miércoles, 4 de diciembre de 2019

Capturado en Paraguay





4 diciembre 2019

Barrios, buscado por su presunta participación en casos de secuestros, asesinatos, desapariciones forzadas y torturas durante la pasada dictadura en nuestro país, fue detenido el martes por agentes de Interpol que localizaron su paradero en Villa Florida, en el departamento paraguayo de Misiones.
El ex militar fue integrante del Batallón de Ingenieros Nº 4 "Laguna del Sauce" entre los años 1972 y 1976. La unidad está vinculada a varios casos de asesinatos, secuestros y desapariciones forzadas. En 2011, la fiscal Ana María Tellechea había solicitado su captura a nivel internacional, por as acusaciones que los señalaban como encargado de los interrogatorios en la mencionada unidad militar.
La captura se concretó a las 18:15 en Villa Florida por agentes de Interpol, quienes de inmediato lo trajeron a su base en Asunción, informó el periódico asunceño ABC Color. Fue en cumplimiento a un pedido de detención con fines de extradición solicitado por el juez de Primera Instancia de Maldonado, Ademar Pérez Iglesias.
Según los antecedentes, el 31 de octubre de 2011, a partir de un conjunto de denuncias presentadas por distintas personas que pusieron en conocimiento de la Justicia uruguaya de las violaciones a sus derechos humanos acaecidas durante la década del ‘70, especialmente las torturas a las que fueron sometidas en el Batallón de Ingenieros Nº 4 "Laguna del Sauce", se dictó la captura de Barrios Hernández y otros exmilitares que en ese entonces prestaban servicio en esa unidad militar.

El periódico paraguayo Última hora puntualiza que su solicitud de captura responde a la causa que investiga el homicidio del edil Horacio Gelós Bonilla, detenido, torturado y asesinado durante la dictadura.
Apodado "El Zorro", Barrios tenía el grado de capitán y formaba parte del Servicio de Información de Defensa (SID), un organismo de la máxima jerarquía en la estructura de control social y represión bajo el terrorismo de Estado.




>>>  La muerte de Gelós Bonilla


Horacio Gelós Bonilla fue secuestrado en el 2 de enero de 1976 en la plaza de la ciudad de Maldonado e introducido en un automóvil propiedad de un militar perteneciente a la Oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA) de la División de Ejército IV, con asiento en Minas, departamento de Lavalleja. Según testimonios aportados para la causa judicial, ya en el batallón fue conducido a la zona de ranchos conocida como “el chiquero”.
Murió el 6 de enero tras estar estaqueado, sufrir torturas y ser castrado. Según el informe de la Comisión para la Paz sus restos habrían sido enterrados cerca del Aeropuerto de Laguna del Sauce y en 1984 exhumados, incinerados y arrojados al Río de la Plata. Aún se desconoce el destino de Gelós Bonilla.





https://t.co/wwLJYClPPg?amp=1

Este martes fue atrapado en Paraguay el exmilitar uruguayo Dardo Victor Hernández de 67 años. El hombre tiene orden de captura en nuestro país por la presunta participación en secuestros, asesinatos, desapariciones forzadas y torturas durante la pasada dictadura en nuestro país. La orden de captura responde a la causa que investiga el homicidio del edil Horacio Gelós Bonilla, detenido, torturado y asesinado durante la dictadura.
El ex militar fue integrante del Batallón de Ingenieros Nº 4 "Laguna del Sauce" entre los años 1972 y 1976. La unidad está vinculada a varios casos de asesinatos, secuestros y desapariciones forzadas. En 2011, la fiscal Ana María Tellechea había solicitado su captura a nivel internacional, por las acusaciones que los señalaban como encargado de los interrogatorios en la mencionada unidad militar.
Por su parte, el publicista y escritor Claudio Invernizzi fue una de las personas que estuvo detenida en ese centro militar y una de las personas que está relacionada con la persona capturada. Claudio fue entrevistado este miércoles en el programa Todo Pasa de Océano FM.
Invernizzi reflexionó al respecto y escribió un hilo en su cuenta de Twitter acerca de un pensamiento que le surgió luego de la entrevista. Según indicó el escritor, amaneció este miércoles con una llamada del periodista de Océano FM Nicolás Delgado comentándole la información que anteriormente mencionábamos. "No fue el nombre con el que me hubiera gustado comenzar el día", escribió en su Twitter.
Ivernizzi explicó que fue una entrevista breve en donde indicó como vivió en carne propia aquellos hechos de violencia y humillación mientras estaba preso. Esa entrevista le rememoró varios de los pensamientos más difíciles de contar, por ejemplo, la muerte de Eduardo Mondello, un fotógrafo que fue detenido junto a él. "A Eduardo lo mataron porque si", acotó.
El escritor continuó su hilo desarrollando más información de cuando fue detenido, dando algunos detalles. "Allí éramos más de cincuenta personas encapuchadas, cuando oí: "Deben ser tratados como prisioneros de guerra". "¿Qué guerra?" Me pregunté "¿De qué están hablando? No entiendo", sostuvo.
Por último, el publicista escribió: "Acabo de enterarme que está preso el tipo que me torturó. El que me hizo conocer el olor del miedo. El que vandalizó la carne y el espíritu. El soldado del odio. ¿El que mató a Eduardo? ¿A Gelós Bonilla? Ojalá vuelvan a preguntarme por mi sensación una vez que pase por la justicia".
El hilo completo:
"Hoy amanecí con una llamada de Nico, de @TodoPasaOceano. "Capturaron en Paraguay a Dardo Barrios, el Zorro", dijo. No era el nombre con el que me hubiera gustado comenzar el día. "Él tiene denuncias por asesinatos y tortura", agregó. "Lo sé", respondí. Lo viví, pensé. Y hablamos", comenzó.
Fue una entrevista breve. Conté lo que me tocó en carne propia y ajena. En carne de todas y todos. La humillación, la fractura, el desorden humano, víctimas y victimarios, las atrocidades, las culpas. Mi adolescencia estrenada con picana, sed, submarino, plantón, ausencia, violación".
Pero cuando me puse a hablar del asesinato a puro golpe de Eduardo Mondello, me di cuenta de que una forma de sostener su memoria encendida de muchacho con cámara de fotos y pelo lacio era insistir en la perspectiva más humana de todo lo sucedido. A Eduardo lo mataron porque si:
Y dije: no agrega señalar a qué grupo pertenecía Eduardo. El pertenecía a la vida y a sus afectos. Allí éramos más de cincuenta personas encapuchadas, cuando oí: "Deben ser tratados como prisioneros de guerra". "¿Qué guerra?" Me pregunté "¿De qué están hablando? No entiendo"
De haberla existido guerra a mí me agarraron con un spray como arma. Tremenda desventaja. Y a mucha gente sin ni siquiera eso: la agarraron solamente pensando. Y la torturaron, la desaparecieron, la enterraron, le afanaron la juventud, la dejaron sin bailes, sin trabajo y sin nada.
Pues bien, a la pregunta de @TodoPasaOceano, "¿Qué sensación te deja esto?", no supe que responder. Ahora tampoco. Miro un olivo que tengo en mi casa. Es real. No es una figura retórica, aunque admito que pueda ser leído como un metáfora pobre. Miro y sigo sin respuesta.
Acabo de enterarme que está preso el tipo que me torturó. El que me hizo conocer el olor del miedo. El que vandalizó la carne y el espíritu. El soldado del odio. ¿El que mató a Eduardo? ¿A Gelós Bonilla? Ojalá vuelvan a preguntarme por mi sensación una vez que pase por la justicia".








0 comentarios:

Publicar un comentario