jueves, 5 de septiembre de 2013

Los mas incompetentes, los mas baratos, los mas confiables

Uruguay: Los mas incompetentes según el patrón
http://www.weforum.org/issues/global-competitiveness

Al Foro Económico Mundial no le gustan los sindicatos




5 de setiembre 2013
Por segundo año consecutivo, la economía uruguaya perdió competitividad, según la medición que realiza el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés). El talón de aquiles de la economía uruguaya, a los ojos de los empresarios locales, está en el mercado laboral. De hecho, el país se posiciona en el último escalón en la encuesta realizada en 148 países en materia de flexibilidad a la hora de determinar salarios y la relación que existe entre la compensación a los trabajadores y su productividad.
El Reporte anual de competitividad global 2013-2014 elaborado por el WEF, muestra un deterioro del indicador de competitividad global de Uruguay de 1,9%, alcanzando el valor más bajo desde el informe 2008-2009. De esa manera, el país retrocedió 11 lugares respecto al año pasado en el ranking mundial, del puesto 74 al 85, la mayor caída que tuvo lugar entre los países del continente.
A diferencia del índice del tipo de cambio real, que mide la competitividad en precios de la economía, a través de una serie de indicadores y encuestas a empresarios de cada país el WEF realiza un indicador de competitividad estructural de las economías, compuesto por 12 pilares que recogen los principales elementos que hacen atractivo a un país para las actividades económicas.
Según el informe, la fuerte caída de la competitividad de Uruguay respecto al resto del mundo durante el último año, se debió a “un deterioro de las condiciones macroeconómicas”, “condiciones laborales restrictivas” y un “debilitamientos en la calidad de la educación y la capacidad de innovación”.
El pilar más flojo para Uruguay en materia de competitividad es el de la eficiencia en el mercado laboral, donde la economía local ocupa el puesto 139 de las 148 evaluadas.
Uruguay es el país en el mundo donde los salarios están más disociados respecto a la productividad, según el resultado de la encuesta a los empresarios. El indicador registró una caída importante en los últimos años y hoy se encuentra en el nivel más bajo, al menos desde el año 2006, cuando inicia la serie comparable. Lo mismo sucede con el indicador que mide la flexibilidad para la fijación de salarios, donde Uruguay aparece como el país más rígido del mundo.
Según dijo a El Observador el ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, existe “un sobredimensionamiento y un sesgo” por parte de los empresarios a la hora de evaluar la eficiencia del mercado laboral. Brenta cuestionó que el relevamiento del WEF muestra solo una “percepción” por parte del empresariado y no indicadores objetivos. Además, sostuvo que la visión de los empresarios desestima factores clave, como la contribución a la estabilidad social que generan la negociación colectiva y el proceso de formalización del empleo, por el cual “Uruguay es tomado como ejemplo mundial por la OIT (Organización Interancional del Trabajo)”.
“A algunos empresarios les molesta que exista negociación colectiva, pero es considerada un derecho humano fundamental”, enfatizó el ministro.
El relevamiento de las encuestas en Uruguay está a cargo de los profesores Bruno Gili e Isidoro Hodara de la Universidad ORT. Según explicó Gili a El Observador, la evaluación que hacen los empresarios uruguayos respecto a la eficiencia del mercado laboral es un factor determinante para explicar la posición que ocupa Uruguay en el índice de competitividad global. Según sostuvo, si en vez de un puntaje de 3,4 –en una escala de entre uno y siete–, el país tuviera una calificación de seis en esa área –como los países que encabezan el ranking–, Uruguay pasaría del puesto 85 al 60 en materia de competitividad.
El catedrático de Planificación Financiera señaló que la rigidez percibida por los empresarios a la hora de fijar los salarios no refleja como único elemento el descontento de los empresarios con la regulación del mercado laboral.
Sostuvo que debe se suma además el hecho de que el país haya alcanzado “su máximo potencial de producción de capital humano” y hoy enfrente una escasez de trabajadores especializados, al tiempo que la demanda laboral carece de diversificación y eso tensa aún más el mercado laboral y la capacidad de las empresas para incidir sobre el salario.
Fases del desarrollo
El WEF evalúa de manera distinta a los países de acuerdo a la etapa del desarrollo en la cual se encuentra. El organismo considera que Uruguay está en transición entre la segunda y la tercera –y última– fase del desarrollo, de ser una economía impulsada por la eficiencia a la innovación.
Según señala el informe, algunos elementos en los cuales Uruguay deterioró su posición en el último año, “ganan importancia conforme el país avanza hacia fases más avanzadas del desarrollo, donde la necesidad de una fuerza laboral capacitada y una alta capacidad de innovación se vuelven más cruciales para aumentar la productividad de la economía”.


Mamaderas
5 de setiembre 2013
Demir Pereyra - Fray Bentos,
La diplomática visitó ayer Fray Bentos, se entrevistó con el intendente Omar Lafluf y recorrió la planta de UPM. En diálogo con LA REPÚBLICA, Reynoso dijo que Estados Unidos ve en Uruguay como “un socio comercial muy importante”, destacó su estabilidad y también las reglas de juego claras. En ese sentido, dijo que “da todos los pasos posibles para asegurar que inversionistas americanos tengan conocimientos de las protecciones que existen acá”.
Aquí en Uruguay, agregó, “la inversión y el capital tienen uno de los más altos niveles de protección posible, en el Hemisferio”. Julissa Reynoso en horas de la mañana ingresó al predio de la planta de UPM, recorrió la planta, donde también almorzó junto a la comitiva y en compañía del intendente de Río Negro, Dr. Omar Lafluf. Fue recibida por el gerente de Planta Jussi Pentila, y gerentes de otras reparticiones. La visita de la representante diplomática al departamento de Río Negro culminará hoy. Reynoso también se reunió con autoridades de diferentes sectores del departamento, la filial local de la Alianza Cultural Uruguay-Estados Unidos y con el Grupo de Mujeres Emprendedoras.
Hoy iniciará la jornada visitando la Escuela de Sauce en el medio rural, centro educativo donde asisten 17 alumnos entre niños y niñas de la zona. La embajadora dijo que hay que poner “énfasis en reincorporar a los niños al sistema educativo, llevando la educación de manera creativa a la franja rural del departamento. Sobre el viaje de Mujica a EEUU, que será en noviembre, dijo que los temas comerciales serán “los puntos más importantes de la agenda” bilateral.

Los salarios mas bajos



.

 Economía 5.9.13
Haciendo fuerza.
Ayer, y con la presencia del subsecretario del Ministerio de Economía y Finanzas, Alejandro Antonelli, el Instituto Cuesta Duarte (ICD) del PIT-CNT presentó su informe de coyuntura del período 2012-2013.

Cuesta Duarte estima que crecimiento de 4% permitiría aumentar salario mínimo nacional.
Para los investigadores del instituto, el informe coincide con un “momento especial” de la coyuntura nacional: el Parlamento discute la última Rendición de Cuentas de la administración actual y es la tercera semana de negociación colectiva. Milton Castellano, director del ICD, consideró que el documento “aporta elementos al debate que el país necesita”.
En un contexto internacional que “no ha sido ni promete ser favorable para el país”, el economista Pablo da Rocha comentó que se espera que Uruguay crezca a una tasa de 4% en los próximos años. Por eso, el también economista Hugo Bai destacó que el contexto “no es preocupante” ya que “últimamente se perciben en la prensa escenarios como si fuéramos a entrar en recesión” y la realidad es que con la tasa proyectada se continuaría con un ciclo de crecimiento ininterrumpido de diez años.
En cuanto a la región lo que “más preocupa” al ICD es la situación de Argentina, principalmente por las medidas proteccionistas que continúan imponiendo barreras al ingreso de mercadería, además de los controles a la salida de divisas. Por otro lado, sin embargo, los “enormes esfuerzos de complementación” con Brasil “auguran una salida” a la situación actual.
En cuanto a la competitividad del país, Da Rocha hizo hincapié en la necesidad de contar con una visión “multidimensional y multicausal” del factor, con medidas adicionales al tipo de cambio real ya que, en primer lugar, consideró que éste “es un indicador de corto plazo y [la competitividad] debe considerarse también a mediano y largo plazo”. Además, subrayó que “existen más factores explicativos” de la competitividad, como el desarrollo de los sectores exportadores, la inversión en investigación y desarrollo, los procesos de producción utilizados y la capacitación y calificación de los trabajadores empleados, entre otros. Para observar una mejora en la competitividad del país, Da Rocha considera necesario procurar “mayor dinamismo y participación” tanto en los mercados como en los productos.
El investigador del ICD consideró que “el desafío de mantener un dólar competitivo por lo general choca con el objetivo de reducir los niveles inflacionarios”, y respecto de la inflación (“principal depresor de los salarios”) aseguró que “se espera una desaceleración”, pero estimó que “serán necesarias medidas por parte del Ejecutivo como las que se aplicaron en años anteriores” 
-por ejemplo el congelamiento de precios y la baja de tarifas en UTE- para que “no supere 9%” al cierre del año.

Buscando la superficie

Si bien Uruguay está en un momento de “cifras récord” en el mercado de trabajo en cuanto a la cantidad de ocupados y la tasa de desempleo, datos que consideraron “alentadores”, hay problemáticas que al instituto de la central sindical le parecen “alarmantes”. Una de ellas es la situación de los jóvenes menores de 25 años y de las mujeres, sectores que presentan las cifras de desempleo más altas. Otra son los 411.000 trabajadores que se encuentran en situación de informalidad, 25,6% del total de ocupados en el país. En este sentido, para Da Rocha es necesario seguir mejorando las “condiciones de la calidad del trabajo”.
Por último, Bai ahondó en la situación de los trabajadores que perciben salarios “sumergidos”, término que el ICD utiliza para referirse a los salarios líquidos inferiores a 14.000 pesos. Como ya había estimado anteriormente el ICD (ver la diaria del 20/06/13), casi 800.000 trabajadores asalariados (es decir, en relación de dependencia) perciben salarios sumergidos: 50,3% del sector privado y 19,5% del público. Bai aclaró que “es un problema que afecta a todos los sectores”, pero entre los asalariados del sector privado se concentra en las actividades primarias (ganadería, agricultura y pesca), el servicio doméstico, el comercio y en los restaurantes y hoteles, donde la proporción de trabajadores con salarios sumergidos es de 67%, 66,3%, y 61,5% (para las dos últimas), respectivamente.
En el Estado, los funcionarios del Ejército y de la Policía son los más afectados: 54% y 31,3%, respectivamente, perciben ingresos líquidos por debajo de los 14.000 pesos. El problema se agrava entre los trabajadores en situación de informalidad; 80,5% de éstos perciben salarios sumergidos, siendo los del sector primario y los de comercio (en proporción) los más perjudicados.
En cuanto a las negociaciones colectivas en curso, el ICD considera que “el Poder Ejecutivo ha buscado mitigar las presiones inflacionarias sobre los salarios a partir del manejo de las expectativas”, pero esto “modera las posibilidades de crecimiento del salario real”. Para los investigadores del instituto, el “techo” de 3% impuesto al crecimiento del salario real implica una “falta de visión del impacto que tiene la política salarial en términos distributivos”. En este sentido, entienden que la realidad “exige profundizar en los avances conquistados” en dos sentidos: “Acelerar la mejora del salario mínimo nacional”, que viene creciendo pero a niveles inferiores a los del Producto Interno Bruto del país, e “incrementar la mejora salarial de los sectores más sumergidos”.
. .




0 comentarios:

Publicar un comentario