domingo, 29 de abril de 2012

Quien custodiará los custodias

Una foto muy singular, documenta el encuentro entre tres autoridades de gobierno que, por un lado, tienen a su cargo el control de las cárceles en sus distintos niveles y por otro ellos mismo ha sido reclusos por largos años tras haber pertenecido a la organización guerrillera MLN. Han decidido darle la custodia carcelaria al ejército ante la amenaza del control narco sobre las cárceles uruguayas.

 Ante problemas difíciles el Presidente sigue apelando a la mafia militar. Ahora dice que es "para dar una respuesta a los casos de corrupción entre la Policía" de lo que hay que deducir que el Presidente considera que en las FFAA NO HAY "casos de corrupción". Se las sigue "blanqueando". Queda por verse si las FFAA van a ser llamadas ante TODOS LOS CASOS de corrupción, por ejemplo en la administración estatal, entes, intendencias, políticos, etc. 
Suena muy parecido al verso de 1972 que desemboca en junio de 1973. Muy INQUIETANTE la fórmula presidencial para intentar "solucionar" los problemas que se dicen derivados de la "corrupción". Muchas inspecciones y organismos de los DDHH han dicho que EL PROBLEMA de las cárceles en Uruguay tienen que ver con la política carcelaria, el hacinamiento, el deterioro de los locales y en general las condiciones de reclusión, que han llevado a colocar a las cárceles uruguayas entre las PEORES del mundo.


Colectivo Noticias Uruguayas


 La llegada del narco y la corrupción en Uruguay 
 La Junta Anticorrupción considera que la llegada de inversiones extranjeras y la creciente actividad del narcotráfico pueden ser focos de corrupción que hay que investigar.
http://youtu.be/aTfll2pzp10




El Muerto |||: Las peores cárceles del mundo


Política 27.4.12
Esto es derecho, humano
 Las cárceles uruguayas | Columna de opinión. 


Por involucrar como antagonistas más destacados a policías y delincuentes, la crisis perpetua en las cárceles uruguayas suele considerarse en una sola de sus dimensiones: la seguridad ciudadana. Al olvidarse de que también se trata de la peor crisis de derechos humanos desde la restauración democrática, el gobierno, la oposición, la Policía, sus sindicatos, los medios de comunicación y amplios sectores de la sociedad mueren con los ojos abiertos y sin atinar a contribuir con soluciones reales.
El viernes pasado hubo un tiroteo en el penal de Libertad. Murió el preso que lo inició y dos policías resultaron heridos. Mucho se ha hablado del tráfico de armas dentro de las cárceles como una pincelada de la “fiesta” de drogas y violencia que, según esa pintura, disfrutan los reclusos. Pero poco se habla de la amenaza o directa transgresión que por eso sufren los derechos a la vida y a la salud de los presos y los trabajadores de esos establecimientos. Quienes violan esos derechos humanos son los funcionarios que dejan ingresar esas armas, por corruptos o ineptos, y el propio Estado, que ha fracasado en su tarea de garantizar el control.
Una asociación de policías, integrante del PIT-CNT, respondió con una medida alejadísima de cualquier práctica sindical eficaz y decente: suspendió las visitas de los familiares de los presos a las cárceles. Como si en el sector de la salud, en lugar de disponer huelgas, ocupaciones o piquetes, se impidiera el ingreso a los hospitales de los acompañantes de internados. Como si por eso fueran a gozar de más seguridad. Muy por el contrario, encendieron un motín.
Esta medida viola los derechos a la salud, a la alimentación adecuada y a la rehabilitación. Los presos dependen de esas visitas para recibir alimentos y medicamentos, y para gozar de una contención mínima necesaria para la misión de “profilaxis del delito” consagrada por la Constitución. Y los familiares deben dedicar varias horas con cada visita, por la tortura de la revisión física y el traslado, sin tener siquiera la posibilidad de enviar paquetes por encomienda desde sus lugares de residencia. O sea que los guardias de las cárceles violaron derechos humanos de los presos y de sus familias para protestar contra el ingreso de armas, del que son culpables sus compañeros de trabajo corruptos o ineptos, a los que sería bastante fácil identificar y sancionar si el sindicato ayudara en la tarea.
De las drogas que se consumen en los establecimientos de reclusión también se habla mucho, así como de la participación de policías corruptos en ese tráfico. Poco se dice de la escasa disponibilidad de servicios de salud para los presos adictos: una sola psicóloga atiende a los 3.000 residentes en el Comcar, “y su única función” es la burocrática y periódica evaluación de su estado, según informó ayer el periodista Armando Sartorotti en el sitio web de El Observador.
Tenía que ocurrir un motín que destruyera instalaciones cuya reconstrucción costará siete millones de dólares para que el oficialismo, la oposición y hasta el presidente de la República se mostraran preocupados por la corrupción y la ineptitud en las cárceles, anunciaran por enésima vez que se vienen los escáneres de metales y clamaran por encargar a las Fuerzas Armadas el control de las visitas. Y ni el más ingenuo de los uruguayos puede confiar en las garantías de respeto por los derechos humanos y la transparencia que presentan las Fuerzas Armadas. ¿Cuánto tardaría en aparecer en la guardia militar algún corrupto, algún violento, algún cruel?
Como se olvida de la dimensión de derechos humanos de esta crisis, el senador blanco Jorge Larrañaga cuenta sólo parte de la historia cuando afirma que en las cárceles “mandan los presos”. Cuando mandan en alguna medida los presos, lo hacen junto con aquellos policías que, por corruptos o ineptos o de puro malvados, los dejan mandar y los mandan a ellos.
Sí, está bien. La búsqueda de las causas del caos actual puede remontarse a gobiernos ajenos al Frente Amplio, con la implantación de legislaciones de “mano dura” que endurecieron las penas y crearon delitos nuevos, acompañada por jueces que usaron el procesamiento sin prisión como excepción y no como regla.
Pero fue el gobierno de José Mujica el que logró la aprobación parlamentaria de un presupuesto elevadísimo para construir celdas, actualizar la tecnología usada en la vigilancia de las cárceles y mejorar las condiciones de vida y las posibilidades de rehabilitación de sus habitantes, sumergidos en un “estado de emergencia humanitaria” declarado por Tabaré Vázquez en el primer día de la primera presidencia frenteamplista. Eso pasó hace siete años, durante los cuales las soluciones sólo parecen apurarse cuando pinta un motín o un tiroteo. En el medio, murieron 12 presos achicharrados en Rocha, y ni eso ha servido para recordar que los delincuentes pierden su libertad pero no su humanidad, ni los derechos que les corresponden por ser humanos.
Marcelo Jelen
 La onu lo sabe
  Leer mas:

Quién custodiará los custodias 
  El ministro de Defensa Nacional Eleuterio Fernandez Huidobro informó que serán ochenta los efectivos militares que trabajarán en el control de las cárceles y confirmó que está llegando un escáner que se implementará a la brevedad. http://youtu.be/1fkE8UI-Wgo

 Un motín legítimo que aprovecha el narco
 Hay varias aristas que convergen en el asunto del arribo del narco capital al Uruguay junto con las inversiones,  una sociedad marginal que se hacina en las cárceles y barrios perisféricos y la violencia que el narco genera, en "ajustes", muertes y una guerra no declarada que en centroamérica ya hace estragos.

27/04/2012 12:03

http://youtu.be/hnS5lhyfKv4

Diez claves para entender la crisis en las cárceles uruguayas

¿Los familiares de presos no serán controlados?. ¿Los militares controlarán a los policías? Altas fuentes de Presidencia contradicen al subsecretario de Defensa
1. MILITARES CONTROLAN POLICÍAS. Los militares realizarán el control de ingreso a policías que trabajen en las cárceles. Lo harán usando pasamontañas y sin identificaciones para que no correr riesgo de vida ante la creciente posición dominante de los narcos dentro del esquema penitenciario.
2. ¿FAMILIARES DE PRESOS NO SERÁN CONTROLADOS? Los familiares de presos no serán revisados al ingreso durante las visitas reglamentarias. Lo informó hoy el subsecretario de Defensa, Jorge Menéndez a radio Carve. Sin embargo, altas fuentes de Presidencia  sostienen que los militares tendrán el poder del controlar a presos y también a familiares, cuando así lo estimen necesario.
3. CONTROL DESPUÉS DE LAS VISITAS. La revisación interna de armas y drogas se realizará directamente a los presos luego del horario de visitas. Los encargados serán los policías guardiacárceles.
4. FAMILIARES BENEFICIADOS. En principio, esto recoge la aspiración de los familiares de los presos -que pasan largas horas sujetos a largos operativos de revisación.
5. ¿EL PROBLEMA ESTÁ EN LOS FAMILIARES? Esta decisión contradice la opinión del coordinador de Cárceles de la zona metropolitana, Eduardo Pereira Cuadra, quien señaló que los familiares de presos son parte del problema, y constituyen el principal factor de ingreso de armas y drogas en las cárceles.
6. ¿EL PROBLEMA ESTÁ EN LA POLICÍA? La decisión afirma, por el contrario, la posición del presidente Mujica que policías corruptos hacen extras vendiendo armas y drogas dentro de las prisiones. El precio de un arma dentro del Penal de Libertad es de 20.000 pesos.
7. DECLARACIONES INCÓMODAS DEL JEFE. No es casual que la posición del jefe carcelario se haya debilitado después del último motín. El gobierno prepara su salida del cargo. El propio Pereira Cuadra venía advirtiendo a las autoridades de la gravedad de la crisis desde hace al menos tres meses. Sus declaraciones culpando de la situación a narcos y políticos incomodan al gobierno. De filiación nacionalista, el inspector general (r) volvió al cargo en Cárceles ya jubilado y cuando estaba trabajando como jefe de seguridad en el sector privado. Ahora su nombre suena como Jefe de Policía de San José.
8. POLÍTICOS DETRÁS DEL MOTÍN. Pereira Cuadra señala que dirigentes políticos mantuvieron contacto con uno de los jefes narcos, quien opera desde el Penal de Libertad e instigó el motín en Comcar. El jerarca dijo que tiene pruebas (mensajes de texto y números de teléfono) de esto. El narco  busca el fin de una serie de beneficios que habían tenido su fin en los últimos meses. Para ello, habría conspirado para "desestabilizar" y denunciar la corrupción policial en el flamante Instituto Nacional de Rehabilitación.
9.  UN "DURO DE CANDIDATO" Brecha difundió hoy que el ministro Bonomi ofreció el cargo de coordinador a un viejo conocido de las cárceles: el ex coracero Enrique Navas, quien fue director nacional entre 2002 y 2006. Su nombre sorprendió inclusive a altos jerarcas del gobierno, porque Navas fue despedido durante el gobierno de Tabaré Vázquez a causa de discrepancias con el ex ministro José Díaz. El perfil "duro" de Navas contrastaba con el la liberación de 700 presos y el "plan de humanización" del sistema carcelario impulsado por Díaz. La candidatura de Navas pone de manifiesto las diferentes concepciones en materia de seguridad pública entre las administraciones de Tabaré Vázquez y José Mujica.
10. COSTOS Y ACTUALIZACIÓN TRASLADOS. Ayer se trasladaron 272 presos desde el Comcar: 196 al Penal de Libertad  47 a Punta de Rieles, a La Tablada 29. Hoy se realizará el traslado de 250 reclusos más. A las 15.30 horas, el Ministerio del Interior dará a conocer la lista de los trasladados y sus nuevos destinos. En total había 1.160 presos en los módulos 4 y 5 del Comcar. Ambos quedaron completamente inhabilitados. La reparación llevará por lo menos 7 meses y costará unos 8 millones de dólares.

El narco made in USA es una amenaza militar
Ver El Blog del Narco
Atención!!! es una página con imágenes muy sensibles


Si soltaron a los Peirano, las cárceles uruguayas también  son vulnerables al Narco (con la complicidad política y judicial uruguaya)

 
Leer mas:

 Las Fuerzas Armadas uruguayas un reino de corrupción e impunidad

 Armados hasta los bolsillos


Qué Pasa 
 La elite carcelaria

 Los 32 narcotraficantes internacionales presos en Libertad viven con privilegios mientras se teme una operación comando para rescatarlos.

Fabián Muro
Son la elite carcelaria: 32 narcotraficantes internacionales que, atrapados en Uruguay, cumplen condena en un módulo especial del penal de Libertad. Son gente poderosa y, aún allí, mantienen algunos privilegios propios de la gente poderosa. Incluso detrás de cuatro candados y una guardia perimetral siguen inquietando a las autoridades.
Vienen en su mayoría de Colombia, Bolivia, México, Argentina y Brasil, entre otros países; también hay uno que llegó desde Croacia. Están separados del resto de los reclusos y varios de ellos tienen los beneficios que, al parecer, corresponden con su estatura criminal: teléfonos, amenidades varias y, sobre todo gracias a su aislamiento, protección del violento entorno del resto del Penal.
"Tienen celulares, heladeras, televisores, playstations y libros, entre otras cosas", dice uno de los guardias del penal de Libertad que tuvo que trabajar con ellos (y que pidió no ser nombrado).
Hace dos meses, se mudaron a los módulos más nuevos del penal de Libertad, los que reemplazaron a las "latas". Ahí están encerrados y disponen de sus días casi siempre bajo un régimen de relativa tranquilidad. "Tienen duchas con agua caliente, andan tranquilos cuando salen a pasear de a cuatro y cuando te toca cuidarlos, esa semana trabajás poco", continúa el guardia, quien agrega que hasta ahora no vio a ninguno de ellos adquirir la costumbre del mate.
Pero aunque ellos estén tranquilos, su presencia genera temores. La semana pasada se supo que Inteligencia tenía indicios de que narcos estarían comprando terrenos cercanos al penal de Libertad para preparar una operación comando que libere a los presos. Desde la empresa que es la principal operadora inmobiliaria de San José, Diego Perdomo Propiedades, se desconoce si se concretaron esos negocios, pero uno de los vendedores calificó el indicio como "improbable".
Hasta ahora se escapó solo uno: el israelí Al Yoram, conocido como el "Rey del éxtasis"; fue vuelto a capturar en Brasil un año después. En su momento trascendió que también intentaron liberar al colombiano Gustavo Durán Bautista, apresado en una operación donde fue incautada media tonelada de cocaína. Es uno de los "pesados" que está en Libertad.
También se especuló que los narcos podrían haber estado detrás de la movilización del personal de guardia el fin de semana pasado, instigando a aquellos que ganan unos 13.000 pesos por mes para que protesten por condiciones laborales que implican jornadas que pueden estar entre las 12 y las 18 horas de trabajo.
"Eso es una maniobra para desviar la atención del problema sindical", dice el policía que tuvo contacto profesional directo con los narcos de los nuevos módulos. "A veces pasa bastante tiempo entre que uno está en un pabellón y vuelve. La rotación está pensada para entre otras cosas evitar que se formen vínculos entre presos y carcelarios", comenta.
Los 32 reclusos de los nuevos módulos -ocho personas en cada uno de los cuatro "contenedores"- estarían en la cima de la escala jerárquica de los narcos atrapados. Por el poder que puede comprar el dinero, por una red de contactos que es multinacional y por conocimientos que van más allá de lo que se adquieren en la universidad de la calle, los 32 forman un grupo aparte entre los aproximadamente 1.200 presos que en la actualidad se encuentran en esa cárcel.
Hay otros rasgos que los distinguen. Uno de ellos es la edad. Varios ya superaron los 40, y Durán Bautista, por ejemplo, ronda los 60.
"Una de las cosas que más requiere este grupo de reclusos es atención médica. Algunos de ellos tienen problemas de salud crónicos", dice el comisionado parlamentario para las cárceles, Álvaro Garcé, quien agrega que en el mundo carcelario, tener más 35 años es ser viejo. "Una persona así es considerada de otra generación, despegados, para la inmensa mayoría de los presos", dice Garcé.

Los problemas de salud pueden deberse a la edad, sí, dice Garcé pero también "porque se trata de gente que rara vez estuvo presa, y que cuando cae puede somatizar algunos problemas".
Por lo general, también tienen estudios que abarcan más que Primaria completa. Eso haría que las lógicas empleadas para negociar y solucionar conflictos no siempre tengan que involucrar actos de violencia, que es lo más común que ocurre en el resto del penal.
"Ellos están ahí, juntos y en esas condiciones, porque fueron derivados hacia ahí por la Dirección del penal", sostiene el guardia. "Y como son el grupo que menos dificultades da -`nunca una riña, son muy educados`, dicen quienes han convivido con ellos- cuidarlos generalmente les toca a los policías más veteranos y mejor posicionados, aunque la guardia siempre es rotativa. Sin duda son los mejores para trabajar. Si los tratás bien, ellos te tratan bien".

Varios de los que forman parte de esta brigada internacional de narcos son mexicanos, atrapados luego de la Operación Pájaros Pintados. El arresto de cinco ciudadanos de ese país, y dos bolivianos que hacían de soporte, fue el primer indicio de la presencia de los intereses de los principales carteles de la droga del mundo en el país (ver recuadro).
Sobre la presencia de los mexicanos se ha afirmado que serían la vanguardia de los poderosos carteles que hoy dominan la distribución de cocaína y la producción de marihuana en el mundo. Aunque algunos operadores judiciales relativizan esa afirmación y sostienen que quien fue señalado como el cabecilla de la banda sería primario absoluto.
Abajo de este grupo están aquellos recluidos por menores cantidades de drogas, y que ocupan el primer y segundo piso del penal. Forman parte de la población más problemática, en parte debido al consumo y tráfico de pasta base, la droga que cambió todo para peor en las cárceles uruguayas, de acuerdo al comisionado Garcé.
Liberar. Las declaraciones de jerarcas policiales, acerca de que podrían haber planes para liberar a algunos de los narcos más importantes, puso en alerta al Ejército que se encarga de la guardia perimetral de la cárcel y que reclamó poder disparar sus armas en aquellas oportunidades que lo consideren necesario.
Un abogado que representó a dos ciudadanos extranjeros que hoy están entre los presos de Libertad y que prefirió el anonimato, dijo que esas versiones son "vender humo".
El presidente del Sindicato Único de la Policía (SUPU), Luis Clavijo prefirió no opinar sobre la verosimilitud de esta amenaza, pero señaló que en caso de que fuera una posibilidad concreta, los efectivos que trabajan en el penal no están en condiciones de enfrentarla.

"El nivel de nuestros policías, desgraciadamente, no alcanza para trabajar en una cárcel de máxima seguridad", una visión que el mismo Clavijo dice está en el extremo opuesto de lo que expresó el director del Área Metropolitana del Instituto de Rehabilitación, Eduardo Pereira Cuadra.
El comisionado Garcé no tiene una opinión formada sobre el riesgo de un intento de liberación pero dice que, si existe, al tomar estado público este riesgo se disipa.
Clavijo no descarta que haya policías corruptos. De hecho, el que el narco israelí Al Yoram pudiera fugarse fue atribuido a los sobornos que éste habría pagado a los encargados de custodiarlo. Para cerciorarse de si algunos de los guardias fueron susceptibles a la influencia de los narcos, Clavijo y otros dirigentes del SUPU llevaron a cabo una investigación interna entre aquellos que participaron de la medida. "Ahora todo eso está en manos de nuestros abogados", dice.
Con todo, Clavijo dice que atrás de esto puede haber más de un interés encontrado. Gran parte del poder o de la influencia que puedan tener los narcos recluidos depende de lo que puedan ingresar clandestinamente al penal. Y en ese trasiego oculto se juegan cargos, sumas de dinero y la capacidad de tomar decisiones que afectarán la vida de todos los recluidos.
En esa ruta de drogas, armas, teléfonos y otros artículos confluyen tres grupos: los presos, los policías y los militares, quienes por ley están habilitados para revisar a todos los que entran y salen del penal, incluso a los policías.
Esto generó molestar entre algunos efectivos. "Algunos sindicalistas se van a calentar por lo que digo, pero yo estoy de acuerdo con que nos revisen", dice Clavijo. "El policía de abajo no va a trabajar en auto. Cuando ocurren cosas así, generalmente no son los policías de a pie los que las hacen, aunque hay de todo".
De acuerdo a un experto en seguridad pública del sector privado, que solicitó no ser mencionado por su nombre, la Policía no está capacitada para controlar este ingreso. "No tienen la disciplina, el equipamiento o los recursos humanos para esa tarea. El Ejército llegó al sistema carcelario para quedarse", dice.
Para Garcé, este punto no tiene dos lecturas. "Es una ley. O se cumple o se cambia". Es ahí -en el control de lo que entra y sale- donde se puede hacer algo para cambiar las condiciones de vida y de trabajo de los reclusos en todas las cárceles, no solo en Libertad. Y no solo de los grandes narcotraficantes, sino de todos los presos, da a entender el comisionado.
Controlar con mayor eficacia el ingreso de aquello que los narcos usan para influir o aumentar su poder sería una medida que incide sobre el poder de éstos.
No se ha divulgado el vínculo que pueden haber formado los extranjeros con los operadores locales de la droga y con el resto de los reclusos. Aunque cuanto más tiempo permanezcan -Durán Bautista ya lleva tres años en Uruguay- más probable es que puedan capacitar a criminales locales en las múltiples formas que hay para ingresar y trasladar grandes cantidades de droga -básicamente, cocaína- desde los países productores del sur hacia los consumidores en el norte.
En el menudeo ya hay bastante capacitación local.
 TODOS LOS DIAS SON KILOS Y KILOS....SI DEJARÁ GANANCIAS ESA INDUSTRIA QUE LE SACAN LA DROGA Y SIGUEN "IMPORTANDOLA"



ESCALONES Y NACIONALIDADES

Abajo de los que se encuentran en el grupo de los 32 y que en su mayoría son latinoamericanos, están aquellos que se encargan del tráfico a mediana escala: uno o algunos kilos de cocaína que intentan pasar en algún auto o equipaje por el aeropuerto. "Ahí hemos visto que se ha incrementado la presencia de ciudadanos europeos, sobre todo españoles", dice el comisionado parlamentario carcelario Álvaro Garcé. "Y en el escalón inferior están las mulas, aquellos que llevan la droga encima. Ahí hay algunos ciudadanos africanos".

Hoy acá, mañana no se sabe

Qué pasará con algunos de los narcos extranjeros cuando salgan de las cárceles uruguayas dependerá en gran medida de los pedidos de extradición que tengan los sujetos. También si Uruguay tiene o no un tratado de extradición con el país de origen o el que solicita a la persona. El abogado Carlos Álvarez Cozzi dijo a Qué Pasa que si no existe un tratado de extradición, para los casos de crimen organizado rige el Convenio de Palermo, un tratado ratificado por la gran mayoría de los países.

Los cárteles de México

Sinaloa

Surgió en la década de 1990, en el Estado del mismo nombre, sobre el océano Pacífico y durante varios años tuvo un único oponente de peso, el cartel del Golfo. El gobierno de Estados Unidos lo acusa de haber importado 200 toneladas de cocaína entre 1990 y 2008.
Zona de influencia
Dieciséis países. El más grande de los carteles, es uno de los dos con influencia en Uruguay. Como todos los demás, opera en alianza con los carteles colombianos y divisiones de las FARC .

Golfo

Nacido para competir con el de Sinaloa, entró en el radar de las autoridades en la década de 1990 junto a su estructura armada, Los Zetas, formado por ex militares; luego se separaron. Desde febrero de 2010, los principales carteles se alinearon en dos facciones: una que integran los cuarteles de Juárez, Tijuana, Los Zetas y el Beltrán-Leyva; y la otra donde están los carteles del Golfo, Sinaloa y La Familia.
Zona de influencia
Tienen presencia en 16 países, entre ellos Uruguay.

Juárez

El más viejo de los carteles, operativo desde la década de 1970. De allí salió el famoso "Señor de los cielos", Amado Carrillo Fuentes. La violencia en Ciudad de Juárez -más de 6.000 asesinatos en siete meses de 2010-, fue esgrimida por el gobierno de México como una razón para solicitar ayuda de Estados Unidos.
Zona de influencia
Cuatro países, entre ellos Argentina. Tiene alianzas con los Zetas, el cartel de Tijuana, los paramilitares colombianos Erpac y el cartel colombiano Los Rastrojos.

Tijuana

Fue fundado en la década de 1980 por los hermanos Arellano Félix: Francisco y Eduardo. Se enfrentó al de Juárez cuando intentó asesinar a Carrillo Fuentes. La alianza con el cartel del Golfo se forjó, según informes no confirmados, en una cárcel donde los líderes cumplían sentencia.
Zona de influencia
Siete países, todos en América Central y del Norte. Tuvo alianzas con cuatro carteles colombianos, varios frentes de las FARC, y varios carteles mexicanos.

Beltrán leyva

Se fundó en 2008, escindida del Cartel de Sinaloa. De acuerdo a expertos colombianos, es el cartel con mayor potencial. Según otros, la organización estaría debilitada por los enfrentamientos con el cartel del Sinaloa, que hasta el año pasado mató a unos 5.000 mexicanos. Por su líder, Héctor Beltrán Leyva, hay una recompensa de cinco millones de dólares.
Zona de influencia
Cuatro países. Menos con el cartel de Sinaloa, mantuvo alianzas con todas las organizaciones de su país.


Militares controlarán el ingreso de las cárceles




.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada