domingo, 7 de septiembre de 2014

El "mordisco" que ANCAP le pegó a Ecuador

Isidorito Cañones en el directorio de ANCAP





.

La trama se inició el 1º de marzo de 2010 cuando el presidente de Ecuador, Rafael Correa, llegó a Uruguay para asistir a la asunción de su novel colega José Mujica. Correa aprovechó la ocasión para trasladarse el 2 de marzo a la Terminal del Este de Ancap, en José Ignacio, y recibir allí el primer embarque de crudo ecuatoriano producto de un Convenio de Intercambio de Hidrocarburos suscrito entre Ancap y Petroecuador el 26 de enero de 2010, según el cual la empresa andina proveería de petróleo a la compañía uruguaya a cambio de que esta lo refinara y devolviera a Ecuador combustibles y derivados.


En José Ignacio, el presidente Correa explicó el sentido de la operación. “Ecuador produce petróleo pero no tiene capacidad de refinación. Caímos en el gravísimo error de exportar crudo, incluso vendiéndoselo a los intermediarios que seguramente luego se lo vendían al Uruguay, seguramente con una comisión, para importar derivados también de intermediarios”, dijo. Agregó que “es parte de la liberación de América Latina de sacudirnos la dependencia”.
A las 10 y media de la mañana del martes, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, llegó a la terminal petrolera de Ancap en el balneario José Ignacio. Según informó Telemundo, el mandatario ecuatoriano se reunió con el ministro de Industria, Raúl Sendic, el presidente de Ancap, Germán Riet, y el presidente de Petroecuador, Luis Jaramillo.
El presidente de Ecuador dijo que a partir de este acuerdo se intercambiará petróloeo crudo a Uruguay, que tiene capacidad de refinación, y desde aquí se enviarán derivados. Además, Correa señaló que el primer cargamento de crudo estaba en el país. A cambio, su país va a recibir ovinos y vacunos uruguayos para mejorar la calidad de su ganado.
Correa habló en conferencia de prensa y expresó que antes, su país caía en el “gravísimo error” de vendérselo a los intermediarios. “Quizás después ellos se lo vendían a Uruguay, entre otros, y cobraban una comisión”, explicó. “Así regalábamos nuestro dinero a las transnacionales y sus intermediarios”, agregó


La firma del convenio de ANCAP con Petroecuador 16 nov 2010

Luego de las palabras de Correa, Sendic ratificó el objetivo del acuerdo. “Ecuador nos entrega petróleo, nosotros lo refinamos, con una parte de ese refinado abastecemos las necesidades del mercado interno y la otra parte va hacia Ecuador en pago del petróleo recibido”, informó.
Sendic, que ya sabía que asumiría la Presidencia de Ancap bajo el naciente gobierno, habló del “fin superior” de “la integración latinoamericana” para “independizarse” de las transnacionales y de los “intermediarios” gracias a “la amistad que existe” entre los gobiernos de la región.
El acuerdo suponía que Petroecuador entregaría a Ancap 360.000 barriles de petróleo por mes. Y en noviembre de 2010, el presidente Mujica viajó a Ecuador y suscribió junto con Correa la renovación del contrato para el año 2011. Esta vez, el negocio totalizaría 16 millones de barriles de petróleo.


Las palabras de Raul Sendic 
http://archivo.presidencia.gub.uy/sci/audionet/2010/11/DI10_11_101.mp3




Pero las cosas no resultaron como Correa había previsto.
En 2010, a espaldas del gobierno de Ecuador y después de suscribir el acuerdo con Petroecuador, el Directorio de Ancap firmó un convenio con la multinacional Trafigura, una empresa holandesa dedicada al trading de petróleo y combustibles.
Según medios extranjeros, Trafigura se ha visto envuelta en varios episodios de corrupción en negocios con petroleras estatales. En América Latina esto ocurrió en Jamaica, Venezuela, México y Ecuador. El presidente Correa calificó a Trafigura como una empresa “mafiosa”.



EL UNIVERSAL
domingo 24 de junio de 2012  12:00 AM
Aun contra el discurso oficial, las empresas trasnacionales se llevaron una buena parte de los convenios que unen a Ecuador con Venezuela. Más de la mitad de los 27,5 millones de barriles de diesel, nafta y otros combustibles que Pdvsa envió a Ecuador entre 2009 y 2011 fueron previamente comprados en el mercado internacional.

Ecuador y Venezuela acaban de prolongar su convenio petrolero. Poco después de que Rafael Correa asumiera la Presidencia en 2007, Pdvsa empezó a procesar crudo ecuatoriano a cambio de un intercambio por otros derivados, que prometía el fin de los intermediarios. En esta historia, sin embargo, las trasnacionales también han comido del Socialismo del Siglo XXI.

De acuerdo con las facturas que Petróleos de Venezuela consignó en Quito desde 2008 y que habían estado archivadas hasta entonces, 53% de los despachos que envío a Ecuador fueron adquiridos en terceros países. Y 39% incluso fueron comprados directamente a los intermediarios, que originalmente motivaron a los presidentes Hugo Chávez y Rafael Correa a pactar el Convenio de Intercambio de Crudo por Derivados, que desde hace más de cinco años hermanan a sus gobiernos.

Contra los revendedores

Hace rato que Correa le declaró la guerra a los traders del petróleo. Seguro de que se aprovechan de las riquezas de los pueblos, al llegar al poder habló del fin de una larga noche neoliberal en la que dormía Ecuador.

Y para que no quedaran dudas, el 16 de enero de 2007, en su primer día como presidente, se le vio estrenándose al lado del primer mandatario nacional, Hugo Chávez, firmando un convenio que ofrecía 100.000 barriles de crudo al día a disposición de las refinerías de Pdvsa, a cambio del equivalente en gasolina y otros combustibles necesarios para abastecer la demanda interna de su país.

Chávez y Correa ese día se dieron la mano. Salieron al balcón del Palacio de Carondelet; saludaron juntos a la masa que celebraba el nuevo gobierno en el centro de Quito y, de la misma manera, acordaron el final de los revendedores del petróleo. Al menos en este lado del mundo.

El corolario de esta historia indica, más de cinco años después, que Pdvsa recurrió a otras empresas privadas para cumplirle al amigo. Casi 14,7 millones de los 27,5 millones de barriles, que el Gobierno nacional envió a los puertos de Ecuador nunca salieron de las refinerías de Petróleos de Venezuela. Se trata de una serie de despachos valorados en casi 947 millones de dólares, en los que hubo comisiones y porcentajes para las mismas empresas trasnacionales que originalmente dieron pie a la alianza entre Caracas y Quito.

Correa califica a la empresa holandesa Trafigura como mafiosa
El contrato entre Ancap y Trafigura implicaba que esta empresa, suspendida para operar en Ecuador, hiciera la intermediación del contrato entre Petroecuador y Ancap.


Por: Fernando Villavicencio
En un hecho sin precedentes, entre junio y agosto de 2011, casi el 95% del crudo exportable fue entregado sin licitación a tres empresas estatales extranjeras: Petrochina (China) Pdvsa (Venezuela) y Ancap (Uruguay), a través de convenios de alianza estratégica o canje de crudo por derivados, en los cuales el Ecuador factura a precios inferiores a los establecidos por el mercado. En total, un negocio superior a los U$ 10 mil millones anuales, entre crudo y derivados, es controlado por estas compañías que sirven de pantallas para la operación de poderosos intermediarios. El gobierno del Presidente Rafael Correa, ha convertido a Petroecuador en una simple agencia de adjudicaciones a dedo, del más importante negocio del país, como es el comercio internacional de hidrocarburos, denuncia el analista petrolero Fernando Villavicencio, basado en informes oficiales de Petroecuador y en reportes de organismos internacionales calificados.


Solo en el caso del último contrato con Petrochina, se involucró 148 millones de barriles de crudo y fuel oil, por un lapso de seis años, con un premio fijo de 0,74 U$/BL durante los dos primeros años, en circunstancias que durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre de 2011, el crudo Oriente se viene cotizando con un premio de hasta en 11 U$ sobre el WTI, y el crudo Napo en cerca de 6 U$ sobre el WTI, es decir, ha desaparecido el llamado castigo o diferencial para nuestros crudos, en estas circunstancias las autoridades del sector petrolero están obligadas a explicarle al país, los precios reales en los que se está facturando el crudo ecuatoriano entregado a Petrochina, Ancap y Pdvsa.

Como nunca en los últimos cuarenta años, una sola compañía, Petrochina, levantó el mes de junio 17 cargamentos de crudo Napo y Oriente. Para ese mes el saldo exportable del país fue de 4’838.772 barriles, equivalente a 161.292 barriles día (B/D), de los cuales se entregaron a esa empresa, 8 embarques de crudo Oriente (24 °API) de 360 mil barriles cada uno, que suman 3’264.503 barriles, equivalente a 108.816 B/D, correspondiente al 67% del crudo de exportación. Durante el mismo mes, la estatal ANCAP de Uruguay, se adjudicó 3 embarques de crudo Oriente, que suman 1’171.571 barriles, equivalente a 39.052 B/D. En junio, Petrochina y Ancap, levantaron 4’436.079 de barriles de crudo Oriente, equivalente al 91% del remanente exportable. En el caso del crudo Napo (19°API) para el mes de junio de 2011, Petrochina mantuvo casi el monopolio en la exportación, 9 de los 10 embarques, o sea el 92% del remanente exportable nacional.

En julio de 2011 la situación no fue distinta, la compañía Petrochina levantó 8 embarques de crudo Oriente, unos 2’886.000 barriles, equivalente a 96.000 B/D. Por su parte ANCAP, se adjudicó 5 cargamentos de al menos 380.000 barriles diarios, totalizando un volumen mensual de 1’900.000 barriles, unos 61.200 barriles día. Entre estas dos empresas, levantaron en julio el 77% de las exportaciones totales de crudo Oriente. En cuanto al crudo Napo, Petrochina se adjudicó sin licitación 9 de los 10 cargamentos, es decir el 92% de nuestras exportaciones. Un hecho extraordinario es que a Ancap de Uruguay se le ha incrementado el número de cargamentos, pese a que durante los meses de julio a diciembre de 2011 la Refinería La Teja de Uruguay, está cerrada por mantenimiento.

En agosto el comportamiento se mantuvo, de los 15 cargamentos de 360.000 barriles día b/d de crudo Oriente, Ancap mantuvo 5 cargos, Petrochina se apuntó 7 cargamentos, perdió 1 de los ocho que tenía el mes de julio, mientras que PDVSA mantuvo 2 cargamentos, pero de Oriente, no de crudo Napo, que fue la base del contrato de canje de crudo pro derivados. En relación al crudo Napo, de los 7 cargamentos de saldo exportable para este mes, 6 los cargó Petrochina y 1 el trader Tesoro, el único adjudicado bajo licitación.

Si a los cargamentos de Petrochina y Ancap, sumamos los 2 cargamentos mensuales de Pdvsa de Venezuela, tenemos que cerca del 95% del crudo de exportación ecuatoriano es manejado sin licitación y con premios inferiores a los del mercado, por las tres empresas estatales extrajeras. Antes de la revolución ciudadana ninguna compañía podía comprar más de 24.000 barriles diarios B/D. En la historia del comercio mundial de petróleo, ningún país ha dejado que una o dos compañías controlen la casi totalidad de sus exportaciones y más aun sin verificar el mercado.

El socialismo del siglo 21 trajo una nueva nomenclatura de negocios, cobijada por el manto de las alianzas estratégicas. La fórmula era vender nuestro crudo directamente a consumidores finales, y viceversa, recibir combustibles de los productores, cerrando el paso a los intermediarios. La idea era maravillosa, pero en la práctica, los cargamentos de crudo ecuatoriano no tuvieron como destino las refinerías de Petrochina, Pdvsa o Ancap; de igual forma el GLP y demás derivados no tuvieron como puerto de embarque las refinerías de nuestros socios estratégicos.

Canje de crudo por derivados con Ancap

De acuerdo a los certificados de embarque y facturas de Petroecuador, y a varios reportes del Plats, la empresa uruguaya ANCAP actúa como pantalla de la holandesa Trafigura, trader que toma el crudo ecuatoriano a nombre de la estatal y lo revende a terceros a precios diferentes a los que tomó de Ecuador. Los buques contratados por el trader holandés, nunca descargan en la única planta refinadora de Ancap, “La Teja”, que además está parada, violando el principio básico de las alianzas estratégicas, de eliminar intermediarios y comercializar directamente nuestro crudo con consumidores finales.

Petroecuador y Ancap suscribieron un convenio de canje de crudo por derivados en enero de 2011, por medio del cual Ecuador entrega crudo Oriente de 23° API, supuestamente a ser procesado en la refinería La Teja, (la única que tiene Ancap), pero esta planta procesa exclusivamente crudos livianos de 30 a 34° API; tampoco Ancap posee saldos exportables de diesel, por el contrario es importador de combustibles. Entonces ¿a dónde va nuestro petróleo y de dónde viene el diesel? Según los documentos, es el trader Trafigura quien carga nuestro crudo en Balao y lo ubica en Long Beach, Panamá, Texas y otros puertos; de igual forma, Trafigura a nombre de Ancap descarga en Balao o en la Libertad, el diesel que jamás viene de la refinería uruguaya, esa información consta en el Platts y en los reportes de carga. ¿Qué canjean entonces con el gobierno de Mujica?, ¿dónde quedan los principios revolucionarios de eliminar intermediarios y vender nuestro crudo directo a consumidores finales?, ¿dónde quedan los convenios y las alianzas estratégicas entre pueblos hermanos, cuando en medio de la solidaridad latinoamericana, los poderosos traders hacen negocios con nuestros hidrocarburos? Lo único recibido de patente uruguaya son unos polémicos borregos, algunos de los cuales no soportaron el frío andino y murieron.

En marzo de 2010 el Presidente Rafael Correa, aprovechando la posesión del Presidente José Mujica inauguró la llegada al puerto José Ignacio en el atlántico uruguayo, del supuesto primer buque con petróleo ecuatoriano, como parte del convenio de canje de crudo por derivados. La prensa uruguaya resaltó así las expresiones del presidente ecuatoriano: “El Presidente Correa expresó que antes, su país caía en el “gravísimo error” de vendérselo a los intermediarios. “Quizás después ellos se lo vendían a Uruguay, entre otros, y cobraban una comisión”, explicó. “Así regalábamos nuestro dinero a las transnacionales y sus intermediarios”.

De acuerdo a información oficial de Petroecuador: facturas, certificados de embarque y reportes del Plats, el primer cargamento de crudo ecuatoriano no fue a Uruguay, sino a Long Beach (California), el 28 de enero de 2010, en el buque Hellespont Progress, no en el Overseas Goldmar, como aseguró el Presidente Correa en Uruguay. ¿Acaso pretendían hacernos creer que el buque que partió en enero desde Balao, estuvo recorriendo puertos del Pacífico y haciendo turismo por Cabo de Hornos, hasta llegar en marzo de 2010 al Puerto José Ignacio en el Atlántico, justo el día de la posesión del Presidente Mujica?, no todo fue una simulación para engañar a los pueblos de Uruguay y Ecuador.

Entre julio del 2009 y julio del 2011, el gobierno ha suscrito 3 créditos con la República China, por 5 mil millones de dólares, con intereses que oscilan entre 6,9 y 7.4 % anual, todos respaldados con petróleo. En este período, los premios del mercado estaban sobre los 2,0 U$/BL. El primer contrato estableció un premio de 1,25 y 1,30 U$/BL para los crudos Napo y Oriente, mientras Petroecuador fijaba un premio de 2,09 U$/BL, el país perdió cerca de 0,80 U$/BL. En el segundo crédito se estableció un premio de 0,52 U$/BL, muy inferior, no solo al premio del mercado, sino al anterior contrato con Petrochina. El reciente préstamo de 2 mil millones de dólares, garantizado con un contrato para la venta de 130 millones de barriles de petróleo (Napo y Oriente) y 18 millones de barriles de Fuel Oil, estableció un premio de 0,74 U$/BL, inferior en 1,50 U$/BL, al premio de 2,25 U$/BL, establecido en una licitación de crudo Napo, realizada en julio de 2011 por Andes Petroleum (hermana de Petrochina), a favor del trader Tesoro.

En todos los contratos con Petrochina, el Ecuador ha entregado volúmenes de crudo muy superiores a los requeridos para cubrir el capital y los intereses de los créditos. En términos reales, para cubrir el préstamo de U$ 2000 millones, se requería apenas 20 millones de barriles de petróleo, a un precio promedio de 100 U$/BL, no los 148 millones de barriles de crudo y Fuel Oil, establecidos en el contrato con Petrochina, con lo cual se entregó a la compañía extranjera un enorme poder para hacer negocios adelantados, como revender nuestro crudo, manejar el mercado regional e imponer condiciones de todo tipo al país. Las pérdidas económicas para el país son millonarias y hasta hoy no hay ninguna autoridad de control que haga algo, pese a que se han presentado las denuncias documentadas.
http://www.amazoniactual.com/inicio/index.php?option=com_content&view=article&id=522:canje-de-crudo-con-ancap-de-uruguay-es-una-burla-petrochina-pvdsa-y-ancap-controlan-95-de-petroleo&catid=20:opinion&Itemid=31

 Ancap empezó a intermediar nuestro petróleo con otros países”, agregó el presidente Correa que señaló su disconformidad con la medida.
“La idea era darle nuestro crudo para que refine, pero
El presidente de Ancap, Raúl Sendic, se mostró “sorprendido” por las declaraciones de Correa. Reconoció que los dos primeros embarques ecuatorianos se refinaron, y el tercero fue vendido.
“Pero seguramente existe un problema de desinformación con PetroEcuador, la firma estatal que vende el petróleo a Ancap, ya que el contrato es claro”, agregó.
Las condiciones establecen que los dos únicos países adonde no se podía triangular el petróleo era a Perú y Chile, lo que Uruguay cumplió.

Se termina

Un director de Ancap, viajó especialmente a Ecuador, para evaluar la situación, pero los ecuatorianos no hicieron comentarios negativos sobre el punto. De concretarse lo afirmado por el presidente Correa, el contrato petrolero con Ecuador caerá en 2012.
A nivel del Gabinete Productivo, el tema fue analizado y el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, ratificó la postura uruguaya como válida dentro del acuerdo.

viernes 5 de setiembre del 2014
El Directorio de Ancap realizó una conferencia de prensa ayer para aclarar los vínculos entre la empresa y una firma holandesa acusada de corrupción en Jamaica, Venezuela y Africa.
El semanario Búsqueda publicó que durante la gestión de Rául Sendic en Ancap se desconoció un convenio de suministro de crudo con Ecuador y se benefició a una empresa holandesa vinculada a casos de corrupción. El artículo hace referencia a un acuerdo firmado en 2010 entre Ancap y la estatal Petroecuador por la cuál esta suministraba crudo a la empresa uruguaya, esta lo refinaba, y le devolvía combustible y derivados.

Pero en 2010, según Búsqueda, Ancap firmó “a espaldas” de Ecuador una “asociación” con la firma holandesa Trafigura para que hiciera de intermediario entre PetroEcuador y la petrolera nacional. Según el semanario “La consecuencia de este convenio con Trafigura fue que de los 16 millones de barriles de petróleo que Petroecuador entregó a Ancap en 2011 para que hiciera el trabajo de refinación, apenas 720.000 barriles llegaron a la refinería de La Teja y el resto fue vendido por Trafigura a petroleras de Estados Unidos. Precisamente, lo que no quería el presidente de Ecuador Rafael Correa ni, aparentemente en el origen, tampoco las autoridades uruguayas”. Por la intermediación Trafigura habría ganado al menos 200 millones de dólares.

Según explicó ayer el vicepresidente de ANCAP, Germán Riet, el contrato con Petroecuador no establecía restricciones a Uruguay respecto a la reventa de petróleo crudo a excepción de destinos como Chile y Perú debido a que Ecuador no tenía la intención de competir con esos países.

Riet explicó además que en cada compra de petróleo que se realizaba, Uruguay actuaba como operador de la negociación, es decir que se encargaba de los trámites operativos, entre otros, y que Ecuador siempre tenía conocimiento sobre el destino de ese barco, que incluyó a Uruguay en dos oportunidades.

El vicepresidente de Ancap subrayó que el contrato no establecía el intercambio de divisas, sino que el compromiso era de entregar productos refinados como gasoil, gasolina, supergás, en las cantidades que la empresa lo pidiera a cambio de la compra de petróleo crudo y con los precios fijados por Petroecuador.

Por su parte el director de Ancap, Juan Gómez, estableció que el acuerdo con Petroecuador no fue violentado  en ningún momento y que este definía con claridad que el petróleo no iba necesariamente a refinarse en la Refinería de la Teja ya que esta no tiene la capacidad para tal operación, pero que si lo haría ocasionalmente en la medida en que el crudo fuera compatible con la refinería. Por lo tanto, el comercio se establecería a través de otros para ofrecerle a Ecuador, la posibilidad de tener refinados en su país.

El contrato finalizó en enero de 2012, luego de dos años de vigencia, debido a que el directorio de Ancap consideró que no podía hacer frente a las exigencias operativas de Petroecuador.

Mientras tanto, la oposición planteó que se investigue la asociación entre Ancap y Trafigura. Mujica también fue consultado al respecto, y dijo que si blancos y colorados tienen pruebas contundentes que las presenten a la justicia “como corresponde”.


1 comentario:

  1. Borraron todos los comentarios! Alto careteo los revo estos!

    ResponderEliminar