viernes, 7 de marzo de 2014

Honrar la boina

Herramientas del gobierno contra la inflación



La mano dura que plantó el Ministerio del Interior ya se empezó a ver durante la primera fecha del campeonato uruguayo. La estrategia muy sencilla: tomemos un cuadro chico de menor número de hinchas, hagamos una medida "ejemplarizante" ante cualquier disturbio menor, así toman nota de lo bien que actúa la policía o guardia metropolitana. Ante la prensa y el público se verá como un acto contra la inseguridad y los inadaptados de siempre, pero los que sabemos que pasó sabemos que sólo fue un simulacro para implementar su mala estrategia corrupta de lucha contra la violencia, engendrando más violencia desde el núcleo de una hinchada. El negocio es redondo para la policía, para los próximos encuentros, se solicita más presencia policial y así el instituto recibe más ganancias para su sector. Resultado final: menos hinchas y más policías. Y así todo transita por lo caminos normales y un fútbol cada vez más pobre. Racing tv no se calla.
Los hinchas pedimos que la dirigencia del club se mueva para que se suspenda el parque central y que los encargados de seguridad y del club nacional de football den sus explicaciones ante la auf

.

 PUBLICADO el Miércoles 5 de marzo, 2014
ESCRIBE SOLEDAD PLATERO*

Honrar la boina

Ocurrió durante el desfile de Llamadas. Un vallado instalado a lo largo del recorrido protegía a los que desfilaban y mantenía a distancia a los entusiastas que, eventualmente, pudieran crear disturbios. 
En una de las puntas del recorrido, una joven vecina sale de su casa para dirigirse a la esquina, en donde debía recibir a amigos que venían a comer un asado. Un agente policial le pregunta a dónde va, ella le responde que a la esquina y él le dice que no puede pasar. Ella intenta avanzar, él la detiene, ella le dice que no la toque, él le responde algo como “sucia de mierda, te hago lo que quiero” y la agarra para reducirla. Dos amigos que estaban en la puerta de la casa viendo lo que pasaba, se acercan e intentan sacarla de esa situación. Mientras hablan con el efectivo policial, que estaba muy alterado, cuatro agentes más cruzan el cerco, les pegan de atrás y los ponen contra la pared. A otro joven, que seguía en la puerta de la casa, le avisan que no se preocupe, que no hay orden de detener a sus amigos, así que los van a soltar ahí mismo, en la esquina. Pero en la esquina los entregan a la Guardia Republicana. Entre siete y diez efectivos de esta fuerza los tiran al piso, les pegan, los esposan y los llevan detenidos en una camioneta hasta Cárcel Central. Allí pasan la noche. En ningún momento les ofrecen hacer una llamada. Un abogado que fue avisado por los que, desde la casa, habían visto todo, llega hasta Jefatura y logra averiguar que los van a liberar por la mañana. Les dejan comida, que nunca les llega. Al día siguiente, efectivamente, los liberan. Cuando preguntan por la comida que les habían llevado, les responden que no saben, pero que, en todo caso, pueden hacer la denuncia en la comisaría más próxima. Ellos deciden no hacerla.
Los jóvenes que vivieron esta situación no son excepcionales. No son distintos de tantos otros que, un día sí y otro también, pasan por situaciones de violencia a manos de efectivos policiales que, evidentemente, no entendieron bien qué quiere decir servir a la sociedad, o respetar los derechos humanos, o no ejercer el abuso.
Hace un par de semanas, un procedimiento de rutina en Malvín Alto terminó tomando estado público porque se llevó a cabo en la dirección equivocada. En esa oportunidad, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, explicó el malentendido (buscaban a un delincuente que les había cantado mal sus datos personales) y aseguró que su cartera se haría cargo de pagar los daños causados a la familia que sufrió el inconveniente. Aparentemente, si la dirección hubiera sido la correcta, irrumpir en el domicilio, reducir con violencia a una persona que está durmiendo, despertar a otra con una pistola nueve milímetros en la cabeza, dar vuelta la casa sin decir qué o a quién se está buscando, insultar y amenazar a la gente hubiera sido lo correcto. El problema fue el pequeño detalle de los números de puerta equivocados. Ya ha pasado antes, y seguirá pasando.
En Facebook hay varios perfiles que responden al nombre Guardia Metropolitana de Montevideo (un cuerpo que integra la Guardia Republicana Nacional), aunque todos aclaran, de manera más o menos explícita, que no son perfiles institucionales sino que son llevados adelante por “amigos” y por allegados a ese cuerpo. Un paseo por estos perfiles permite ver la importancia que estos amigos y allegados le dan a cuestiones como “el combate” y “el campo de batalla”. Varios mencionan el honor de “combatir por la patria y por la boina negra”, alguno pregunta si es verdad que hay “militares cubanos asesorando” (la respuesta de quien se identifica como Guardia Metropolitana de Montevideo es un contundente “A NOSOTROS NO!!!”) y todos coinciden en la necesidad de honrar los orígenes y recordar el significado de la boina negra (que expresa el luto por los caídos en servicio) y mantener en alto el espíritu del lema “me atrevo”.
Es inevitable preguntarse de qué combate están hablando, cuál es el campo de batalla en el que se despliega una fuerza orientada a actividades “prevento-represivas” y quiénes constituyen el otro bando. ¿Contra quién están combatiendo estos hombres armados a guerra, orgullosos portadores de la boina negra? ¿Qué batallas están librando? ¿Sus enemigos son los hinchas de fútbol? ¿Son los manifestantes en las calles? ¿Son los vecinos que viven dentro del perímetro en el que se desarrolla una fiesta popular? ¿Son los que están durmiendo en su casa? ¿Son los que están siendo buscados por un robo?
La campaña electoral que se nos viene encima no necesita concentrarse en estos temas. Es posible, incluso, pensar que el asunto de la seguridad pública, y su correlato, la actuación policial, serán eludidos con inteligencia por los candidatos. A decir verdad, para hablar de inseguridad y construir el miedo de la gente ya están los informativos de la televisión privada. Para saber, entonces, qué nos cabe esperar, lo que tenemos que hacer es instalar las preguntas. Porque nadie va a hablar de esto espontáneamente.
*Publicado en Caras y Caretas el viernes 28 de febrero de 2014.
Leer mas




Perlitas de la red
 "Me pidieron que me pusiese contra la pared, lo hice y les pregunté por qué razón estaba pasando eso...no me contestaron. Tenía una mochila, me hicieron abrirla, les mostré que solo tenía cuadernos, un desodorante, y un cable Usb; iba a clase", narró el involucrado.
"Me pidieron que les mostrara los otros bolsillos de la mochila y eso hice, pero siempre preguntando por qué todo eso. Me volvieron a poner contra la pared, me cachearon, me preguntaron qué guardaba en los bolsillos de mi campera así que les mostré que tenía llaves y un pedazo de papel higiénico. Me preguntaron para qué tenía papel higiénico y les contesté que para limpiarme los mocos, así que uno me dijo "¡A ver...muéstrame de vuelta el papelito para limpiarte los moquitos!", prosiguió.
Según contó, luego de enseñarles lo que contenía en sus bolsillos, nuevamente lo colocaron contra la pared y como no colocó las manos como debía una mujer policía comenzó a explicarle a los gritos como debía situar las mismas. Agregó que "como no puse bien una mano contra la pared una mujer policía vino y empezó a gritar que ponga las manos contra la pared, le dije que las tenia, ya estaba nervioso, así que le pregunté el nombre, no me lo dijo, se lo pregunté de vuelta y se me abalanzó encima a lo que puse mi brazo porque no sabía si me iba a pegar o qué, me empezó a gritar ‘¡No me grites! ¡No me pegues!’ cuando nunca le había hecho nada y me metió una piña gritándome "Negro hijo de puta!".
Mientras tanto, los demás oficiales se reían, indicó. "Todo me lo decían de forma irónica, con burlas y sarcasmo", agregó.
Tras esta situación, los oficiales le solicitaron todos sus datos (nombre, cédula, dirección y en qué centro educativo estudia, indicó) y luego lo liberaron.
Según la narración, al retirarse Schokolade les comentó a los oficiales que "hay formas y formas de tratar a la gente" y les señaló que a su entender no eran necesarios los golpes. Como respuesta tan solo obtuvo más risas.
"Cuando me iba me fijé en el número del móvil y la oficial que me pegó me gritaba "¡Si dale, anótate el numerito si es que sabes leer!". Le aclaré que sé leer y que no solo sé leer, sino que lo hago muy bien", continuó Schokolade en su narración.
Según indicó, tras lo sucedido se presento a varias dependencias policiales a radicar la denuncia y en ninguna de ellas se la aceptaron. Solamente en una sede de la Guardia Metropolitana "ubicada en Magallanes entre Paysandú y Cerro Largo" le expresaron que tomarían las "medidas administrativas pertinentes".
Schokolade, que asegura no estar al tanto de si se elevó su denuncia o no, indicó además sentir una "impotencia y tristeza absoluta", puesto que considera que "la gente que se supone te tiene que cuidar" se maneja, por el contrario, "con una impunidad casi absoluta, y un sentimiento de superioridad y omnipotencia total".
"¿Triste no? ¡Y yo que pensaba que ese tipo de cosas se habían terminado el 28 de febrero de 1985!", finalizó.
RESPUESTA. Ante la denuncia, la Guardia Metropolitana de Montevideo divulgó su versión en el muro de Facebook de su página no oficial, comentario que para las 16 horas ya había sido eliminado de la página.
Según expresó un integrante de la fuerza, "en el día de ayer (27 de de junio) actividades impidieron chequear la página casi en todo el día" lo que conllevó, según explicaron, a que "se colara gente que todavía NO ENTIENDE NADA y quedaran comentarios posteados aquí como muy naturales".



Tienen el privilegio de la fuerza, y de portar un arma. Y la función de ir al frente si hay conflicto. Son los obreros del garrote, y este gremio es el brazo duro de los que ostentan el poder. No son cualquier trabajador, a pesar que también cobran una paga por su labor. Se diferencian del carpintero o el abañil en que mientras unos son productivos, producen cosas útiles, estos no producen nada, estan solo para cuidar un orden establecido, y mientras unos son expertos en el uso de una maquina, la máquina que se especializan  estos matan y dan terror, y son expertos en matar. Expertos en ir al frente. Expertos en aterrorizar.

Tienen entrenamiento para doblegar a un oponente, son útiles en tiempos de crisis. Y las crisis se proyectan muchos frentes de enemigos potenciales del orden que la dominación social. El que quiera romper el orden deberá enfrentarse a estos super robocops.

En estos tiempos de crisis estos cuerpos represivos pueden verse solicitados cada vez mas. Y vemos que el presupuesto del ministerio del Interior, actualmente es superior al de Defensa. Ya que el desorden social puede explotar por cualquier lado, en los barrios marginales, en las poblaciones carcelarias, en eventos deportivos o musicales, en desfiles de llamadas, en cualquier lado donde haya una concurrencia masiva. Cuando se junta masa de gente, y hay condiciones sociales explosivas, estas explotan al menor chispazo.

Y esto es lo que ocurre, y lo vemos no solamente en Uruguay sino que en todo el mundo.

También vemos como estos super robocops llegan al punto de ser inútiles ante el ingenio de la gente que lucha. Ademas cuando el incentivo de unos es el oficio de reprimir, hay otros que al no tener salida, al ser parte de la lucha diaria por su propia existencia. La violencia al final genera violencia y puede ocurrir que los represores ganen una batalla, hasta que cada vez mas a menudo es la gente los que ganan la batalla, esos que los "milicos" llaman "pichis" sin pensar que pueden ser hasta familiares unos de un lado de la barricada otros del otro lado.

Los hemos visto maltratar gente, el poder de llevar un arma los hace creer que son superiores, asi los adoctrinan. No saben que al final, estratégicamente estan rodeados, por mas armas que tengan y cuerpo diciplinado, estan condenados por la historia, por esta historia que se quiere contener y que puede estar por venir.

Ellos hoy se sienten impunes, pueden violar, maltratar, golpear y hasta matar. Y hoy por hoy una imagen del celular en las redes sociales puede descalabrar estas fuerzas mas que con piedras que parecen ser inútiles contra las balas de goma. cañones de agua y todo un aparato bélico anti multitudes.

Los cuerpos de choque de la Metro en el 72 fueron derrotados por el MLN Tupamaros, se les hacían desde "operaciones mosquito" de dispersión (era llamarlos masivamente desde varios puntos a la vez) hasta hacerle allanamientos a sus propios domicilios, operaciones de desgaste. Al final estos cuerpos fueron vencidos y anulados (por ello luego entró el ejército a la cancha). Tampoco pudieron en los conflictos obreros. Y tal vez tampoco puedan darle solución por esta vía a todos los problemas de seguridad que son generados por la injusticia social. Está visto que no se soluciona a palos ni a tiros, y si es así, las fuerzas represivas están condenadas a perder la partida. Debajo de los trajes acorazados y sus cascos hay músculo, pero poco seso. Al final triunfa la razón.

Esta visto por el mundo que a veces no pueden

El Muerto







.

4 comentarios:

  1. Deploramos la intencion de legislar contra las movilizaciones callejeras
    Domingo 02 de Marzo de 2014 11:33
    Correo electrónico Imprimir PDF

    Deploramos la intención de legislar contra las movilizaciones callejeras, lanzado en el discurso de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la inauguración de las sesiones legislativas.

    Porque la calle es el único lugar para la conquista y defensa de derechos.

    Deben saber que en la calle, 10 o 1 millón, serán los que defiendan un gobierno si lo quieren voltear, como se ha dicho, como se ha visto en tantos lugares.

    Repudiamos las intenciones de legislar contra las movilizaciones callejeras, porque además logra excitar a toda la "oposición" que van a ir por más. Y ya sabemos quienes son.

    Con la legislación no se resuelven los problemas sociales, no se resuelven las deudas históricas, no se resuelve la conflictividad ni la protesta.
    ESCRITO POR LOS CUMPAS DE QUEBRACHO EN ARGENTINA

    ResponderEliminar
  2. Por el retiro inmediato de las Tropas de la MINUSTAH del territorio haitiano
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=175520
    Jubileo Sur/Américas
    Nosotros, Nosotras, representantes de organizaciones sociales [1] de nuestra América y de la red Jubileo Sur/Américas reunidos en Rio de Janeiro del 7 al 12 de octubre del 2013 en el contexto de nuestra Asamblea continental, reafirmamos nuestro más firme rechazo y expresamos nuestra indignación frente a la ocupación militar ilegal del territorio de Haití por tropas bajo mandato de Naciones Unidas, la mayoría de ellas proveniente de nuestros países.
    Después de casi 10 años de ocupación, la presencia de las tropas de Naciones Unidas no ha contribuido a ayudar al hermano Pueblo de Haití a salir de la crisis.
    Al contrario contribuyó fuertemente a empeorar la situación agravando la dependencia económica, política y social y violando sistemáticamente los derechos básicos de los ciudadanos y ciudadanas de este país.
    La MINUSTAH llegó al territorio de Haití el 1ro de junio del 2004, movilizó efectivos militares y policías de más de 35 países diferentes y utilizó recursos financieros importantes con un promedio de 700 millones de dólares anualmente. Todos los objetivos definidos por el Consejo de Seguridad de la ONU, en repetidas resoluciones, fracasaron rotundamente.
    La MINUSTAH hace parte de la nueva estrategia de dominación imperialista con la instrumentalización de tropas latinoamericanas y una agenda dominada por fuerzas conservadoras de los ejércitos del continente, las consideraciones geopolíticas de los poderes imperialistas y los intereses de las empresas transnacionales.
    Reafirmamos nuestra disposición a defender el derecho a la autodeterminación del Pueblo haitiano en conformidad con las Convenciones internacionales y el Pacto internacional sobre derechos civiles y políticos de 1966.
    Estamos indignados y condenamos la posición del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que hace 9 años cada 15 de octubre prorroga por 12 meses el mandato de una fuerza militar e policíaca que trabaja abiertamente en contradicción con todos los principios y valores proclamados diariamente en la retórica de Naciones Unidas sobre derechos humanos.

    ResponderEliminar
  3. Durante este año 2013, la MINUSTAH siguió acumulando crímenes contra el Pueblo de Haití a través de las violaciones masivas y repetidas contra mujeres, jóvenes, niñas y niños, la explotación sexual sistemática contra numerosos jóvenes, la ocupación de infraestructuras esenciales, las intervenciones ilegales, el robo, la represión de las manifestaciones populares pacíficas. Durante este año siguen muriendo centenares de personas asesinadas por el cólera introducido en el país por las tropas de la ONU.
    El clima de seguridad no se está mejorando y la MINUSTAH contribuyó a debilitar las instituciones nacionales con un sistema judicial que no goza de un nivel aceptable de credibilidad y un concejo electoral cuestionado e incapaz de realizar elecciones en el respecto del calendario constitucional. Nosotros y Nosotras, representantes de la red Jubileo Sur/Américas, exigimos:
    1. el fin inmediato de la presencia de las tropas de la MINUSTAH del territorio haitiano;
    2. la no renovación por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidad, del mandato de la MINUSTAH para el periodo octubre 2013 a octubre 2014 y el pleno respeto de la voluntad claramente expresada por el Senado de la República de Haití en su resolución que reclama la salida de las tropas de la MINUSTAH antes del 14 de mayo del 2014;
    3. que la ONU reconozca su culpabilidad e indemnice a las familias de las casi 9000 personas asesinadas por el cólera y de las casi 700.000 personas infectadas, y que tome mediadas de reparación incluyendo la implementación de un sistema facilitando el acceso universal al agua potable;
    4. a los Parlamentarios del continente que apoyen la resolución del Senado haitiano;
    5. a los gobiernos latino-americanos que retiren de inmediato sus efectivos de la MINUSTAH, reconociendo la enorme contribución del Pueblo de Haití a los procesos independentistas del siglo XIX y la total inadecuación de la MINUSTAH en relación a las necesidades urgentes del Pueblo haitiano.

    ResponderEliminar
  4. Las organizaciones que firmamos esta declaración nos unimos a las olas repetidas de movilizaciones y denuncias a través de las cuales numerosos sectores de la nación haitiana manifiestan su rechazo de esta presencia militar, incluyendo la reciente construcción de la Plaza de la Resistencia en la ciudad de Port Salut. Saludamos el excelente trabajo hecho por los comités solidarios con Haití en diversos países de nuestra región y el mundo así como también los numerosos pronunciamientos de organizaciones populares, redes y movimientos sociales exigiendo el retiro de las Tropas de la MINUSTAH.
    Llamamos a todas las organizaciones sociales, redes y movimientos de nuestro continente a solidarizarse en esta lucha en defensa de la dignidad del hermano pueblo haitiano. Es un deber urgente para todos y todas comprometidos/das en la lucha por la soberanía, la autodeterminación y la libertad. La MINUSTAH constituye una amenaza para nuestra libertad. Hoy somos todas y todos haitianos!!
    -Río de Janeiro, Brasil, 12 de octubre del 2013. Jubileo Sur / Américas Rede Jubileu Sul Brasil Políticas Alternativas para el Cono Sur PACS, Brasil Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina Viento Sur, Chile Acción Ecológica, Ecuador MovimientoSocial Nicaragüense Red Sinti Techan, El Salvador Organización Fraternal Negra Hondureña OFRANEH Agenda Cantonal de Mujeres Desamparadeñas ACAMUDE, Costa Rica Asociación Coordinadora Nacional de Pobladores de Áreas Marginadas de Guatemala Plataforma de Acción por un Desarrollo Alternativo PAPDA, Haití Plataforma de Organizaciones Haitianas de Derechos Humanos POHDH, Haití Bataye Ouvrière, Haití Centro Memorial Martín Luther King, Jr., Cuba Servicio Paz y Justicia, Paraguay Servicio Paz y Justicia en América Latina http://www.rebelion.org/noticia.php?id=175520

    ResponderEliminar