viernes, 17 de junio de 2022

Muerte dudosa

 


Denuncian graves irregularidades policiales en muerte de activista de Derechos Humanos Yamandú Rodriguez


Crónicas del Este 16 junio 2022


En el día de ayer, se presentó denuncia Fiscalía General de la Nación, por la muerte del activista Yamandú Rodríguez Pérez, que pertenecía a la “Hermandad Pro Derechos”, organización social registrada en el Instituto Nacional de Derechos Humanos. La muerte de este activista está enmarcada en varios misterios y hechos que pueden dar lugar a muchas conjeturas.
La denuncia penal se hizo por parte de la “Hermandad Pro Derechos”, que estableció en la denuncia, que el día 8/6/2022 sobre la hora 13.30, personal policial concurrió a la sede de la Iglesia Metodista del Uruguay (que integraba Yamandú) sita en la calle Lima 1621 con el fin de comunicar a su familia, que éste había fallecido en la habitación de un hotel en el centro de Montevideo. Desde la Iglesia Metodista se informó de la noticia a la familia, concurriendo la hija del occiso a la seccional policial 3ª de Policía, donde le confirman el fallecimiento de su padre y le informan que había muerto a causa de un paro cardiorespiratorio. La hija de Yamandú, acompañada de su pareja, concurren a reconocer el cuerpo, es notificada de la falta del celular que portaba su padre y alguna otra documentación.
Al observar el cadáver para su reconocimiento, ambos hijos notan, evidentes lesiones contusas en el rostro del fallecido, por lo que la hija solicita radicar una denuncia por rapiña, solicitud que le fue negada por la Policía. Se dice que solo se le entregó la documentación para dirigirse a la empresa Martinelli, quien se encargaría del sepelio. Informados de esta situación la “Hermandad Pro Derechos”, integrantes del colectivo donde trabajaba Yamandú Rodríguez, radican denuncia en la Institución nacional de derechos Humanos.
Pero luego el caso arrojaría más sombras, porque en momentos del velatorio una de las principales dirigentes del colectivo que integraba, se comunica telefónicamente con el Director de Convivencia Ciudadana del Ministerio del Interior, señor Santiago González, a quien le relata lo sucedido, informándolo que el cuerpo del Sr. Yamandú Rodríguez Pérez había muerto en circunstancias de aparente violencia, ya que presentaba visibles golpes en el rostro y que se había diligenciado el sepelio y entierro sin disponer de la autopsia, contando con la presencia de un médico del servicio Público de Salud, quien según datos recabados, es un tal Dr. Barboza, que fue quien determinó muerte por causas cardiorespiratorias. Ante todo esto, su hijo mayor y su ex esposa, realizaron una denuncia en la seccional 3ª, pero no conocían el contenido de dicha denuncia porque no se les había entregado copia, solo les habían dado un número escrito en un trozo de papel, (NUNC 2022 150533).
Todo estas dudas se le informan al Director de Convivencia Ciudadana, Santiago González, quien luego de tomarse un tiempo, “suponemos para averiguar en el sistema policial, se comunica para informar que no ubica ninguna denuncia realizada, que el día anterior no se habían registrado muertes violentas y les manifiesta que no podían desconfiar del accionar policial”. Se le solicita al Sr. González que concurra a la sala velatoria a constatar por sí mismo las contusiones y laceraciones que presentaba el rostro del difunto a lo que responde negándose, aduciendo que ese no era su trabajo. Se le solicita, que en su defecto, envíe personal policial subalterno a cumplir esa tarea, a lo que responde negativamente, aduciendo que no cuenta con personal para ello. Se le insiste en la posible irregularidad de los procedimientos policiales, al no disponer la realización de autopsia… Como consecuencia de todo ello, los integrantes del colectivo comienzan a indagar y solicitan información a la empresa fúnebre, enterándose que el lugar donde encontraron el cuerpo de Yamandú Rodríguez, era en la calle Rio Branco N.º 1518. Se agrega que en esa dirección se encuentra un hotel de alta rotatividad de nombre “Almirán”. También a causa de estas averiguaciones, se pudo establecer que en la noche del 8/6/ 2022 ingresó al hotel Almirán una pareja portando cédula de identidad y tarjeta bancaria a nombre de Yamandú Rodríguez Pérez y que Yamandú ingresa a las 23 horas, retirándose la pareja antes mencionada a una hora no determinada de la madrugada. A todo esto, no se pudo consignar datos de esta sospechosa pareja, ya que al hotel no encontró la hoja de registros de datos de usuarios porque se perdió en el cambio de turno.
Se denuncia que la Policía no realizó investigaciones para ubicar a esta relevante pareja y tampoco se periciaron las cámaras de seguridad del hotel, ni se solicitó registro de las cámaras de las vías públicas adyacentes. Asimismo, no se solicitó la presencia de la Policía Científica. No consta tampoco, que haya habido investigación para la ubicación del celular de Yamandú Rodríguez, donde tenía datos de investigaciones que venía llevando a cabo para la “Hermandad Pro Derechos Humanos”; como tampoco se conoce el paradero de la Laptop en uso por Yamandú, donde se guardaban datos confidenciales del colectivo al que pertenecía. Cómo información complementaria para este caso, Crónicas del Este pudo averiguar que Yamandú Rodríguez Pérez, era un hombre muy jugado, muy valiente, que no tenía miedo en meterse en investigaciones “pesadas”, que involucraban a ciertos personajes peligrosos de diferentes sectores de la sociedad. Entre otras cosas, Yamandú venía realizando una investigación sobre la “trata” de personas en el Uruguay, pero esta era solamente una arista de los temas que tenía entre manos. Incluso podemos agregar que fue uno de los impulsores, representando al colectivo, que le planearon al Intendente de Paysandú Nicolás Olivera, que dejara sin efecto la contratación mediante la Fundación a Ganar del conocido narco Sergio “Zorro” Escobar, que fue procesado por la Justicia por liderar una red de proxenetismo, trata de personas, lavado de dinero y explotación de menores. Yamandú también había recibido en el pasado amenazas de muerte, incluso pudimos recabar el dato de que aproximadamente en octubre del año pasado, se le había incendiado totalmente su vivienda.
En la denuncia, la “Hermandad Pro Derechos Humanos” solicita a Fiscalía la exhumación del cuerpo de Yamandú Rodríguez para la realización de una autopsia, una investigación en el área informática, relevando cámaras de seguridad y vigilancia y ubicación del celular y laptop, que se consideran acciones urgentes y prioritarias a los efectos de que no se pierdan o diluyan pruebas cruciales para el esclarecimiento de los hechos, además de todas las investigaciones y diligencias que esta Fiscalía entienda necesarias y pertinentes. Esta muerte, por lo menos dudosa, no ha tenido mayor cobertura en la prensa, salvo algunas contadas excepciones, cuando se trata de un caso extremadamente grave, porque Yamandú no era un ciudadano cualquiera, dado los casos que trataba…








0 comentarios:

Publicar un comentario

No ponga reclame, será borrado