sábado, 1 de marzo de 2014

Al voto que el alma renuncia


por Hugo Bruschi en el AÑO DE LA DIGNIDAD



 Estas últimas semanas han sido ricas en acontecimientos. Algunos preocupantes como los acaecidos en UCRAINA Y VENEZUELA, otros más de entre-casa y pintorescos, como los que se registran en el Uruguay. La lista es larga y va desde el juicio a los responsables del "affaire" Pluna, pasando por fallidas mediaciones de nuestro presidente, hasta llegar finalmente a un hecho que aparentemente tiene preocupado al mundo del negocio político. La empresa pierde accionistas que ya desconfían de su conducción. Lo que hasta no hace mucho tiempo, era considerado como un estado de ánimo normal para la dirigencia, hoy se ha convertido en un dolor de cabeza que ocupa las primeras páginas de nuestros medios informativos. Se trata del VOTO EN BLANCO-ANULADO-ABSTENCION, ETC.

En un primer momento, los más afectados por la deserción y la falta de confianza en sus dirigentes - el FA -, creyó tener el problema resuelto con la aparición en escena de una esperanza llamada Constanza. Una mujer que ha sido muy "constante" cuando de obedecer se trata, tal vez por aquello de la disciplina partidaria. Y ha votado todo lo que sele encomendó sin mayores sobresaltos, ARATIRI entre otras perlas. Pero para sorpresa de mucha gente, la actividad discrepante de esta senadora, no parece convencer demasiado a los verdaderos discrepantes. Y esto es muy preocupante. Las cifras y las causas que se manejan, varían de acuerdo al politólogo o encuestador. Botinelli por ejemplo, nos hace saber que "el enojo inicial se fue diluyendo con el tiempo", dado que desde aquel " pico inicial de un 16% o estamos en un 6%". A su vez la directora de CIFRA cuyo nombre es Adriana Raga dijo que "se trata de la gente menos politizada y de un sector de Juventud, que ni siquiera sabe el nombre de los candidatos". Bueno, para todos aquellos que creían las cosas al revés, estas revelaciones nos hablan del nivel de los encuestadores, cuando  nò, de la seriedad con que encaran la tarea. La pregunta que surge casi instantánea, es para que preocuparse tanto entonces?
El Muerto, Noticias Uruguayas, las redes sociales Facebook entre ellas, han publicado un artículo de HOENIR SARTHOU que recomiendo leer a todos aquellos que quieran conocer, las causas del descontento. En poco espacio, nos traslada desde la misma fundación del Frente Amplio hasta nuestros días, haciendo notar para quienes no lo saben o se olvidaron, que el mismo Gral. Seregni recomendó desde la cárcel, VOTAR EN BLANCO para conservar la identidad frentista. O sea que votar de este modo, no es ninguna innovación en la materia. VOTAR EN BLANCO O ANULAR EL VOTO NO ES UN ACTO DE INDIFERENCIA, como le quieren hacer creer a la gente, sino un acto de militancia llevado a cabo por los sectores más maduros y concientes de la Sociedad, para decepción de la encuestadora. E incluso para todos aquellos que hacen cálculos, acerca de quienes son los descontentos quiero ahorrarles la tarea investigativa: los encontrarán en las marchas contra la impunidad reinante, por VERDAD-JUSTICIA Y CASTIGO A LOS CULPABLES, los hallarán en los barrios pobres, estigmatizados como potenciales focos de delincuencia debido al color de sus ropas y su pobreza, los encontrarán luchando contra la entrega de la soberanía y en defensa de nuestras riquezas naturales, etc. 


El gran problema radica, en que el ejercicio del voto está tan arraigado en la Sociedad, que mucha gente - la mayoría tal vez - jamás ha pensado que NO VOTAR CANDIDATO ALGUNO, también es un derecho. Aunque en este caso el sistema ya ha tomado sus precauciones, declarando obligatorio el voto. Porqué será? EL VOTO EN BLANCO-ANULADO-ABSTENCION, es una suerte de voto castigo para quienes incumplieron con los mandatos que más de medio Pueblo depositó en sus manos. Es una forma de desobediencia civil y es un acto de responsabilidad y auto-estima. No pienso votar por quien me engaña y estafa mis esperanzas, parecieran querer decir. Y me podrán sanciona pagando una multa, pero lo que jamás lograrán será que los aplauda, pareciera ser el mensaje final. Y de ahí el nerviosismo de tanta gente, pues que pasaría si cada día fueran más y más los que decidan volverle la espalda?

Yo no quiero reiterar conceptos tan bien manejados por HOENIR SARTHOU pues correría el riesgo de desvirtuar lo que tan bien expuesto está y merece ser leido una y otra vez. Quiero sin embargo, encarar otros aspectos de estas conductas a la hora de las urnas. Todos sin excepción, nos consideran propiedad del sistema, sin admitir siquiera por error, que exista gente que ha resuelto salirse del redil, de escapar de la trampa que le tienden cada 5 años. Y hablan y hacen cálculos de todos nosotros como si fuéramos ovinos camino a algún remate rural. Y ese es su gran error. Existen otras formas de hacer política y éstas nada tienen que ver con pertenecer a algún Partido. Formas que nada tienen que ver con los intereses partidarios. Se puede participar de la vida política del país, exigiendo en las calles - ese ámbito del Pueblo - el cumplimiento de lo que prometen y no cumplen, el respeto de los derechos que tenemos consagrados en la Constitución y que nos niegan. Es una mentira y un engaño que les ha dado muy buenos dividendos, hacerle creer al Pueblo que la democracia consiste en votar cada lustro y volverse a los hogares. LA DEMOCRACIA ES OTRA COSA. Cómo se entiende entonces, que una vez pasadas las elecciones, los trabajadores deban llegar a la huelga, para reclamar lo que le niegan,los mismos que votaron? A quien votaron, que eligieron?


Para toda esta gente, el grado de conciencia alcanzado por un sector del Pueblo, después de muchas luchas y otros tantos desengaños, no somos más que un cifra. Para ellos algunos principios y valores, tan caros al espíritu oriental, como lo son la DIGNIDAD por ejemplo, no cuentan. Simplemente por que no saben de que se trata, por suerte diría yo. Tal vez mucha gente que lee El Muerto, Noticias Uruguayas o participa en las redes sociales, haya leído o disfrutado de las ilustraciones de Saracho, todas con una mención: AÑO DE LA DIGNIDAD. Y muchos tal vez se hayan preguntado a qué obedece la consigna y porqué. Ahora ya pueden tener una idea aproximada, de que se trata. Jamás olvidar que aún en la opresión, se puede ser digno. Que el oprimido sólo podrá ser derrotado, si ha renunciado a su dignidad, si ha perdido su capacidad de rebelarse cuando lo humillan y lo condicionan a extender la mano para recibir como limosna, lo que le corresponde por derecho. Si se ha resignado a dejar el futuro de sus hijos, en manos de charlatanes y vendepatrias. Los mismos que nos aconsejan  y nos condenan a vivir con 15.000 pesos, cuando ellos ganan 200.000 o más. Piénselo mi Amigo sin conocerlo, y tal vez Ud. coincidirá porqué no votamos.


Hay momentos en la vida de los paises, circunstancias históricas en donde votar, es extender un cheque en blanco a quienes le han negado al Pueblo, los derechos más elementales. El derecho a la verdad y a la justicia como en el caso uruguayo, para delitos de lesa humanidad, el de los familiares de las víctimas a saber donde están esos restos, para poder dejar una flor. Votar en estas condiciones por cualquiera de los Partidos con representación parlamentaria, es legitimar este estado de cosas. Y los que no votan, no quieren ser cómplices de esta infamia y quieren seguir recordando a tantos mártires con la conciencia tranquila. Recordando con los principios a tantos héroes del pasado, que prefirieron morir con dignidad, a vivir en la ignominia de ver su Patria avasallada y su soberanía mancillada. No quieren ser cómplices silenciosos al ver como día a día, crecen los cinturones de miseria en donde los niños juegan entre excrementos, en donde las ratas se disputan los hospitales para albergar, en donde algunas escuelas han pasado a ser, un verdadero peligro para la seguridad de alumnos y maestros, de una Sociedad en donde dentro de muy poco tiempo veremos bandas armadas, disputándose el negocio de la droga y a balazos por las calles, en donde proyectos vendepatria, se firman con claúsulas secretas y a espaldas del Pueblo, que cuando reclama transparencia, es acusado de "terrorismo ambiental". Estas y algunas más, son las causas por las que no votamos por ningún candidato.




Mujica criticó el "terrorismo ambientalista" contra Aratirí

.





0 comentarios:

Publicar un comentario