viernes, 5 de julio de 2013

taba – guapo

Marcelo Jelen
(Notas) 27 de junio de 2013

   abrís los ojos con la alarma del radio reloj. hablan del golpe de estado del 27 de febrero de 1973 en Uruguay, del que se cumplen 40 años esta mañana. igual que hace 40 años, cuando tenías ocho, casi nueve, no te querés levantar de la cama. este día es yeta. lo sabés. entonces te cortaron las clases, y a vos te gustaba ir a la escuela. vivías, igual que ahora, entre la aguada y el centro, y desde febrero que sonaban inquietas las sirenas entre casa de gobierno y el palacio, entre suárez y la jefatura, entre Maldonado y Paraguay y el cilindro, entre los cuarteles y las mazmorras. no entendías nada. si tus propios padres, “apolíticos” ellos, estaban cagados hasta los pelos y lloraban, ¿cómo te ibas a sentir vos? a cada rato en el comedor escuchabas nombres, y se repetían los de Leti y Julito, los amigos zurdos de tus viejos a los que vos querías de padrinos. tus padres también hablaban de "tupas", "milicos", "huelga", "roe". sí, escuchaste la palabra "roe": creíste que había ratones en la casa. lo que había eran ratas y comadrejas haciendo sonar las sirenas y robándote la libertad, usurpándotela durante 13 años y aun más.

Montevideo, 2013. de paso a la cocina oís a la diaria y búsqueda susurrar debajo de la puerta. el título de portada de la diaria: "memorias y futuros". son 19 páginas dedicadas al aniversario. desde la tapa, búsqueda sugiere que el fallecido líder comunista Rodney Arismendi vendió la huelga del transporte para alcahuetear a las mismas fuerzas conjuntas que poco después se lo llevarían en cana. ninguna palabra en la portada del semanario alude este jueves a la derrota que el domingo había sufrido en las urnas la intentona contra la despenalización del aborto voluntario, la máxima paliza que ha sufrido el Uruguay conservador desde 1973. ya no sos un niño. las gotas que se te derraman del café instantáneo que revolvés para resucitar de ese sueño pesado podrían horadar la mesada de mármol. te instalás en el comedor con la computadora conectada, la prensa desplegada y el smartphone cargándose y chiflando alertas. brecha online te lleva de nuevo a las corridas, a los murmullos, a las catacumbas, a la cárcel que fueron la escuela y el liceo en la dictadura, al café torrado de manzanares que usabas hace 40 años con demasiada leche y demasiada nata. vos eras muy inquieto y tu vieja te daba té y vahos de tilo. te veía muy flaco y te hacía sambayón casero: yema de huevo, vino garnacha y una tonelada de azúcar, todo junto e misturado. pasaron 13 años de dictadura y 27 años de frustrante democracia. tu Mamá se murió. Julito, también. ahora tomás una amplia batería de psicofármacos y dejaste de beber alcohol. tu vieja abriría la puerta del cuarto a patadas para que te tomes ese sambayón de un trago y te fueras medio en pedo a la escuela.

Montevideo, 2013. hiciste dos montoncitos al lado de la netbook y te papaste los remedios (la, ejém, "medicación") arrastrándolos con el café ulcerante. leíste más papeles: hasta datos inútiles, como el programa del museo del vino en la cartelera de la diaria. o que tu nuevo amigo Daniel Vidart oficializó, a través de una entrevista para la página cultural de búsqueda, su noviazgo con tu prima Alicia Castilla. hasta que llegás a la contraportada del semanario y te topás con una larguísima conversación entre un periodista y Tabaré Vázquez, la figura del momento.

el remedo mínimo de democracia conquistada el 1 de marzo de 1985 aún se está componiendo. Vázquez fue presidente y responsable de algunas grandes reparaciones. restauró los consejos de salarios. instauró una buena reforma fiscal y otra aun mejor de la salud. atendió a los sectores más desvalidos de la población a través de subsidios y planes de emergencia. permitió que se juzgara en el fuero penal y civil a un puñado de crueles y emblemáticos represores de la dictadura y un etcétera larguísimo. seguro que ningún uruguayo vivo ha presenciado un gobierno mejor que el de Vázquez.

en contrapartida, facilitó la instalación de industrias extractivas y manufactureras y de cultivos muy contaminantes, alentó los conflictos con la vecina argentina, se opuso a la anulación de la ley de impunidad que obstaculiza aun hoy el procesamiento de las atrocidades de la dictadura y le ofreció la amistad más franca a uno de los mayores criminales de la historia de la humanidad, entonces presidente de una megapotencia ya en vías de extinción. la misma potencia que, de acuerdo con el diseño de henry kissinger, había impulsado decenas de golpes militares en todo el mundo, incluido el uruguayo de 1973.

en Uruguay no rige ya la dictadura, pero sigue recomponiéndose la democracia, con pausas y sin ninguna prisa. sucesivos gobiernos elegidos en las urnas no han logrado abatir la criminalidad que se multiplicó en los 13 años del régimen y siguió aumentando. no han logrado convertir las cárceles de escuelitas del crimen en centros de rehabilitación. la mayoría de los represores de la dictadura están en libertad: cientos de verdugos impunes conviven en las calles con ex presos, exiliados, torturados, familiares de desaparecidos y asesinados. la pata civil del régimen, aliada con capitales extranjeros, continúa medrando con los recursos naturales e imponiendo modos de producción agrícola, minera e industrial insostenibles. la educación a todos los niveles está lejos de la excelencia prometida por todos los gobiernos civiles desde 1985.

los avances en materia de derechos humanos (la desactivación relativa de la ley de caducidad, el matrimonio igualitario, la despenalización del aborto voluntario y la del cultivo y posesión de marihuana) van demasiado lento, y responden a impulsos de organizaciones de la sociedad civil en alianza con un puñado de parlamentarios. sin embargo, esos logros se exhiben en el exterior como si fueran concretos, estuvieran afianzados y respondieran a la acción del sistema político-partidario. otros logros atribuibles a Vázquez, como la bienvenida prohibición de fumar tabaco en espacios cerrados y el plan ceibal, se muestran al mundo magnificados y distorsionados, valga la ironía, como si se hubiera hallado la cura contra el cáncer y el analfabetismo.

en la contratatapa de búsqueda leés esa entrevista al mismo Tabaré Vázquez que se ofrece, con el mayor disimulo, otra vez para ocupar el cargo de presidente. el mismo Tabaré Vázquez que vetó en su periodo de gobierno los artículos de una ley que despenalizaban el aborto voluntario, contradiciendo a su propio partido político y a 90 por ciento de la ciudadanía uruguaya, como se supo el domingo. en la entrevista te indignás una vez más con las hipocresías habituales de Vázquez: ahora se da cuenta de que el aborto “es un problema de conciencia individual” de cada mujer. ¿no lo era cuándo él mismo vetó parte de la ley de salud sexual y reproductiva? ¿qué necesidad tuvo el país de soportar cinco años más de riesgo para la libertad, la salud y la vida de las mujeres por culpa de su veto? cinco años de indignidad, enfermedades y muertes que no entran en las estadísticas… era hora de que se enterara.

pero bueno, los palos a los “hombres que no aman a las mujeres”, al decir de la senadora frenteamplista Constanza Moreira, no deben caer todos sobre Vázquez. porque ni uno solo de los aspirantes a la presidencia uruguaya actuales –ni él ni los blancos Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou ni los colorados pedro Bordaberry y José Amorín Batlle ni el testimonial Pablo Mieres– se perdió la oportunidad de mimar al 8,8 por ciento más conservador de la ciudadanía del país echando en las urnas su adhesión al recurso contra el aborto voluntario. un recurso impopular por atacar a la mitad más débil de la población –las mujeres– e impopular también por su esmirriada convocatoria. ¿cómo te cayó el resultado? por un lado, lo viste como el fin de una injusticia mantenida con indolencia por los gobiernos blancos y colorados desde 1932, la dictadura y los partidos políticos que se sucedieron en el poder desde 1985. como un capítulo cerrado en el libro de ruta abierto ese año hacia una democracia plena y que nunca terminás de leer. por otro lado, percibiste que ninguno de los posibles presidentes para el periodo que se iniciará en 2015 están en sintonía con los ciudadanos y las ciudadanas de este país.

y hasta pensaste: el próximo gobierno se propondrá e impondrá unas cuantas iniciativas que la sociedad uruguaya no quiere ni se merece. te representaste en la pantalla del lado de adentro de la frente, como si fueran gemelos separados al nacer, a los dos ciudadanos con más posibilidades de ganar las elecciones de 2014: Tabaré Vázquez y Jorge Larrañaga. ambos sufrieron la dictadura. ambos votaron “no” en el infame referéndum constitucional de 1980. ambos votaron por la derogación de la ley de caducidad (el “voto verde”) en el referéndum de 1989. ambos se resistieron a apoyar los intentos posteriores para anular esa ley. ambos se pronunciaron contra el aborto voluntario. a ambos les rechina el gobierno de la presidenta argentina Cristina Fernández. ambos postulan la austeridad fiscal, la apertura de mercados, la captación de capitales y aceptan la instalación de actividades productivas nocivas para el ambiente. ambos desconfían del Mercosur, y parecen no decidirse todavía hacia dónde enfilar los imanes para que atraer el financiamiento en medio del descalabro económico mundial. ambos andan por la vida bien trajeados y bien peinados, como cualquier m'hijo el dotor que se precie de tal.

lo de los imanes estaba medio confuso hasta este jueves, 40 aniversario del golpe de estado. en la entrevista que brindó a búsqueda, Vázquez dejó bien claro que, si le había caído bien estados unidos gobernado por un monstruo, mejor le cae ahora gobernado por Barack Obama, un presidente que ordenó asesinatos de ciudadanos extranjeros y montó la mayor operación de espionaje de la historia. Obama, el que te espió a vos, porque usás correo electrónico, blogs, facebook y twitter.

cuarenta años justitos después del golpe de estado en Uruguay, Tabaré Vázquez, siempre tan oportuno, propuso explorar “una agenda común” entre América Latina y el país que le chupó incontables recursos naturales y económicos y le impuso dictaduras militares a esta región. cuarenta años después del golpe, Vázquez pretende una “nueva relación” con Estados Unidos, con Sudamérica liderada por Brasil (tal vez porque Argentina y Venezuela tienen menos "orden" y más "progreso" a los ojos de los bienpensantes, entre los que figura el 8,8 por ciento de la ciudadanía, ésos que apoyaron la convocatoria del domingo 23). son demasiadas contradicciones, demasiadas indignaciones las que se agolpan en tu cabeza este 27 de junio de 2013. sentís que aquel líder con más posibilidades de ser electo presidente el año próximo, una vez más, le ata la cinta al paquete del regalito que te hicieron en la misma fecha, pero de 1973. y que vas a tener que seguir tragándotelo.

y pensás que la palabra “progresismo” viene de “progreso”, de avance. pero la máquina del tiempo te está tirando para atrás. llegó entonces el momento de armar otro montoncito de psicofármacos para tomar con otro café que duele de tan, pero tan cargado.

Marcelo Jelen

Bush y Tabaré en el parrillero de la embajada yanqui



1 comentario:

  1. Pastores sin "rebaño" por que las "ovejitas negras"
    ya no serán amedrentadas ni conducidas por senderos engañosos por vuestros "perros amaestrados".

    ResponderEliminar