miércoles, 29 de julio de 2015

NN: ni en el río ni en las tumbas




JÓVENES DE VERÓNICA REVELARON LA TRAMA DEL OCULTAMIENTO
Importante hallazgo del EAAF sobre entierros NN en Magdalena
A partir del cotejo de huellas dactilares, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) logró establecer que el cuerpo de Leticia Margarita Oliva, secuestrada en 1978, fue enterrado como NN en el cementerio de Magdalena durante la última dictadura militar. La trama del ocultamiento de los cadáveres encontrados en las costas del Río de la Plata y sus posteriores sepulturas clandestinas había sido develada en 2005 por un grupo de estudiantes secundarios de la Escuela Nº 2 de Verónica en el marco del programa Jóvenes y Memoria de la CPM, en el documental “NN: ni en el río ni en las tumbas”.



ANDAR en las memorias
(Agencia) En el país se daban los primeros pasos para retomar los juicios por crímenes de lesa humanidad luego de la anulación de las leyes de impunidad. Era el año 2005, y un grupo de jóvenes secundarios de Verónica iniciaba una investigación sobre los cuerpos aparecidos en las costas del río de La Plata durante los años de la dictadura. Se proponían interpelar su propia comunidad y hacer un aporte a la memoria colectiva, pero también reconstruir el circuito de acciones y responsabilidades que permitió enterrar esos cuerpos como NN en el cementerio local y en el de Magdalena.
Luego de un año de trabajo presentaron el documental “NN: ni en el río ni en las tumbas”. Una rigurosa investigación periodística que, según explican los jóvenes al comienzo de la película, surge a partir de algunas preguntas clave:“cómo llegaron esos cuerpos, por qué llegaron y de dónde llegaron; qué tienen que ver nuestras tierras y quiénes son los culpables”.
El trabajo parte de una denuncia penal presentada previamente por los abogados de la ciudad de Veronica, Roberto F. Cipriano Garcia (actual integrante de la CPM) y Darío Poeta. Con la causa en marcha y el debate abierto en la comunidad, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) comenzó a examinar durante la última década una parte los cuerpos enterrados sin nombre. A comienzos de julio de de este año se conoció la primera noticia: la identificación de las huellas dactilares en una de las actas de defunción permitió constatar que Leticia Margarita Oliva, secuestrada el 27 de diciembre de 1978 en Capital Federal, fue enterrada en el cementerio de Magdalena. Su cuerpo sin vida había sido hallado en 1979 en la costa de Verónica. Hasta este reciente descubrimiento, transcurrieron más de 35 años sin noticias de su paradero.
“NN: ni en el río ni en las tumbas”
En diálogo con ANDAR, el profesor que coordinó a los estudiantes de la Escuela 2 de Verónica, Ricardo Navoni, señaló que “la publicación del documental fue un hecho cultural muy trascendete en aquellos días de 2005 para nuestra localidad. Hasta ese momento había relatos que circulaban, pero de manera difusa, a escondidas, aislados. El día de la presentación hubo más de 300 personas, que para un pueblo como Verónica es mucha gente, además de todo el arco político”.
“Los chicos tomaron conocimiento de una denuncia penal en curso sobre una serie de tumbas NN en los cementerios de Verónica y Magdalena, y comenzaron a indagar quién había sido juez de paz y delegado de Verónica, que tenía información sobre los hechos. A partir de esa fuente, se fueron contactando con otras personas que habían trabajado en la municipalidad”, señaló Navoni.
Las fuentes más importantes del documental corresponden a trabajadores del cementerios de Verónica y Magdalena, quienes narraron las condiciones en que eran hallados los cuerpos sin vida en las costas del río y, por orden de las autoridades, cómo debían sepultarlos con el objeto de ocultar su localización.
“Los cuerpos de las víctimas de los ‘vuelos de la muerte’ tenían signos de tortura, impactos de bala, ataduras de pies y manos con alambres y adoquines, fracturas de las extremidades por los impactos sobre el agua (…) En base a los testimonios, hicimos un recorte periodístico que incluyó los cuerpos hallados entre diciembre de 1976 hasta mediados de 1979”, relatan los autores de la investigación.
Por otro lado, en testimonios de ex empleados municipales y bomberos voluntarios se cuenta cómo su trabajo cotidiano terminó convirtiéndose en un eslabón más de la cadena de desaparición de los cuerpos. Uno de ellos destaca que los descubrimientos de cadáveres se daban cada 4 o 5 días. El ex administrador del cementerio de Magdalena explica ante la cámara que los cuerpos llegaban incluso desde Berisso y Ensenada para ser enterrados allí: “Por otra parte, los cuerpos de Punta Indio los traían en una camioneta municipal de noche (…) Teníamos la orden de no asignar el nombre a esas tumbas”, y agrega que en Magdalena existen “aproximadamente 43 tumbas NN.”
El trabajo del EAAF en Magdalena
La difusión del hallazgo del EAAF fue realizada por la subsecretaría de Derechos Humanos de Entre Ríos, donde actualmente trabaja la hija de Leticia Oliva, Laura Méndez. El EAAF realizó comparaciones dactiloscópicas sistemáticas entre las huellas de la víctima que figuraban en el Registro de las Personas y las huellas que figuraban en el acta de defunción del cuerpo NN hallado en las costas de Verónica y luego enterrado en el cementerio de Magdalena.
Tal como explicaron fuentes del EAAF, la técnica del cotejo dactilográfico es de reciente implementación y abre nuevas posibilidades para la identificación de víctimas del terrorismo de estado, habiendo incluso arrojado resultados positivos en la identificación del cuerpo de Luciano Arruga en 2014.
Mientras tanto, el EAAF sigue sus investigaciones en el cementerio de Magdalena para la identificación de los restos óseos. Hasta el momento se ha trabajado en 18 tumbas NN y se aguarda una autorización de la justicia para poder avanzar sobre las restantes.
Las expectativas por encontrar restos del cuerpo de Leticia Oliva se refuerzan luego de esta reciente comprobación, pero los investigadores advierten sobre la complejidad del asunto. El principal inconveniente es que tomando en cuenta el tiempo transcurrido desde el enterramiento, es posible que se hayan colocado otros cuerpos encima con el paso de los años.
No obstante, el hallazgo es una noticia muy importante. Para la familia de Oliva fueron 35 años sin ninguna información sobre su destino. El trabajo del EAAF aporta datos clave no sólo para conocer el destino final de las víctimas del terrorismo de estado, sino también para desentrañar el macabro ciclo de la desaparición al que fueron sometidos los cuerpos de los detenidos durante la última dictadura militar. Una de las principales motivaciones que encontraron en el 2005 los jóvenes de la Escuela Nº2 cuando decidieron encarar el trabajo en el programa Jóvenes y Memoria.
“Hoy aquellos jóvenes que realizaron la investigación son personas adultas, con sus trabajos y familias, siempre comprometidos con la búsqueda de la verdad. No nos hemos vuelto a encontrar más que circunstancialmente en el pueblo, pero estoy convencido de que estarán sorprendidos y emocionados con este hallazgo sobre la identidad de Leticia”, concluyó Navoni.



“NN: Ni en el río, ni en las tumbas”: El video de los alumnos de Verónica sobre los años del terror

La Plata – “NN: Ni en el río, ni en las tumbas”, es un documental realizado por los alumnos de la Escuela Media Nro. 2 de la localidad de Verónica, partido de Punta Indio. El cortometraje fue dirigido por el docente Ricardo Navoni, y explica la situación de ese lugar, en donde en los primeros años de la dictadura se encontraban cuerpos en las costas del río, que eran enterrados en el cementerio local, y en el de Magdalena, como NN. El documental se presentó ayer en la Cámara de Diputados bonaerense, y hoy por la mañana, Navoni habló del mismo en una entrevista realizada por Cadena Music Press, 91.3 de La Plata y red de radios provinciales.


En las jornadas realizadas en el anexo de la Cámara de Diputados bonaerense, en donde se habló de la memoria, la verdad y la justicia, se presentaron muestras fotográfica, de artes y cultura, y además de proyectó el documental “NN: ni en el río ni en las tumbas”, realizado por alumnos de la Escuela Media Nro. 2 de Verónica, partido de Punta Indio.
En declaraciones a Cadena Music Press, red 91.3 La Plata, el docente y comunicador, Ricardo Navoni, un joven que dirigió a los alumnos en la realización del proyecto, contó que el documental, “tiene que ver con los cuerpos que aparecieron en costas de Punta Indio”.
“La historia se trata de cuerpos de personas que aparecieron en los años 76, 77 y 78 en las costas del Río de La Plata, en Punta Indio. Esos cuerpos eran juntados por la gente que trabajaban en la delegación de la Municipalidad. Esos cuerpos eran transportados en el cementerio local, y también en el de Magdalena. En los lugares se enterraban esos cuerpos, y se los hacía bajo la denominación NN. Esa es la historia, en la trama de una dictadura militar que tenía un plan sistemático. Esos cuerpos era los que se tiraban de los aviones” dijo.
“Hay gente, en la localidad, que en aquel momento trabajaban en la Municipalidad, que quizá estaban esperando que alguien les peguntaba lo que pasó en esos días. Estas personas que estuvieron directamente que ver con esto necesitaban que alguien contara esta historia”, relató.
Dijo sobre sus alumnos que “el hecho de ser chicos, permite que la cuestión se relaje y exista otro nivel de diálogo que facilitó”.
Sobre qué pasaba por el pensamiento de los chicos, dijo que “surge de manera interesante. Yo les propuse a los chicos trabajar en las dos horas de clases que teníamos. Por supuesto una vez que los chicos empezaron a conocer, fue imposible detenerlos. Así surge una actividad de la escuela pública, en esta lucha por la memoria que todos tenemos. Esto sembró una semilla de búsqueda de la verdad, en la localidad que era necesaria. Generó un hecho cultural, y es lo más interesante”.
Acerca de  cómo impactó esta cuestión en los mayores del lugar, que muchas veces por una cuestión cultural, se han hecho eco por consignas de la dictadura, y que seguramente en Verónica deben existir, dijo que “a eso hay que sumarle que a 5 kilómetros está la base. Sin dudas que la gente hizo algo para que tampoco se hable demasiado. Sobre todo desde las instituciones: la institución escuela, la institución gobierno. Hay gente que tiene ese pensamiento del ´no volvamos para atrás´. No fue lo más sencillo que realizar. Igual este proceso se dio porque en el grupo hay padres de alumno que hicieron fuerza, que acompañaron. A mi me tocó un grupo de alumnos cuyos padres tenían ganas de saber la verdad, contra una gran parte de la comunidad que no quería que estas cosas sean contadas. Nosotros salimos con la filmadora en la calle y le preguntamos a la gente sobre si sabían que había cuerpos NN, y la gente decía que no eran del lugar, o que no sabían”.
“No fue sencillo, pero algún tiempo destrabó un gran nudo que había. Al video lo ven todos los chicos, pero no está en la biblioteca. Hay un sector que prefiere hablar otros temas, pero la gente como sola va contando estos relatos”, comentó.



Primera parte .

Segunda parte .

Tercera parte .

Cuarta parte .



0 comentarios:

Publicar un comentario