jueves, 10 de octubre de 2013

Tanto auto vendido y se esconde la pobreza

leer mas

Andrés López Reilly
Se dio a conocer el nuevo censo de clasificadores realizado por el Instituto de Estadística de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, con respaldo de la Intendencia.

El estudio detectó 2.027 hogares en los que se clasifica basura y 3.188 personas que se dedican a esa tarea o a la recolección por la ciudad. A la cantidad de hogares relevados hay que sumarle otros 179 que ya se encontraban en un padrón que manejaba la División Tierras y Hábitat de la Intendencia.
Con respecto a la recolección que se realiza por las calles de Montevideo, el estudio indica que se detectaron 1.967 medios de transporte: 738 carros con caballos; 602 tirados a mano; 526 con bicicleta; 25 con moto y otros 75 entre autos, camionetas y camiones.
Aunque el tamaño de las flotas de ómnibus fluctúa por altas y bajas, hay en Montevideo poco más de 1.600 unidades de transporte colectivo, de las cuales Cutcsa acapara el 65%.
Con la base del informe presentado por el Instituto de Estadística de la Facultad de Ciencias Económicas, la intendenta Ana Olivera dijo ayer que "el número de clasificadores ha disminuido sensiblemente en Montevideo". Hasta el momento, la IMM disponía de un registro voluntario que duplicaba la cifra, aunque este padrón tenía dos defectos: no era obligatorio y tampoco registraba las bajas.
Contraste. La Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (Ucrus) tiene una visión muy diferente a la del censo realizado con respaldo de la Intendencia.
"Yo no quiero ir en desmedro del trabajo que realizó la Universidad, la Intendencia y trabajadores sociales, pero por lo que entendemos, esa cifra no se acerca a la realidad", declaró a El País el presidente de Ucrus, Walter Rodríguez.
"Hay 7.000 clasificadores habilitados con su respectivo carné, por lo que son 7.000 familias. Y en cada familia, 2 o 3 personas se dedican a la clasificación. Si se multiplica 7.000 por 3, son 21.000 personas. ¿Y ellos dicen que hay 3.000? Yo no sé en qué se basan para hacer esa estadística", sentenció.
Rodríguez dijo que durante el censo se hicieron preguntas en las zonas donde están los clasificadores -por lo general en asentamientos-, lo que no significa que se hayan hecho entrevistas cara a cara en cada caso. Por ejemplo, él no fue censado. "Dicen que tenían datos de la cooperativa donde yo trabajo", anotó.
"Pero también está la otra cara de la moneda. Los clasificadores están cansados de que se les mienta y siempre están a la defensiva, porque están permanentemente expuestos a la discriminación y a la persecución. El que se quema con leche, ve la vaca y llora. Entonces, lo que pasa es que cuando van a la casa de los clasificadores, hay información que se niega, porque piensan que (los censistas) están trabajando para sacarnos del medio", indicó el presidente de la Ucrus.
Por último, Rodríguez cuestionó el proyecto hecho público por el edil socialista Jorge Buriani para restringir la circulación de los carritos en determinados barrios.
"Nos oponemos totalmente, porque están planteando una zona de exclusión en la zona más rica en residuos, que es la parte del Centro, y eso nos perjudicaría enormemente. En Pocitos ya no se puede entrar y en Punta Carretas prácticamente tampoco. Lo mismo pasa con las zonas comerciales como Paso Molino, 8 de Octubre, las ramblas o Avenida del Libertador", indicó.

Seis de cada diez clasificadores de residuos son "pobres crónicos"

Un segundo informe presentado ayer bajo el nombre "Caracterización de la población de clasificadores de residuos de Montevideo", señala que el 60 por ciento de esta franja "son pobres crónicos". Este tipo de pobreza se caracteriza por tener comportamientos fuertemente arraigados -como la transmisión del oficio de clasificador de generación en generación- y es por tanto de difícil reversión.
En este sentido, se observa que un alto porcentaje de los "jefes de clasificación" se iniciaron en la actividad de recolección y clasificación a edades tempranas: 25% lo ha hecho antes de los 14 años. Y si se considera solamente a la franja de "pobres crónicos", este porcentaje aumenta.
Como diera cuenta El País, muchos niños de 0 a 4 años que viven en hogares de recicladores no tienen acceso al agua potable y al saneamiento. También están expuestos a elementos tóxicos dentro de sus propias casas, según un informe de Naciones Unidas sobre la pobreza en Uruguay presentado el 21 de marzo.
El documento destaca que muchos hogares de clasificadores presentan problemas de hacinamiento, humedad, ventilación e inundación, y están ubicados en terrenos con presencia de contaminantes.

La cifra

3.188

Son los recicladores según el estudio que se presentó ayer. El sindicato de clasificadores dice que son por lo menos 21.000.


Cuatro de cada 10 hurgadores tiene menos de 15 años de edad Las autoridades intentan impedir que los menores de edad salgan a recolectar residuos. Prohíben también que conduzcan carritos tirados por caballos. Pero cada vez hay más niños y adolescentes clasificando basura en Montevideo. .

10 octubre 2013
Eduardo Barreneche
Los carros de caballos abundan en algunas zonas de Montevideo (Borro, Marconi y Unidad Casavalle). A las 15 horas de cualquier día, después de cinchar los carros por la ciudad, pastan en plazas precarias o en los patios de casas situadas cerca del epicentro de Aparicio Saravia y San Martín.
A menudo se los ve deambular junto a los chanchos de criaderos clandestinos que los propios clasificadores crían con la basura orgánica que sacan de los contenedores.
El 14 de julio de este año, el diputado Juan Garino preguntó a la Intendencia de Montevideo, al amparo de la Ley de Acceso a la Información Pública, cuántos "carros hurgadores" se habían registrado en la IMM en el período de marzo 2010 a marzo 2013, y qué sanciones se aplicaron a los mismos.
Cuatro meses después de que se iniciara el expediente con el pedido de información, la Intendencia respondió (dejando constancia de que el término "hurgador" no debía emplearse, porque los "clasificadores" lo rechazan).
Así, informó que entre marzo de 2010 y el mismo mes 2013 se registraron 1.340 carros dedicados a la "clasificación" de basura. (Esta cifra se suma a los más de 5.000 que la IMM ya tenía en sus registros hasta 2009).
Como se sabe, el registro es voluntario. Hay un número indeterminado de carritos que no está registrado.
La información facilitada a Garino por el Departamento de Desarrollo Ambiental de la IMM contradice datos recientes que hizo públicos la propia intendenta, Ana Olivera.
El pasado 10 de junio, la jefa comunal señaló a varios medios de prensa que en Montevideo hay unos 750 carritos con caballo y advirtió que la cantidad de familias que se dedican a clasificar basura se redujo en un 60% durante su mandato.
Los datos manejados por Olivera provenían de un supuesto "censo" del Instituto de Estadística de la Facultad de Ciencias Económicas (Udelar), aunque en las respuestas al diputado Garino la IMM precisa que no se trató de un censo sino de un "muestreo probabilístico", de menos rigor.
Ese muestreo arrojó los siguientes datos acerca de los medios de locomoción utilizados para la recolección de residuos por clasificadores: 738 carros tirados por caballos, 602 carros de mano, 526 carros con bicicletas, 75 auto, camioneta y camión y 26 carros con motos.
El presidente de la Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos (Ucrus) salió en su momento al cruce de esos datos, afirmando que "hay 7.000 clasificadores habilitados con su respectivo carné, por lo que son 7.000 familias. Cada familia, tiene dos o tres personas que se dedican a la clasificación. Si se multiplica 7.000 por 3, son 21.000 personas. Yo no sé en qué se basaron para hacer esa estadística", afirmó.

Omisión.

Tampoco Garino quedó muy conforme con la respuesta a su solicitud y anunció que reiterará el pedido de informes. "En primera instancia se me quiso ocultar la información", aseguró Garino.
Señaló que la intendenta Ana Olivera "omitió" información a la población cuando dijo que en Montevideo había solo 750 carros de caballo.
El problema de los carritos ha encontrado solución rápida ni unánime.
En la legislatura anterior, el edil Fabián Villamaril, del Frente Amplio, propuso cambiar los carritos por motos. A mediados de este año, el edil socialista Jorge Buriani presentó un proyecto para eliminar los carritos en distintos barrios y crear cuatro plantas de clasificado donde deberán trabajar las personas que se dediquen a esta actividad. El proyecto levantó resistencias en el MPP.
El edil nacionalista Edison Casulo también ha propuesto medidas similares a las formuladas por su colega Buriani.

Mínimas sanciones a los clasificadores

Los carritos de caballos causan problema de diversas índole en Montevideo. Para la IMM, distorsionan su sistema de recolección de residuos. Los vecinos se indignan al ver bolsas de residuos volcadas en la vereda; los automovilistas se irritan al toparse con un carro a 10 k/h o sin luces en una avenida; las sociedades protectoras de animales critican el maltrato a los caballos. Y son muy escasas las exigencias y sanciones que se aplican a los conductores de carros.
La respuesta al pedido de informes del diputado Juan Garino, respecto a las sanciones que se aplican a los clasificadores, señala que la Intendencia, en los últimos tres años, retiró 33 carros, de los cuales solo 9 eran carros con caballo (uno por circular en una zona no habilitada; cinco por no tener registros; uno por ser conducido por un menor y dos por ser carros prestados).
También retiró 18 carros de mano utilizados por sacar residuos de contenedores (14 de ellos por no tener documentación y cuatro por circular en zona prohibida).
Además confiscó seis carros de supermercados usados para clasificar residuos porque no están habilitados.
"El retiro es por 5 días, y en el caso de los menores, 30", especificó la respuesta de la IMM.



Planean zonas de exclusión para carros con caballos en Montevideo
Eliminar en todo Montevideo la circulación de carros”, explicó el edil frenteamplista Jorge Buriani,. La propuesta se suma a la planta de clasificación de residuos que proyecta la IM para este año. El objetivo es que al fin del mandato no haya más carritos en la ciudad.

Los ediles del Frente Amplio propondrán a la Intendencia de Montevideo establecer zonas de exclusión para los carritos de clasificadores de residuos. Pretenden que la propuesta se inscriba en el Plan Director de Limpieza y para discutirla se creó una comisión especial a la que se invitó al director de Desarrollo Ambiental, Juan Canessa.
La Intendencia proyecta inaugurar dos plantas de clasificación de residuos a fin de año, en las que se empleará a 300 personas. La intención de los ediles es que los clasificadores que trabajen allí tengan todos los derechos laborales y que eso, además, lleve a la erradicación de los carritos en determinadas zonas.
Los barrios en los que se quiere evitar la circulación de los carritos son Ciudad Vieja, Centro, algunas zonas del Cordón, Pocitos y Punta Carretas, según informó este martes El País.
Actualmente, un decreto municipal establece que los carros con caballos tienen prohibido circular por 18 de julio, Avenida del Libertador, Avenida Italia y todas las ramblas de Montevideo. Además, está parcialmente excluida su circulación, en el horario de 5 a 22, por Agraciada, General Flores y 8 de octubre.
“Esta propuesta va mucho más allá, ya pensando en pasar a un segundo plano de zonas y pensando en que la tercera posibilidad final sería eliminar en todo Montevideo la circulación de carros”, explicó el edil frenteamplista Jorge Buriani, y dijo que ese objetivo final está planteado para el fin del mandato.

La Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (Ucrus) se muestra reticente ante la medida pues considera que se limitan sus recorridos habituales de trabajo y que no se les brindan soluciones alternativas.


Buscadores 08-07-2013 entrevista a Walter Rodríguez - UCRUS .





0 comentarios:

Publicar un comentario