lunes, 9 de julio de 2012

Barbarie policial en Cajamarca Perú

Fueron declarados héroes

 Hoy es represión y muerte en Perú
Mendoza, 07 de julio de 2012
Nuevamente, hubo represión violenta a una protesta contra la megaminería. Esta vez fue en Perú, el pasado 4 de julio, y cobró la vida de cinco pobladores de la región de Cajamarca que se manifestaban contra el proyecto megaminero Conga. Este emprendimiento amenaza las fuentes hídricas y la vida en ese lugar, y las comunidades de la zona están luchando y declarando su oposición a este emprendimiento, pese a que la empresa Newmont, en complicidad con los gobiernos, desconoce que el pueblo peruano no le da la licencia social. Este es uno de los muchos atropellos en los que las comunidades son víctimas de este modelo represivo, necesario para instalar estos proyectos que contaminan, saquean y degradan nuestras culturas y nuestros bienes comunes. Reprimir la protesta social es intentar tapar el sol con el dedo. El conflicto social no puede solucionarse con la militarización de los territorios, sino con la expulsión de estas “sanguijuelas” transnacionales, al decir de Eduardo Galeano, que operan con impunidad allí donde la corrupción media entre nuestras verdaderas necesidades y las dañinas ambiciones de un puñado de empresarios.
Cada gota de sangre derramada es un delito contra la humanidad y de lesa naturaleza. Defendemos la vida en todas sus expresiones, la soberanía en nuestros territorios, la autonomía y el buen vivir de nuestros pueblos que con su diversidad nutren las identidades culturales que colorean a nuestra Madre Tierra en este continente. Nos oponemos a la prepotencia y pretensiones de las corporaciones para con nuestras sociedades.
Estas lamentables muertes no son una novedad, pues la política extractivista que lleva a la apropiación del territorio necesita la criminalización de la protesta. El modelo es el mismo en el mundo: detenciones ilegales, heridos, muertes, leyes antiterroristas como la aprobada en la Argentina a fines del año pasado. Este es el ingrediente social necesario de la megaminería y los proyectos extractivos.
La política pro minera es la misma en nuestra Latinoamérica. En Perú ensayan una política de paño frío para calmar la briosa protesta social. Ollanta Humala promete y proclama legalidades que la megaminería no llevará a cabo. En la Argentina, la política planteada desde el ámbito nacional es abiertamente pro minera, con Secretario de Minería asociado a mineras, gobernadores socios y títeres de las megamineras, medios de comunicación cómplices que callan, ocultan y tergiversan los hechos. Se juntaron las presidentas y los presidentes en la reunión del MERCOSUR, recientemente llevada a cabo en nuestra provincia, y mostraron un barniz inocente. Puertas adentro los negocios mineros fluían.
Desde Mendoza, Argentina, les mandamos un abrazo solidario y luchador al pueblo movilizado y en defensa del territorio de Cajamarca, Perú. Es nuestra sangre latinoamericana la que ha sido derramada ya que es una sola la lucha por el territorio, por la Cordillera, por nuestra América.
¡SÍ A LA INTEGRACIÓN PARA LA DEFENSA DE LOS BIENES COMUNES!
¡NO al saqueo y la contaminación de los bienes comunes en Latinoamérica!¡NO a la megaminería, los agronegocios, las pasteras y el extractivismo!
¡SÍ a la solidaridad, a la diversidad, a la hermandad de los pueblos para el buen vivir!

La masacre policial del 3 de julio 2012 en Celendín 
 

El líder de Tierra y Libertad Marco Arana Zegarra fue detenido en forma violenta, abusiva y absurda por efectivos policiales en circunstancias en que éste descansaba en una banca en la plaza de Armas de Cajamarca. Como se muestra en las imágenes el ex sacerdote fue en ningún momento incitaba a la violencia y menos provocaba a la policía por el contrario terminaba de brindar declaraciones a la prensa donde exhortaba a los manifestantes a retirarse a sus casas y no provocar a los agentes del orden porque reconocía el peligro al que se exponían por el estado de emergencia decretado.
   
Detención del Padre Marco Arana

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada