martes, 23 de julio de 2013

Se continúa haciendo obra



RECLUSIÓN
Cuatro empresas interesadas en construir nueva cárcel en Punta de Rieles
Cuatro empresas se presentaron a la licitación internacional del primer proyecto de Participación Público Privada para diseño, construcción y conservación de un centro carcelario en Punta de Rieles para 2 mil plazas. La obra que comenzará en 2015, demandará 80 millones de dólares.
 Lunes 22 de julio de 2013 |

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y el subsecretario, Jorge Vázquez, participaron este lunes de la apertura de la licitación internacional del primer proyecto de Participación Público Privada para el diseño, construcción y conservación de un centro carcelario en Punta de Rieles.

Cuatro empresas

Bonomi expresó  que se presentaron cuatro empresas, una de ellas nacional, otras dos son asociaciones de empresas nacionales con extranjeras, y la cuarta es internacional.
Las autoridades estudiarán los antecedentes administrativos de los oferentes durante 30 días, las ofertas técnicas tendrán 60 días para ser analizadas, las económicas, 30 días más y en otros 30, se tomará la resolución final.
“La inversión total se calcula en 80 millones de dólares cuyo pago se efectuará una vez construida la obra. El proyecto incluye la instalación de cocina, la administración y enfermería. El Estado asumirá la seguridad y la rehabilitación de los reclusos”, explicó Bonomi.
Se trata un centro de “media seguridad”, que  incluirá “dos mil nuevas plazas y un centro de diagnóstico para cien personas en el cual se realizarán las evaluaciones médicas y psiquiátricas antes de la derivación al centro en el cual se cumplirá la condena”.
El secretario de Estado aseguró que se prevé que las obras comiencen en 2015. El centro dispondrá de celdas que albergarán a “una, tres o cinco personas, y locales para formación educativa, capacitación laboral y deportiva”.
Con respecto a las ventajas de la herramienta de “participación público privada”, Bonomi  dijo que en el mundo se está “privatizando todo, incluso la seguridad y la rehabilitación”.
“Nosotros creemos que ello no es conveniente, porque sabemos de problemas que ha habido en distintos institutos de esas características”, sentenció.
También destacó el hecho de “diferir” a 25 o 30 años el pago de la inversión y de que el Estado se dedique exclusivamente a la seguridad y la rehabilitación del centro.



 Educación progresista
Deserción, repetición y resultados: tres obstáculos contra los que el FA no pudo
La inversión que dispuso el gobierno para la educación en el año 2013 llegó casi a los U$S 50 millones, lo que equivale a más del doble de lo que se destinó en 2005 (U$S 22.427), primer año de administración del Frente Amplio. Sin embargo, de los problemas más urgentes no se logró revertir ninguno. La repetición estudiantil, sobre todo en Secundaria, sigue alcanzando niveles del 30%. Esa situación empeora en los contextos más críticos, donde la tasa llega al 40%. Esta es la tasa más alta de los últimos 10 años. Por su parte, Primaria logró reducirla y hoy la cifra se ubica en un 5,6%. Lo que preocupa a las autoridades de Primaria es el gran número de alumnos desertores con los que se encuentran luego de las vacaciones de julio. Según cifras del organismo, cada año después del receso de invierno abandonan el sistema entre 4.000 y 6.000 niños, sobre todo provenientes de los sectores más pobres. Igualmente el tema deserción sigue siendo un problema para todo el sistema. Tanto en el pasaje de Primaria a Secundaria, como de Secundaria a Bachillerato, el sistema pierde un tercio de los alumnos. Para atacar el abandono escolar, el gobierno dispuso este año suspender la entrega de las asignaciones familiares a aquellos niños y jóvenes que no estuvieran inscriptos en el sistema. La cifra llegó a más de 30.000 aunque luego se anunció que se revisará. A fines de julio hará lo mismo con aquellos que hayan desertado.
Otro obstáculo del sistema educativo y que el dinero no logró solucionar es el de los malos resultados. En 2003, cuando se realizó la primera prueba PISA –que mide los conocimientos en lectura, ciencias y matemáticas– Uruguay se encontraba en el primer lugar dentro de los países de América Latina, continente que obtuvo los peores resultados. En la última prueba de 2009, quedó en el segundo lugar de la región después de Chile, y se mantuvo entre los últimos del segmento de naciones más avanzadas a nivel educativo.

Seguridad progresista




US$ 766 millones 
Policía cuenta con la mayor inversión presupuestal y salarial de su historia 


El director general de Secretaría del Ministerio del Interior, Charles Carrera, subrayó los avances en materia de inversión en presupuesto, infraestructura y salarios que impulsó esta administración. Mientras que en 1990 el presupuesto del ministerio fue de 7 millones de dólares, en 2012 alcanzó los 766 millones de dólares. En 2000, un agente de 2da. cobraba 4.301 pesos nominales, mientras que en 2013 gana 20.582 pesos.  

En una columna publicada en la web del Ministerio del Interior, el director general de Secretaría de esa Cartera subrayó la necesidad de entender los procesos por los cuales la Policía Nacional atravesó; y reflexionó sobre los actuales cambios que lidera la dependencia estatal.  

Carrera repasó los datos de este proceso, como las cifras destinadas a la policía en los presupuestos de los últimos 25 años, la inversión en cárceles durante el mismo período y los incrementos salariales para toda la policía. Finalmente, reflexionó sobre los motivos del incremento de la violencia en la sociedad uruguaya, como un proceso de deterioro en las
relaciones sociales. 

Estructura acorde, capacitación y salarios 
En materia presupuestal, recordó que en el año 1990 el presupuesto del Ministerio del Interior ascendió a siete millones de dólares, en 1995 a 44 millones de dólares, en 2000 a 181 millones,  en 2005 a 241 millones y, finalmente, en esta administración se aprobaron 766 millones de dólares. Carrera señaló que esta última cifra está destinada a crear una policía con mejor capacitación y salarios, una estructura acorde a los nuevos tiempos y actualización tecnológica. 

En materia de inversión carcelaria, rememoró que el presupuesto de 1990 destinaba 42 mil dólares a ese rubro, mientras que en 1995 fueron 69 mil dólares. En 2000 se invirtieron 2.658 dólares, al año siguiente se invirtieron 356 dólares y en 2002 se destinaron cinco millones de dólares (de los cuales dos millones y medio sirvieron para la adquisición del sector de la cárcel de Libertad denominado “Las Latas”). En 2005 se invirtieron 2,5 millones de dólares, pero en 2009 la cifra aumentó a 10 millones, en 2010 a 30 millones y a 20 millones más durante el año pasado. 

Charles Carrera destaca que “si no logramos rehabilitar e incluir a las Personas Privadas de Libertad (PPL), se contribuye al fomento de la delincuencia; ese fue el motivo por el cual iniciamos una serie de reformas estructurales en el sistema penitenciario”. 

Sobre los incrementos salariales, señaló que un agente de segunda, ejecutivo, percibía mensualmente (sin antigüedad, permanencia ni rubro prevento represor), era de 4.301 pesos. En 2012, un agente de segunda recibe un salario de 16.564 pesos. Un agente de segunda de los escalafones de apoyo técnico, administrativo y especializado, ganaba 3.570 pesos en el año 2000, el año pasado percibió 16.564 pesos. Los datos están expresados a valores corrientes. 

Agregó que “la nueva policía tiene responsabilidad disciplinaria y no sé si sabían que, prácticamente todos los días hábiles de un año civil, se decretan sumarios y cesantías (son más de 200 por año). Esto último lo contamos, para que estén informados, que así como hay un lado positivo (nueva política en RRHH, con salarios dignos), también se sancionan los incumplimientos o desviaciones funcionales”. 

Violencia y deterioro de las relaciones sociales 
En su nota, Charles Carrera atribuyó los procesos actuales de inseguridad al deterioro de las relaciones sociales: “el incremento de la violencia que hoy vivimos, es el reflejo de numerosos problemas y contradicciones que incluyen: factores económicos (desigual distribución de la riqueza; desempleo y subempleo; expectativas profesionales truncas; escaso poder adquisitivo; nuevas formas y necesidades de consumo); sociales (mala planificación urbana y rural, nuestros asentamientos irregulares que crecieron en la década del 90; colapso de la institución familiar); políticas y administrativas (policías poco eficientes)”. 

Otras causas nombradas por Carrera fueron la “poca disponibilidad de recursos presupuestales o desigual distribución de los mismos para tareas de seguridad; deficientes mecanismos de rehabilitación e inclusión social; falta de aplicación de la ley, por su caida en desuso; crisis de valores; promoción de la violencia a través de los medios), entre otros.” 

Prosiguió Carrera: “Con este panorama fue que nos propusimos crear una nueva policía, que esté preparada para atender los desafíos de la época que nos toca vivir, y brinde seguridad, como derecho humano que es, a sus habitantes. Por ello, no hablamos de herencia maldita, ya que el proceso es muy complejo, y además, nos propusimos generar cambios consensuados con el sistema político. Volvemos a repetir, debemos trabajar mucho y no se puede hacer política con esta materia, por los valores que están en juego”.






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada