domingo, 22 de septiembre de 2013

De una madre a un general

Los Zubía: una familia de milicos 

Los generales de la fractura




 Por Veronika Engler


En Uruguay existieron presos políticos que fueron torturados y tratados de forma inhumana durante más de una década. La mayoría de los militares que estaban al mando de los cuarteles y por tanto eran responsables de lo que allí ocurría, no han sido juzgados. Pero la Verdad que se intenta ocultar tras el muro que protege la impunidad hoy reinante, es que esos militares son responsables de lo que los presos y sus familias se vieron obligados a soportar durante ese largo período. Algunos ya fallecieron, pero esa Verdad que forma parte de nuestra historia debe saberse y esos crímenes deben seguir denunciándose, quizás eso nos ayude a comprender muchas de las cosas que están pasando hoy. No podemos desligarnos de nuestra historia, somos de cierta forma, producto de lo que nos tocó vivir.



Además de la memoria y los relatos de los expresos y presas políticas y de los familiares, hay documentos que lo atestiguan. Tengo en mi poder varias cartas escritas por mi abuela (fallecida), estas misivas están dirigidas a distintos militares. También tengo  en mi poder la confirmación de que las cartas llegaron a los cuarteles, con sellos de los batallones. Esta mujer, madre de tres hijos que estaban presos, tuvo que dirigirse a quienes los torturaban y maltrataban con la mayor consideración, cuidado y hasta agradecimiento, suplicando que mejoraran las condiciones de reclusión de los mismos porque era consciente que de eso dependían sus vidas. Aún a sabiendas de que esos hombres eran responsables de lo que vivíamos, agradeció durante años cualquier tipo de mejora en la situación, cualquier cambio en el trato inhumano que sus hijos recibían. Habló y escribió a represores y torturadores, señalando virtudes cuando sentía por dentro un grito de angustia que le desgarraba el pecho.



Las iré publicando a todas.

Por Verdad y Justicia

Veronika Engler


.



Montevideo Agosto 2/976



General Eduardo Zubía:



Estuve en San José para hablar con Usted, lamentablemente no lo encontré.



Este sábado, es decir anteayer tuvimos visita con mi hijo Henry Engler, está tan mal que por primera vez en cuatro años pidió que suspendiéramos la visita, pues se sentía muy mal. General, mi corazón ya no gime, aúlla en las noches; vuelvo a suplicarle haga usted algo, todavía hay posibilidad que se recupere, denle aunque sea en el recreo para hablar con alguien, llévenlo al Penal de Libertad, o que se le haga un tratamiento adecuado, no deje que muera en vida; es lo más espantoso que puede pasarle a mi hijo; perder la razón.



General en sus manos y su conciencia queda la locura, la muerte o la vida de mi hijo y la mía.



Katia G. de Engler



.



Montevideo Noviembre 9/976



General Eduardo Zubía



De mi consideración:



Mañana 10 de noviembre mi hijo Henry Engler preso actualmente en el Cuartel de Colonia cumple treinta años.



Era alegre, excelente hijo y un estudiante excepcional. Era, digo era, pues ese hijo mío murió, sólo queda un hombre que mira con ojos que a veces se me antojan vacíos, sus manos parecen de cera, han transcurrido cuatro larguísimos años de su total encierro.



Hemos vivido y seguimos haciéndolo, momentos realmente difíciles, muchas son las veces que después de un largo viaje, tenemos que esperar frente a un cuartel hasta dos horas, para media hora de visita: lluvias, soles, angustias oprimiéndonos el corazón hasta ver como lo encuentro.



General Zubía, pido disculpas por molestarlo con estas líneas; pero me considero obligada a hacerlo como madre, como mujer, como criolla que me siento.



Hija de esta tierra generosa que eligieron para vivir mis padres gringos. Que eligieron, que trabajaron y que ya descansa por siempre uno de ellos, mi padre.



Este sábado fueron dos de mis nietos a ver a su padre, la más chica de seis años le permitieron tocarlo y darle un beso, la mayor de diez años vino llorando, no le dieron permiso siquiera para darle un beso, tuvo que mirarlo a través de un fino tejido pintado de verde. Órdenes dijo el oficial.



Siempre de todos los cuarteles hemos recibido cartas de mi hijo, menos de ese donde se encuentra ahora. Estuvo con anterioridad siete meses en Colonia (siete meses que no quiero recordar), nunca escribió, si llegó así también quedó,  Ud. Lo recordará. Tampoco ahora lee. Sé que Ud. Es un hombre muy ocupado, pero puedo asegurarle que seguiré escribiéndole, desde luego si a Ud. General no le molesta.



Se acercan las fiestas, va a comenzar un año nuevo, ruego a Dios que ilumine nuestras almas.



Con mi más alta consideración lo saluda



Katia G. de Engler

.



.


Montevideo



General Eduardo Zubia



De mi mayor consideración:



Me dirigí a usted anteriormente suplicándole hiciera algo, por la salud de mi hijo Henry Engler preso en Durazno; hoy vuelvo a hacerlo para comunicarle que ayer en la visita lo encontré mejor. Un gracias grandote nace desde lo más profundo de mi corazón, y junto a el una pregunta, Hasta cuando ese enclaustramiento total para un ser humano? Usted general es hoy uno de los hombres que rigen el destino de nuestra Patria. Menuda responsabilidad le ha tocado vivir.



Sé de usted que es un hombre  justo y digno, un militar sin objeciones y un padre respetado y querido. No lo estoy halagando no acostumbro a hacerlo, estoy simplemente trasmitiendo impresiones recogidas. Y es por eso que le digo que por su responsabilidad puede hacer algo para que de alguna manera esa horrible soledad en la que vive mi hijo hace más de tres años termine, porque su enfermedad se llama precisamente soledad, es uno de los más espantosos castigos infligidos a un ser humano.



Quiero a mis hijos con todo lo que hay en mi; cada visita es una lenta agonía y me ha tocado el viernes con el mayor en el Penal de Libertad, y el sábado con el menor, ahora en Durazno, no quiera saber como quedo. La muerte del padre los ha afectado tremendamente.



El mayor que se mantenía más o menos, lo encontré en esta visita decaído, los años pasan y pasan, y ya hace cuatro largos, larguísimos años que está preso.



General, mis disculpas por estas líneas tan poco protocolares, la verdad es que nacen del corazón de una madre.



Muy agradecida, lo saluda atte. Katia G. de Engler

.


Sábado 30 de abril de 2011 |
En aquel abril de 1972 en que la violencia se expandía vertiginosamente por la sociedad uruguaya, se produjo una grave desinteligencia en el interior de las propias fuerzas armadas, que derivó en la muerte de dos soldados que estaban vigilando el edificio donde residía el entonces comandante del Ejército, general Florencio Gravina.
El 21 de abril de 1972, la Armada, realizó un operativo en busca de guerrilleros en una residencia cercana al edifico, y al ver a aquellos hombres de civil, armados, en la azota, creyó descubrir la presencia del “enemigo”. Los fusileros, dispararon y los mataron. Después, comprobarían que se trataba de soldados que estaban cuidando de su comandante.
Según una versión no oficial difundida 14 meses después en el Exterior, el propio general Gravina, ante aquel inesperado tableteo de ametralladoras, se encerró en el baño de su apartamento con una granada de mano, identificándose a viva voz y reclamando el cese del fuego.
Los graves hechos no fueron divulgados públicamente. El gobierno de Juan María Bordaberry decidió hacer cambios en la cúpula militar, para terminar con lo que técnicamente se denominó “anemia de mando”.
En esa movida, pasó al frente de la poderosa División I, con jurisdicción en Montevideo y Canelones, -teatro de las operaciones principales-, el general Esteban Cristi que estaba en San José (División II), donde fue nombrado Eduardo Zubia, promovido al generalato. Los dos, eran “considerados los máximos exponentes del grupo gorila del Ejército”, según la descripción del entonces ministro de Educación y Cultura Julio Maria Sanguinetti, en crónicas divulgadas en el Exterior. (ver recuadro).
El propio Sanguinetti, mantuvo reuniones con líderes de la oposición buscando tranquilizar a la izquierda, subrayando la “garantía profesional” de los dos jerarcas castrenses, que tenían la misión de “corregir métodos”, que habían derivado en sucesos graves. Para los gobernantes, dureza no era sinónimo de deslealtad institucional.
En los meses siguientes, sería Cristi uno de los principales generales que desobedecería al poder civil y el mandato de la justicia: crisis de octubre de 1972, al negarse a liberar a médicos presos en cuarteles, según lo dispuesto por un juez y por el ministerio de Defensa; y después, los hechos que derivaron en el procesamiento por la justicia militar del líder colorado Jorge Batlle.
La opinión pública no se enteró de la muerte de los dos soldados por causa de un error de la Armada, y en junio de 1976, cuando la Junta de Comandantes en jefe de las FF.AA. dio a conocer el tomo uno de la obra “Las Fuerzas Armadas al Pueblo Oriental. La subversión”, el hecho tampoco fue consignado en la detallada cronología. En aquel 21 de abril de 1972, según este libro, nada grave había ocurrió en el país (página 721).
La prensa de la época, reproducía lo que decían los comunicados oficiales emitidos por las Fuerzas Conjuntas (existía una fuerte censura). Eso explica que en la minuciosa investigación de varios años realizada por el Centro de Estudios Interdisciplinarios Uruguayos de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, -cuyo primer director fue José Pedro Barrán-, tomando como una de sus principales fuentes lo que decían los medios de comunicación locales, el hecho haya sido ignorado. (“La Caída de la democracia. Cronología Comparada de la Historia Reciente del Uruguay (1967-1973)”, 1996).
La referencia al episodio tomó estado público en plena dictadura y en el Exterior. En una de las 10 crónicas que Sanguinetti escribió después del golpe de 1973 para la agencia Latín (que el diario Excelsior de México, tituló: “Crónica Intima del Golpe Uruguayo”), se dio cuenta de este episodio el 23 de julio de ese año, pero la referencia quedó diluida en un minucioso registro de hechos ocurridos en aquellos años, salpicados por los desgarros y la muerte.
Esta serie de notas, no fueron conocidas en Uruguay durante el ciclo dictatorial (1973-1985), y por lo que se ve, las propias FFAA evitaron incluir aquella tragedia de la muerte de los dos soldados, en su principal obra de divulgación, que si subrayó lo ocurrido pocos días después (18/5/1972): la muerte de los cuatro soldados que estaban en un jeep custodiando al general Gravina, “(y fueron) ametrallados a mansalva, desde una camioneta tripulada por integrantes del MLN-T” (“Las FF.AA. al Pueblo Oriental”, página 728).
“Hay tanta confusión que cuatro días después (de la muerte de 8 comunistas en la seccional 20 del Partido Comunista), en pleno día y a plena luz, en el domicilio del comandante del Ejército, general Florencia Gravina, son muertos dos soldados, que lo custodiaban desde la azotea, vestidos de civil”, relataba Sanguinetti en su segunda crónica para Latin, de julio de 1973.
“Una patrulla de la Marina, que allanaba una casa cercana, al ver a dos individuos armados en lo alto del edificio, hizo fuego sobre ellos, rodeó el inmueble y entró en una escuela, cuyas maestras pusieron a los niños contra el suelo para prevenir el peligro”, agregaba. El comandante en jefe en persona terminó adentro de un cuarto de baño, con una granada de mano, gritando inútilmente quiera era y reclamando que cesara el fuego”.
Aquello “colmó el vaso”, el gobierno busco reforzar el mando, promovió a militares duros y en resumidas cuentas instaló en mandos claves a generales que en los meses siguientes, avanzarían sobre las instituciones y romperían el orden democrático, instaurando una dictadura que duró doce años. En esas crónicas, se describen los pasos dados dentro del gobierno y los encuentros con figuras de la oposición política (ver recuadros).
“Cristi de 55 años, alto, fuerte. Había llegado al generalato durante el gobierno de (Jorge) Pacheco Areco, seleccionado por él para el ascenso a indicación del entonces ministro de Defensa, Federico Garcia Capurro, señala Sanguinetti. Típico hombre de caballería, se le identificaba con las características clásicas de la ruda arma, la mas tradicional y austera de todos los Ejércitos. Un hombre fuerte”.
“En lugar de Cristi, -añadía-, se le da la jefatura de la región número dos al coronel Eduardo Zubía, que por entonces, no tenía destino, y que poco después seria ascendido a general por el presidente Bordaberry. Este tenía con él una vieja amistad y confiaba en su carácter y decisión. Junto con él se designa al coronel Juan José Méndez como director de la Escuela de Armas y Servicios, el lugar de máxima concentración de oficiales, donde hacen sus cursos de ascenso de grado y, por lo mismo, escenario tradicional de todo movimiento de agitación”.
Una investigación de la politóloga Maria del Huerto Amarillo señala que en abril de 1972 fueron cambiadas 18 de las jefaturas policiales de todo el país, diecisiete de las cuales quedaron en manos de jerarcas militares (“El ascenso al poder de las Fuerzas Armadas”, cuadernos Paz y Justicia, 1986).
Fue recién en noviembre de 2008 que un ensayo publicado en Montevideo hizo referencia a la muerte de los dos soldados en abril de 1972. En “La Agonía de una democracia. Proceso de la caída de las instituciones en el Uruguay (1963-1973)”, Sanguinetti alude a este suceso (páginas 268), pero no incorpora sus testimonios de 1973, -en un texto naturalmente mas compacto-, como sus contactos con la oposición de izquierda y la mirada optimista exhibida por quienes gobernaban al país respecto a la “profesionalidad” de Cristi y otros jerarcas castrenses, promovidos a comandos centrales del aparato represivo estatal, y que terminaron liquidando el preciado estado de derecho de los uruguayos.



IMPUNIDAD CON CANCHA FLECHADA


ASISTIMOS EN URUGUAY A OTRA BATALLA CONTRA LA IMPUNIDAD INSTALADA Y LA ETICA DE QUIENES NOS DECLARAMOS CONTRA ELLA Y LUCHAMOS EN FAVOR DE LA VERDAD Y LA JUSTICIA. ES QUE AQUELLOS VIENTOS TRAJERON ESTOS LODOS.
 AQUELLOS VIENTOS DEL 22 DE DICIEMBRE DE 1986, CON EXPULSION DE GERMAN ARAUJO DEL SENADO INCLUIDA, SON LOS TEMPORALES, LAS LLUVIAS FIERAS Y LOS LODOS DE ESTOS TIEMPOS. ESTAMOS ANTE UNA NUEVA “BATALLITA QUE DEBEMOS GANARLE AL TIEMPO Y A LA ESPERANZA, COMO NOS LEGO JOSE CARBAJAL EN SUS VERSOS Y EN SUS DECIRES. PORQUE EN LA VIDA SE TRATA DE ESO, DE SIEMPRE ESTAR VOLVIENDO, DE NO IRSE NUNCA, DE HACER MEMORIA, DE HERIDAS QUE NO SE CIERRAN NI CICATRIZAN, DEL PASADO RECIENTE, DE ESA ADORMECIDA DESMEMORIA QUE DESPIERTA PARA SEGUIR VIVA. EL CASO ES QUE ASI SOMOS: PATRIOTAS, ETICAS Y ETICOS, CON VALORES HUMANOS EN LOS QUE CREEMOS Y DEFENDEMOS, CON INOCULTABLE PORFIADEZ, TOSUDEZ, DE ANDAR SIEMPRE EN LA CORNIZA, DANDO PELEA, LUCHANDO A BRAZO PARTIDO Y CON ABRAZOS PARTIDOS.

 Y QUIZAS POR ESO, EL “SISTEMA” NO NOS ACEPTA NI NOS PERDONA. SIEMPRE QUE PUEDE NOS PASA LAS FACTURAS Y NOS COBRA CUENTAS PENDIENTES O AL MENOS LO INTENTA. SI LAS CIRCUNSTANCIAS Y COYUNTURAS LOS FAVORECEN, NO SE APIADAN DE NADA NI DE NADIE, NOS ACORRALAN, NOS PONEN CONTRA LA PARED, APUNTAN Y NOS METEN BALAS. ESTO ES LO QUE PASA CON IRMA, PATRICIA, LOS JAUME, ANIBAL Y JORGE. Y ANTES FUERON OTRAS Y OTROS Y MAÑANA SERAN Y SEREMOS OTRAS Y OTROS. SIEMPRE QUE PUEDEN NOS APUNTAN Y TIRAN A MATAR. OCURRE QUE QUIENES TENEMOS ACTITUDES Y CONDUCTAS PATRIOTAS Y ETICAS ASUMIDAS, EL COMPROMISO CON QUIENES CAYERON PELEANDO, LA NECESARIA PACIENCIA REVOLUCIONARIA PARA ORGANIZAR LA LUCHA Y LOS ENFRENTAMOS, SOMOS OBJETIVOS DE LA CELADA, LA TRAMPA, LA PATRAÑA, LA MENTIRA, LA IDENTIFICACION, EL FICHAJE, LA “OBSERVACION Y VIGILANCIA” Y CADA VEZ QUE PUEDEN PRETENDEN NUESTRA ELIMINACION. EL “SISTEMA” CUENTA CON LA CONNIVENCIA, LAS COMPLICIDADES, LOS CHANTAJES BARATOS Y NO TANTO, LAS CALUMNIAS, LAS MENTIRAS, LOS GOLPES BAJOS, LOS CODAZOS, LAS ZANCADILLAS, LOS EMPUJONES AL VACIO, LOS APARATOS REPRESORES SOFISTICADOS Y NO TANTO, LOS TIRAS, EL DOE, LOS SEGUIMIENTOS , EL CONTROL SOCIAL Y POLITICO DE LOS SERVICIOS, EL ESCARNIO PUBLICO, LAS FALSAS ACUSACIONES, LOS PROCESAMIENTOS INVENTADOS Y LOS JUICIOS FINALES. EL CASO ES QUE QUIENES SON VICTIMAS DEBEN VOLVERSE VICTIMARIAS Y VICTIMARIOS, PARA QUE NADIE INTENTE DESAFIAR AL PODER INSTALADO. SI NO HUBIESE SIDO LO DEL TRASLADO DE LA JUEZA MARIANA MOTTA Y SU “SACADA DE LA TROYA” POR PARTE DE LOS SUPREMOS DE LA SUPREMA Y LA SOLIDARIDAD QUE NO SE HIZO ESPERAR, OTRA HUBIESE SIDO LA EXCUSA Y OTRO EL MOTIVO PARA MARCAR LA CANCHA SIEMPRE FLECHADA.

EL “SISTEMA” NOS APUNTA Y NOS DISPARA CON SUS APARATOS REPRESORES Y DE LOS OTROS: EL AMARILLISMO PERIODISTICO, EL OFICIALISMO OPORTUNISTA, LOS SILENCIOS COMPLICES QUE “SE HACEN OIR” ( “ESTUVE PERO NO ESTUVE, FUI PERO NO FUI, ME VIERON PERO NO ME VIERON”… MEJOR ME CALLO). ¡CUANTAS CARAS, CARETAS Y MASCARAS TIENE ESTE “PROGRESISMO” MALNACIDO Y MALHABIDO! AY AQUELLA IZQUIERDA DEL PASADO RECIENTE. ¡AY ESTA SEUDOIZQUIERDA DE HOY, TRUCHA, COBARDE, PATOTERA, ORTIVA, MILIQUERA, BUCHONA, QUE ENTREGA COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS AL ENEMIGO DE TURNO. AFORTUNADAMENTE, “LA VIDA ES OTRA COSA” COMO NOS PROPONE EL JUGLAR CUBANO SANTIAGO FELIU. EL CASO ES QUE LA VIDA SIGUE SIENDO PORFIADA Y SABIA. OCURRE QUE SIGUE SIENDO LO QUE ES Y COMO ES, NOS PASA MIENTRAS NOS EMPEÑAMOS EN NEGARLA Y LA LLENAMOS DE MISERIAS HUMANAS. SIGUE SIENDO LA TRAICION Y EL VENDERSE, EL PEOR DE LOS MALES, PORQUE LA HISTORIA ESTA LLENA DE INOCENTES QUE LUCHARON Y LUCHAN POR LA JUSTICIA Y PAGARON CON SUS VIDAS ENFRENTANDO AL “SISTEMA”. LA VIDA ESTA LLENA DE ANONIMAS Y ANONIMOS, HEROES Y HEROINAS QUE DIERON LO MEJOR DE SI POR SUS IDEALES Y LUCHARON CONTRA LA INJUSTICIA IMPUESTA. Y TAMBIEN EXISTE EL BASURERO DE LA HISTORIA, DONDE SEIMPRE HAY UN LUGARCITO PARA EL FUNCIONARIADO DE LO INUTIL.

ABRAZO FRATERNO, RODOLFO BISQUIAZZO AQUINO

MONTEVIDEO, SETIEMBRE 21 DE 2013.




.

2 comentarios:

  1. APARATOS DE SEGURIDAD Y FF.AA AL SERVICIO DE LAS CLASES DOMINANTES, TRANSFORMADAS EN POLICÍA POLÍTICA. HOY CON PARTICIPACIÓN DE APARATOS REPRESIVOS DE OTROS PAÍSES COMO ISRAEL EN ASESINATOS SELECTIVOS.
    Y LAS OPERACIONES DE INTELIGENCIA MONTADAS CON LA C.I.A Y EL PENTÁGONO CON DINERO DE LA DROGA Y LA VENTA DE ARMAS , CON EL PEAJE QUE LE COBRAN A LOS GRANDES TRAFICANTES Y QUE ELLOS MANEJAN.
    HOY EL EJERCITO JUDÍO Y LA M.O.S.A.T OPERAN EN COLOMBIA EN LOS ASESINATOS SELECTIVOS A COMANDANTES DE LAS FARC

    ResponderEliminar
  2. EL PUEBLO YA LE RENDIRÁ CUENTA ,A LA INTELIGENCIA DE LA MOSAT Y AL EJERCITO ASESINO Y TORTURADOR JUDÍO Y A LOS MILICOS MERCENARIOS QUE TRABAJAN PARA LA INTELIGENCIA DEL PENTÁGONO PASANDOLE EL FICHAJE DE LA MILITANCIA DE IZQUIERDA DE COMO LO HACÍAN EN LOS AÑOS 70 ,DONDE FICHABAN A LOS MILITANTES POR GRUPO Y POR TODO SUS SOBRENOMBRES. INFILTRÁNDOSE EN EL APARATO DE LOS GRUPOS DE IZQUIERDA, NOS MUESTRAN LO QUE ELLOS QUIEREN VEAMOS MIENTRAS POR OTRO LADO NOS MONTA OPERETAS DE INTELIGENCIA. LOS VIEJOS YA NO COMEMOS LOS SAPOS QUE ELLOS NOS VENDEN , HAY QUE DARSE CUENTA ,ES SIEMPRE LA MISMA ESTRATEGIA ,SOLO CAMBIAN LA FORMA Y SUS ACTORES QUE NO ESTAN QUEMADOS PARA FICHAR MILITANCIA DE IZQUIERDA

    ResponderEliminar