martes, 14 de mayo de 2019

"El PIT-CNT no nos representa"

Lorena Lavecchia la nueva presidenta de banca oficial


Lavecchia es la primera mujer que ocupa el cargo. No asistió al acto de asunción porque hablarían solo quienes estaban a favor del gobierno.


Lorena Lavecchia (43) se convirtió en la primera mujer presidenta de banca oficial dentro de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU). El lunes 6 de mayo no participó del acto de asunción de las nuevas autoridades del gremio, al que asistieron dirigentes del PIT-CNT, entre ellos el propio presidente Fernando Pereira. Tampoco lo hicieron sus compañeros de agrupación. "Me puse firme", dijo antes de comenzar la entrevista.

Lo que molestó a la Coordinación para el Cambio fue que en ese acto estaba pactado que solo hicieran uso de la palabra aquellos que estaban en línea con el gobierno. Resultó ser un festejo con "patrones, privatizadores y precarizadores" en el que se gastaron "miles de dólares de los trabajadores en bebida, comida y artistas contratados", denunciaron.

Lavecchia se define de izquierda independiente. Defiende la independencia de clase y dice que no se sienten identificados por el PIT-CNT. "No se paran frente al gobierno como se pararían frente a otros. Se aplauden cosas que a otros no se les aplaudía. Le permiten cosas que a otros no le hubieran permitido", expresó.

Se refirió al vínculo de uno de los hijos de Tabaré Vázquez con el nuevo sistema informático del BROU que tuvo un costo de 110 millones, según el sindicato. También, criticó la contratación por parte del Banco República de la consultora argentina, Axiona, que a su vez trabajó con Ancap y fue investigada a nivel parlamentario. Sin embargo, explicó que la condena se debe dar en la opinión pública porque no hay forma de probar, en ninguno de los dos casos, que haya delito.

-Se convirtió en la primera mujer presidente de banca oficial. ¿Qué evaluación hace?

- Era una duda, incluso, respecto a los votantes. Por el nivel de machismo que hay en la sociedad uruguaya. Es un riesgo también porque, en general, todos estamos un poco con que la voz de la autoridad es del hombre. Esas cosas que son viscerales, una las tiene adoptadas como propias cuando, en realidad, son imposiciones culturales. El hombre habla y le prestas más atención que a la mujer, sin quererlo. Más todavía dentro del movimiento sindical que cuando hablan las mujeres se aprovecha para ir al baño, a salir a tomar un café.

En mi caso particular, no fui primera por ser mujer sino por mi trayectoria dentro del movimiento sindical o, por lo menos, dentro de bancarios. Se evalúo sí el riesgo que podía conllevar y la coyuntura sin duda ayudó a correr ese riesgo. Para mí es un orgullo. Eso de hacer historia sí me impactó. Soy la primera y voy a ser siempre la primera, aunque no quiera, aunque pase el tiempo.

-¿Es feminista?

-Sí, me considero feminista. Igual, creo que el feminismo es algo que se construye. Me parece que es fundamental que las mujeres cuando estamos en determinados lugares peleemos para dar lugar a las compañeras. Eso ayuda que se acerquen más compañeras al sindicato. Pero es una responsabilidad que entiendo que tenemos no solamente las mujeres cuando llegamos a algún cargo sino también los varones. Los hombres que son escuchados también tienen la responsabilidad de eliminar el machisimo de la sociedad.

Uno de los objetivos que tenemos como gremio es seguir trabajando juntas no solamente con las bancarias porque no queremos que sea algo corporativo. Tenemos muchas compañeras que trabajan codo a codo con nosotros en situaciones absolutamente precarias en los sectores, sobre todo, de servicios y limpieza. Ahí hay todo un trabajo para hacer que es impresionante. Encontrar las reivindicaciones propias de las bancarias es un poco complicado porque si una se compara con las otras decís, 'claro, ¿qué me voy a quejar?' Pero hay violencia y hay machismo en otros niveles mucho más simbólicos. Es más difícil de detectar.

- ¿Qué meta se plantea cumplir desde la presidencia?

- Este año es bien complejo para nosotros porque vence el convenio colectivo y nosotros queremos ir de otra manera. No queremos otra vez un convenio colectivo donde se le dice a la gente lo que tiene que votar. 'Mirá, ya se negoció esto con los compañeros de gobierno, ahora vení y votalo'. Es un cambio de dinámica, no es de arriba hacia abajo, sino de abajo hacia arriba.

El otro planteo es que este es un año electoral, entonces, eso de alguna manera puede recrudecer un poco porque no nos podemos separar de la coyuntura. Puede haber un llamamiento a apoyar el gobierno, a no hacerle conflicto porque lo que puede venir puede ser peor y eso también afecta la independencia de clase.

Nosotros lo que pretendemos es poder darle todas las instancias a la gente para que pueda decidir y, realmente, volver a organizar el sindicato. Que los bancarios sientan que hay un gremio que los respalda. No es solamente eso de 'queremos en un futuro..'. Sí, queremos que en un futuro que la sociedad sea mejor, pero mientras tanto alguien tiene un problema puntual ahora y hay que defenderlo. Mientras tratamos de cambiar el mundo tenemos que estar con los compañeros en el día a día.

- La Coordinación para el Cambio, es identificada como radical ¿Por qué cree que los bancarios se inclinan otra vez por esta agrupación?

- Eso más bien nos lo ponen los demás, es una forma de categorizar. Es la prensa que nos tilda de radicales y de moderados a la otra parte. También ese es más el discurso de los que se consideran moderados, que nos tildan de radicales porque es una manera de decir, 'cuidado, el cuco, estos son unos locos radicales que te van a hacer daño y van a arruinar todo lo que conseguimos hasta ahora' . Pero, en realidad, si uno va a la epistemología de la palabra radical estamos hablando de ir a las raíces de las cosas. Ni siquiera es malo el mote.

Yo me considero que soy de izquierda, de izquierda independiente. Creo que los bancarios no nos ven como radicales. Me parece que por suerte hemos conseguido romper ese cerco y que los propios compañeros realmente nos vean como somos. No somos unos locos sueltos y no somos unos radicales, sino que somos trabajadores que mantenemos la independencia en el discurso y en los hechos. Lo que hacemos es preocuparnos y trabajar con todos los compañeros, intentando que estén mejor, que mantengan sus condiciones de trabajo y también defendemos las empresas del Estado, sin importar quién esté en el gobierno.

- ¿La agrupación no se identifica con el Partido de los Trabajadores?

- En la Coordinación tenemos dos compañeros claramente identificados con la orgánica del Partido de los Trabajadores que son Rafael Fernández -que va a candidato a la presidencia de la República- y Matías Arbizu, que es el presidente saliente que también milita dentro del partido. Los demás -seis compañeros en la Representativa del BROU, cuatro consejeros en Banca Oficial y dos consejeros centrales- más allá de lo que votemos en las elecciones nacionales, no tenemos militancia activa dentro de algún partido político. Hay compañeros anarquistas, socialistas, blancos, colorados. No estamos identificados con ningún partido político puntualmente.

- El PIT-CNT ha recibido duras críticas de distintos dirigentes sindicales que consideran que apoya al gobierno ¿ Qué posición tienen ustedes?

- Nosotros no nos sentimos representados por este PIT-CNT. Realmente, creemos que le falta democracia. Quedó claramente demostrado con lo que pasó en el acto del 1° de mayo. Se intenta que no se vea que hay distintas posiciones... Decir 'ahora tengo mayoría entonces acallo la voz de las minorías'. Más allá de las diferencias que haya, estamos hablando de un congreso que se saldó 55 a 45, es casi la mitad del movimiento sindical. Hay una falta de independencia política por parte del PIT-CNT que quedó clarísima a partir del último congreso. El bloque que se intenta formar con el gobierno salta a la vista. No se paran frente al gobierno como se pararían frente a otros. Se aplauden cosas que a otros no se les aplaudía. Permiten cosas que a otros no le hubieran permitido.

Lo mismo pasa en AEBU, el sindicato está prácticamente partido. Por un lado, banca privada con una línea y, por otro, banca oficial prácticamente con la línea contraria en muchos sentidos.

- ¿Las diferencias dentro de AEBU se han hecho más notorias en el último tiempo o siempre han estado?

- Siempre han habido, incluso dentro del movimiento sindical. Eso es un error que hay en la gente. El PIT- CNT nunca fue una central. Desde el origen fue una convención de dos posiciones prácticamente a mitad y mitad. Al hablar de central se empieza a generar determinada opinión en la sociedad que no es tal. En bancarios desde siempre han habido dos posiciones, el tema es que de alguna manera tenían una mayoría determinada y por la propia falta de democracia sindical, la otra parte ha quedado desplazada. No podíamos usar la radio ni los recursos, todo nos costaba mucho más. Parece que no existís.

Igualmente, desde el 2005, que entra un gobierno de "izquierda" -yo lo digo entre comillas porque entiendo que no es un de izquierda- ha cambiado bastante porque se marca mucho más dentro del movimiento sindical algo que para nosotros atenta contra el propio sindicato. En un momento dijeron 'yo no estoy con el gobierno, yo soy gobierno'. Los compañeros de las agrupaciones mayoritarias se presentaron así, incluso, dentro del propio organismo del sindicato.

Y no solo nosotros, la gente lo nota. Hay muchos trabajadores que no se ven representados. Lo que están haciendo de alguna manera es lo que dijeron que iban a hacer, que era acolchonar las políticas públicas. Que este gobierno iba a poder hacer todas las reformas que no pudieron hacer otros porque no tenían de su lado a gran parte de la dirección del movimiento sindical. Lo dijeron.

-¿Cómo es su relacionamiento con las autoridades del BROU?

- Nosotros tenemos un buen relacionamiento con las autoridades del BROU, aunque no es el que yo querría. Tenemos una situación media compleja porque con esta falta de independencia de alguna manera la alta administración de los directorios conoce la interna del sindicato y eso también juega. Se dan situaciones donde hay una injerencia del directorio en la interna.

Ellos vienen muy acostumbrados a que hacían lo que les parecía. Ahora eso cambia. Antes yo iba a una reunión y les decía 'esto viola el convenio colectivo' pero el directorio ya sabía que no tenía los votos para activar la cláusula de prevención de conflictos. Ahora saben que los tengo. Ahora les pido una información y me la mandan. Antes yo le planteaba lo mismo y no pasaba.

- Han sido muy críticos con la instalación del nuevo sistema informático Bantotal, denunciaron un vinculo con el hijo de Tabaré Vázquez y también la implicancia que tiene el BROU con la consultora Axiona. ¿Siguen manteniendo estas afirmaciones?

-Sí, sin lugar a duda. Ahora incluso viene una nueva fase del Bantotal, todo indica que va a ser igual de caótica que la anterior. El Banco sigue haciendo contrataciones de consultoras que son absolutamente cuestionables. Continúa realizando contrataciones directas. Más allá de lo que diga la norma legal, para nosotros es un tema ético y seguimos insistiendo en que hay un mal manejo de los recursos del dinero de los uruguayos de la mano con la pérdida de los servicios.

- ¿Si tienen pruebas, como señalan, por qué no van a la Justicia?

- Nosotros lo que hacemos es investigar para tener las pruebas porque forma parte de nuestra credibilidad. Eso lo tiene que saber la ciudadanía, porque en realidad quién es mi jefe. ¿El directorio? No. Mis jefes son los uruguayos, que son los que me pagan el sueldo. Yo como servidora pública, mi obligación es con los ciudadanos y también con los parlamentarios. Lo que hacemos es dar los elementos para que de alguna manera se actué de oficio, cualquier legislador o abogado puede hacerlo. Pero no creo que el ir a presentar una denuncia a la Justicia sea el rol que tienen que tomar los trabajadores.

- ¿Qué es lo que ustedes esperan que pase en el caso de Javier Vázquez?

- Lo que tendría que haber es, por lo menos, una sanción en la opinión pública de determinado manejo del gobierno, por la falta de transparencia. Las empresas del hijo del presidente de la República (Javier Vázquez) se mueven dentro de la órbita de lo privado, entonces no hay conjunción de intereses. Pero, en realidad, hay mucha gente interesada. Claro, es muy difícil porque es un tema ético. Una no tiene los papeles que dicen que 'forma parte de'. Hay muchas maneras de beneficiarse y beneficiar a determinadas personas sin que estén las pruebas. Lo que nosotros pudimos obtener fue el vínculo de Javier Vázquez con determinadas empresas que casualmente están contratadas directamente por el Banco República. Pero las contrataciones directas están permitidas, están dentro del Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera del Estado (Tocaf). En realidad, lo que uno puede mostrar es que le genera dudas, sin embargo, ilegal no es. Porque el hijo del presidente de la República se mueve dentro del ámbito de lo privado. ¿Qué es lo que se puede probar? ¿Que él ya sabía que iba a haber una inclusión financiera obligatoria en Uruguay porque papá se lo dijo en un asado? Yo supongo que lo sabía. Pero, ¿puedo probarlo? No.

Lo que pretendemos es decir 'esto es lo que está pasando con las empresas públicas para que se empiece a pensar que los uruguayos no llegan a fin de mes pero el BROU puede contratar a privados y pagarles 110 millones de dólares sin que le tiemble el pulso. Uno va al Banco a pedir un crédito y por poco le piden el análisis de orina. Pero si es una empresa privada se la contrata directamente y capaz que ni siquiera se le pido los antecedentes, como la empresa Axiona. ¿Qué hace Axiona trabajando dentro del BROU? Uno no sabe si es que no le piden las referencias o es al contrario. Pero esta consultora extranjera se llevó de dos empresas estatales 11 millones de dólares. Pero ahí pasa lo mismo, nosotros no podemos decir Axiona lava dinero. Lo que sí puedo decir es que una de las maneras de lavar dinero es tener distintas sociedades anónimas en diferentes países con los mismos integrantes. Eso sí lo puedo decir. También, que me llama la atención que tengamos contratada una empresa privada conformada por argentinos que hace consultoría y que tiene otras sociedades anónimas en Argentina que hacen lo mismo y tienen los mismos integrantes.

- ¿Cómo se posicionan respecto a la bancarización?

- AEBU está dividido. Hay un apoyo a la inclusión financiera como algo absolutamente positivo en la línea con lo que expresa el gobierno, si bien también se habla de cómo se precariza el trabajo y cómo se pueden perder fuentes de trabajo por este motivo. Lo cierto es que haciendo un análisis más profundo está mal desde el origen. Que la propuesta la apoye el Banco Mundial -cuestionado por dar préstamos a genocidas y por atentar contra la ecología mundial- y que diga que la inclusión financiera es para luchar contra la pobreza... No hay que ser universitario ni economista, es joda. Porque que yo tenga plata adentro de un banco no me va a hacer más rico ni más pobre.

Explicame cómo me enriquezco yo y cómo se consigue el objetivo para el que fue creado que es eliminar la pobreza. Contame por qué soy menos pobre. Para mí realmente no resiste el menor análisis. Seguramente en otro momento histórico, si no fuera por parte de este gobierno, el movimiento sindical estaría de punta con esto, al igual que con lo de UPM o con la ley de riego o el decreto 401. Un gobierno que no sea el Frente Amplio, jamás hubiera podido hacer esto. Entonces, ¿a quién beneficia el gobierno?



COMUNICADO DE LA COORDINACIÓN PARA EL CAMBIO

El día de hoy, 6 de mayo, asumen las nuevas autoridades en aebu, electos en los últimos comicios. Esta asunción, que debiera ser un acto de reafirmación del compromiso social y de lucha, en defensa de las conquistas y por obtener mayor justicia para todos los trabajadores de nuestro país, resulta en un festejo con patrones, privatizadores y precarizadores, nuestros enemigos de clase.

La conciliación con el Gobierno y la patronal queda plasmada, gastándose miles de dólares de los trabajadores en bebida, comida, y artistas contratados, todos gastos catalogados como “gremiales”, y dejando en el ostracismo un principio básico como la  transparencia de nuestros recursos.

Los verdaderos dueños del sindicato, los trabajadores y trabajadoras del sistema financiero de todo el país son invitados “pour la galerie”. Si estos compañeros pudieran realmente participar no sería suficiente ni el espacio ni la logística, por ende, no está previsto que sean ellos quienes festejen. Lo que parece ser una ironía, pasa a ser una obscena demostración de falta de independencia de clase, y de contubernio político.-

Como muestra de la falta de democracia sindical en aebu, únicamente harán uso de la palabra quienes están en línea con el gobierno. Pese a ser la primera vez en la historia de aebu que una mujer es Presidente de Banca Oficial.

Por lo anteriormente expuesto, Coordinación para el Cambio, coherente con sus principios y postulados no participará de la proclamación, no porque los compañeros que nos llevaron a ser sus representantes no lo merezcan; sino porque lo que realmente merecen es que los representemos con dignidad.

Nos solidarizamos con los compañeros despedidos de ACAC y reclamamos su reincorporación. Asimismo nos sumamos a la lucha de los trabajadores del Gas, en defensa de los trabajadores, y los servicios públicos, ¡re-estatización ya!

Por más independencia de clase, unidad para luchar, democracia sindical y transparencia. En defensa de las empresas públicas, contra las privatizaciones y la precarización laboral.



COORDINACIÓN PARA EL CAMBIO











0 comentarios:

Publicar un comentario