sábado, 2 de junio de 2012

Helios Sarthou 1926 - 2012




Con gran dolor comunicamos del fallecimiento de nuestro gran compañero Helios Sarthou. Nuestro cariño y respeto a su familia. 


  

El velatorio es en la empresa Martinelli a partir de las 18.00 horas.
 Mañana domingo de 7,00 a 11,30. A esa hora partirá el cortejo fúnebre hacia el Cementerio del Buceo.

3 comentarios:

  1. Se nos fue un luchador... nos queda su lucha

    ResponderEliminar
  2. Los pobres, los laburantes, la gente de abajo, nos quedamos un poquitos más solos en cuanto a tener quien nos defienda. Pero sin duda el viejo Helios es uno de esos muertos que nunca se van del todo, mientras haya quien esté dispuesto a enfrentar la injustica con dignidad y entereza.

    ResponderEliminar
  3. Desde hace una semana estábamos al tanto de su condición física en declinación, en el Sanatorio del Centro Asistencial del Sindicato Médico del Uruguay donde tenemos entendido que se le atendió hasta su fallecimiento.

    Laboralista de nota, siempre defendió con exclusividad a la parte obrera en los conflictos de trabajo y jamás patrocinó a la parte patronal, supo destacarse en el Foro tanto jurídico como en los ambientes laborales y sindicales como un principista que a ninguno dejaba sin atender.

    Es de buena fe aclarar que, a pesar de sabernos en idéntica vocación como colegas de profesión, jamás mantuve para con él un trato personalizado en continuidad; más allá de su calidez en el saludo en cada encuentro entre huestes de Actos masivos o en cada cruce por las calles de Montevideo, siempre recibimos muy suya docencia de constitucionalismo y legalidad, luz que tomada del Maestro anidó y permanecerá vigente en nuestro accionar.

    Años atrás no dudó en extraerse del colectivo oficialista, incluso poniendo en juego y perdiendo la identidad de su movimiento y lista política, como sólo lo habíamos apreciado décadas antes en la figura del también recordado Doctor Emilio Frugoni.

    En su vida de los últimos años lo hemos visto apoyar todas las causas justas desde el punto de vista de la defensa de quienes débiles resultan ante aparatos como el Estatal, los Municipales y los de las Fuerzas empleadoras a través de sus Asociaciones y Cámaras empresariales; era normal cruzarlo conduciendo su modesto automóvil siempre yendo de un evento a otro, lo hemos escuchado por años —al menos hasta hace un año y medio atrás— atendiendo personalmente a los consultantes que a través de la vía telefónica de planteos en su programa radial matutino dominical, el cual cerraba con un típico “Nos vemos en una semana... nos escuchamos en una semana”.

    Aparentemente perdemos a un principista, pero no de esos que viven en la cerrazón de una nube de teoricidad sino de un sempiterno luchador por la conjunción de lo ontoógico (práctico) de LA JUSTICIA con lo deontológico (teórico) de EL DERECHO.

    Realmente ganamos un referente de vida, un modelo de entrega a la vocación profesional bien entendida, un faro de los pocos que siguen iluminando entre las tinieblas de la noche en que cae el “deber ser” universal... que si bien tiende a desaparecer físicamente no por ello deja de brillar su foco ni deja de constituir referente para quienes cada año más tendrán que lidiar con la problemática laboralista en un mundo en que las idelologías que se presentan como las más aplicadas están absolutamente carcomidas como fruto del abuso de sus conductores políticos y sindicales que de ellas se sirven tan sólo para el propio provecho sin que aparezca la convicción de que una vez que llegan a los puestos de mando usen sus prerrogativas en el bien colectivo.

    A sus familiares más íntimos nuestras condolencias; y, si no se toma como un atrevimiento en este momento de dolor familiar, la confianza de que nos permitan considerarle siempre vívido, siempre entre filas en la vorágine diaria como entre las filas que silenciosamente siguen soñando con una sociedad menos dispar.

    —Carlos Barros Pons
    teléfono (598) 2410-2161

    ResponderEliminar