miércoles, 16 de octubre de 2013

Deuda pública



ACTUALIZACION AL 30 DE JUNIO DE 2013
AUTOR: William Yohai (16 de Octubre de 2013)
miembro de la Red de Economistas de Izquierda del Uruguay 


Revisamos, como de costumbre, con los números actualizados en la mano, la evolución de la deuda pública hasta la fecha del título. La fuente de la información es la página web[1] del Banco Central del Uruguay (BCU).

Analizaremos la evolución de algunas variables al respecto en relación a su estado al 30 de junio de 2012, o sea, 1 año atrás. Esta perspectiva nos parece más orientadora que el análisis trimestre a trimestre.

El monto total de la deuda bruta del sector público global ha crecido U$S 3.300 millones. Un 12%. Alcanzaba, entonces, a la fecha citada (cierre del segundo trimestre del año) los U$S 30.877 millones.

La deuda neta (deuda bruta menos activos de reserva sin contrapartida de los sectores público y financiero) montaba U$S 23.146 millones. El crecimiento respecto a un año antes es de un 8% en términos porcentuales (U$S 1.695 millones en términos absolutos).

La deuda bruta en relación al PBI[2] alcanzó 58%. Hace un año era 57,74%

Dicha relación pero para la deuda neta (según el criterio descrito supra) alcanzó el 43,5%. Hace 1 año el guarismo era de 41,55%.

Como se ve la variación, en este plano, es poco significativa.

Sigue creciendo el porcentaje de la deuda nominada en "pesos". Alcanza el 61% frente a un 52% un año antes. La deuda nominada en dólares es ahora (30 junio, claro) apenas el 35% del total.

Como venimos afirmando hace tiempo los "pesos" son en realidad mayoritariamente unidades indexadas (UI); un 48,52% (prácticamente la mitad) de la deuda bruta total del sector público. Del total de la deuda pública, entonces, apenas el 12,69% está nominada en pesos uruguayos.

De acuerdo a la información conocida al día de hoy (con aproximación) el grueso de ésta son letras de regulación monetaria que se están colocando a tasas de interés del entorno del 14% anual y a plazos cortísimos: 80 a 360 días. Una verdadera calesita financiera.

La devaluación que se ha producido entre junio de este año y el día de hoy, un 4,5% aproximadamente, apenas disimula lo violento de esta tasa de interés. De mantenerse estas circunstancias (una devaluación anual de ese orden y una tasa de interés del 14%) el país consolida una pérdida de grandes proporciones. El BCU paga una tasa en dólares que se aproxima al 9,5% (14 menos 4,5) y consigue por sus colocaciones (se desconoce el detalle de las mismas, pero podemos inferir que el promedio se acerque a las del bono del tesoro de EEUU a 10 años) alrededor de un 2,5%. Para la parte de las colocaciones en UI los datos son similares. Resulta difícil, calcular con exactitud las pérdidas que este "juego" le provoca al país. Para tener una idea: en letras de regulación monetaria (las antedichas emisiones de deuda a plazos muy cortos) sumando pesos y unidades indexadas hay emitidos el equivalente a U$S 8.743 millones. Si estimamos una pérdida anual equivalente al 6% de ese monto (ya vimos que puede ser mayor) llegamos a una cifra del orden de los U$S 500 millones anuales.

Cifra que, para contextualizar, podríamos equiparar a la construcción de 10.000 viviendas de tipo cooperativo cada año.

Fruto de esta pérdida es el empeoramiento del perfil por plazos que presenta la deuda pública: mientras que para fines de junio de 2012 los vencimientos (sumando capital e intereses) antes de un año eran de U$S 5.500 millones, para el 30 de junio de este año el mismo dato era de 7.729 millones. Un incremento realmente sorprendente.

Para terminar; los pagos anuales de intereses previstos (1 de julio de 2013 hasta 30 de junio de 2014) sumaban, calculados a aquella fecha, U$S 1.362 millones. Cifra ésta que debemos relativizar dado que los pagos varían día a día al son del ritmo de emisión de deuda de corto plazo que lleva adelante el BCU.

El empeoramiento del perfil de los pagos a corto plazo tiene un significado ominoso. En efecto; todas las tasas de interés mundiales se mueven al ritmo de la del bono del tesoro de Estados Unidos a 10 años. Hace un año la misma era de 1,53%. Hacia el 1 de julio de este año había subido al 2,58%. Este aumento porcentual del 1% que puede parecer menor "mueve" toda la escala de tasas de interés. En particular incide sobre las que paga nuestro país al contraer nueva deuda. Un reflejo de ello: la tasa del 14% para las colocaciones de corto plazo en pesos que mencionábamos más arriba. Si bien el riesgo país[3] de Uruguay no ha variado singificativamente desde el año pasado a éste, y los cambios en la tasa que el mercado exige no modifican los pagos de intereses de la deuda de largo plazo contratada a tasas fijas, la afectación es significativa dada la fuerte composición de deuda en pesos y sobre todo UI que mencionábamos más arriba. Es que la variación de las tasas en EEUU tiene un impacto en los flujos de capital entre el "centro" y la "periferia" que no es proporcional. O sea, llegado a un punto, dicho flujo (que los últimos 10 años ha sido intenso y desde el centro hacia la periferia) puede cambiar bruscamente de signo. Algo de esto ocurrió hace algunos meses cuando la Reserva Federal de EEUU anunció que reduciría el suministro de liquidez al sistema en breve. La tasa de interés saltó hasta casi 3% y provocó grandes movimientos a nivel internacional. En nuestro país y en Brasil se observó un rápido aumento del nivel de precio del dólar (aquí coincidió con una medida administrativa de tipo restrictivo del BCU para el ingreso de capital especulativo) del orden de 10%. La reacción a nivel mundial, incluídos los EEUU, fue tan violenta que la Reserva Federal se vio obligada a dar marcha atrás con los anuncios (no se llegaron a tomar medidas concretas). Hace pocos días esta posición se consolidó: a pesar de que los mercados de capitales (basados en los referidos anuncios) anticipaban una reducción de la mencionada provisión de liquidez, la institución mantuvo el curso.

A MODO DE RESUMEN: LA SITUACIÓN DE LA DEUDA PÚBLICA URUGUAYA ES PEOR QUE HACE UN AÑO. El enlentecimiento del ritmo de crecimiento económico que se puede ver con claridad en las cifras que periódicamente libran los organismos públicos y privados dedicados a estos menesteres, que se reflejan en una caída a su vez de los incrementos en la recaudación fiscal (en última instancia el servicio de la deuda se cumple a través de ésta) incide directamente en el fenómeno de la deuda pública y empeora su pronóstico.

De persistir este enlentecimiento económico los números seguramente empeorarán rápidamente en los meses y años próximos.

No anticipamos una crisis a breve plazo pero el hecho de que, después de un período de 10 años de expansión económica ininterrumpida, la condición de la deuda pública diste de estar mejorando o aún de haberse estabilizado, no habla bien de la sustentabilidad del actual modelo de política económica.

--------------------------------------------------------------------------------

[1] www.bcu.gub.uy

[2] Esta comparación, de deuda (una "variable de stock" con una "variable de flujo" como las llaman los economistas) con PBI no es, en nuestra opinión, particularmente valiosa. Cuando se compara a nivel internacional tiene un valor relativo para dimensionar el "problema de deuda" de cada uno. Sin embargo, la brutal crisis de deuda que se desató en España (a modo de ejemplo) hacia 2009 lo hizo cuando dicha proporción era modesta, del orden de 60%. Japón, para citar otro ejemplo tiene desde hace tiempo una proporción deuda pública/PBI superior a 200% pero no ha experimentado ninguna crisis de deuda. Una mejor aproximación la da el cálculo de la suma de deuda pública con deuda privada en relación a PBI.

[3] Riesgo país es la diferencia de rendimiento entre un bono del país que se analiza (en este caso Uruguay) y un bono con similar plazo de vencimiento de EEUU. Se mantiene bastante estable por debajo de 180 puntos básicos, o sea, 1,8%.

--
Información disponible también en este link: resonandoenfenix.blogspot.com




Pablo Marrero En el siguiente video, en el minuto 26:20, William lee y comenta este artículo:

 

.





0 comentarios:

Publicar un comentario