lunes, 22 de junio de 2020

En breve habrá un desastre



Por Enrique Ortega Salinas.
21 junio, 2020

https://www.carasycaretas.com.uy/desastre/


¡Desastre en Uruguay!

Mientras el Partido Independiente declaraba que no votaría en Diputados el capítulo de la LUC referido a la libertad financiera ni algunos artículos sobre normas penales, Cabildo Abierto jugaba su propio partido realizando las primeras interpelaciones al santo botón de este período legislativo y con un resultado negativo para sus intereses.

Lo único que logró Manini Ríos, por intermedio de uno de sus legisladores, fue alinear al resto del oficialismo con la oposición detrás del proyecto de UPM. Que entre los interpelados estuviera la propia esposa del general deja al descubierto que todo esto no era más que circo y demagogia con un final previsible.


Cucos de Venezuela bajo presión de la embajada

Pese a que coincide con Lacalle Pou en su oposición al gobierno venezolano, Ernesto Talvi ha anunciado que abandonará la cancillería a poco de haber asumido, debido (quizá, tal vez, eso dicen…) a su postura actual de no llamar dictadura a la administración de Nicolás Maduro como esperaba el presidente.

Mientras tanto, Sanguinetti le sigue manejando los legisladores a Talvi como peones en su maquiavélico juego de ajedrez. Hora de volver a casa para que el expresidente no se quede con ella.

Zorros cuidando el gallinero


Se deshilacha la coalición y caen varios artículos; solo la mantiene unida la repartija de cargos, aunque algunos generan cortocircuitos.

La designación de Julio Luis Sanguinetti (perseguido por la sombra del Cangrejo Rojo) generó un escándalo entre este, su padre y Talvi, que esta vez protagonizó al bueno. “Soy dueño de mi silencio”, respondió el expresidente cuando se le preguntó sobre aquel. “Petiso arrogante”, habría dicho su hijo, aunque luego negó uno de los términos y terminó aceptando un cargo que había asegurado no querer.


La designación de Carlos Faroppa como Director Forestal del MGAP, siendo él mismo empresario forestal, es solo un caso entre muchos de jerarcas con intereses personales en los sectores que deben controlar.



El presidente de la Junta Nacional de Salud, Luis González Machado, ha sido cuestionado por ser propietario de una empresa que mantiene vínculos comerciales con el Sistema Nacional Integrado de Salud, violando el artículo 31 del Código de Ética de la función pública plasmado en la ley 19.823. Cuando presentó su currículum al MSP, omitió el pequeño detalle de que era fundador y propietario de esa empresa junto con su esposa.

Dime con quién andas…

La dirección de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU) y del Banco de Seguros (BSE) presentó un recurso contra la designación del subgerente, Fernando Repetto, ya que su cargo pertenece a la clase “Personal de Dirección” y no se trata de un cargo político ni de confianza, sino de carrera administrativa y el acceso al mismo está legalmente sometido a concurso. El directorio se salteó los procedimientos establecidos para beneficiar a Repetto, suplente por la lista 15 de José Amorín Batlle.


Con todo esto, dejó de ser llamativo que designaran como integrante del BPS a una florista, aunque Un Solo Uruguay declaró su malestar contra Araceli Desiderio (quien fuera vicepresidente de Cabildo Abierto) por presentar como parte de su currículum el haber sido delegada en Montevideo de tal movimiento agroderechista.


Las designaciones del ultrafascista García Pintos y de Gabriel Cunha, tesorero de la Iglesia Misión Vida (empresa religiosa del pastor Márquez) no ayudan a mejorar la imagen del gobierno coaligado, ni ayuda la designación de Gerardo Sotelo, quien luego de instalar la censura previa en los medios oficiales de comunicación, y encumbrado en su conocida soberbia, tildó de “berrinches” las críticas que recibió por tal medida. Viendo que Raffo no crece en las encuestas y es remota la posibilidad de que gane la Intendencia de Montevideo, se bajó como candidato de la lista de suplentes.

Denunció a la justicia a todo quien publicara esta foto


Laura Raffo no sabe qué hacer para que le den bola en algún lado y el FA va 20 puntos adelante. Luego de tratar de ser noticia visitando barrios humildes como quien visita el zoológico y descubre que existen especies extrañas, como la gente pobre, se dedica a tirar piedras a quien pueda responderle, dejando en evidencia su falta de propuestas.

Por su parte, el afán de protagonismo de Isaac Alfie deja a Arbeleche en segundo plano y da la impresión de que no es ella la ministra, mientras que Un Solo Uruguay calienta a un pueblo cuando saca un comunicado en contra de la solidaridad.

Luis Lacalle no para de tener disgustos con su equipo, costo lógico de haberse aliado con quien fuera con tal de llegar al poder.

El diputado colorado salteño Omar Estévez participó en la cámara argumentando y votando un fondo para el sector citrícola, lo cual le está totalmente prohibido al ser él mismo empresario del rubro. También es de Salto y del Partido Colorado el alcalde que cayó por integrar una banda de abigeos.

También es colorado (Ciudadanos) el diputado Martín Melazzi, quien envió un mensaje a un conjunto de productores argentinos que operan en Uruguay, ofreciéndoles un servicio para pasar a nuestro país pese al cierre de fronteras, asegurándoles que trabajaba en conjunto con el Ministerio de Relaciones Exteriores, lo que fue desmentido por el mismo ministerio, obligando al diputado a reconocer que había mentido.

También hizo pasar vergüenza a la coalición el expresidente colorado Julio María Sanguinetti, cuando trató de utilizar políticamente el asesinato de tres infantes de la Marina. Al final, no eran ni narcos, ni tupas ni terroristas, sino un criminal de pocas neuronas salido de las mismas filas de la Marina.

Es colorado asimismo el diputado suplente Nicolás Ortiz, imputado en el marco de la Operación Océano por participar en la prostitución de menores.

El Mides tuvo que echar para atrás una encuesta por la que pagaba un dineral en medio de la crisis solo para que la gente dijera que estaban haciendo las cosas mejor que el gobierno anterior. La indignación popular hizo anular la misma y algún favor quedará por ahí sin ser pagado.

También hizo su aporte a esta lista de acciones desafortunadas el doctor militarista Fernando Silva (de Cabildo Abierto), quien fuera designado para la zona oeste por el directorio de ASSE y, apenas abrió la boca, provocó la renuncia de más de 50 médicos en plena pandemia.

Otro cabildero sacado antes de largar fue el capitán de navío Gastón Bianchi, designado vicepresidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), tras conocerse comentarios suyos en los cuales tiraba excremento a diestra y siniestra al mejor estilo Bolsonaro.

Catalogó a la justicia como “mamarracho”, a Mieres de “roedor” y de Heber dijo que le importan un carajo los ciudadanos y los únicos cambios que busca son los de su cuenta bancaria. Como todo militar ultraderechista que se precie de tal, también la emprendió contra el feminismo y el sindicalismo, sin dejar palo con cáscara.

No hizo menos por la lista de bochornos el subsecretario de Defensa, coronel (r) Rivera Elgue, quien nos dejó claro lo que es sentir vergüenza ajena. Luego de cargar por Twitter contra los ministros Pablo Mieres y Ernesto Talvi y en defensa de su líder Manini Ríos, reculó (al ver que su cargo estaba en juego) y dijo que le habían hackeado la cuenta. Pocas horas después, y tras haber borrado sus mensajes, dijo que no le habían hackeado la cuenta, sino que una persona de su confianza la había usado sin su consentimiento.

De Cabildo Abierto es también el diputado Eduardo Lust, quien, aprovechando la interpelación a varios ministros a principio de mes, realizó una encendida defensa de los intereses de algunos particulares que no aceptan las obras de UPM y el ferrocarril.

El problema es que el legislador es abogado y ellos fueron sus representados, lo cual amerita un juicio político y su destitución, ya que el reglamento de la cámara prohíbe a los parlamentarios realizar gestiones a favor de particulares. De todas formas, sabemos que el sistema le aportará impunidad y aquí no ha pasado nada.


Quien no tuvo la misma suerte fue el presidente de la CND, Miguel Ángel Loinaz, destituido por el mismo Lacalle a poco de asumir. Primero había contratado irregularmente a su pareja; pero la despidió cuando el hecho fue denunciado. Luego se supo que utilizaba las instalaciones de la corporación para el funcionamiento de su empresa particular.

Antes de dejar la Jutep, Gil Iribarne desnudó dos casos de jerarcas cuestionados: el caso de Armando Castaingdebat y el de Remo Monzeglio, del MIDES y de Turismo, respectivamente, ambos investigados por la Junta. «Lo de Castaingdebat es brutal. Nuestro informe es brutal. Ahora es subsecretario», señaló.

Hay para todos y de todos los colores. La Justicia resolvió pasar el caso Moreira a otro fiscal, ya que, como ahora se sabe, el hermano de la fiscal Eliana Travers era edil suplente en la lista del exintendente blanco. Eso explica que archivara el expediente el mismo día de su proclamación. Todos oímos claramente cuando, para renovar una pasantía, le proponía a la interesada que fuera personalmente a convencerlo.

Pensar que estuvo a un milímetro de ser compañero de fórmula de Lacalle…

Por otra parte, Jorge Larrañaga habla más de lo que hace y ni una ni otra cosa le salen bien. Ahora pone como excusas los mismos argumentos que criticaba a Bonomi. Ríos de sangre le están tapando la boca.

El “pediatra” muestra su faceta más oscura

Tras el homicidio de los tres infantes, el ministro de Defensa cortó por el hilo más delgado al destituir al comandante de Infantería de la Marina, Marcos Saralegui. Javier García tiene un problema a la hora de dar una imagen de seriedad, ya que todos recordamos cómo criticó a Raúl Sendic por lo del título mientras él se hacía presentar como pediatra sin serlo. “Usted no puede mirar a los ojos a su pueblo”, le había dicho.

Volvió a ser noticia unos días después cuando comunicó el malestar del presidente y el suyo ante el procesamiento del soldado retirado que en 1972 acribilló al detenido Nelson Berreta, cuando intentó escapar esposado. No había llegado a correr treinta metros cuando le dispararon una ráfaga de metralleta.

Debido a las limitaciones que imponen a una persona las esposas, que le impiden balancearse al correr, a sus captores les hubiera sido muy fácil alcanzarlo y reducirlo; pero bajo aquel gobierno colorado, un oficial no se tomaba semejante molestia, por lo que ordenó ejecutarlo por la espalda.

Javier García lamenta y critica que se procesara al tirador 48 años después, menospreciando el hecho de que los delitos de lesa humanidad no prescriben. Al margen de ello, durante la dictadura militar, la posdictadura sanguinettista y los gobiernos afines a la misma que le sucedieron, los verdugos eran protegidos de todas las maneras posibles. Si la ley disgusta a los blancos, tendrían que presentar un proyecto de ley para cambiarla; mientras tanto, deben respetarla.

Sus lamentos por el “pobre soldado” dejan a las claras que está de acuerdo con aquel cobarde procedimiento. Se pregunta, junto al presidente, cómo queda la moral de los soldados y qué harán cuando reciban una orden.

Pues la moral queda mejor que nunca, ministro; porque ahora, tanto un soldado como un policía, cualquiera sea su nivel intelectual, sabrán que las órdenes ilegales no se cumplen. En Uruguay no existe la pena de muerte y la obediencia debida no exime de la sanción penal cuando se viola la ley. No fue un tiroteo; fue una ejecución ordenada por el oficial Sergio Velazco y llevada a cabo sin dudar por su cómplice, el soldado Leonardo Vidal.

Las expresiones del ministro son gravísimas y ameritan su destitución; pero eso no va a pasar y una interpelación solo sería una pérdida de tiempo.

Sus declaraciones, sumadas a las del senador Manini Ríos condenando el procesamiento de otro asesino (el militar Lawrie Rodríguez), representan una presión inadmisible sobre el Poder Judicial.

Oscuras nubes comienzan a concentrarse sobre este país, hasta ahora considerado con democracia plena.

Así son

Y si de blancos hablamos, aún están pendientes de resolución judicial los casos de los exintendentes Pablo Caram, de Artigas, Adriana Peña, de Lavalleja, y Agustín Bascou, de Soriano.

Ya en el colmo de la mediocridad, la Comisión de Patrimonio del MEC decidió eliminar el centenario de Mario Benedetti e Idea Vilariño de las celebraciones del Día del Patrimonio 2020, lo que estaba dispuesto desde hace dos años.

El presidente de la comisión anunció que homenajearían a todos los médicos en la persona de Manuel Quintela, nacido en 1865 y muerto en 1928. Si hubiera fallecido en 1920 se entendería; pero… ah, un detalle: Manuel Quintela fue diputado blanco, presidente del Jockey Club y de la Asociación Rural.

Mario será homenajeado en países tan lejanos como España, pero no aquí. Es justo; porque aquí, nuestro querido Mario ni bajo tortura habría votado este gobierno.

En fin… Aumentaron los homicidios, se disparó la inflación, empujaron al dólar porque buena parte del equipo de gobierno pertenece al sector exportador, se limita el derecho de huelga, se baja el salario real, se desprestigia a los sindicatos. Tu dinero vale mucho menos que en febrero. Se restringe la libertad de expresión. Personas sin capacidad son puestas en altos cargos. Varios jerarcas tienen empresas en el mismo sector que deben controlar. Hablan de austeridad y Alfie acomoda a un grupo de amigos en calidad de “asesores” a un costo altísimo. Le dan vida a un hotel de la familia de Verónica Alonso sin llamar a licitación. El virus les viene como anillo al dedo para imponer su ideología neoliberal. Dan canastas que valen monedas mientras quitan mucho más con la suba de tarifas, el dólar y la inflación. Los chanchos aplauden a Cattivelli.

Ánimo, compatriotas, ya quedan tres meses menos de “los cinco mejores años de sus vidas”.

Por Enrique Ortega Salinas. Publicado en Caras y Caretas


Denis Ivan Ferreira Rocha , policía traficante de drogas condenado a 4 años de prisión era el chófer de confianza que había elegido  tener Santiago González, el Director de Seguridad y Convivencia del Ministerio

Continúa...

Un funcionario policial que trabajaba hasta el momento como chofer de un alto jerarca del Ministerio del Interior, fue condenado por la Justicia por un delito de distribución y venta de drogas.
La investigación llevada a cabo por efectivos de Inteligencia policial permitió detectar varias bocas de droga en San Gregorio de Polanco que aparentemente eran abastecidas por un funcionario del Ministerio del Interior.
Tras un operativo en Ruta 43, cerca del kilómetro 51, la Policía logró detener a este funcionario junto a otro hombre de 47 años, poseedor de antecedentes penales. Este último llevaba 168 gramos de cocaína.
En ese procedimiento, los efectivos le incautaron el arma de reglamento al efectivo y también el auto Suzuki en el que se desplazaba.
Los detectives determinaron que el policía transportaba droga desde Montevideo a San Gregorio de Polanco y abastecía no solo a este hombre sino también a una mujer.
Paralelamente, se hicieron cuatro allanamientos en la ciudad y en uno de ellos se detuvo a otro funcionario policial por su vinculación a la venta de estupefacientes. Además, un allanamiento en Las Piedras, Canelones, se detuvo a otro hombre a quien se le inacautaron 307 gramos de cocaína y 47 envoltorios de marihuana prontos para su comercialización.
La Justicia de Paso de los Toros dispuso la formalización y condena del funcionario policial y de su cómplice por un delito de distribución y venta de dorgas. Para el primero se dispuso la pena de dos años y seis meses de prisión efectiva, y de cuatro años de prisión efectiva para el segundo. La mujer, en tanto, deberá cumplir prisión preventiva por 30 días como medida cautelar.
En las próximas horas podría haber más responsables.


















0 comentarios:

Publicar un comentario