domingo, 21 de julio de 2013

Por las dudas

Dios mío, ayudame 


por Hugo Bruschi


En estos días, se ha insinuado con alguna insistencia, la posible visita de nuestro presidente a la República hermana de Cuba, a los festejos de la liberación, así como también la "visita" de Capriles al Uruguay. Lo que a simple vista parecieran 2 hechos contradictorios, sin embargo no lo son. A riesgo de opinar sobre hechos aún no consumados - como Uds. saben a último momento pueden surgir contratiempos- no es para nada aventurado decir que los mismos encajan perfectamente en la política exterior uruguaya de los últimos tiempos. Se trata de una muestra más, de la carencia de principios y desvelos que no van más allá de la caja registradora.

La visita a Cuba debemos tomarla como una inversión en materia de popularidad, como un barniz necesario.Una vez abandonada la misión en la isla, enviarán sus ropas a la tintorería, no sea que alguna partícula socialista quiera entrar al país sin permiso. Se acercan las elecciones y el malestar en las filas del Progreso exige una cuota de buena letra y para ello nada mejor que mostrar nuestra "amistad" con la Revolución. Sobretodo para aquellos potenciales "disidentes" que dudaban de la vocación revolucionaria, de nuestros dirigentes. Por allí podriamos volver a contar con esos votos imprescindibles. Con "el FA y por el Socialismo" podría ser la consigna y muchos distraídos agitarán sus banderitas de colores y así frenaremos a la derecha. De que otro modo puede traducirse esta visita? No se trata acaso del mismo visitante que tiempo atrás habló con desprecio de Cuba y sus "viejos"? De Cuba y su miseria? Con que sinceridad pueden tomarse estos lazos de amistad?

Y luego - tal cual frutilla de la torta - nos queda la visita de Capriles, fascista, desestabilizador y golpista. Yo pienso que más que una visita es una invitación, pues nadie viene a un país si antes no fue invitado o bienvenido de antemano. Nadie entra a su casa si Ud. no le abre la Puerta, si es que no viene a robarlo claro está. Algo similar pasó con Bush y su "visita" pues tuvieron verguenza por lo menos, de decir que lo invitaron para homenajearlo. Y este hecho que puede inscribirse en aquella falta de principios a que hacíamos referencia, " como le digo una cosa le digo la otra " va mucho más allá de un descuido o una costumbre.

Se trata de nada más ni menos, que de un mensaje bien claro a Maduro y Venezuela. Todo muy lindo el socialismo del siglo 21 y la figura de Hugo Chavez, pero aquí hay que ponerse con contante y sonante. Y si  no buscaremos otros donadores a quien llamaremos "Amigos". Es lo que hacen con el Mercosur, con Argentina y con todos aquellos que no los alimenten permanentemente con dolares, tal rémoras insaciables y sin prejuicios que viven del esfuerzo ajeno. Ellos viven "al contado y a la moral la dan por moneditas" como decía nuestro gran Discépolo aún sin conocerlos. Así que Maduro, trate de tener la billetera a mano, por las dudas.........




viernes, 06.14.13

Mujica visitará por primera vez Cuba como presidente a finales de julio 

EFE

El presidente de Uruguay, José Mujica, asistirá el próximo 26 de julio a la celebración del 60 aniversario del Asalto al Cuartel Moncada en Cuba, en su primera visita oficial como presidente a la isla caribeña desde que asumió el poder en 2010, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.
Las fuentes explicaron que la visita se producirá los días 25, 26 y 27 de julio, y tiene un carácter “muy simbólico” por coincidir con ese aniversario.
También aclararon que “todavía no tienen detalles de la agenda” ni pueden confirmar las reuniones que sostendrá Mujica en Cuba.
El ministro de Exteriores, Luis Almagro, anticipó el jueves en una entrevista exclusiva con la estatal Radio Uruguay que en ese viaje “hay mucho por hablar, por discutir y por ver”.
Cuba “es una referencia directa y muy importante para toda la izquierda latinoamericana”, así como para la de Uruguay, país gobernado desde 2005 por el bloque izquierdista Frente Amplio.
Según Almagro, la visita presenta “muchos temas en la agenda”, como “asuntos comerciales” y de “cooperación”, pero sobre todo “tiene una dimensión de diálogo político muy importante”.
Mujica, de 78 años, fue líder en los años 60, 70 y 80 del siglo XX de la guerrilla tupamara, fuertemente influenciada por la Revolución Cubana.
Pese a ello, en los últimos tiempos se ha mostrado crítico con el régimen de los hermanos Castro tanto con sus palabras como con sus acciones.
En 2010 el gobernante y otras autoridades uruguayas recibieron a un grupo de 15 disidentes cubanos formado por presos políticos, emigrados y representantes de las Damas de Blanco, que les pidieron que exijan el respeto a los derechos humanos en la isla para ayudar a su democratización.
En 2011 Mujica dijo al semanario uruguayo Búsqueda que “el campeonato de reparto en América Latina lo ganó largamente Cuba, porque repartió como nadie”, pero “ahora paga las consecuencias porque no tiene nada para repartir”.
En una entrevista con Efe en Montevideo en mayo pasado, Mujica dijo en alusión a la isla caribeña que aunque es “”socialista“, no es ”estatista“ porque ese sistema ”crea un estamento burocrática que en el fondo termina conspirando contra el socialismo“.
”Es natural que los cubanos tengan otra visión. Pero yo tengo una simpatía por Cuba enorme“, manifestó.
El jueves Almagro ahondó en esa idea en su entrevista con Radio Uruguay pero aclaró que ”nunca“ hubo un ”enfriamiento“ en las relaciones bilaterales por ello, como se ha rumoreado.
”Siempre hemos trabajado con Cuba con la misma lógica, de comprensión, de respeto mutuo y de diálogo sincero“, de manera que la visita de Mujica a la isla es ”fundamental“, argumentó.
Sin embargo, luego aclaró: ”El hecho de que sintamos a Cuba como la sentimos“, por lo que ”ha contribuido Cuba en años duros para la izquierda latinoamericana, no quiere decir que estemos de acuerdo todo el tiempo en todas las cosas“.



EFE |  El presidente de Uruguay, José Mujica, podría mediar entre Nicolás Maduro y Henrique Capriles si se lo pidieran, dijo hoy durante una entrevista con la agencia española EFE.

Ante la pregunta de que respondería si le pidieran mediar en el conflicto entre el presidente Maduro y el líder opositor,  Capriles, aseguró que lo haría: "Yo siempre medio, siempre trato de mediar y bajarle los decibeles".

Mujica le pedirá al papa Francisco cuando lo reciba el 1 de junio en el Vaticano que interceda por la paz en Venezuela, como ya anunció que haría para el caso de Colombia

"Todo lo que sea paz hay que favorecerlo (...) No hay causa ecuménica más importante que la paz hoy", indicó el gobernante en su residencia presidencial, una austera chacra (finca rural) a las afueras de Montevideo.

Mujica, un exguerrillero que el lunes cumplirá 78 años y que pasó catorce en la cárcel, la mayoría durante la dictadura (1973-1985), reiteró que no es creyente pero que tiene un gran "respeto político" por la Iglesia católica y su posible papel en la región, sobre todo ahora que el sumo pontífice, Jorge Mario Bergoglio, es argentino.

"La Iglesia ha hecho un reconocimiento por fin a lo que significa América Latina y puede ser una oportunidad importante", se congratuló.

Consultado sobre el motivo de su visita al papa, que sorprende por el carácter laico de Uruguay, el ateismo declarado de Mujica y sus leyes de legalización del aborto, la marihuana y el matrimonio homosexual, el gobernante explicó que la razón central es "la lucha por la paz en Colombia", que "lleva más de medio siglo" en guerra.

"Colombia no es laica", sino, "como todo el Caribe, profundamente católica" y "la Iglesia católica puede tener una influencia militante en la masa del pueblo colombiano en una oportunidad que a uno le hace pensar que ahora o nunca", detalló.

Según Mujica, "ese proceso hay que tratar de apuntalarlo y ayudar todo lo que se pueda porque es una sociedad fracturada y está en la puerta de una negociación que es muy difícil", el diálogo de paz iniciado el año pasado en Cuba entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

También se mostró a favor de que Francisco medie por la paz en Venezuela, un país que "necesita tiempo, madurez", aunque también aclaró que la visión de lo que ahí pasa tiene que ver con que "el Caribe es explosivo".

"El lenguaje que se usa y las cosas que se dicen, si uno las toma al pie de la letra... Dios me libre. Es para suicidarse. Son horribles. Pero lo tomo como una cuestión cultural", manifestó. No obstante, consideró que "esos disparates no ayudan a tener armonía" entre el oficialismo y la oposición.

En la entrevista con Efe, Mujica se defendió de las críticas que generó la gira que Maduro realizó la semana pasada por Uruguay, Argentina y Brasil (aliados en el Mercosur), considerada por algunos como una legitimación del ajustado triunfo del heredero de Hugo Chávez en los comicios del 14 de abril pasado.

"Nosotros tuvimos representantes en ese proceso electoral de enorme responsabilidad, algunos que son de la Corte Electoral uruguaya, y a nosotros no nos informaron de las cosas que dice la oposición", aseguró.

No obstante, explicó también que "la realidad geopolítica va mucho más allá que la política" y "nunca se debe cometer el error de confundir un régimen con una nación".

"El régimen puede pasar y la nación queda, es mucho más permanente", y "con Venezuela no tenemos una amistad solo eventualmente de carácter ideológico, tenemos una amistad somática, pertenecemos a una nación que está por construirse", matizó Mujica en alusión a la integración latinoamericana.




0 comentarios:

Publicar un comentario