viernes, 28 de octubre de 2011

Justicia tarde pero llega

El juez Eduardo Pereyra decretó el procesamiento por homicidio muy especialmente agravado del militante Gerardo Alter; además hay pedido de captura por un tercero que se encuentra en Europa



Observador, 27.10.2011
La justicia procesó este jueves a dos militares y expidió un pedido de captura a un tercero por el asesinato de Gerardo Alter, ocurrido en agosto de 1973 tras un interrogatorio en el Batallón Florida.

Se trata de dos militares, Antonio Gómez Graña y un segundo de apellido Aguirre, por quienes el fiscal Ariel Cancela había pedido pena por coautoría de homicidio muy especialmente agravado, algo que finalmente ratificó el juez Pereyra. Además se estableció un pedido de captura sobre un tercer militar, Hermes Tarigo, quien se encuentra de viaje en Europa.

Además de ellos, otro militar argentino tendría que ser indagado, luego que un sobreviviente de la tortura, testigo de la muerte de Alter, identificara un cuarto participante del interrogatorio. Para eso se realizarán tareas de reconocimiento, aunque se cree que ese cuarto militar podría estar ya procesado por otros crímenes.

En febrero, los militares indagados admitieron que Alter murió mientras era interrogado en el Batallón Florida, algo significativo porque se trató de la primera vez que se admitió la muerte de un militante en los casos que se indagan por violaciones a los derechos humanos. Si bien los militares no admitieron haber torturado a Alter, señalaron que estaba mal de salud y murió poco después de ser interrogado.

Gerardo Alter, argentino e integrante del PRT-­ E.R.P
  decidió en julio de 1973 trasladarse hacia Uruguay, para proseguir su militancia  y coordinación en las filas del MLN­-Tupamaros.
El 19 de agosto de 1973, a dos meses de instaurado en Uruguay el golpe de estado, Gerardo Alter fue detenido por efectivos de las Fuerzas Armadas en el cruce de Camino Carrasco y Veracierto,  
Junto a los compañeros, Jorge Selves y Walter Arteche. Los tres compañeros fueron salvajemente torturados.
Horas más tarde, Gerardo Alter y Walter Arteche mueren a causa de los castigos recibidos. El joven argentino tenía 27 años.
Hoy los militares indagados por la muerte del militante argentino Gerardo Alter, admitieron que murió mientras era interrogado en el Batallón Florida.
 Esa situación los compromete y permite concluir que el caso está prácticamente aclarado
La prueba los condenó definitivamente.
Resulta significativo porque se trata de la primera vez que los militares indagados admiten la muerte de un militante en los casos que se indagan por violaciones a los derechos humanos.
Claro que los militares indagados, niegan el haber torturado al joven argentino.
Argumentaron según las fuentes noticiosas, “que estaba mal de salud y murió poco después de ser interrogado”.
Entre los indagados por este caso también hay un militar en actividad, que aún no ha podido declarar porque reviste el cargo de agregado militar en el exterior.
Para recordar:
El Batallón Florida de Infantería Nº 1 se había destacado en el año 1972, por ser el principal cuartel, en la lucha contra la “subversión”. También allí se habían desarrollado las famosas conversaciones de la llamada “Tregua”, donde había participado la cúpula del MLN-T excepto Raúl Sendic que no confiaba del resultado.
Esos mismos capitanes, militares todos, que habían participado en esas conversaciones;  fueron los mismos que durante y posteriormente torturaron salvajemente a los detenidos.
Entre ellos estuvo el coronel retirado Luís Maurente, condenado a 20 años de penitenciaría en la causa “Segundo Vuelo” de Automotores Orletti y preso en la cárcel de Domingo Arena.
También declararon otros cuatro militares retirados.
El sexto militar de la lista, Antranin Ohanesian, no pudo declarar porque se encuentra preso en Argentina por la megacausa Automotores Orletti.
 El séptimo falleció
 Y el octavo es el que se encuentra en actividad y que aún no trascendió a la prensa su nombre.
La verdad de los hechos:
El batallón Florida tiene varios asesinatos en su haber. Allí las torturas recibidas fueron de tal magnitud que los propios vecinos sentían los gritos de horror en aquellos tiempos.
Gerardo Alter al igual que Walter Arteche fueron asesinados mediante intensas descargas de electricidad, golpes y submarino. Ambos fueron enterrados en una fosa común en los primeros días hasta que sus familias dieron con su paradero  y lograron darle sepultura digna bajo la persecución y amenazas.
En octubre de 2009 el Poder Ejecutivo lo excluyó de la ley y se desarchivó el expediente penal. Una pericia médica forense de una junta médica concluyó que Alter “fue golpeado hasta morir”.
In Memoriam de Gerardo Alter llegó la Justicia!


MARTHA PASSEGGI.
       reportera-gráfica.
         Mi blog


Uruguay, 26 de febrero de 2011
Militares admitieron muerte de Alter en Batallón Florida
Señalaron que estaba mal de salud y murió poco después de ser interrogado
Los militares indagados por la muerte del militante del MLN-T, el argentino Gerardo Alter, detenido el 19 de agosto de 1973, junto a Jorge Selves y Walter Arteche, admitieron que murió mientras era interrogado en el Batallón Florida. Esa situación los compromete y permite concluir que el caso está prácticamente aclarado, dijeron al diario El Observador fuentes del caso.

Además, resulta significativo porque se trata de la primera vez que los militares indagados admiten la muerte de un militante en los casos que se indagan por violaciones a los derechos humanos. Si bien los militares no admitieron haber torturado a Alter, señalaron que estaba mal de salud y murió poco después de ser interrogado.

Entre los indagados por este caso también hay un militar en actividad, que aún no ha podido declarar porque reviste el cargo de agregado militar en el exterior.

En total por este caso, el juez Eduardo Pereyra y el fiscal Diego Pérez indagaron a ocho militares que se desempeñaron en el Batallón Florida de Infanteria Nº 1 al momento de la muerte de Alter. Entre ellos estuvo el coronel retirado Luis Maurente, condenado a 20 años de penitenciaría en la causa “Segundo Vuelo” de Automotores Orletti y preso en la cárcel militar.

También declararon otros cuatro militares retirados. El sexto militar de la lista, Antranin Ohanesian, no pudo declarar porque se encuentra recluido en Argentina por la megacausa Automotores Orletti. El séptimo falleció y el octavo es el que se encuentra en actividad.

Según los denunciantes, los tres detenidos fueron salvajemente torturados en el Batallón Florida de Infantería Nº 1. Horas más tarde, Alter y Arteche fallecieron a causa de los castigos recibidos. Selves fue internado en el Hospital Militar y permaneció varios años detenido en diversas unidades militares hasta ser enviado al Penal de Libertad. Su rol de testigo de los hechos resultó clave para identificar a los militares que participaron del interrogatorio.

Alter era militante del PRT-ERP en Argentina y en julio de 1973 se trasladó a Uruguay, para proseguir su labor militante en filas del MLN-T.

Su cuerpo que había sido enterrado en un fosa común de un cementerio, fue entregado años después a sus familiares y lograron repatriarlo a Argentina.

Debido a que fue detenido junto a Arteche y esa causa la siguen la jueza Mariana Mota y la fiscal Ana María Tellechea, las magistradas solicitaron al juez Pereyra que decline competencia. El juez aún no resolvió sobre esa solicitud de su colega. Antes, debió responder a un recurso de nulidad que presentó uno de los militares indagados, debido a que no le permitió fotocopiar el presumario. Pereyra rechazó el recurso.

El caso por la muerte de Alter había sido denunciado en 1986, pero Ejecutivo lo consideró bajo el amparo de la Ley de Caducidad, lo cual implicó el archivo de las actuaciones.

En octubre de 2009 el Poder Ejecutivo de Tabaré Vázquez lo excluyó de la ley y se desarchivó el expediente penal. Una pericia médica forense de una junta médica concluyó que Alter “fue golpeado hasta morir”.

(Observa)

Cargado por

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada