martes, 1 de octubre de 2013

Los Jaume: La historia de una familia en juicio






Ávaro Jaume es el padre, Diego y Eduardo Jaume son los hijos. Los tres tienen pedidos de procesamiento. El padre con prisión y los hijos sin prisión. El pedido es por los disturbios ocurridos en la Suprema Corte de Justicia el día que se trasladó a la jueza Mariana Mota del ámbito penal al civil.

Álvaro Jaume pertenece a un grupo que denuncia al centro Boiso Lanza como centro de tortura en dictadura. Estuvo dos años clandestino, tres años preso y seis años exiliado en Holanda. La jueza Mota lleva adelante una de las causas en las cuales él es uno de los denunciantes. Por eso estuvo presente el día de su traslado. “Todo el país vio que Mariana Mota no quería ser trasladada, entonces ¿cómo no íbamos a estar ahí?” se preguntó Álvaro Jaume.

Diego Jaume es uno de los hijos de Álvaro, actualmente vive en el campo y dijo que intenta criar a sus hijos rescatando valores que antes eran comunes: el respeto, la solidaridad, la capacidad de entrega y la disciplina, por fuera de las tecnologías de hoy. “Mi padre fue preso político, estuvimos exiliados, no fui ajeno a la militancia. Por eso ingresé en el colectivo por la lucha de la tierra” contó Diego Jaume.

Mirá parte del debate de este viernes en Esta Boca es Mía. También desde tribuna habló el otro hijo de Álvaro Jaume, Eduardo.


.

SERÉ CURIOSO: DIEGO JAUME
Un bicho raro asqueado del fútbol
"Viví en un mundo donde la plata era todo y yo sentía que eran ricos pobres y ahora estoy en el campo, donde hay gente pobre que es mucho más rica"
Fotos: Juan Manuel López / Montevideo Portal
Por CÉSAR BIANCHI
Diego Jaume pide que la charla la tengamos en su campo de Sauce o, por lo menos, en un sitio con mucho verde de fondo. El fiscal Gustavo Zubía pidió su procesamiento sin prisión por considerarlo un agitador, un militante radical antisistema. Apareció en TV junto a su padre, un ex preso político que sufrió la tortura en dictadura, desafiando a la Justicia cuando la Corte decidió el traslado de la jueza Mariana Motta.

Este revoltoso productor rural, de 39 años y padre de cuatro hijos, no tiene celular ni computadora, nunca tuvo una cuenta de email y no se viste con ropa de marca. Y aunque parezca mentira, llegó a ser un futbolista de élite: fue capitán de Nacional, jugó doce años en España, y hasta integró la selección uruguaya. Pero este rara avis del deporte dice que los códigos del fútbol lo asquearon. "Concentraba en un hotel cinco estrellas y me daba cuenta que no iba con mis tripas. Entonces me fui al campo", confiesa. Hoy alterna sus días entre la cría de terneros y la militancia política comprometida.

-Te fuiste a los cuatro años a Holanda, dado el exilio político de tus padres. ¿Cómo fue tu infancia en ese país europeo?
-Vivimos dos años en Ámsterdam y cinco en un pueblito cerca de Rotterdam de nombre impronunciable. Recuerdo de añorar mucho Uruguay, y eso que yo hablaba holandés y casi no hablaba en español. Mis viejos nos obligaban a hablar en español, pero lo que nos nacía a mí y a mi hermano era el holandés. Hicimos mucho deporte: fútbol, tenis, judo, natación. Teníamos una independencia absoluta. Sí sufrí mucho el clima, siempre muy nublado, lluvioso, al sol raramente lo veías.

-Era, hace tres décadas, el comienzo de la liberalización de Holanda...-Sí, un país increíblemente abierto a la libertad de cada uno. No sólo en la marihuana, también en cuanto al respeto por la diversidad sexual o en cuanto a tomar con naturalidad el cuerpo humano. Yo les cuento a mis hijos que se tapan entre ellos, y en natación nos cambiábamos todos juntos niños y niñas en el mismo vestuario, sin ningún pudor. Era una gran libertad. Y era un país con justicia social, independientemente del partido. Es una cuestión de idiosincrasia. Mi viejo (NdeR: el ex preso político Álvaro Jaume) trabajaba en una fábrica y nosotros vivíamos en una casa que nos dio el Estado. Te la daban en función de tu empleo, de los hijos que tenías y de que tus hijos tuvieran educación y practicaran deporte. Pero ojo, sin el concepto nuestro de garronear...


"Mi viejo me inculcó: 'Que la gente entienda lo que estás haciendo, si no lo entiende, quedás aislado. Y eso está mal'".


-Tu viejo fue una gran inspiración en tu vida...-Sí, el viejo y la vieja, pero el viejo por la conducta. Él la marcó con su ejemplo de vida, no tanto por adoctrinarnos y nosotros la mamamos.

-¿Cuándo te enteraste de todo lo que había vivido él en los años de dictadura y que había sido torturado?-Yo había inventado que mi viejo había robado un banco. Él era estudiante de Economía, militaba en la FEUU y el GAU (NdeR: el grupo ilegal de izquierda Grupos de Acción Unificadora) y él me decía que había querido cambiar el mundo, pero con la gente, convenciendo a la gente. Yo veía a mi viejo leer a Marx, Lenin, Engels, Mao... yo no tanto. Aunque leí sobre la vida del Che, de Mao, pero no seguí tanto las corrientes. Mi viejo me inculcó: "Que la gente entienda lo que estás haciendo, si no lo entiende, quedás aislado. Y eso está mal".

-¿Cómo nace el futbolista?-El deportista desde muy chiquito. Eso también me lo inculcó mi viejo, que era militante y deportista. Lo que se dio de casualidad fue el futbolista profesional, de élite. A los 11 años volvimos a Uruguay y fui a jugar al baby fútbol al América de Parque Miramar y en séptima todo el América se fue a Defensor Sporting y yo fui. Quedé libre en Defensor, pero estudiaba y además trabajaba, era jardinero. Así que formé una cooperativa para hacer jardines con dos amigos y seguí estudiando. Me fui a jugar a un equipo de la divisional B de Pando, River de Lagomar se llamaba. Tenía 14 años y mis compañeros iban en pedo a jugar... y yo concentraba, no salía de noche, no tomaba. Creo en eso de "hagas lo que hagas, tomátelo en serio", aunque no me pagaran, eh. Me acuerdo que jugamos una final de Tercera y la noche anterior salieron todos y me pasaron a buscar para ir a bailar. Yo no salí, me cuidé, y al otro día salimos campeones. Me quedó grabado... Ahí me vio un loco y me dijo "¿por qué no vas a probarte a Montevideo?" Me di una segunda oportunidad y fui a la quinta de Huracán Buceo. Y así arrancó la historia, debuté en Primera en 1993 y ya no paré.

-En 2005 llegás a Nacional, equipo del que te habías hecho hincha. Pero recuerdo que el estacionamiento de Los Céspedes estaba lleno de Audi, BMW, Ferrari y vos tenías estacionado un Fusca ¿del...?-Del 73. Y eso también me pasó en España. La revista española Don Balón hizo una nota donde ponía los mejores autos de los futbolistas y en esa lista estaban Roberto Carlos del Real Madrid con una Ferrari, un Audi, un Porsche, y lo mismo Figo, Beckham y otras estrellas. Y después, en otra lista, estábamos los que no le dábamos importancia al auto. Y lo encabezábamos dos uruguayos: Álvaro Núñez y yo, los dos en el Numancia. Yo tenía un Seat Ibiza que me había dado el club para moverme y nunca lo cambié. Me sobraba plata, pero nunca compartí eso del glamour, de todo lo que acompaña al status del futbolista.

"Como yo elegí volver al campo, a Sauce, quería ir todos los días para ahí en un auto común y no llamar la atención".


-¿Pero cuáles eran los argumentos para salir de esa burbuja y sus beneficios, que todos tus colegas desean disfrutar al llegar a Primera?-No me gusta la ostentación. Mis viejos son de clase media trabajadora. Hay cosas que marcan lo que sos, la esencia, y bajar de un cochazo le podía chocar a la gente humilde. Tuve discusiones por cómo vestirme con mi ex mujer. Allá en Europa nos daban trajes Armani y Versace para vestirnos, yo me lo ponía porque era un uniforme del club fuera de la cancha, pero si no, no. Y además creo que el auto que tengas y cómo te vistas, refleja cómo sos. Y como yo elegí volver al campo, a Sauce, quería ir todos los días para ahí en un auto común y no llamar la atención. Mis hijos estudiaron ahí, entre gente humilde.

-Cualquiera puede decir que sos el Pepe Mujica del fútbol: vivís de acuerdo a cómo pensás, sos austero, andabas en un Fusca cuando eras capitán de Nacional y él tiene un Fusca... ¿Te molesta esa comparación o es atinada?-Es atinada. El Pepe era nuestro ídolo. Nosotros militamos de jóvenes, yo acompañaba a mi viejo a todas las marchas y escraches, y el Pepe era legislador e iba a todos lados en su motito Vespa, re humilde. El otro día hizo un discurso impresionante contra el imperialismo, contra el consumismo, súper humanista... pero él apoya y trae la megaminería, que está comprobado que contamina. Dice todo eso y después se reúne con Soros y Rockefeller. Entonces que no haga ese discurso... o no te reúnas con esos multimillonarios.

-Vos no tenés celular ni computadora. ¿Se puede vivir en 2013 sin tener esos dos aparatos y no sentir que te estás perdiendo de mucho?-Se puede, sí.

-Ponele que llegás tarde a una cita, y con un mensaje de texto avisando que estás retrasado lo arreglás. ¿Cómo hacés?-Voy a un teléfono público -que cada vez quedan menos- y llamo para avisar. Intento ser coherente con mi forma de pensar. Yo llegué a esto después de vivir 12 años en Europa, algunos de ellos ganando muy buena plata...

"Mis compañeros se hablaban por celular ¡de piso a piso y de cuarto a cuarto! No compartían tiempo charlando, relacionándose".


-¿Qué es muy buena plata?-Y 30.000 dólares por mes, ponele que te quedan 20 porque pagás mucho impuestos, y está bien. Yo ganaba mucho de sueldo y pagaba mucho de impuestos, y me parecía justo. Pero te contesto lo que me preguntabas: en el '99 en el Numancia nos regalaron un celular último modelo y yo dije "no, muchas gracias" y me miraban con cara rara. Nuestro ómnibus, antes del 2000, tenía wifi. Yo no lo precisaba, pero además, veía en mis compañeros cómo el celular impedía el relacionamiento humano. O sea: el relacionamiento por la tecnología reemplazaba la comunicación personal entre las personas. En aquel momento, ¡imaginate hoy! Yo los veo a mis hijos...

-¿Y has podido con tus hijos?-Los dejo libres, que hagan como quieran. Pero cuando vienen a verme saben que no tengo computadora, no tengo internet, entonces se les complica. Que ellos decidan libremente. Te decía: yo vi el furor del relacionamiento por mensaje de texto en vez de hablar, o desde 2007 el Facebook. Se hablaban por celular ¡de piso a piso y de cuarto a cuarto! Los tipos eran: el plasma, el celular, la televisión... no compartían tiempo charlando, relacionándose. Comían mirando el celular. Entonces, en 2003 ya no quise más esa vida y con mi mujer compramos una chacra en Sauce, y empecé de a poco a irme alejando.

-Ahí te volvés al país: primero a Defensor y después a Nacional, pero finalmente volvés a España y terminás siendo ídolo en el Hércules...-Sí, porque el vasco Goicoetxea -famoso porque quebró a Maradona- me quería sí o sí, y ya voy más experimentado. En aquel momento me expulsaban con mucha frecuencia en Nacional y empecé a tener alguna diferencia con Daniel Carreño, que era el DT, y bueno, tomé lo de volver a España.

-¿Y por qué te retiraste a los 34 en el Hércules? ¿Te asqueaste del fútbol y su entorno?-Exactamente... me asqueé de los códigos del fútbol y de su entorno, porque físicamente me sentía bien y tenía un año más de contrato. Acá en Uruguay cuesta creer el profesionalismo, acá el más vivo es el que entrena poco, el que garronea o talentea. Y yo doy el máximo, también en los entrenamientos. Acá en Uruguay me cansé de estar diciéndole todo el tiempo a los jugadores más jóvenes: "che, cuidate, no salgas de noche"... porque después no rendían o a veces rendían igual, ¡pero sin salir de noche podían rendir mucho más! Eso me calentaba. Como yo tenía el liderazgo, porque era capitán, eso me fue desgastando.

"En Uruguay me cansé de estar diciéndole todo el tiempo a los jugadores más jóvenes: 'che, cuidate, no salgas de noche'"


-¿También te molestaba el entorno? Digo: los contratistas, los amigos oportunistas, las botineras, la droga...-Sí, claro que me molestaba todo eso. Y además veía que todo eso influía. Escuchabas que un contratista decía: "No pasa nada, hacete el lesionado que igual te vendo a Europa" y los jugadores les hacían caso. Y como muchos eran de estratos bajos, sin estudios, no tenían cómo defenderse. Y pasaban de golpe a ganar un millón o millón y medio de dólares.

-¿Y vos nunca estuviste cerca de dejarte tentar por todo eso?-Esas tentaciones las tuve en Nacional, pero siempre fui fiel, entonces yo estaba casado y no me tentó la noche ni las mujeres. No tuve representante, excepto (Héctor) "El Pichón" Núñez algún año... después me manejaba solo: hablaba directamente con el presidente del club. Llegué a Europa, terrible profesionalismo, pero descubro que se arreglan partidos, se venden los jugadores, pero como algo normal. Me pasó a mí mismo: el Hércules se vendió entero el último año. Y de 25 sólo dos nos enfrentamos a esa situación. Encaré al técnico y le dije "¿cómo puede ser? Es una vergüenza, ¡se están vendiendo!" y me dijo "esto es normal, Diego". Yo tenía un contrato en la mesa con un mejor sueldo para el año siguiente y dije que no. Y lo otro: concentraba en un hotel cinco estrellas, el Astoria Golf, y no me sentía... ese lujo no iba con mis tripas. El fútbol, la cancha, me encantaba, pero todo lo demás: los autos, la ropa, las mujeres, las charlas superficiales de los jugadores en los vestuarios a ver quién tenía el mejor celular o el mejor auto, todo eso me cansó. Ahí me vine a Uruguay, y al campo.

-¿Nunca pensaste en dirigir?-Sí, hice el primer año para ser entrenador en Murcia y pretendía revalidar materias y terminarlo acá, para ser entrenador de inferiores y juveniles. Acá vine con la idea de manejar un campo en Casupá y además ser entrenador de inferiores en Nacional o Defensor Sporting. Pero no me aceptaban el año y tenía que hacer el curso desde cero. Ahí pensé: "me tomo un año sabático, un respiro del fútbol, y dentro de un año hago el curso". Me fui al campo... y me compró el mundo del campo, todo lo opuesto al fútbol. Me atrapó.

-¿Cuál es tu tarea hoy en el campo?-Yo crío terneros, hago guachera (terneros guachos), los compro con un par de días de tambo, los llevo a casa y les doy la mema. Tenés que estar arriba del bicho. Este año crié 95 terneros machos holando. Yo los crío, después los engordo y los vendo a un frigorífico. Son dos meses que parece la pretemporada: no hay vacaciones ni feriados, desde las 5 de la mañana vivís para el bicho. Yo aplico el sistema neozelandés, entonces tengo 25 hectáreas y siete novillos por hectárea y alimento los terneros por franjas, entonces al ir rotándolos en la alimentación, siempre va creciendo el pasto.

"Fui educando mi sensibilidad. Hoy no se educa a los gurises para que se preocupen por el más desvalido y pobre"


-Esa actividad la mechás con tu compromiso político...-Sí, siempre lo tuve. Pero no política partidaria. Fui educando mi sensibilidad. Hoy no se educa a los gurises para que se preocupen por el más desvalido y pobre. Mi viejo nos educó así y él era el primer ejemplo. Jubilado del fútbol, me dediqué mucho más a la militancia. Ahora agarré la causa de luchar por la tierra y sus recursos naturales en Sauce. Y, claro, estoy contra la megaminería. Yo estuve en Alicante y vi de cerca los cráteres que deja la megaminería.

-¿Qué pueden decir tus ex compañeros de Defensor Sporting o Nacional que hace una semana te vieron por televisión y se enteraron que un fiscal pide tu procesamiento y el de tu padre? Ahora sos un revoltoso, pero no en una cancha de fútbol sino en la Suprema Corte de Justicia...-Recién estuve en Los Céspedes y estuve charlando con Iván (Alonso) y algún otro, y creo que les cuesta preguntarme algo. Muchos ya me conocían. Yo siempre hice hincapié en enseñarles las enseñanzas del exilio, de lo que fue la tortura... Los que no jugaron conmigo y me ven por tele en las manifestaciones no deben entender nada, o deben pensar que necesito fama nuevamente y quiero cámaras. Y los que jugaron conmigo, en la selección ponele, ellos saben que ya fui raro en el fútbol: no salía de noche, no tomaba ni fumaba. A ellos les llama menos la atención mi compromiso político.

-¿Qué pensás del pedido de procesamiento del fiscal Gustavo Zubía?-Me impactó su forma de ver las cosas, su pensamiento fascista. Ese día, el 15 de febrero, fuimos a apoyar a la jueza (Mariana) Motta, que la iban a trasladar y tenía las causas de crímenes del Estado en la dictadura. Yo estaba por el caso de mi viejo, porque Motta agarró los casos de tortura en el centro de Boiso Lanza y a mi viejo lo torturaron ahí. Y uno de los casos que más le impactó a ella fue el de mi viejo... Como mi viejo aguantó y no cantaba, hicieron pasar a mi hermano (Eduardo) en la sala de tortura mientras lo torturaban a él. Después lo sacaron y pusieron un cassette con llanto de niño y le dijeron a mi viejo: "cantá porque si no vamos a torturar a tu hijo, y lo vamos a matar". Entonces, nos sacaban a la jueza Motta y nos sacaban la esperanza. Aparte que los delitos de lesa humanidad no caducan ni prescriben. Cuando fuimos a la Corte fue para hacer sentir que nos habían robado la esperanza. Estábamos apoyando espontáneamente, y éramos centenares aplaudiendo... Y entran los coraceros a pegar palos con una violencia inusitada.

-Hace un rato me dijiste que Mujica era tu ídolo...-Sí, una ilusión, una referencia... Cuando ganó el Frente en el 2004 yo voté a Tabaré con la lista del Pepe. Pero a la siguiente elección ya no los voté, voté en blanco. Ya no son los mismos. Es que se animaron a hacer cosas que ni la derecha: vendieron siete millones de hectáreas a extranjeros, cuando en el mundo entero es al revés, ni Estados Unidos vende hectáreas, porque sabe que es el futuro. ¡Y un gobierno de izquierda en Uruguay fue el que más vendió! Y después, las papeleras, la megaminería... El Frente no es izquierda. Es peor que la derecha: porque la derecha es auténtica, se muestra como es. Pero la gente está adormecida.

"El Frente no es izquierda. Es peor que la derecha: porque la derecha es auténtica, se muestra como es"


-Capaz que alguien lee esta entrevista y piensa: "este tipo es un resentido".-No, todo lo contrario. Llego a ciertos pensamientos a raíz de muchas formas de vivir: hice dinero, vivo cómodo y con tranquilidad, elegí lo que quería ser. Jugué al fútbol al más alto nivel. Me siento un privilegiado. Pero sí: hay cosas del sistema que no me gustan. Viví en un mundo donde la plata era todo y yo sentía que eran ricos pobres y ahora estoy en el campo, donde hay gente pobre que es mucho más rica.

-¿Sos feliz?-Creo que sí. Los animales buscan la felicidad todo el tiempo: el mejor pasto, la mejor comida, el mejor refugio. Y nosotros también buscamos el bienestar. Creo que la felicidad pasa por ser coherente con uno mismo y yo lo intento. Encontré una felicidad que ya no encontraba en el fútbol.


Montevideo Portal / César Bianchi
Fotos: Juan Manuel López


martes 1 de octubre del 2013
Eduardo Barreneche
En una reunión realizada ayer, la agremiación de representantes del Ministerio Público salió al cruce de las "opiniones agraviantes" sufridas por el fiscal Zubía desde que solicitó el procesamiento de siete indagados por la asonada en la Suprema Corte de Justicia. La jueza Gabriela Merialdo tiene hasta fines de octubre para decidir.
Una resolución de la Comisión Directiva de la Asociación de los Magistrados Fiscales del Uruguay (AMFU), firmada ayer por Sergio Palomeque (secretario general) y Juan Gómez (presidente), señala que Zubía, como titular de una fiscalía penal, se rige por las normas constitucionales, legales y reglamentarias comunes a todos los representantes del Ministerio Público. Agrega que, por lo tanto, goza de independencia técnica y funcional que en cada caso particular gobierna la actuación del fiscal.
Tras aclarar que el propio Zubía solicitó que la Asociación se pronunciara sobre las críticas que afectan la institucionalidad del Ministerio Público, el gremio de fiscales dijo que cualquier ciudadano tiene el derecho de opinar sobre fallos de cualquier operador judicial pero no emitir calificativos negativos sobre alguno de ellos.
"Esta Asociación rechaza las expresiones agraviantes contra la persona del doctor Gustavo Zubía o de cualquier integrante del Ministerio Público que afecten el libre ejercicio de su función, ajenas a la libre expresión de ideas", expresa la directiva del gremio de fiscales.
Recuerda que aquellos ciudadanos disconformes con fallos judiciales tienen a disposición herramientas legales para revertirlos.
Las principales críticas contra Zubía provinieron de los abogados Gustavo Salle y Juan Fagúndez. Salle defiende a la líder de Plenaria Memoria y Justicia, Irma Leites, mientras que Fagúndez representa al ex guerrillero tupamaro Jorge Zabalza y a Álvaro Jaume y al activista ambiental Diego Jaume
Salle dijo ayer a El País que la vista fiscal "es netamente política" porque Zubía "no tuvo más remedio" que explicar en cinco o seis carillas por qué no imputaba el delito de sedición para los siete indagados.
"El problema es que con el delito de sedición, Zubía tenía que pedir el procesamiento con prisión de unos cuantos fraudeamplistas", dijo en alusión a dirigentes del Pit-Cnt que participaron de la manifestación en rechazo del traslado a una sede civil de la jueza Mariana Mota. La magistrada tramitaba la mayoría de las causas de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura. Por eso recibió el apoyo de dirigentes gremiales frenteamplistas, organizaciones no gubernamentales y grupos de ultraizquierda como Plenaria Memoria y Justicia.
El 15 de febrero, unos 300 manifestantes concurrieron a la sede de la Suprema Corte de Justicia con la consigna "Mota no se va". Alrededor de unos 100 llegaron hasta el primer piso y una veintena logró irrumpir en la sala donde se realizaba el acto de nombramiento de magistrados, según señala la investigación judicial.
Salle reiteró que dentro de los 300 manifestantes que irrumpieron en la sede de la Suprema Corte había diputados, fiscales, actuarios, defensores de oficio y dirigentes sindicales.
"Zubía no pudo tipificar el delito de sedición a todas esas personas porque se le armaba un lío político enorme", dijo.
Salle indicó que, en su escrito donde solicita el procesamiento de siete acusados, el propio Zubía utiliza el verbo seleccionar. "No hace falta ser muy inteligente para darse cuenta que la selección de personas es ideológica", insistió. Agregó que Zubía apunta hacia "un enemigo de paja" inventado por el gobierno que son los radicales.
El jueves 19, Fagúndez afirmó a El País que es "absurdo" identificar a siete personas (de las más de 300 que estuvieron presentes en la ocupación de la sede de la SCJ) en base a filmaciones "editadas".
Fagúndez acusó a Zubía de manipular las pruebas para llegar a un dictamen acusatorio. "Un fiscal no puede mentir, ocultar o tergiversar los hechos para que le encuadre una acusación. Eso sí puede ser delito y será otra de las etapas de la estrategia de defensa", expresó el abogado en una conferencia de prensa realizada en la sede de Adeom.
Zabalza, por su parte, indicó que el Poder Ejecutivo propició "un clima de impunidad" y fue en ese marco que el fiscal Zubía, "que tiene una visión propia del terrorismo de Estado", se encontró "en libertad para ensañarse con aquellos que siguen defendiendo la verdad y la Justicia".

Anarquía.

Grupos radicales, entre ellos Plenaria Memoria y Justicia, protagonizaron incidentes en protestas ambientales frente a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) el 25 de julio y en las marchas del 14 de agosto -se recuerda a los mártires estudiantiles- y en la del 24 de agosto -en conmemoración de los enfrentamientos frente al Hospital Filtro.
El jueves 26 de septiembre, bajo la consigna "Tocan a uno, tocan a todos", unos 300 radicales marcharon desde la Universidad de la República hasta el Ministerio del Interior.
Hubo pintadas anarquistas en los muros de la sede de la Cancillería y en cortinas metálicas de locales comerciales ubicadas sobre la avenida 18 de Julio. La movilización fue tensa. Hubo varios incidentes entre encapuchados y periodistas.
La marcha se detuvo a una cuadra del Ministerio del Interior (Paraguay y Mercedes). La Policía dispuso varios vallados y grupos de choque custodiaban detrás de los mismos.
Dos oradoras criticaron a la Policía por infiltrar marchas y lograr el procesamiento sin prisión de dos radicales -uno uruguayo y otro peruano- que rompieron un cajero automático, efectuaron pintadas en fachadas de comercios y causaron roturas de vidrios en una iglesia en la movilización del 14 de agosto pasado.

Alianza Nacional advierte riesgo de "lo político sobre lo jurídico"

La bancada parlamentaria de Alianza Nacional criticó las presiones y cuestionamientos públicos que recibieron en los últimos días el fiscal penal Gustavo Zubía y la jueza Gabriela Merialdo tras el pedido de procesamiento de siete acusados por la asonada en la Suprema Corte de Justicia. Los cuestionamientos provinieron tanto del Pit-Cnt como de sectores afines a la ultra izquierda. "Ante la sucesión de hechos y declaraciones que pretenden ejercer indebidas e ilegítimas presiones sobre las decisiones del Poder Judicial, la bancada de legisladores de Alianza Nacional declara su enérgico rechazo a las mismas", señala el comunicado. Expresa su apoyo irrestricto "a la independencia de poderes del Estado basada en el principio constitucional de separación de poderes y base fundamental de nuestro sistema democrático".
"Asimismo advierte sobre los riesgos que entrañan para la vigencia del Estado de Derecho las conductas, hechos y opiniones que pretenden la primacía de lo político sobre lo jurídico", dice Alianza.
Agrega que defenderá a "ultranza" la independencia de jueces y fiscales.
.
La Asociación de Magistrados Fiscales del Uruguay (AMFU) rechazó las “expresiones agraviantes” vertidas en los últimos días contra el fiscal Gustavo Zubía. El gremio manifestó el legítimo derecho de todas las personas de opinar sobre las resoluciones judiciales, pero cuestionó los agravios contra el fiscal Zubía..

 
La Asociación de Magistrados Fiscales del Uruguay (AMFU) rechazó las “expresiones agraviantes” contra el fiscal Gustavo Zubía, que solicitó el procesamiento de siete personas por la ocupación de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), y aseveró que los fallos de los fiscales solo “obedecen” a los preceptos emanados de la Constitución de la República y las leyes.
El gremio emitió un comunicado donde destaca el “legítimo derecho” de todos los ciudadanos de opinar sobre las resoluciones fiscales o judiciales, pero rechazó “las expresiones agraviantes contra la persona del Dr. Gustavo Zubía o de cualquier integrante del Ministerio Público que afecte el libre ejercicio de su función, ajenas a la libre expresión de ideas”.
Zubía solicitó recientemente el procesamiento con prisión de Jorge Zabalza, Irma Leites, Álvaro Jaume y Patricia Borda, como responsables de un delito de “atentado agravado”, y sin prisión de Diego Jaume, Eduardo Jaume y Aníbal Varela, como coautores del mismo delito, por su actitud durante la ocupación de la SCJ, el día que se procedió al traslado de la jueza Mota a un Juzgado Civil.
La requisitoria de Zubía generó una andanada de críticas por parte de algunos de los siete imputados y organizaciones sociales. Los militantes aseguraron que se trata de “una causa política”, cuyo único objetivo es “criminalizar” la protesta social. Incluso, Zabalza aseguró que el fiscal “tiene una visión ultrafascista de la sociedad” y recordó el pasado militar del padre y del tío de Zubía.
Ante esto, el gremio manifestó su rechazo a las “expresiones agraviantes” contra Zubía, luego que el propio fiscal planteara el tema en la Comisión Directiva. “Sin perjuicio del derecho a la libertad de expresión que se reconoce a todas y todos las ciudadanas y ciudadanos de la República, y en ese marco, el legítimo derecho a opinar, sea en el acuerdo o en la discrepancia respecto a las resoluciones fiscales y/o judiciales emanadas de los órganos competentes en cada materia, esta Asociación rechaza las expresiones agraviantes contra la persona del Dr. Gustavo Zubía o de cualquier integrante del Ministerio Público que afecte el libre ejercicio de su función, ajenas a la libre expresión de ideas”.
Asimismo, la AMFU ratificó “en la forma más enfática que pueda concebirse, que los Magistrados del Ministerio Público, a la hora de intervenir en los casos bajo su conocimiento, únicamente obedecen a la Constitución y las leyes de la República, de acuerdo a su formación y convicciones profesionales”. Los fiscales afirman que quienes no compartan la conclusión de Zubía en el caso, pueden recurrir a las “vías legales” aptas para controvertir el dictamen.



EL ENTREVISTADO DE HOY

por Hugo Bruschi
Como es costumbre en este programa destinado a conocer la opinión de la gente, sobre temas relacionados con el quehacer nacional, hoy contamos en el estudio, con la presencia del Sr. Felipe González, Jubilado, 72 años de edad, amante de nuestra música rioplatense y de raíz folclórica. Bienvenido al programa.
Entrevistado: Muchas gracias.
Periodista: Así que le gusta la viola?
Entrevistado: Desde niño escuchaba música rioplatense. En  casa sólo se escuchaba a Gardel, Magaldi, Corsini, Antonio Tormo, Los Chalchaleros, Atahualpa Yupanqui, etc. Aún tengo en mi poder aquellos discos vinílicos de 78 y luego en 33 revoluciones. Tengo una gran variedad, pero menos de Gardel.
Periodista: Pero Ud. me dice que en su casa escuchaban a Gardel.
Entrevistado: Por supuesto, pero mi padre decía "que Gardel no cantaba por encargo" y que sonaba mejor en la radio y por sorpresa. Esas cosas del viejo, Ud. me entiende....
Periodista: Pero exceptuando a Gardel que es nuestro, los demás que Ud. mencionó son argentinos y nosotros también tenemos algunos referentes.
Entrevistado: Desde luego, yo le hablaba de mi niñez, luego fueron surgiendo voces uruguayas que encaraban el folclore desde otra perspectiva y encarando la problemática social. Es decir el paisaje, sin olvidar al hombre que lo habita, sufre y pelea.
Periodista: Tuvimos algunos grandes como Zitarrosa, Aníbal Sampayo, Los Olimareños, Numa Moraes, Viglietti, El Sabalero y tantos otros que no recuerdo.
Entrevistado: Daba gusto escuchar aquella gente, aquellas voces de denuncia.
Periodista: Y Ud. no cree que hoy también están pasando cosas, que merecerían ser denunciadas?Entrevistado: Por supuesto que sí, pero eso queda a conciencia de cada uno.
Periodista: Bueno, ahora pasemos al tema que motiva su entrevista y que tiene que ver con todo ese lío que motivó el traslado de la Jueza Mota y que ha derivado en un juicio a 7 personas que concurrieron a la SCJ a manifestar su descontento.
Entrevistado: Mire, en mi modesta opinión, quieren condenar a algunas personas, para asustar a la gente. Fueron más de 300 personas a la Corte ese día y fueron miles y miles de uruguayos que se sintieron solidarizados con  la Jueza y que no pudieron concurrir. Sin embargo eligieron a 7.
Periodista: Yo no creo que la Justicia pueda aplicar criterios selectivos....
Entrevistado: Bueno, pero ya ve Ud. que eligieron a estos 7....
Periodista: Y que fue lo que hicieron, pues de las fotos no surge nada claro al respecto...Entrevistado: Por supuesto que no hicieron nada que se destacara de la protesta general, pero no se olvide que las cámaras los enfocaban permanentemente, lo que significa que estaban siendo marcados de antemano.
Periodista: Puede ampliar un poco.....
Entrevistado: Pero mi amigo, si yo lo enfoco a Ud. durante toda la protesta, de algún modo lo estoy identificando como promotor o referencia de la misma, es decir lo estoy marcando y esas fotos son las que se usan posteriormente para "demostrar" su culpabilidad. Me entiende ahora?
Periodista: O sea que la intención, según su criterio, fue hacerlos sospechosos?
Entrevistado: Sospechosos de ser sospechosos, peligrosos por las dudas. Pero fueron más lejos aún: los juzgaron de antemano y ese fue un juicio mediático aplaudido por gente interesada en que así fuera.
Periodista: Sin embargo aquí tiene que haber algo más que desconocemos....
Entrevistado: Tal vez Ud. tenga razón,pero yo me manejo con la información que va surgiendo.
Periodista: Aquí tengo un ejemplar del diario El País, en donde se dice que el caso está rodeado de un silencio sospechoso, que no le hace bien  a la democracia.
Entrevistado:La democracia en boca del diario El País, me convoca a la risa. Pero algo hay en todo esto y seguramente este diario espera un pronunciamiento del espectro político en torno al caso o mejor dicho de apoyo al pedido de prisión por parte del Fiscal Zubía. Pero esto no sucederá, pues esta gente sabe que fue demasiado lejos y ahora temen a las consecuencias. No se olvide que la campaña electoral ya está en marcha y estas cosas pasan factura. De ahí que se hacen los giles como aquel que tira la piedra y luego esconde la mano. Incluso el Presidente habló de no mezclar política con justicia. Quiere tomar distancia, pero todo el mundo sabe que él tiene una gran responsabilidad en todo esto.
Periodista: El fiscal Zubía ha hecho algunas declaraciones referentes a su familia, pero la Jueza Merialdo ha mostrado un perfil discreto.
Entrevistado: Mire, si este fiscal tuviera un poco de decoro, tendría que haber renunciado a ese expediente, por aquello de "las buenas costumbres" que tal vez no figuren en los códigos, pero que son de sentido común.
Periodista: Haber, Haber... que nos quiere decir?
Entrevistado: Con otras palabras le quiero decir, y  que si yo soy hijo de alguien que fue acusado por torturas y mi acusado es precisamente la misma persona que acusa a mi padre, por una cuestión ética no puedo entender en la causa. Siempre - aún cuando se jure lo contrario - quedará flotando en el aire, la sospecha sobre la imparcialidad que el caso requiere. No le parece a Ud.?
Periodista: Coincido con Ud., pero que se puede hacer entonces?
Entrevistado: Yo no tengo formación jurídica pues apenas fui a la escuela. Seguramente los abogados defensores sabrán como orientar la causa de sus defendidos.Pero la vida me enseñó a emplear el sentido común y el olfato. Este me dice que algo huele mal en todo esto y aquel me dice que lo más sensato sería archivar el expediente, pues está viciado de nulidad.
Periodista: También se rumorea que la Dra. Merialdo no está muy cómoda que digamos....
Entrevistado: Esta es una papa caliente que nadie quiere tener en sus manos. El expediente hace agua por todos lados y las presiones sobre la jueza Merialdo por parte de los Ministros son enormes. Ella tiene en sus manos un expediente que nos recuerda - salvando las distancias - a la parodia montada con Sacco-Vanzetti, es decir un crimen judicial. Si bien aquí no se llegará a estos extremos, el criterio selectivo empleado, es el mismo aquí, como ayer en EEUU. Se busca ejemplarizar en la persona de 7 militantes sociales. No se necesita haber ido a la Facultad de Derecho para entenderlo.
Periodista: Y Ud. que cree hará la Dra. Merialdo?
Entrevistado: Ella tiene 45 días para expedirse y está usando ese plazo para tantear el terreno. Ella sabe lo que tiene que hacer, desde hace mucho tiempo atrás. Pero está entre 2 Fuegos: por un lado los ministros "que temieron por su seguridad" y se sintieron "secuestrados" ( con el local lleno de policías, está permitido reir) y por otro lado su conciencia. Y tendrá que optar entre su "carrera" y la dignidad, entre el rigor profesional que exige la Libertad de una persona  o la ignominia de un ascenso a cualquier precio, aún contra lo que aprendió en la Facultad. Así de sencillo...
Periodista: Se nos ha ido el tiempo y sólo resta agradecerle su presencia e invitar a la audiencia a reencontrarnos el próximo miércoles a la misma hora. Gracias Amigos!!




0 comentarios:

Publicar un comentario