo que en los meses de trabajo del Plan de Vivienda no fue posible saber cómo llegaron esos privados a vincularse con el Pit-Cnt, aunque estimó que "cualquiera que tuviera un método constructivo podía acercarse y presentar su propuesta".
Cajigas considera que Burgos tuvo una "increíble ingenuidad" en el manejo de los contratos, pero descartó dolo. "Partimos del concepto de la presunción de inocencia de cualquier acusación hasta probar lo contrario", sostuvo el sindicalista.





Los gráficos de "Saracho"





1 comentario:

  1. RODOLFO EXCELENTE SINTESIS DE LA CORRUPCION TE PASO DEL DATO DEL PRESTAMO DEL BROU A CODERE POR EL CASINO CARRASCO..
    COEDERE ADEMAS TIENE LAS TRAGAMONES,HIPICA RIOPLATENSE...MANEJA EL HIPODROMO DE CANELONES .Y ME QUEDA ALGO EN EL TINTERO

    ResponderEliminar