jueves, 29 de julio de 2010

Caravana por la memoria verdad y justicia

La marcha llegó hasta el campo militar donde recientemente, el Equipo Argentino de Antropología Forense halló una fosa común con restos humanos, que podrían pertenecer a víctimas de la dictadura




24 de julio 2010

Convocada por diversas organizaciones, se realizó ayer la caravana por la Memoria, la Verdad y la Justicia hacia el Campo Militar San Pedro, ubicado en el distrito de Campo Andino. La marcha partió desde Parque Federal, siguió por la Ruta Provincial Nº 2 y llegó a Laguna Paiva, previo paso por el monumento que perpetúa la memoria de 5 jóvenes de esta ciudad, desaparecidos durante la última dictadura.

La caravana llegó hasta la tranquera del campo militar de San Pedro donde recientemente, el Equipo Argentino de Antropología Forense halló una fosa común con restos humanos pertenecientes a 8 personas, en el marco de una investigación judicial por “inhumaciones clandestinas de víctimas del terrorismo de Estado”, que comenzó hace 3 años y que se constituye en “el segundo hallazgo de este tipo en el país, pero el primero en un predio militar”. Allí se cumplió una emotiva ceremonia que culminó con el reclamo de “juicio y castigo a los culpables”.

Oradores

De retorno en Laguna Paiva, los manifestantes participaron de un acto que se realizó en la plaza central. Abrió la lista de oradores el intendente Rodrigo Fernández y prosiguió Celina Kofman, de Madres de Plaza de Mayo.

“Hoy dijo-, es un día muy fuerte para todos. Para las madres, significó el reencuentro permanente con nuestros hijos y en este abrazo también ellos nos abrazaron para darnos fuerzas para seguir en esta lucha”.

Kofman expresó su reconocimiento a los vecinos de Laguna Paiva porque “de ellos salieron los primeros testimonios y denuncias de lo que estaba pasando en el campo militar de San Pedro: enterramientos clandestinos, pero con una característica especial, ya que por primera vez en Argentina se están sacando los restos físicos de nuestros hijos con evidentes señales de fusilamiento y en un predio perteneciente al Ejército, lo que corrobora las denuncias que venimos haciendo, esto es la responsabilidad que tuvieron los militares”.

Otras voces

A su turno, Lucila Puyol, de Hijos, destacó que cada fosa que se abre, además de ser “una prueba más que nos permite constatar la existencia del terrorismo de Estado desatado en nuestro país y avanzar en el juicio a los genocidas, es también para nosotros un compañero o una compañera más que recuperamos para devolverle el nombre, para traer su historia, su militancia, para hacerle un homenaje a su entrega y darle sepultura”.

Por su parte, Silvia Abdalatif, sobreviviente de lo acontecido en ese período de la historia argentina, valoró la lucha ejemplar de las madres y señaló que “los que quedamos vivos tenemos la obligación de unirnos a ellas para trabajar por el esclarecimiento de los casos y que sus culpables tengan la pena que les correspondan por eso y por ser la única dictadura que “se apropió de nuestros hijos y les cambió la identidad.”

Jorge Castro, de la Casa de Derechos Humanos, dijo que “la memoria está más viva que nunca. Tal vez los juicios no van a lograr condenarlos a todos, pero es una batalla que estamos librando con una convicción inmensa: la única forma de construir otro país es partiendo de la verdad”, sentenció.


ElMuerto





.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada