martes, 29 de octubre de 2013

Uruguay retira tropas de Haití

Enviado por Monica Riet

  Telenoche

.28.10.2013

El presidente José Mujica ordenó este lunes en el consejo de ministros retirar las tropas uruguayas de la misión de paz de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Haití (Minustah), instalada en 2004 cuando se concretó un golpe de Estado, y reforzada a principios de 2010 cuando un terremoto destrozó una zona extensa del territorio. Según relataron a El Observador participantes de la reunión realizada en la residencia de Suárez y Reyes (Prado), el mandatario planteó como impostergable quitar a las fuerzas armadas de Uruguay cuando otros países, como Brasil, ya tienen decidido irse.
El ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro, recordó a Mujica en la misma reunión que Uruguay tiene un plan lento y constante de retiro. De hecho, apuntó Huidobro, la Marina uruguaya ya no tiene presencia en ese país, por lo que quedan efectivos del Ejército.
Desde hace varios años, Uruguay es el país que más efectivos militares aporta a las misiones de paz en el mundo en relación a su población. Hay personal también en la misión de mantenimiento de la paz en Congo (Monusco), por ejemplo.
El retiro progresivo de Haití fue anunciado por Uruguay a pocos meses de estallar el escándalo en una base de la Armada en ese país, en el que efectivos sometieron a un joven haitiano. El caso terminó en la Justicia con marinos procesados.
El 4 de octubre, Mujica recibió en su despacho del piso 11 de Torre Ejecutiva al senador haitiano Jean Charles, quien le solicitó su gestión para que tanto Uruguay, como Argentina y Brasil retiren sus tropas de la isla. Según dijo el jerarca de ese país luego del encuentro, el mandatario uruguayo le transmitió su compromiso.



En 90 días, Uruguay dejará de estar presente en Haití a través de sus militares integrantes de las fuerzas de paz de la ONU.
La decisión ya había sido adoptada hace días por el presidente José Mujica y comunicada ayer en la sesión del gabinete ministerial a los integrantes de las carteras.
El Presidente y el gobierno han advertido que Haití ha incumplido con el cronograma establecido en el marco de las Naciones Unidas en cuanto a la convocatoria de elecciones para elegir al nuevo gobierno. Y por ello, Uruguay entiende que ya no tiene razón de ser la presencia de militares uruguayos cuando en el propio país poco se ha hecho para dar soluciones a la situación política que vive la isla.
El próximo paso que dará Uruguay en este proceso de desmantelamiento militar en Haití, que insumirá unos 90 días, es la comunicación oficial a la Organización de las Naciones Unidas de esta decisión ya firme y la información que se les dará a los países vecinos, como Argentina y Brasil, integrantes también como Uruguay de la Minustah.
La misión a la que se adhirió Uruguay se instaló en Haití en el año 2004. Desde entonces, el Poder Ejecutivo ha remitido al Parlamento sucesivos permisos para revalidar su permanencia militar bajo el amparo de la ONU y sus fuerzas de paz. En el próximo mes de diciembre, el 31, se debería prorrogar la misión militar actual, enviando un nuevo contingente.
Voceros del gobierno señalaron ayer a LA REPÚBLICA que “nada tuvo que ver” la reunión que el presidente José Mujica mantuvo días atrás con el senador haitiano Moise Jean-Charles para determinar el retiro de las tropas en aquél país. Este senador realizó una gira por los países de la región evaluando la posibilidad de retiro de las tropas. “Los militares de Brasil, Argentina y Uruguay no son realmente los que ocupan mi país, sino que son los que han enviado Francia, Canadá y los norteamericanos”, aclaró en su momento el legislador haitiano.
La fuente consultada aseguró que la decisión del gobierno estriba en el hecho de que Haití ha pospuesto reiteradas veces su compromiso y obligación en convocar a las elecciones nacionales.
Uruguay ha venido aplicando un retiro paulatino de militares. Comenzó con las fuerzas de aire y posteriormente con efectivos de la Armada. Desde entonces, los únicos que permanecían en Haití eran militares pertenecientes al Ejército Nacional, en un número cercado a los 1.000.
La fuente del Poder Ejecutivo destacó también que no se procederá al recambio de militares por profesionales, como oportunamente desde el mismo Frente Amplio se propuso. “Si hacemos eso no hay quien los cuide”, dijo, recordando que “Uruguay ya aportó en su momento a profesionales civiles en Haití, como técnicos de OSE y a funcionarios de la Corte Electoral”. Estos fueron decisivos para la instalación de las plantas potabilizadoras portátiles y para asesorar en cuanto a los procesos electorales, respectivamente.
 Publicado el 29/10/2013


29.10.13

Cláusula democrática

Uruguay retirará sus tropas de Haití si ese país no realiza elecciones legislativas.
Las elecciones legislativas en Haití debieron haberse realizado en 2010, pero hasta el momento el presidente de ese país, Michel Martelly, no ha convocado a las urnas a la población. Ayer, en el Consejo de Ministros, el presidente José Mujica esgrimió este motivo para pedir a los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional que concreten “en un plazo lo más breve posible” el retiro de las tropas uruguayas de Haití. El canciller Luis Almagro contactará a sus pares de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para comunicarles la posición uruguaya. Brasil también está preocupado por la falta de concreción de los comicios en el país caribeño.
El 10 de octubre, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó por unanimidad prorrogar por un año más, hasta el 15 de octubre de 2014, el mandato de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (Minustah). Al mismo tiempo, resolvió una reducción de las tropas hasta llegar a 5.021 efectivos.
En el caso de Uruguay, se aprobó una reducción de 33% que ya se está implementando, según explicó a la diaria el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro. “Todo lo que queda de la Armada y un contingente del Ejército está volviendo, en el marco del repliegue ordenado que dispuso la ONU. Se están haciendo las tareas logísticas para el repliegue”, señaló.
Ayer, durante la reunión del Consejo de Ministros, el presidente José Mujica dio un paso más. Expresó la voluntad de que Uruguay retire sus tropas de Haití si ese país no cumple con la obligación de realizar elecciones legislativas. El canciller brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, había expresado una postura similar durante su última visita a Montevideo, la semana pasada, cuando se reunió con Mujica y con Almagro. “Si Brasil se va, nosotros también nos vamos”, afirmó ayer el presidente uruguayo, en la reunión del Consejo.
“Mujica planteó la necesidad de que en un plazo lo más breve posible se repliegue el total de la fuerza uruguaya en Haití. Las razones tienen que ver con la política interna de Haití. Si en ciertos plazos no hay elecciones, no vamos a permanecer ahí”, informó Fernández Huidobro.

Aquella conversación

El 4 de octubre, el senador haitiano Moïse Jean Charles le pidió a Mujica que hablara con sus pares de Argentina y Brasil para concretar lo más pronto posible el retiro de las tropas que esos países tienen en Haití. Charles fue el autor de una moción aprobada este año en el Senado haitiano que solicita el retiro “paulatino” de las tropas de la Minustah de su país.
Charles le relató a Mujica las dificultades económicas y políticas que tiene Haití, y le hizo ver que ya hace tres años deberían haberse realizado las elecciones legislativas. En entrevista con la diaria durante su visita, opinó que la comunidad internacional “está fracasando en Haití”. “Hace tres años que deberíamos haber organizado elecciones [legislativas y locales] y nunca lo hicimos. En este momento, el presidente [Martelly] querría pasar por alto los logros democráticos. Estamos en un callejón sin salida. El propio pueblo haitiano debería movilizarse para deshacerse de Martelly, o la situación se va a complicar aun más”, opinó. Y agregó: “Hay un Consejo Electoral que debía preparar un proyecto de ley electoral y someterlo al Parlamento. Para eso, tenía que pasar por Presidencia, que lo debía transmitir. Lamentablemente, el presidente se quedó con el proyecto durante dos meses y dijo que lo estaba corrigiendo, algo que no tiene derecho a hacer. Después de todas esas modificaciones terminó por mandarlo y la Cámara de Diputados lo votó, aun con algunos puntos que no respetan la Constitución”. Ahora el proyecto está a consideración del Senado. El 2 de octubre, el presidente del Colegio Electoral Permanente de Haití, Emmanuel Ménard, anunció que la fecha provisoria para las próximas elecciones legislativas sería el 24 de enero de 2014, con o sin ley electoral.
Sabremos cumplir
Las Fuerzas Armadas no recibieron ayer ninguna comunicación del gobierno respecto de un eventual retiro de las tropas en Haití. El vocero del Ejército, Mario Stevenazzi, dijo a la diaria que “hasta que no se reciba la orden, no se puede valorar absolutamente nada”, ya que no se sabe “cuál va a ser el escenario”. No obstante, afirmó que “desde el momento en que el ministro dé la orden, se va a cumplir”. Lo único que se analizará es “la forma de cumplirla”. “Hemos participado en muchas misiones que han terminado”, recordó Stevenazzi. Sobre cómo impactará una decisión de este tipo en los ingresos que los efectivos perciben por concepto de su participación en la misión, el vocero indicó que “no se toman decisiones sobre la base de lo que ganan los efectivos”. “Los efectivos ganan algo de dinero, pero cuando se termina, se termina”, dijo. Respecto de la participación de las tropas uruguayas en Haití, recordó que ésta comenzó con “un Haití dominado por bandas y grupos armados; después estuvo el desastre del terremoto”, y hoy se está en “un proceso de transición”, en el que las fuerzas militares dan “el marco de seguridad”. El canciller tendrá la tarea de comunicar la posición uruguaya al resto de los países de la Unasur y al Consejo de la ONU. Almagro está de acuerdo con el retiro total de las tropas de Haití. No obstante, hasta el momento, Uruguay había acompañado la postura de Unasur, en la línea de establecer un cronograma de retiro progresivo de tropas en acuerdo con la ONU.
A partir de lo comunicado ayer por Mujica, el criterio de permanencia o retiro será otro. “Tienen que cambiar las condiciones de democracia en Haití. Ésa es la referencia para nosotros”, declaró Almagro a la diaria. Fernández Huidobro se mostró confiado en que otros países de la Unasur tendrán la misma postura que Uruguay. “Creo que hay países que tienen la misma opinión que Uruguay. No vamos a dar una opinión medio traída de los pelos, esa inquietud está surgiendo en otros países también. Son consideraciones políticas en las que creo que nuestro país no está solo”, consideró. Hasta el momento, ningún otro país de la Unasur manifestó públicamente esa posición. Fernández Huidobro aclaró que en este tema el Ministerio de Defensa “está a las órdenes de la política exterior del Uruguay”.
Natalia Uval


A LA OPINIÓN PÚBLICA
La Coordinadora Por el Retiro de las Tropas de Haití
Ante las expresiones del Presidente Mujica en el sentido de retirar las tropas uruguayas antes de febrero de 2014, queremos señalar.

De concretarse, ese retiro sería comenzar a respetar, por fin, la autodeterminación de este pueblo, violentado por agresiones e invasiones imperiales desde hace varias décadas. Esto es el resultado de la lucha del pueblo haitiano por su soberanía, y la solidaridad de todos los pueblos hermanos.

A su vez, la intención anunciada resulta ser el más claro mentís sobre todas las excusas aducidas hasta ahora para mantener la ocupación.
El fiel cumplimiento del retiro debe ser incondicional, por la vigencia del mencionado principio democrático básico.
Desde hace 9 años la MINUSTAH que integra Uruguay apadrina actos electorales carentes de garantías democráticas, con partidos proscriptos, marginalización del protagonismo popular e su ingerencia directa en los resultados. Tal es el caso de la designación de Martelly como presidente, digitada por la OEA y los EEUU pese a llegar en 3° en la elección según la Corte Electoral Provisional. Hoy resulta más que evidente que la ocupación militar no es ni puede ser la vía para generar una estabilidad e institucionalidad basadas en la soberanía del pueblo.

Reclamamos por eso fuertemente una toma de decisión soberana de RETIRO TOTAL Y ABSOLUTO de las TROPAS UTRUGUAYAS a febrero del 2014 , en consonancia con los mejores sentimientos del pueblo uruguayo contra los crímenes y violaciones de los DDHH cometidos contra el pueblo heroico de Haití.

Destacamos en particular que en forma inmediata, en base a las mismas razones que llevan al retiro de las tropas y ante la justa resistencia emergente del pueblo haitiano, ni MINUSTAH ni las tropas uruguayas deben participar ni sostener ni colaborar, directa  o indirectamente y por ningún medio, en acciones represivas contra dicho pueblo.

A partir del retiro de las tropas se abrirá de una buena vez la puerta de la verdadera y necesaria solidaridad entre los pueblos tal como otros países lo han mostrado, y viene siendo reclamado desde hace años pro el movimiento social uruguayo.

Defender a Haití es defendernos a nosotros mismos.
Fuera ya todas las tropas extranjeras de Haití.
Viva la Autodeterminación e Independencia plena de HAITÍ.


Declaraciones al semanario Brecha de Henry Boisrolin
.

En primer lugar, tengo que reconocer  que la intención  explícita del gobierno de Uruguay de retirarse rápidamente de la ocupación de Haití me sorprendió. Sinceramente, luego de la conversación que tuvimos -el senador Jean-Charles y yo- con el presidente Mujica en su oficina en la Torre Ejecutiva, no pensé que hubiese tan velozmente una posición sobre el tema.  Me sentiría feliz si se concreta y en este sentido,  agradezco en nombre del pueblo haitiano,  esta iniciativa.

Pero es menester reconocer que la resistencia del pueblo haitiano, su rechazo desde los primeros instantes a la MINUSTAH, sus múltiples movilizaciones exigiendo el retiro de estas tropas de ocupación, etc., jugaron - y siguen jugando- un papel insoslayable a la hora de aprehender el fracaso de la MINUSTAH y analizar esta posición del gobierno uruguayo.

Un fracaso que está acompañado de nefastas violaciones a los derechos humanos de distinta naturaleza. Las violaciones sexuales, las represiones a movilizaciones populares y la introducción del cólera en Haití por el contingente de Nepal (miembro de la MINUSTAH) que ya nos costó más de 8.000 muertos y más de 600.000 personas infectadas, son sólo algunos ejemplos de este crimen contra la humanidad. Un fracaso visible también cuando el actual presidente haitiano, Michel Martelly, impuesto por la "comunidad internacional", ha hecho todo para no realizar las elecciones legislativas, municipales, etc. en tiempo y forma -tal como lo plantea nuestra Constitución-. Y si se tiene en cuenta que este retraso en materia electoral lleva más de tres años, el tan difundido objetivo de la MINUSTAH en cuanto a consolidación de las instituciones democráticas haitianas resulta ser un verdadero desastre. 

Por otra parte, desde el 30 de setiembre último pasado, el país se encuentra sacudido por distintas movilizaciones exigiendo el retiro de la MINUSTAH y la renuncia de Martelly. Pues a nadie se le puede escapar que al no realizar las elecciones, el objetivo de Martelly es poder dirigir a partir del segundo lunes de enero próximo por decreto luego de declarar la caducidad del senado, etc. Deriva totalitaria, que pretende hacer retroceder a Haití a la época de la nefasta dictadura de la familia Duvalier. Otra deriva ha sido el arresto ilegal de André Michel, un abogado opositor, y que derivó también en movilizaciones en distintas ciudades logrando la liberación del detenido en menos de 24hs. Como consecuencia de este atropello a las normas constitucionales, el sistema judicial haitiano se encuentra paralizado, puesto que los abogados y el Consejo que reúne a  estos profesionales exigen la renuncia de los responsables como condición indispensable para levantar la huelga declarada luego de la detención de Michel.
En este contexto, queda claro que la MINUSTAH no fue, no es y no será jamás un instrumento para solucionar los problemas del país. Una vez más, es necesario repetir que el pueblo haitiano es el único capaz de hacerlo -como cualquier otro en situaciones difíciles-. La libertad, la democracia, la justicia, no se exportan -y menos aún introduciendo en un lugar fuerzas armadas extranjeras en contra de la voluntad popular-.


0 comentarios:

Publicar un comentario